sábado, 30 de noviembre de 2013

LUCÍA... de niña a mujer


Recuerdo esa canción de Marilina Ross en la que hablaba de sus hijos naturales, los hijos que la música le dio.
En mi caso no tuve hijos y durante años eso fue una de mis más grandes frustraciones. Pero viendo las cosas en perspectiva, mirando hacia atrás, me doy cuenta de la cantidad de hijos naturales que la vida me dio.
Algunos fueron más hermanitos que hijitos, ya que aún era muy pendeja como para ser madre.
La lista de sobrinos y primos segundos que llenaron mi vida de risas y juegos es larga. Y me enorgullece aún seguir teniendo una muy buena relación con todos ellos, a pesar del tiempo y la distancia.
Pero con Lucía fue diferente. Porque cuando ella nació yo ya era una mujer.

Desde el primer momento en que vi esa bebita, sentí algo muy especial por ella. Un lazo muy fuerte, una cierta conexión.
Tal vez fuera porque era hija de mi prima Marcela, mi hermana de la vida. Tal vez simplemente tuviera que atribuirlo a la etapa que estaba viviendo.
Lo cierto es que podría afirmar que Lucía fue la última de las criaturas de mi familia que pude disfrutar a pleno; jugar con ella, seguir paso a paso su crecimiento, ser parte de su vida.
Puedo recordar sus primeros años como si hubieran pasado ayer.
Para mí eran tiempos de estudio, de viajes semanales, de mucho ajetreo.

Pero aún así, cada fin de semana que estaba en Gálvez encontraba tiempo para estar con Lucía. Y entonces cada sábado iba a buscarla, la cargaba en mi viejo Falcon y la llevaba a casa para compartir todo el tiempo que pudiera con ella. Almorzaba conmigo y terminaba devolviéndola a casa dormida, agotada de tanto andar.


Los años pasaron, crueles, impiadosos!!  Y un día te miré, Lucía, y me di cuenta que ya no eras una niñita, que eras toda una mujer.
Una hermosa mujer, desenvuelta, inteligente y bien plantada en sus creencias y sabiendo defender a capa y espada sus altos ideales.

Hoy terminás la secundaria y estás a punto de iniciar un nuevo camino, el que definitivamente te convertirá en la gran mujer que serás. Porque estoy segura que serás de esas personas que hará una diferencia en el mundo; porque sé que tu presencia no será intrascendente.
Por eso hoy quiero decirte que me llena de orgullo la personita que sos, el camino que hiciste y el que construirás de ahora en más. Porque te siento un poquito mía y me puedo dar permisito para sentir ese orgullo de la madre que nunca fui.
Adelante con los faroles, Lucía!!! Has recorrido un largo camino y queda mucho más por recorrer.
Que siempre puedas seguir hacia el frente con el mismo empuje, las mismas ganas y la misma valentía que tuviste hasta hoy.
Si acaso necesitaras una palabra de aliento o un empujón, sabés que siempre aquí podés contar con esta "nodriza" que te dio la vida.
¡Te quiero mucho, Lu!


sábado, 2 de noviembre de 2013

Mi propio "Día de brujas"


En medio de las discusiones entre celebrar o no la noche de brujas y el absurdo de creer que el amor y respeto por tu país pasa por no copiar las festividades de otro, puedo afirmar que he tenido mi propio "Día de brujas"... a la mañana siguiente!!!
Ésta ha sido una semana terrible, laboral y físicamente hablando. Después de andar como el conejito de las pilas Duracell durante semanas, el miércoles palmé y ya no pude ir pá delante ni pá trás. 
Confieso que el clima también contribuyó un poco; generalmente los días de lluvia me dan ganas de NADA. Así que suspendí mis actividades y esperé paciente la mañana del  1ro. de noviembre que ya estaba marcada con rojo en mi calendario de fan: por ser el día que saldría la preventa de las entradas para el concierto en Holanda del año próximo!!!

