miércoles, 16 de enero de 2013

ODIO LOS TRÁMITES!!!!... así comencé el año


No es una novedad que detesto hacer trámites. Bueno, ¿a quién le gusta?
Lo cierto es que en este verano cruel santafesino, tener que tramitar algo puede volverse una verdadera pesadilla!!! Y dos en una misma semana pueden ser DEMASIADO!!

TRÁMITE N° 1: Tarjeta de crédito internacional
En esta era en que los bancos te llaman a cada rato para ofrecerte productos y servicios, y te enchufan promociones de lo que sea, a mí me tocó trabajar con un banco al que le chupa un huevo hacer un cliente más.
Ustedes se preguntarán por qué me encapriché precisamente con la tarjeta de ese banco. Bueno, porque quiero viajar y es el único que tiene plan de pago en 12 cuotas sin intereses ni "gastos administrativos" (que en definitiva son otro modo de llamar a los intereses.
Primero me contacté a través de la web, pidiendo un promotor. Por supuesto que nunca me respondieron. Una vez más me pregunto para qué cornos ofrecen servicios desde la web, que nunca van a cumplir???
Finalmente fui a la sucursal, lo que fue un verdadero problema estando sola en la oficina, pero así lo hice.
El banco muy cucú pipí, arquitectónicamente correcto y... deficiente como todos!!! Atención dividida por sectores y por supuesto que el que te toca siempre es el más lento... leyes de Murphy que le dicen.
Al fin llegó mi turno y entonces me atendieron amablemente. "¿Es Ud. cliente de este banco?", primera pregunta. Sí, soy cliente, porque se trata del banco en el que tengo el crédito prendario de mi camioneta, lo que significa que también tengo una cuenta de la que debitan mi cuota. Pues al parecer eso no significa ser cliente, así que debía aguardar el cambio de ¿posición? para poder pedir una tarjeta.
El temita del "cambio de status" tardó dos días y tuve que regresar. Nuevamente escapada de la oficina, fui cerca de la hora de cierre. Traté de hacerlo más práctico y dejar el auto en el estacionamiento más cercano. Después de esperar largo rato a que ingresara el auto que tenía delante, alegremente el empleado me hace señas que estaba lleno!! Tuve que esperar para volver a integrarme al tráfico infernal del centro para dar la vuelta a la manzana y buscar otro estacionamiento. Me fueron unos 10 minutos hacerlo, con ese embotellamiento de Satanás! Entré a un estacionamiento y me alegré por encontrar lugar, cuando veo que estaba abierto hasta las 13... eran las 12:55!! Entonces el empleado me dijo que podía estirarse hasta las 13:30. Dejé la camioneta y corrí las dos cuadras hasta el banco. Cuando llego era UN MUNDO DE GENTE, de ninguna manera me desocuparía en media hora, así que corrí otra vez hasta el estacionamiento a mover el auto... cinco minutos... ¿cuánto???? 12 pesos!!!!!!!!!!! LADRONES!!!!!!!!!!
Llena de odio subí y estuve 10 minutos sólo para cruzar de un lado a otro de la calle y entrar a otro estacionamiento, ya que el tráfico era incesante. Volví a correr hasta el banco y... seguían en el mismo número!! Faltaban 5 para el mío.
Esos cinco números tardaron más de media hora. Hubiera sido menos si una turra no se me hubiera metido delante. A veces por no pelear con todo el mundo prefiero pasar por boluda, pero la procesión va por dentro. Y a esta altura iba a estallar de odio!!!
Finalmente llegó mi turno, cuando ya las puertas del banco estaban cerradas (en Santa Fe los bancos cierran a las 13:15) y ahí comencé a llenar papeles. Firmas, declaraciones, fotocopias... ¿alguien lee todo lo que te hacen firmar? Formularios de más de 30 carillas... nadie lee todo eso!! ¿Y total para qué? si no hay posibilidad de discutir las cláusulas!!!!

Tal es el "desinterés" de esta entidad bancaria en captar clientes que hasta me cuestionaron el recibo de sueldo. Presenté el último, de noviembre. Porque aún no cobré diciembre. Y si no pregunten al peláu por qué no nos paga a término. La cuestión es que terminaron haciéndome firmar una declaración para eximirme de presentar un requisito, como si ésa fuera mi intención.
A esta altura el calor, las corridas y mi malhumor hacían que pudiera firmar cualquier cosa sin fijarme.
Después armaron una carpetita con todo el material... cuánto papel al pedo!!!!!!!
Cuando al fin terminé y quise salir, un guardia me detuvo... estaban cargando los Banelco... qué divinos!!! ahora también era rehén de ese banco de mierda!!!!!!
Una hora y media después de haber entrado pude liberarme.
Esa misma tarde me llamaron del banco, varias veces. ¿Ahora qué me faltaba?
No volví a llamar. Me dije a mí misma: si falta algo, que se metan la tarjeta en... la ranura del banelco!!!!!!!!!
Como si fuera poco para comenzar 2013, me tocó hoy el...

