viernes, 21 de diciembre de 2012

EL ÚLTIMO DÍA: Y se vino "la fin del mundo"!!!!


Las predicciones mayas parecían tan lejanas, pero finalmente llegamos al 21/12/12... "LA FIN" DEL MUNDO!!!! Sí, porque por influencia de los feriados corridos de la Argentina nos fuimos del 12/12/12 al 21... ¿por qué?... para enganchar el feriado del 24 y el fin de semana largo!!!! ¿Qué otra explicación podría haber?
Más allá de las interpretaciones diversas que se ha dado a este presagio, yo tengo mi propia concepción de lo que fue 2012.
En mi caso definitivamente es EL FINAL DEL MUNDO tal como lo conocía, para dar paso a otra vida. No sé si mejor o peor, pero sí distinta.
Se terminó mi pequeño mundo de limitaciones, de negación, de vivir por otros y para otros... ese mundo tan chiquitito en que habitaba hace años, para dar espacio a la expansión de mi persona, que ya no necesita de kilos para ocupar más lugar ni de engullir para cubrir una insatisfacción sin fin.

Ese mundo diminuto en el que vivía, espiando por un agujerito el afuera, llegó a su fin. No sé si fue antes o a partir del 21, pero dejó de existir.
Si hago un balance de este "último año" fue altamente movilizador y muy intenso, con hechos que sucedieron en muy poco tiempo; tal es así que me costó mucho asimilarlos y digerirlos. Y por ahí me llevaron a tomar decisiones precipitadas porque no pude manejarlo de otra manera.
Año de cambios: cambio de imagen, de autoestima, de jefa y hasta de personas que trabajan para mí...
Me enfrenté al fin a mi propio dragón y llevo 7 meses de batalla, con un triunfo de 65 kilos bajados en esa lucha y con mucha energía para seguir peleando hasta derrotarlo definitivamente.
Comencé a ocuparme de mi propia vida, aunque esa decisión no agradara a todos los que estaban acostumbrados a la gorda bombero, que salía corriendo a apagar cuanto incendio se le cruzara (o no) por el camino.
Corté lazos, en algunos casos fue una decisión sana; en otros, muy doloroso pero necesario...
A la vez fortalecí vínculos con personas que siempre estuvieron a mi lado y otras nuevas que demostraron ser de buena madera.
Volví a cumplir el sueño de un viaje compartido con mis amigas del alma, que fueron días inolvidables.
Una nueva personita se sumó a nuestras vidas y hoy me llena de felicidad ser una tía abuela bis; lo que también sirvió para darme cuenta que esa necesidad biológica femenina tan fuerte como la maternidad, se puede satisfacer de distintas maneras y que en ocasiones las cosas que se nos niegan tienen su porqué.
No todo fue idílico y en el último mes llegó ese accidente absurdo en el que me vi involucrada sin comerla ni beberla, que demuestra cómo nuestras vidas pueden cambiar en una fracción de segundo. Seguramente algo tengo que aprender de ese suceso tan lamentable; por el momento todo es gris y sombrío y muy injusto!!!, aunque rescato el apoyo inesperado de muchas personas.
En fin, 2012 tiene un saldo más positivo que negativo. No fue un año estable, sino efervescente y agitado que arrasó con muchas cosas pero también trayendo otras nuevas.
En lo que a mí respecta, la profecía maya está cumplida. Y si hoy tuviera que partir de este mundo creo que podría hacerlo en paz y morir tranquila, porque "la fin del mundo" me encuentra BIEN VIVA!!!!!!!

lunes, 27 de agosto de 2012

LO CONFIESO: Soy una boluda sentimental!!!

