miércoles, 11 de abril de 2012

Nada el pájaro y vuela el pez


Hoy no sé si debería escribir porque mi grado de alteración por ahí se apodera de mí y de mi teclado. Pero también sé que para mí escribir es una liberación, un cable a tierra, una forma barata y honesta de hacer catarsis en lugar de llegar a otros medios de expresión que me harían terminar privada de la libertad o como Michael Douglas en "Día de furia".
Hoy Nik (de quien me confieso fan total) publicó en su muro de facebook: "Éste es el único país en el que se remueven a los denunciantes y se salvan a los denunciados".
Sólo María Elena Walsh supo describirlo con más poesía, claro que sin hacer mención a la Argentina, al escribir: "en el Reino del Revés nada el pájaro y vuela el pez".
Este país definitivamente es el Reino del Revés, la cúspide de la mediocridad, el colmo de los colmos.

Sólo en Argentina quien trabaja tiene menos recursos que el que no.
Sólo en Argentina vivimos encerrados entre rejas, alarmas y temores, mientras los delincuentes están sueltos.
Sólo en Argentina se premia al alumno repetidor, en tanto las inteligencias destacadas no reciben becas.
Sólo en Argentina es más fácil demostrar indigencia y conseguir la vivienda de un plan, en vez de trabajar y con un sueldo digno poder acceder a un crédito hipotecario con el cual lograr un techo.
Sólo en Argentina ser puntero político es más redituable que trabajar dignamente.
Solo en Argentina agachar la cabeza y decir a todo que sí, obsecuente, vale más que tener ideas propias.
Sólo en Argentina se pagan más caros los impuestos y servicios en término, que acogiéndose a una moratoria.
Sólo en Argentina se busca unificar para abajo y no superarse.
Sólo en Argentina se abollan las ideas y se premia la mediocridad.

No contaré qué me pasó hoy, sólo que en el Reino del Revés me comí un garrón por estar comprometida con mi trabajo y querer brindar más de lo pedido; mientras aquéllos que hacen lo justo y necesario nunca se equivocan porque no se arriesgan más allá de lo estrictamente necesario... o incluso menos de lo justo y necesario (total sólo en Argentina donde es habitual redondear para abajo, todo pasa desapercibido)
Mi psicóloga sigue repitiendo: "Ubíquese, usted vive en Argentina, no en Finlandia!!"
Tal vez sea tiempo de hacerle caso, relajarme, hacer lo justo diciendo a todo que sí y convertirme en una más de la manada, bailando ciega en el corso de la mediocridad.

1 comentario:

  1. Soy la visitante nro. 10100!!!
    No sé qué te pasó y ojalá lo supiera, aunque sea, en privado... Pero sin saberlo, te entiendo y me pongo en tu lugar...
    Cómo vas a hacer para hacer sólo lo justo y necesario? Va contra tu esencia...
    Espero te sientas un poco mejor. Recién pude leer este post...
    Besos!!!

    ResponderEliminar