lunes, 27 de febrero de 2012

Y EL OSCAR ES PARA... las milanesas de Cary!!!


Antes de comenzar a escribir el presente post, quiero hacer ciertas aclaraciones para evitar comentarios absolutamente previsibles.
Mi madre es la persona más buena y generosa del planeta y la amo con todo el corazón.
Pero así como digo una cosa, puedo decir otra.
Por alguna extraña razón de la naturaleza, las madres fueron hechas para chocar con sus hijas mujeres y tener debilidad por sus hijos varones.
A medida que vamos creciendo puede comenzar a percibirse una cierta predilección por el hijo del sexo opuesto, que va pasando de sutil a marcada casi sin escalas. 
De pronto la mamá de hijos de distinto sexo empieza a chorrear baba de manera incontrolable por el XY en cuestión, a la vez que cambia las pantuflas por los tacos de punta para enfrentarse a su hija.
Por qué se dará esa situación, se desconoce. Pero lo cierto es que mientras los varoncitos pueden hasta hacer popó en la boca de su progenitora al tiempo que ellas mastican y dicen "qué rico, lo hizo mi hijo!!", las pobres hijas mujeres tenemos que luchar contra un stándar materno demasiado alto.
A pesar de conocer muchas mujeres talentosas y exitosas, creo que ni el 20% de ellas alcanza a cubrir las expectativas de sus madres.
Y mi madre no es precisamente la excepción...
En principio, para hacer feliz a mi madre, debí haber sido la adolescente que fue a estudiar a la gran ciudad para regresar con un título bajo el brazo a hundirse nuevamente en su pueblo natal.
Hundirse en un estudio jurídico amigo... adonde ya tenía una vacante y ejercer la profesión (que si 
ella hubiera podido, también la hubiera cambiado!)
Por supuesto que ése no hubiera sido mi único trabajo, ya que también se esperaba que me ocupara del negocio familiar.
Debí haber encontrado un (único, nada de andar probando) "buen muchacho" (que reuniera los 239182309 requisitos de la lista de su suegra), casarme como toda "buena chica" (virgen, obviamente!!) y tener hijitos perfectos, que sólo yo podría criar, lo que lleva a pensar que en este punto de "la vida según mami" tendría que dejar de trabajar, ya que toda mujer que lleva a sus hijos a una guardería es una MALA MADRE!!
Desde luego, ser una excelente ama de casa: que lave a mano, planche, limpie, cocine casero y en sus momentos libres (¿?) haga manualidades y teja crochet!!
Respetar siempre a su madre, lo que se debe leer como hacer siempre lo que ella quiere y darle siempre la razón.
Y por último (a esta altura ya abandoné la carrera, pero no me queda claro qué haría con mi perfectísima familia), cuidar de la madre anciana permaneciendo a su lado hasta el final de sus días... lo que implicaría no abandonar el puesto de lucha ni siquiera por enfermedad o vacaciones.
En resumidas cuentas, ésa sería para mi madre la hija perfecta.
Nada más lejano que lo que le tocó!!!!!!!!
¿Incluí el ítem aspecto personal? Ah, lo había olvidado... porque después de haber aportado genética y crianza como condimentos para que resulte una hija gorda, no se puede pretender que salga una Twiggy!!
En fin, gorda, radicada en otra ciudad, soltera, sin hijos, trabajando varias horas al día como dependiente del Estado, una nulidad como ama de casa y torpe como ninguna;  con carácter fuerte y ningún ánimo de decir a todo que sí, le salió su única hija.
Toda la vida he tratado de hacer algo que mi vieja celebre o de alguna manera apruebe. Y nunca pero nunca lo logré... hasta el sábado pasado. Después de 42 años por primera vez mi madre halagó algo que hice!!!!
¿Recibirme de abogada?... ¿estar a punto de jurar un ascenso?... ¿administrar una exitosa página de internet?... noooooooo!! Por vez primera y mientras comía su almuerzo dijo: "Así se tienen que hacer las milanesas (que yo cociné!!!!), bien cocidas, crocantes pero no quemadas en los bordes"
¿Será éste el punto cúlmine de la relación con mi vieja?... ¿Serán acaso las milanesas el disparador de una nueva era de aprobación materno filial o tengo que preocuparme y llamar a un neurólogo??
Muchos son los interrogantes sin respuesta y el análisis excede ampliamente el espacio de este post.
Por lo pronto, mis milanesas del sábado 25 de febrero de 2012 llevaron el Oscar a "the best milanesas". Y soy tan modesta, que con eso me conformo!
¿Qué me dicen mis lectoras?... ¿qué expectativas maternas nunca pudieron alcanzar?

6 comentarios:

  1. Leyendo tu post sólo me resta preguntarle a mi mamá qué expectativas ha tenido ella sobre mí... Es difícil saberlo si ella misma no me las dice... Sólo sé que cualquier cosa que haga puede interferir en la relación entre ella y yo... Yo sólo deseo que mis hijos sean felices y es mi mayor expectativa sobre ellos...