Después de ocho años decidí cambiar mi auto. 
No es que el mío  no estuviera bueno, ni que tuviera furor por el cambio, sino una presión de esta sociedad consumista, que cada vez desvaloriza más los bienes y hace que perdamos la capacidad de ahorro y compra.
No voy a relatar cómo este fósil que soy buscó un 0 km que conservara la línea anterior porque odia los "modelos modernosos", porque los aburriría con dimes y diretes de la negociación. Sólo basta decir que finalmente hice la compra, una Ecosport blanca preciosa y monona, que pagaría en parte entregando a mi modelo 2004.
Tras una semana de procurar y reunir papeles, firmar el crédito con el banco y otras delicias burocráticas de este país, hoy me avisaron que todo estaba listo para entregar mi unidad y comenzar el patentamiento de la nueva.
Y allí me fui a las 4 de la tarde, a la salida del trabajo.
Tras una hora de control del toco de papeles que entregué, me "invitaron" a pasar por la caja a abonar el saldo de $20000. Por supuesto que yo no ando con efectivo encima (menos aún en una concesionaria!!, después de recordar cómo robaron todos los ahorros de su vida a una vecina cuando fue a retirar su 0 kilómetro), así que llevé mi tarjeta de crédito.
Luego de esperar pacientemente al cajero, que supuestamente había ido al baño (de su casa!! supongo, por lo que demoró), pasó mi tarjeta de crédito por el total, mas la maquinita no lo permitió. Volvió a intentarlo por $10000 y entonces salió un cupón, que firmé. Acto seguido intentó por 10, por 5, por 3 y recién en 2000 permitió la operación. 
Internamente lo gozaba porque cuando entregué la seña de 5 mil, no quisieron hacerme 5 cupones para poder gestionar la devolución del IVA y ahora tendría que pasarme 6 cupones más!!!
Mi goce terminó cuando me informó alegremente que ya no me autorizaban ninguna operación en el día!!!!! porque había excedido el monto.
Me acordé de todos los empleados del PBSF (Puto Banco de Santa Fe), sus descendientes y ascendientes, hasta la línea fundadora!!!!!!
No había forma de concretar la operación y ello implicaba que hasta el día siguiente no se mandarían los papeles del crédito al banco y que tal vez hasta pasado mañana no se pudiera iniciar el patentamiento del auto nuevo!!!! Siendo hoy lunes y traducido a días, eso significaba que estaría hasta la semana próxima sin auto!!!!!!
Llamé al vendedor, comencé a protestar, que no era eso lo que me había informado, que me habían engañado acerca de los días que llevaría el trámite, que no podía quedarme sin auto el fin de semana, que tenía que viajar... mi fastidio no tenía límites!! Hasta que me dí cuenta que no me molestaba quedarme a pata, ni esperar por el 0 km, ni que me hubieran mentido... lo que realmente me inquietaba era dejar mi auto!! Mi querida Carola, como la bauticé en setiembre de 2004 cuando -por amor a primera vista- llegó a mi vida. Un concesionario amigo la había llevado para probarla y nunca más me separé de ella!!!
Confieso que soy una boluda sentimental que se vincula de una manera muy especial y posesiva con las cosas. No es materialismo sino afecto. Tengo cariño por mis muebles, mis platos, mi cama, mi casa!!! Y me cuesta desprenderme de mis cosas. Lloré cuando dejé el departamento (aún para mudarme a una casa mejor!), cuando vendí mi Fiat Duna y luego el viejo Falcon; y hasta cuando regalé mi destruido sillón relax, enteramente arañado por Mora, para instalar mi nuevo juego de living.
Me cuesta desprenderme de las cosas... tal vez por eso tardé 10 años en largar un trabajo de mierda o, ahora que lo pienso, quizás ésa fue la razón por la que acumulé tantos kilos en tantos años!!!!!!!
Lo cierto es que me duele dejar a Carola, mi compañera de aventuras de los últimos 8 años.
Tan sólo pensar en que esta noche no estará en mi cochera sino en un lugar extraño, a merced de cualquier futuro nuevo dueño, me desespera!!!
Siempre recordamos las primeras veces: el primer cumpleaños, la primera palabra, el primer viaje, el primer día de escuela... mas pocas veces registramos las últimas: el último beso, la última visita, las últimas palabras...
Con Carola me obligué a registrar los últimos momentos: la última vez que la manejé, el último viaje por autopista, la última vez que la saqué del garaje, la última vez que la estacioné.

Y me despedí como corresponde. Agradeciéndole tantos años de fidelidad, su mansa compañía y me disculpé por algún que otro rayón, o por azotarle algún portazo cuando estaba furiosa por alguna razón.
Soy una boluda sentimental, pero me cuesta pensar que nunca más la manejaré, nunca más me acompañará en mis travesías, nunca más escucharé su stereo ni me sentaré en sus butacas y nunca más dormirá en mi garaje.
En unos días estaré disfrutando mi cero kilómetro y una nueva historia se escribirá, pero hoy sólo siento tristeza.
Después de tres horas de espera y angustia, una transferencia bancaria, firmas ante el escribano y declaración jurada de no estar "políticamente expuesta" (otra de las delicias de este país que pretenden mostrar transparencia en. las operaciones), regresé a casa... caminando. Eran casi las 7 y aún no había merendado.
Hubiera comido una docena de medialunas, o tres sandwiches de bagettes con jamón crudo y queso. En lugar de estas delicias me esperaba el asqueroso, vomitivo y repulsivo licuado de yogur bebible con aminoácidos!!!
¿Hay algo peor que no tener nada rico con qué mitigar la angustia?
Así que tomé el horroroso brebaje y, entre lágrimas, me descargué en este post del modo más sano que encontré: escribiendo!!

