lunes, 27 de agosto de 2012

LO CONFIESO: Soy una boluda sentimental!!!

Después de ocho años decidí cambiar mi auto. 
No es que el mío  no estuviera bueno, ni que tuviera furor por el cambio, sino una presión de esta sociedad consumista, que cada vez desvaloriza más los bienes y hace que perdamos la capacidad de ahorro y compra.
No voy a relatar cómo este fósil que soy buscó un 0 km que conservara la línea anterior porque odia los "modelos modernosos", porque los aburriría con dimes y diretes de la negociación. Sólo basta decir que finalmente hice la compra, una Ecosport blanca preciosa y monona, que pagaría en parte entregando a mi modelo 2004.
Tras una semana de procurar y reunir papeles, firmar el crédito con el banco y otras delicias burocráticas de este país, hoy me avisaron que todo estaba listo para entregar mi unidad y comenzar el patentamiento de la nueva.
Y allí me fui a las 4 de la tarde, a la salida del trabajo.
Tras una hora de control del toco de papeles que entregué, me "invitaron" a pasar por la caja a abonar el saldo de $20000. Por supuesto que yo no ando con efectivo encima (menos aún en una concesionaria!!, después de recordar cómo robaron todos los ahorros de su vida a una vecina cuando fue a retirar su 0 kilómetro), así que llevé mi tarjeta de crédito.
Luego de esperar pacientemente al cajero, que supuestamente había ido al baño (de su casa!! supongo, por lo que demoró), pasó mi tarjeta de crédito por el total, mas la maquinita no lo permitió. Volvió a intentarlo por $10000 y entonces salió un cupón, que firmé. Acto seguido intentó por 10, por 5, por 3 y recién en 2000 permitió la operación. 
Internamente lo gozaba porque cuando entregué la seña de 5 mil, no quisieron hacerme 5 cupones para poder gestionar la devolución del IVA y ahora tendría que pasarme 6 cupones más!!!
Mi goce terminó cuando me informó alegremente que ya no me autorizaban ninguna operación en el día!!!!! porque había excedido el monto.
Me acordé de todos los empleados del PBSF (Puto Banco de Santa Fe), sus descendientes y ascendientes, hasta la línea fundadora!!!!!!
No había forma de concretar la operación y ello implicaba que hasta el día siguiente no se mandarían los papeles del crédito al banco y que tal vez hasta pasado mañana no se pudiera iniciar el patentamiento del auto nuevo!!!! Siendo hoy lunes y traducido a días, eso significaba que estaría hasta la semana próxima sin auto!!!!!!
Llamé al vendedor, comencé a protestar, que no era eso lo que me había informado, que me habían engañado acerca de los días que llevaría el trámite, que no podía quedarme sin auto el fin de semana, que tenía que viajar... mi fastidio no tenía límites!! Hasta que me dí cuenta que no me molestaba quedarme a pata, ni esperar por el 0 km, ni que me hubieran mentido... lo que realmente me inquietaba era dejar mi auto!! Mi querida Carola, como la bauticé en setiembre de 2004 cuando -por amor a primera vista- llegó a mi vida. Un concesionario amigo la había llevado para probarla y nunca más me separé de ella!!!
Confieso que soy una boluda sentimental que se vincula de una manera muy especial y posesiva con las cosas. No es materialismo sino afecto. Tengo cariño por mis muebles, mis platos, mi cama, mi casa!!! Y me cuesta desprenderme de mis cosas. Lloré cuando dejé el departamento (aún para mudarme a una casa mejor!), cuando vendí mi Fiat Duna y luego el viejo Falcon; y hasta cuando regalé mi destruido sillón relax, enteramente arañado por Mora, para instalar mi nuevo juego de living.
Me cuesta desprenderme de las cosas... tal vez por eso tardé 10 años en largar un trabajo de mierda o, ahora que lo pienso, quizás ésa fue la razón por la que acumulé tantos kilos en tantos años!!!!!!!
Lo cierto es que me duele dejar a Carola, mi compañera de aventuras de los últimos 8 años.
Tan sólo pensar en que esta noche no estará en mi cochera sino en un lugar extraño, a merced de cualquier futuro nuevo dueño, me desespera!!!
Siempre recordamos las primeras veces: el primer cumpleaños, la primera palabra, el primer viaje, el primer día de escuela... mas pocas veces registramos las últimas: el último beso, la última visita, las últimas palabras...
Con Carola me obligué a registrar los últimos momentos: la última vez que la manejé, el último viaje por autopista, la última vez que la saqué del garaje, la última vez que la estacioné.

