lunes, 19 de marzo de 2012

MARTES 13: las segundas partes nunca son buenas!


Un par de días después recibí la segunda entrega de mi martes 13, atrasado pero con tanta fuerza como el putísimo día yeta!!
Me levanté con acidez. Levantarme con acidez estomacal siempre es un mal presagio para el día (soy como el tipo de la publicidad, que no se enamoraba porque el ácido le quemaba las maripositas de la panza)... y fue un día espantoso... no, más que eso, un día de mierda... no, de MIERDA así, con mayúsculas!!
Pero para describirlo debo remontarme a tres historias que confluyeron en el día:
HISTORIA 1 - CORTOCIRCUITO: Como saben quienes son mis asiduos lectores, desde enero estoy tratando de contratar un servicio de HD (alta definición o "jái definíyon" para entendidos).
Después de averiguar para cambiar de cable y de paso hacer volar a los sopleteadores de Arnet, concluí que lo mejor sería quedarme con el malo conocido que probar el bueno por conocer.
Dos veces llegué tarde al reparto de decodificadores hasta que una tarde iluminada (de ésas que no abundan en mi vida) fui hasta las oficinas y llegué a uno de los 8 que les quedaban. Firmé y me senté a esperar, dispuesta a que todo fuera enroscado y entreverado como mi vida, pero curiosamente me llamaron a los tres días, cuando me habían dicho que me contactarían en una semana!!
Llamaron un lunes para decir que vendrían el martes, pero como tenía un día complicadísimo, opté por pasarlo al jueves, ya que el horario era de 12 a 18 (amplio, para mi gusto) y ese día es más fácil escapar un rato de la oficina.
En principio dijeron que volverían a llamar un dia antes, pero finalmente, como ya estaba decidida a que fuera el jueves, lo dejábamos para ese día.
Así entonces organicé todo para dejar la oficina al mediodía y ahí el día se comenzó a torcer...
Después de una mañana de trabajo constante pero tranquilo, después de las 11 los pedidos de información comenzaron a llover. Todo urgente, todo difícil de hallar y todo trabado por sitios que no funcionaban, buscadores lentos y el timbre incesante del teléfono.
Para las 11:30 caí en la cuenta que no podría estar fuera de la oficina al mediodía y comencé a llamar gente.
Nadie podía hacer guardia en mi casa después de las 12, así que terminé comunicándome con el Cable para pedirles que fueran a partir de las 13.
A todo esto, ya había cambiado 3 veces el lugar de entrega de mi vianda, que normalmente llevan a la oficina. En casa... no, en la oficina... no, en mi casa!!
Los del cable acordaron dejar mi casa para después de la 1 de la tarde y ahí pensé que todo se había encarrilado nuevamente... hasta que llegué a mi casa y alcancé a ver en la vereda 2 bolsas grandes en la vereda.
¿Basura otra vez?... mala como una legión de arañas me tiré abajo del auto para putear en voz alta cuando vi la mismísima peste en mi propia casa... LOS ALBAÑILES!!!
Pero aquí entra en juego la historia siguiente:
HISTORIA 2 - ALBAÑILEITOR: Cuando me mudé a esta casa mi vereda era casi una ruina. Una parte de cemento, una de cascotes, otra de adoquines, otra de yuyos y algún que otro mosaico acanalado, componían los 65 metros cuadrados de esta calamitosa esquina.
Tardé un par de años en poner manos en el asunto (cuando me cansé de tropezar con obstáculos y sacar bolsas de yuyos!) y apenas dispuse de algo de plata (lo que quedó tras refacciones, pagando un crédito hipotecario y con un trabajo de la mitad del sueldo), la hice.
Obviamente con ese panorama no compré lo mejor del mundo sino unas losetas de 14 pesos el metro cuadrado... y así resultaron!!
Se rajaron varias y hasta el fabricante se rajó!!... después de declarar la quiebra y dejar el tendal de acreedores impagos.
Después que explotó un caño, tres se rompieron y por más que busqué similares, no pude encontrar en mercado. Compré las más parecidas para cambiar sólo aquellas a las que le faltaba el pedazo (ocultas bajo mi arbolito) y me senté a esperar a los albañiles, después de llamarlos unas 38 veces.
Pues bien, así llegamos al "fatídico" jueves, en el que sin aviso previo aparecieron y se pusieron a trabajar.
Ustedes dirán "aleluya!!", pero me faltó contar un pequeño detalle: rompieron TODAS las losetas: las rotas, las rajadas, las que los miraban feo... conclusión: lo que veía en mi vereda era la montañita de escombros tras destruir unas 18 losetas!!!!!!!! 
Ahora mi vereda tenía 18 hermosos huecos y nada con qué llenarlos!!!!
Ahí creí que me iba a dar un ataque. Respiré hondo para no agarrar al pobre inocente peón con la pala mientras repetía "Qué pelotudo!!" (refiriéndome a su jefe, desde luego)