¡¡¡¡HASTA SIEMPRE, CAROLA!!!!
¡Gracias por tantos años de maravillosa compañía!

viernes, 24 de agosto de 2012

MARINA... la prueba viviente de que todo puede mejorar



Hoy quiero homenajear en este blog a mi amiga Marina, la flaca, apodada también cariñosamente como cierta parte del cuerpo que "habla" !!
Nos conocimos en la escuela secundaria en el revuelo de una adolescencia difícil y conflictiva. Ambas compartíamos sin saberlo una misma creencia: la de ser el patito feo de la laguna. Yo por gorda y ella por creerse "el bicho canasto" del grupo. 
Lo cierto es que nuestra autoestima se había tomado unas largas vacaciones dejándonos con una amarga sensación de soledad e indefensión en ese mundo adolescente que se movía por otros valores e intereses.
Nos hicimos amigas desde el primer momento y en los grupitos que se iban perfilando supimos armar uno perdurable, que sobrevivió al paso de más de 25 años para volver en un revival más fuerte y poderoso que nunca.
Al dejar la escuela ninguna de las dos dijo adiós, ni siquiera "nos vemos pronto". Simplemente tomamos caminos diferentes y a veces las personas nos perdemos un poco de vista cuando estamos ocupadísimos en esa historieta de "vivir la vida".

Fueron tiempos de estudios, trabajo duro, noviazgos y parejas frustradas, llegaron los hijos... hasta que un día volvimos a vernos. 
Ya no éramos los patitos feos. Habíamos perdido las plumas negras sacudiéndonos los problemas y saltando obstáculos en ese duro oficio de vivir. Ya no nos asustaban las bromas pesadas, el modo en que nos miraran o actuar de determinada forma para evitar las pérdidas. Ahora éramos dos hermosos cisnes blancos bien plantados ante lo que fuera a venir. Los temores se habían esfumado para dar paso a las certezas.
Y una de esas certezas es que debíamos retomar nuestra amistad.

Así nos redescubrimos y descubrimos que más allá de nuestras diferencias éramos más parecidas de lo que pensábamos. Y nuestra relación fue mejor y mucho más auténtica que la que teníamos allá lejos y hace tiempo...
Pasaron dos años desde aquel reencuentro y nuestra amistad está más fuerte y viva que nunca!!!
¡Sos una gran mina, Marina! 
Te admiro por tu fortaleza, tu valentía, tu espíritu de lucha y tu enorme capacidad de perdón.
Quiero conservarte en mi "tribu" por muuuuchos muuuchos años más!!!
Hoy deseo que tengas el mejor de los cumpleaños y que en justicia recibas algún día todo lo que brindás a los demás.



¡Te quiero mucho, flaca!