    ResponderEliminar
  2. No importa conocerlas o no. A mí nunca me contó sus expectativas, las percibo!!! Lo importante es que hagas lo que hagas nada estará bien a sus ojos. Es el karma materno que se arrastra!!!!
    Me encanta lo que decís con relación a tus hijos y ojalá no cambies con el tiempo: qué mejor expectativa que la de ser felices!! La cuestión es que mantengas esa meta sin importarte el camino que ellos elijan para ser felices.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hay,que tema!!!! relacion con la madre!!!! Como sabes,tengo una hermana y un hermano,y mi mama tiene toda la debilidad del mundo por mi hermana,que es la mas chica.Te doy un ejemplo,compra algo para las dos por igual,pero mi hermana elige primero!!! Mis hermanos tiene montones de titulos,yo no termine la secundaria (por mi prematuro casamiento)y eso a ella se que le molesta muchisimo,creo que eso fue una gran decepcion para ella!!!(Ni hablar del bochorno que fue que la nena se case a los 15 y embarazada!!)
    Pero es como dice Angélica,yo lo unico que quiero es que mis hijos sean felices.Espero eso,nada mas.

    ResponderEliminar
  4. Cary, como siempre genial lo que escribiste, y como bien decis soy tu una de tus lectoras y esto me hace pensar que la expectativa que mi mama habia puesto en mi, (solo una menciono), fue que usara polleras o vestidos jajajaja, cuando lograba que yo me pusiera algo de eso, se me enganchaba en algun lugar o se me descosia una puntilla!!! Lo unico que use y me encantaba eran polleras de Jean y el Jumper del cole...en verdad la tuve solo 15 años a mi mama con vida, y eso es lo que recuerdo, supongo que si la hubiera tenido conmigo de cuerpo presente, tendria un monton de cosas que no serian de su agrado jajajaja...no se, me acorde de eso.
    Te dejo un beso y gracias por estos ratos de lectura que nos brindas
    Fabi

    ResponderEliminar
  5. Seguramente nada de lo que elegimos es lo que ellas hubieran elegido en su momento. Por eso lo mejor que se le puede dar a un hijo es la libertad. La máxima aspiración de una madre ha de ser que su hijo sea feliz de la manera que sea, siempre y cuando no haga mal a los demás.
    Las quiero, chicas!! Gracias por seguir siempre el blog!!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja Recién leo este post, realmente GENIAL, Cary!!! y me siento sumamente identificada con lo que leo... pensar que mi mamá me mira y me dice:-"pensar que yo tenía tantas ilusiones... y mirá cómo me saliste!!!" Las madres siempre tienen grandes expectativas, y no entienden que somos seres normales, con nuestras debilidades y virtudes... y que, a pesar de los fracasos (que no fueron pocos en mi vida) también tuvimos éxitos... No soy la hija perfecta, y disto años luz de serlo... (Quizás mi hermana se acerque mucho más que yo al prototipo de hija deseada...) pero no estoy desconforme del todo con mi vida. No me recibí... me falta poco y no sé si quiero hacerlo... NO ME GUSTA LA DOCENCIA EN LAS ESCUELAS!!! Es una profesión asesina de vocación!!! No tengo un "Trabajo como la gente" (Según las palabras de mi vieja). Mi vida amorosa deja mucho que desear, ya que me pegué a un loquito psicópata que me tiene las pelotas por el piso. No me casé... (y juro jamás hacerlo) Tengo una hija de soltera, (y muy orgullosa de eso)y mi estado físico (principal motivo de discusión presente en CADA CHARLA CON MI VIEJA) dista muchísimo de lo que mi mamá desea... Pero bueno... soy quien soy, y no me arrepiento de eso... Estoy orgullosa de mis pequeños logros. Lo poco que tengo lo tengo porque me lo gané, y no cambio mis muebles usados comprados con horas de trabajo (un trabajo que disfruto) por muebles de lujo comprados con el sueldo de un acaudalado marido... No cambo mi casa grande y vieja, que arreglé con mucho esfuerzo, por un dpto. a todo culo... No cambio mi vida porque, si bien me faltan muchas cosas por lograr, me gusta tal cual es... Eso sí, cambiaría algunas cosas (como al progenitor de mi hija, por ejemplo... OJO! Sólo al progenitor... Ella es perfecta tal cual es...)(Será que el ojo crítico de la madre desconforme se despierta después de unos años?? Espero nunca me pase con mi hija, y poder aprender a aceptar su vida sea como sea, siempre que eso la haga feliz...) Al fin! No cambio mi vida... y sé que, aunque quizás llegue tarde, voy a lograr todo lo que me proponga, y mucho más! Felicitaciones, Cary por las milanesas!!! Y sabés algo? Aunque no seas la hija perfecta, para mí sos una gran mujer, excelente escritora, honesta y de una calidad humana como quedan pocos. Gracias por ser parte de mi vida, y de la de mi hija!!! Desde casa te hacemos el aguante!!!!

    (A esta altura no necesito firmar... no??? A la legua se sabe quien soy!!!)

    ResponderEliminar