Entonces llamó con el celular al jefe en cuestión. Le gritaba mientras me chorreaba la cabeza... hacían unos 45 grados a la sombra!!!!
Por lo pronto y para evitar que lo linchara, sugirió hablar con un artesano que hacía losetas a medida. Pero ¿ustedes tuvieron más novedades?... yo no!!!
Entretanto, entramos arena, materiales y bolsas de cemento, todo amontonadito de manera decorativa entre mi patio y  mi garage.
Decidida a que la mala onda pasara, mientras esperaba que aparecieran los del cable, me recosté con el aire acondicionado a full... fue un gran momento!!! hasta que sonó el teléfono y entró en danza la historia 3.
HISTORIA 3 - EL COLCHÓN POSEÍDO: Mi madre tiene una cama ortopédica hecha a medida y ha padecido colchones de gomaespuma de porquería desde que quedó postrada.
Lo ideal para ella era un colchón de resortes pero como con cama ortopédica no se pueden usar, terminábamos en los tradicionales que no pasaban de los 2 o 3 meses intactos sin deformidades.
Cuando en diciembre compré mi colchón pude ver el ideal: un colchón para cama articulada, de resortes, bien mullido, pero con dos articulaciones.
Sin dudarlo consulté si los hacían a medida y después de varios dimes y diretes encargué uno para mi mamá. Costaba cuatro cifras largas pero creo que la comodidad de mi madre lo valía!!
Algo más de dos meses llevó la fabricación y cuando llegó al depósito de Rosario, otro tanto el traslado a Gálvez. Tres meses después el dichoso colchón arribaba a destino. Pero no todo sería tan simple... se rompió la cama!!! Así que finalmente después de su recauchutaje mi mamá al fin podía gozar de su nuevo colchón!!!
Hasta aquí la historia; ahora la cruda verdad...
Me había entredormido en la frescura del split cuando (como dije anteriormente) sonó el teléfono. Era mi vieja, para darme la gran noticia de que había probado el colchón y... ERA CORTO!!!!!!! Con más de 5 centímetros faltantes, los pies de mi madre colgaban afuera!!!
Ahí sí creí que iba a colapsar.... ¿cuánto más puede soportar mi pobre corazón?
De más está decir que en ese preciso instante terminó mi siesta y comencé a impacientarme por la "no llegada" de los muchachos del cable.
Para las 5 y antes que se cumpliera el horario tope de las 6 decidí llamar... para enterarme que no estaba agendada para ese día!!!!!!!
¿¿¿Perdón???
A veces me pregunto si acaso yo vivo en una realidad paralela o soy una lela que entiende todo mal. Había llamado antes. ¿Nadie me pudo decir que no estaba en lista para ese día?
Me respondieron que se comunicarían conmigo durante el fin de semana. ¿A ustedes los llamaron? A mí no!!
Mi "martes 13 sustituto" culminó con una sesión fotográfica nocturna pro tarjetitas de bautismo de Abril. Y sinceramente estaba tan histérica y cansada que no sé qué tan buenas pudieron salir esas fotos.
¿El final de las historias? Es como el de esas películas que tienen final abierto: 
1) Sigo sin HD y esperando...
2) Mi vereda parece la mismísima superficie lunar y esperando...
3) No sólo el colchón es más corto de lo pedido, sino que quien tomó las medidas lo hizo mal y aún con su medida real sobrarían 10 cm de cama!!! Ahora hay que traer el colchón a Santa Fe, porque la empresa no puede verificar si medimos bien o mal (porque somo del campo, ¿vio?)
A veces me pregunto de qué vida arrastraré eso de tener tanto obstáculo a todo lo que haga... qué yegua habré sido para merecer tener que estar siempre en pie de guerra defendiéndome de la gente!!
A veces me siento muy agotada al respecto... casi tanto como ustedes, después de leer este largo post catártico!!!!!!!

1 comentario:

  1. ACTUALIZACIÓN (UPDATE):
    Habiendo pasado dos semanas de estos tres episodios, las cosas no mejoran... empeoran!!
    1) El viernes instalaron el HD... hoy lunes no tuve señal en todo el día!!!!!!!!!! GRRRRR
    2) A mi albañil lo abdujeron los extraterrestres. Tengo tres bolsas de arena en el patio, tres de cemento en el garage, más baldes, palas y otros elementos dispersos por mi casa. Y ninguna noticia de mi vereda!!!
    3) Después de traer el colchón a Santa Fe y que verificaran que ES MÁS CORTO, un gerente porteño que casualmente estaba en Santa Fe lo vio y dijo alegremente que posiblemente se había encogido por el traslado!!! ¿¿¿Perdón???
    Siguiendo la joda les pregunté cómo con tanta experiencia que tienen no hacen los colchones más grandes previendo el "encogimiento" y me respondieron que después con el uso se ensanchan nuevamente. ¿¿¿ME VIERON LA CARA DE ESTÚPIDA???
    Insisto con mi planteo: ¿¿¿Qué habré hecho para merecer una vida tan trabadaaaaaaaaaaaa???

    ResponderEliminar