viernes, 17 de agosto de 2012

MI NUEVO ESTOMAGUITO Y YO

Si creyeron que había desistido de seguir escribiendo este blog, están completamente equivocados!!! La tortura continuará. Al menos hasta que cumpla los 50 y entonces cambie el nombre de mi blog por el de La crisis de los 50 y continúe divagando por estas ciberpáginas.
La razón por la que desaparecí es porque hace un mes me sometí a una cirugía de by pass gástrico.
No fue una decisión tomada a la ligera sino producto de dos años de terapia, 34 años de obesidad, 123012899 dietas iniciadas, unos 79 kilos bajados (si sumamos lo que perdí en distintas etapas de mi vida) y reengordados, muchas lágrimas y frustraciones.
Hoy, por primera vez en el transcurso de este intenso mes, puedo afirmar que me siento bien, con 33 kilos menos, adquiriendo nuevos hábitos, con fuerzas para sostenerme en mis propios pies y convirtiéndome de a poco en una ex hipertensa.
Pero este camino no fue ni es fácil...
Todos creen que la cirugía bariátrica es la salida fácil del gordito: algo mágico como coserle la boca y listo... le achicamos el estómago y deja de comer... obviamente adelgazará. Come hasta el último día y luego de su paso por el quirófano sale chupando líquido por una pajita primero, para más adelante comenzar a comer como bebé hasta volver a la normalidad.
Pues no es tan fácil. Y afortunadamente mi escepticismo y mirada crítica hacia todo me ayudó a entender cuánto había que poner de mí en este proceso.
Para empezar me dieron la alegre noticia de que tenía que adelgazar 20 kilos antes de la cirugía. PRIMER CACHETAZO. 
Por supuesto que comencé a hacer berrinche como los papás de la publicidad de las milanesas de soja, preguntándome por qué si después iba a tener la posibilidad de bajar de peso con un estómago más chico, tenía que someterme a la tortura de una nueva dieta con mi estómago tamaño familiar.
La respuesta estuvo fundada en el estado de los órganos, cómo debían llegar a la cirugía, etc. etc. Y ahora, viéndolo a la distancia entiendo que también era una preparación para lo que se vendría!!!
Como alumnita aplicada hice mi dieta sin transgresiones hasta que la última semana llegó... la dieta líquida!!!
Entonces me preguntaba cómo podría sobrevivir un día con líquidos... y estuve 25 días!!!!!!
Mi olfato se había agudizado de tal manera que podía incluso sentir el olor de una ensalada de lechuga!!... era un sabueso antidietético que echaba espuma por la boca. Y en medio de eso, los últimos días, mi madre pidiendo pizza y organizando parrilladas ante mi mirada de perro hambriento.
Pero valió este sacrificio y llegué a la cirugía con 20 kgs. menos.