Después de deliverar qué día elegir, cuál sería más conveniente, etc., concluí que de las dos semanas de julio, elegiría el viernes 18, lo que me permitiría viajar tranquila, visitar otros sitios antes del concierto y volver a laburar (ya que no todo es felicidad en esta vida)
Como Gold Member (ah, sí... eso de ir con "la plebe" ni ahí!!!) recibí la notificación de que la preventa comenzaría el día 1 a las 10 (hora europea) y un día más tarde se ampliaría la venta al resto de los mortales.
Había sido una "chica del montón" el año pasado así que ahora podría disfrutar los privilegios de ser una "chica VIP", lo que me llenaba de satisfacción porque si madrugaba lo suficiente (considerando la diferencia horaria con Holanda), podría tener incluso la primera fila!!
Así que puse mi despertador a las 5 para comenzar a hacer gestiones a esa hora.
Me levanté sin remolonear cuando cantó el gallo del celular y encendí la compu. Todo bien hasta ahí... excepto que cuando quise poner mi contraseña para ingresar a la preventa VIP... no funcionaba!!!!!!!!!!
Intenté copiar y pegar; tipear; actualizar la página y volver a entrar. No había modo de que la aceptara.
Llena de odio comencé a escribir un mail a la gente de la página. Mi inglés no es fluido, pero es increíble cómo me brotan las palabras en inglés cuando estoy enojada!!! Parece que lo mío es putear en todos los lenguajes!!!
Por supuesto que no recibí respuesta inmediata. Y estaba a punto de desistir cuando se me ocurrió entrar a la página de Greenwich, sólo para comprobar que... aún no eran las 10 en Europa!!!!!! Había hecho mal las cuentas y en lugar de cinco, eran cuatro horas de diferencia con Argentina. Eso explicaba que no funcionara aún mi pase VIP. Sólo restaba esperar.
Mientras tanto la famosa tormenta Berta llegaba a estos lares...
Para las 6 mi batería dijo basta y tuve que enchufar la notebook en medio de los rayos. Mientras hubiera energía, no me importó.
Para las 6 o´clock volví a intentarlo. Y esta vez sí pude entrar. 
El primer inconveniente fue ver que, a diferencia del año pasado, no había distintas opciones cada día sino que había sólo una por día. Por supuesto que la que yo quería no estaba el viernes 18 sino el sábado 19.
Confieso que no pensé en absoluto en mi trabajo, de alguna manera lo arreglaré y si es necesario pido licencia sin goce de sueldo (o regalo mi cuerpo para conseguirlo!!!!!!!!!) pero opté por el sábado 19 y continué el registro.
En un momento volvió a pedir una contraseña... ¿qué contraseña?... probé todas las que tenía y ninguna funcionaba. Pedí una nueva. Nunca llegaba a mi correo...
Tic tac... tic tac... ya habían pasado las 6 largas y diluviaba!!! A las 6:40 tenía que estar saliendo de mi casa rumbo al trabajo si quería llegar a tiempo, más aún con ese clima.
Como la clave nueva nunca llegó, volví a registrarme y el sitio lo permitió.
Continué hasta llegar al pago. Pelé mi visa classic y... por supuesto que no me aceptó el pago!!!!!!!! Elegí entonces la Gold, de la que soy adherente de mi hermano (aunque sabía que no le gustaría que hiciera semejante gasto con esa extensión)... tampoco funcionó!! Tendría que pedir autorización.
Desesperada llamé a VISA. Comenzaron a pasarme con opción 1, opción 4, opción del orto... nunca llegué a un ser humano y ya eran las 6:30!!!!!
Me calcé lo primero que encontré y sin peinarme, lavarme la cara ni los dientes, saqué el auto para ir a la oficina.
El agua caía a baldes y llenaba las calles de cordón a cordón!!
La idea era ir, fichar y regresar a terminar con el trámite, ya que en la oficina sería imposible en razón de las restricciones de internet.
Así que fui y volví en medio de la lluvia torrencial. Era tal mi adrenalina y mi locura que les puedo asegurar que ni sentí cuánto me había mojado o lo poco que respondían los frenos.
Al llegar tomé nuevamente el teléfono inalámbrico y llamé a VISA... pues ninguno de los teléfonos inalámbricos andaba!!!!!! Tenían tono, marcaban el número pero después quedaban muertos.
Entonces fui hasta el único fijo que tengo en casa, en el escritorio, que estaba a oscuras porque llevo más de una semana sin luz en esa habitación (de más está decir que me acordé del electricista y de todo su árbol genealógico!!)
Con una linterna marqué el número de VISA y tras larga espera y un extenso cuestionario pedorro, autorizaron mi compra.

En 10 minutos volví a entrar al sitio y (música de Freddy Mercury: We are the Champions) logré hacer el pago!!!!!!!!!!!!!!!!
Esperé pacientemente la confirmación por mail, pero no llegaba... después de un rato decidí partir para la oficina. Ya estaba parando la lluvia infame y me mojaría menos.
Durante toda la mañana esperé la puta confirmación. Nunca llegó. Así que envié un mail consultando acerca de mi reserva.
Volví a entrar a mi correo a las 7 de la tarde. Me esperaba una respuesta (in English): Su reserva se cancelará si no abona antes del sábado 2. No hemos recibido ningún pago.
Creo que mis ojos se salieron de sus órbitas!!!
Mi verborragia en inglés saltó a las teclas después de verificar en la página Visahome que el pago sí estaba hecho.
Por supuesto que en Europa eran las 11 de la noche y ni un perro me respondió.
Acto seguido llamé a Visa, quería corroborar que el pago estuviera hecho.
Laaaaaaaaarga espera hasta que le pedí casi llorando a la "derivadora" que me pasara con un ser humano.
La segunda minita confirmó que el pago estaba hecho, sólo que no sabían a quién... ¿¿¿cómo??? porque cuando se realizan compras internacionales no tienen una base de datos que informe a qué comercio lo hicieron hasta tanto salga en el resumen.
Bajo ruego al fin acordó darme un número de autorización del pago y con esa información escribí nuevamente al sitio, hecha una leona de dos cabezas!!! 
Tanto apurarme y pasaría igual con el resto a disputar los mejores lugares en el concierto!!!!!!!!! QUÉ RABIA!!!!!!!!!!!
Obviamente no recibí respuesta porque los europeos dormían.
Sólo me preguntaba si acaso trabajarían el sábado o tendría que aguantar esta agonía hasta el lunes!!!
Nuevamente me puse el reloj a las 5 y encendí la compu. Aún no había respuesta.
Me acosté nuevamente y se me ocurrió que también podría contactar al sitio a través del cual se hizo el pago. Así que escribí nuevamente en inglés (cómo lo practiqué en este trámite!!!!!!)
Volví a la cama y algo pude dormir. A las 7 estaba otra vez arriba consultando el correo. Entonces vi la respuesta del sitio de André: consultarían con VISA el lunes, pero que me quedara tranquila que mi reserva no se cancelaría.
Y bueno, no sé si perdí la cifra de 4 dígitos en dólares que pagué, pero al menos sigo teniendo lugar en la Plaza... sí, filosofía de fan! Pero al menos pasaré el fin de semana tranquila... después les cuento!!