TRÁMITE N° 2: Renovación de la licencia de conducir.
Odio cumplir los años en verano. Desde chica lo detesto!! Allá lejos y hace tiempo porque la fecha caía siempre en vacaciones y mis amiguitos no estaban para mis fiestas. Ahora, por una razón adicional: en el cumpleaños vence el carnet de conducir!!!!!! ajjjjjjjj
Me pregunto por qué en este país todo tiene que ser tan complicado. ¿No puede haber una forma más simple de hacer las cosas?
Eso que me tocó el trámite simple... es decir, sin examen teórico ni práctico por ser una niña aplicada que no cometió infracciones en los últimos años.
Consulté unos días atrás y me aconsejaron llegar antes de las 7. Asumí que comenzaban a atender a las 7... pues me equivocaba!!
Llegué a las 6 y media y me ubiqué en la fila. Conté las personas que había delante de mí... TREINTA Y SEIS!!!!!!!! Se hicieron las 7, las 7:30 y las 7:45 y no abrían las puertas. Detrás de mí seguía creciendo la cola. Para las 8, ya haciendo la cola al sol, después de una hora y media de pie, finalmente abrieron. Había unas 200 personas a mis espaldas!!!

Me tocó el número 28 y esa parte fue relativamente rápida. A las 9 me senté en el escritorio de la empleada, que sólo se diferenciaba del personaje de Gasalla por su juventud, pero con un mal modo a flor de piel.
Entonces me dijo que de ahí fuera a pagar, luego a tomar la foto y después a la revisación médica. Parecía simple.
Y así fue. En la caja no había nadie, así que pagué (180 pesos!!... qué ladrones!!) y me ubiqué en la fila de la foto.
Ahí todo se empezó a complicar. La cola de la foto era la misma del examen teórico, así que prácticamente no se movía. Para tomarse la foto se pasaba de a uno y cada uno demoraba una eternidad, como si fuera una sesión completa de fotografía lo que nos esperaba!!!
Una hora estuve en la bendita cola!!! Eso que tenía no más de 10 personas por delante...
Entonces me sentaron y me hicieron firmar en ese cuadrito inmundo para después tomar esa foto desgraciada, sin anteojos!!!!
No la vi, pero me imagino lo que será... un par de bolsas con cara!! Encima tomada de abajo!!!!! porque yo soy más alta que el resto de los mortales y toman todas las fotos a la misma altura!! Lo peor que puede haber es una foto de abajo, pura papada y bolsas  puajjjjj
Pero bueno, no puede ser peor que la del último carnet, en la que me faltaba la manzanita en la boca para ser un chancho rostizado!!
Salí contenta rumbo a mi última cola y... ahí descubro horrorizada que esa hilera no tenía fin... porque salía nuevamente al exterior y se perdía entre los árboles del parque... había unas 150 personas delante de mí!!!!!!!!!!!! Y eso no es nada... un solo médico!!!!!!!
Con hambre, dolor de piernas y unas ganas de orinar que no podía más (por no mencionar que también estaba indispuesta), renuncié y después de preguntar hasta qué hora atenderían, huí!!
Regresé a la 1 de la tarde... 45 grados de calor a la sombra!!... eso si me hubiera tocado hacer la cola en la sombra, porque, si bien entonces había unas 50 personas delante y dos médicos atendiendo, la hilera terminaba al sol!!!!!!!
Creí que me iba a desmayar del calor, pero fue mejor eso a la media hora que pasé haciendo cola al lado de la puerta del baño de hombres... el olor era nauseabundo!! 
Un par de horas después del calor, de contener la respiración frente al baño y con las patas hechas bofes de esperar de pie, me recibió la médica.
A esta altura ya pasar era un trámite, pero claro, a la "gordita" le tenía que hacer un examen más profundo.
Me tomó la presión y dijo asquerosamente: "estás al límite"... ¿¿¿cómo quería que estuviera después de todo lo que había vivido en las últimas horas??? Y entonces se la agarró con mi vista. 
Veo perfectamente con mis anteojos, pero por alguna razón no veía un carajo dentro de ese aparato. En la pizarra iluminada veía hasta los últimos renglones. En el aparato no llegaba  a la segunda línea!! lo que me dio que pensar que el examen era bastante tendencioso.
Después de hacerme mil y un problemas, me largó. Juro que si me rechazaba ahí nomás me prendía a su yugular!!!!!!!!! Y era emoción violenta!!
Entregué mis papelitos y ahora resta esperar... ¿será el fin?... mañana les cuento!!!!!!!!!