Así llegué a la fecha señalada. Y entonces el primer problema sobrevino. Por esa locura imperante en quienes nos gobiernan y ese ánimo de proteger una industria nacional que NO EXISTE, el material descartable de varias cirugías (entre ellas, la mía) había quedado retenido en la aduana. Si no se liberaba el container, no me operaban!!
Imaginen que les digan eso tras 7 días de dieta líquida... podía llegar a comerme a todos ellos crudos!!!!!! Si tenía que volver a pasar por ese proceso de sopas y yogur líquido (que detesto) entraba a la Casa Rosada y  me convertía en asesina serial!!!!!!!
Viajé de todas maneras y finalmente consiguieron que un médico prestara los elementos para realizar algunas cirugías, cancelando otras. Yo fui una de las afortunadas.
Mi puto ciático no me abandonó y en el día de la cirugía estaba ahí presente para tirar abajo mi ánimo y recordarme siempre para qué me sometía a esta operación.
El trabajo de los cirujanos fue todo un éxito y volví a mi habitación preparada para recuperarme. 
Era una especie de robot con botas neumáticas en las piernas (que todo el tiempo las inflaban y desinflaban), tensiómetro en el brazo derecho, el dedalito para medir el pulso en uno de los dedos, la vía en el brazo izquierdo y un drenaje colgado de mi panza, que me acompañaría en los próximos 7 días. Y todo esto en una cama estrecha donde me colgaban los brazos!!! y no entraban mis pies porque el colchón era corto, así que había que completar mi metro ochenta con dos almohadas.
Ustedes pensarán ¿en qué sanatorio berreta se vino a meter esta mujer? Pues no. Estuve en clínica TOP de Recoleta, pero que curiosamente no estaba preparada para  gente de mi tamaño... unos divinos!!!
El momento cumbre fue cuando un enfermero fue a buscarme en una diminuta silla de ruedas para llevarme al quirófano. "Mi culo no entra ahí!!", exclamé. Mas él porfiaba que sí. Discutimos por un rato hasta que apunté mi culo al estrecho habitáculo (literalmente hablando) y pudo comprobar que la ley física de la impenetrabilidad de los cuerpos no era joda!!
Terminé en una camilla aún más estrecha que mi cama, con los brazos cruzados sobre mi pecho cual fiambre que va para la morgue, y así llegué a destino... el cuchillo!!
Mis dos días de estadía en esa clínica del Dr. Cureta fueron una tortura, creo que la peor parte del proceso. No había dolor de estómago sino de ciático, falta de sueño, incomodidad y cansancio. Fue el momento de preguntarme "¿Qué carajos hago acá?" y "¿Por qué me metí en esto?", pero afortunadamente pasaron y pronto pude ir a casa de mi amiga Sandra, que me alojaría los próximos 7 días.
Comencé bebiendo agua de una jeringa... 10 ml. cada media hora!! hasta que llegó el té y luego el caldo, que pareció una delicia en medio de tantas cosas que no me gustaban.
No podía terminar una taza de té!!! Yo, que comía como bribona y no tenía fondo, ahora hacía fuerza para tragar un poco de líquido sucio!!!!!!!!!
Ahí comenzó mi tortura... las vitaminas. Hasta ahora las había tomado en comprimidos, pero por prescripción médica debía hacerlo en pastillas efervescentes... una delicia!! Creo que hubiera preferido comer bosta de caballo en lugar de ese jugo de naranja artificial y metálico.
Muy pronto sobrevino la debilidad. En mi vida me había sentido tan floja!! Yo, que era un roble robusto, me había convertido en una ramita de sauce!! Me mareaba de nada y tenía que apoyarme contra algo para no irme de trompa al piso!!
Ahí descubrí que mi sentido de humor posiblemente había quedado en el quirófano ese día y que no siempre es bueno interpretar literalmente lo que nos dicen.
Desde el primer día me hicieron caminar, cosa que se dificultaba bastante en la clínica, cuando tenía que ir custodiada por el aparatito del suero, con esas rueditas que -como las de carro de supermercado- iban hacia la derecha cuando querías ir a la izquierda.
Antes de irme una de las cirujanas bromeó diciendo que caminara una manzana por la mañana y otra por la tarde. Y yo lo seguí al pie de la letra, caminando unas 16 cuadras por día!!! Cuando ya no pude salir porque la debilidad me tumbaba, mi médica casi me asesina por no haber hecho reposo como debía!!!!
Cargué el espantoso drenaje siete largos días, vaciándolo y cambiando vendaje todos los días.
Comprobé una vez más que nunca hubiera podido dedicarme a profesiones relacionadas con la medicina. Sentía náuseas de sólo ver ese líquido naranja rojizo que caía en la botellita!!!
Y también pasó... y llegó el batido de minerales y la sopa y más vitaminas, por 15 días más.
Los últimos días líquidos fueron fatales. Me hubiera puesto a llorar tirada patas arriba en el piso!!!! Creo que nunca más podré probar las sopas y caldos light, ni los jugos en polvo, ni el té... y el día que deje el yogur bebible ni siquiera pasaré frente a las góndolas de yogures en el supermercado!!
Y me sacaron los puntos... y comenzó la papilla.
Yo, que odiaba el queso crema light, ahora lo comía alegremente y lo que es peor: ¡me parecía una delicia!
Comí con avidez mi primera cucharada de papilla (una al almuerzo y una a la cena). Pensé que sería escasa y quedaría con hambre, pero llegando a la mitad ya me sentía satisfecha!!
Quince días más pasaron y finalmente comencé a comer. ¡Cuánta emoción volver a masticar!... supongo que ya ni recordaba cómo se hacía!!!!! Pollo, zapallitos, espinaca y claras de huevo se transformaron en mi comida básica.
Ayer quise innovar y probar las legumbres peladas que recomiendan... pero ¿cómo pelarían ustedes lentejas y arvejas? Pensé que después de hervidas se saldrían fácilmente, pero no sucedió. Las hice puré, mas no se separaban con facilidad. Así que comencé a sacarlas de a una... en un momento me dio tal nerviosismo y pensé ¿qué miércoles estoy haciendo?... ¿cómo caí tan bajo para llegar a este grado de patetismo????
Patética o no, he ido sorteando cada prueba de fuego que pusieron en mi camino. Y lo importante: sigo en ruta!!
Sé que ésta es una carrera de largo aliento, pero no pienso desistir por el momento. Esta cuarentona cabrona va a ofrecer pelea!!!!

lunes, 2 de julio de 2012

EL CUMPLEAÑOS DE SILVIA, un símbolo del reencuentro


Conocí a Silvia cuando tenía 5 años y me pasaron a primer grado para que dejara de fastidiar a mis maestras de jardincito con el latiguillo "me aburro" (sí, nunca fui de las que dibujan y hacen artesanías... ni siquiera de chiquita!!)
Tengo poco registro de esa época, pero mi primer recuerdo está vinculado a Silvia y mi maravillosa maestra de primer grado: la "señorita" Reneé.
Estábamos escribiendo en nuestras mesitas y mi pequeña amiga sostenía que mi L mayúscula era una S, por el firulete que le hacía al dibujarla. Y a mí me daba una rabia!! Hasta que vino Reneé y con la santa paciencia explicó que mi forma de hacer la letra L también era correcta.