Y me despedí como corresponde. Agradeciéndole tantos años de fidelidad, su mansa compañía y me disculpé por algún que otro rayón, o por azotarle algún portazo cuando estaba furiosa por alguna razón.
Soy una boluda sentimental, pero me cuesta pensar que nunca más la manejaré, nunca más me acompañará en mis travesías, nunca más escucharé su stereo ni me sentaré en sus butacas y nunca más dormirá en mi garaje.
En unos días estaré disfrutando mi cero kilómetro y una nueva historia se escribirá, pero hoy sólo siento tristeza.
Después de tres horas de espera y angustia, una transferencia bancaria, firmas ante el escribano y declaración jurada de no estar "políticamente expuesta" (otra de las delicias de este país que pretenden mostrar transparencia en. las operaciones), regresé a casa... caminando. Eran casi las 7 y aún no había merendado.
Hubiera comido una docena de medialunas, o tres sandwiches de bagettes con jamón crudo y queso. En lugar de estas delicias me esperaba el asqueroso, vomitivo y repulsivo licuado de yogur bebible con aminoácidos!!!
¿Hay algo peor que no tener nada rico con qué mitigar la angustia?
Así que tomé el horroroso brebaje y, entre lágrimas, me descargué en este post del modo más sano que encontré: escribiendo!!

¡¡¡¡HASTA SIEMPRE, CAROLA!!!!
¡Gracias por tantos años de maravillosa compañía!

4 comentarios:

  1. QUE HERMOSAS PALABRAS LE ESCRIBISTE A CAROLA, A MI TAMBIEN ME CUESTA DESPRENDERME DE LAS COSAS Y ME ENCANTA SER SENTIMENTAL , MME HACE HUMANA , Y TE HACE MAS HYMANA A VOS , ALEGRATE POR TU NUEVA ADQUISICION , QUE VA HACER COMPRAÑERA DE NUEVAS AVENTURAS ESTA VEZ CON LA PILOTO TRANSFORMADA Y RENOVADA , CUANTOS CAMBIOS !!!!!!!!!!! EN TAN POCO TIEMPO , FELICIDADES AMIGA Y ARRIBA Y A DISFRUTAR
    MARINA

    ResponderEliminar
  2. Pensa el enorme desafio que enfrentaste gracias a Carola: no descargaste como lo hibieras hecho!!!! Aplausos de pie! Yo, en materia de rodados me tuve que despedir a la fuerza de los ultimos.... por eso no los recuerdo mucho, Sali a la calle y "no ta mas".

    Pero si, recuerdo cuando mis padres cambiaban auto.... siempre usaditos y gastados. COmo lloraba!!!! El primero fue un jeep! Si, el primer auto familiar..... 6 añossss..... lleno de aventuras. Te entiendo y recuerdo a Raimundo!!!!
    Un beso
    Sandy

    ResponderEliminar
  3. Si, Marina. Es una nueva etapa de renovación y muchos cambios!! Sé que disfrutaré la nueva adquisición; por ahora extraño a Carola...
    Al menos tuve la oportunidad de despedirme de ella, algo que vos no pudiste hacer, Sandy, con tus últimos autos!! Qué horror... creo que me mueroooo si pierdo el auto de esa manera! Una sola vez me robaron y aún hoy extraño mi primera camarita digital...

    ResponderEliminar
  4. ¡Piensa en todo lo bueno que vivieron juntas y siempre estará presente en más de una de tus historias!!! ¡Aunque ya no puedas conducirla, estará entre tus recuerdos!!! ¡Felicitaciones por la nueva adquisición!!! ¡Con ella, harás realidad muchos de tus sueños!!! Besos!!!

    ResponderEliminar