A pesar de la discusión de las letras, siempre me pareció una de las nenas más dulces que conocí y de las mejores compañeras de juegos y aventuras.
Fuimos juntas a la escuela hasta que en 5to. grado me quedé en el turno mañana y ella por la tarde.
Más tarde nos llegó la adolescencia y nos separamos por ir a cursos diferentes.
Nunca nos peleamos ni distanciamos, pero por esas cosas de la vida Silvia se casó muy joven, yo seguí estudiando, me mudé a otra ciudad y perdimos el contacto.
Mucho se dice en contra de las relaciones cibernéticas, de facebook y el mail, del chat y el twitter. Pero sería la tecnología la que nos volvería a juntar.
Hacía poco que había creado mi facebook y tenía muy pocos amigos, tomando siempre el recaudo de sólo aceptar invitaciones de amigos o conocidos... cuando llegó una solicitud de amistad de una tal Silvia.
No reconocía el apellido (jamás me detuve a pensar en su apellido de casada!!) y la foto de perfil  estaba tomada de lejos, por lo que tampoco reconocía a la pareja que aparecía en un paisaje de montañas.
Dejé en standby la solicitud hasta que ella me envió la aclaración vía mensaje privado.
¡Era Silvia!... qué gran sorpresa me llevé!! Hacía más de 20 años que no sabía de ella.
Así comenzamos a compartir fotos, opiniones, chistes, historias de vida, hasta que un día otra de aquellas compañeras de primaria propuso "vamos a vernos".
Confieso que me dio un poco de temor ese reencuentro. Porque ¿quiénes éramos después de 20 años?... dos completas extrañas!! 
¿De qué podríamos hablar? ¿qué podríamos tener en común?
Además, me daba un poco de vergüenza mi aspecto físico después de tantos años...
Pero fue más fuerte el deseo de reunirnos y fijamos fecha para el 2 de julio de 2010, el cumpleaños de Silvia. Serían también de la partida, las melli y Marina, a quien tampoco había visto por muchos años, excepto por un almuerzo de reencuentro de compañeros de secundaria.

¡Qué nervios tenía para la ocasión!... pero apenas nos vimos fue mágico. Y nos fundimos en un abrazo que acercó tantos años de alejamiento involuntario. Como si el tiempo nunca hubiera pasado y volviéramos a ser aquellas dos petisitas rubias que después de discutir por la colita de la L, salían juntas a jugar en el recreo como si nada hubiera pasado.
Y los temas no faltaron... no alcanzó la noche para que nos pusiéramos al día!! Y las cinco juramos repetir el encuentro. Y lo cumplimos!! Una y otra vez, mes a mes desde hace dos años!!

No pudimos compartir el viaje de egresados, pero pudimos concretar el sueño de hacer un viaje juntas. Y cuatro de nosotras olvidaron por unos días el estado civil, las obligaciones, los hijos, los compromisos y como adolescentes partimos hacia Cariló, para vivir algunos de los días más felices y divertidos de nuestras vidas.
Hoy, Silvia, es tu cumpleaños, y con esa fecha no puedo evitar rememorar aquel reencuentro, aquel día en que el tiempo se detuvo y luego volvimos al futuro, reconstruyendo una amistad que sólo estaba en estado de "Pausa".
No me creo ambiciosa si pienso que esta vez es para siempre. Porque el afecto sincero no tiene fecha de vencimiento.
Hoy quiero desearte MUY FELIZ CUMPLEAÑOS y agradecerte por aquella iniciativa de conectarte conmigo, que nos permitió retomar esta amistad maravillosa que me llena de alegría y me conecta con los sentimientos y afectos de la infancia.
Brindo (con Coca Zero, pero lo hago!) por nuestra amistad y porque ese tremendo grupo que llamamos "DE TERAPIA OCHENTOSA" que construimos junto a Mariela, Fabi, Angélica, Marina y Alejandra, se sostenga por muuuuchos años más!!!
Porque en estos dos años de "sesiones" nos pasaron cosas lindas, horribles, fabulosas, otras no tanto... pero las supimos pilotear juntas y todas crecimos más allá de la edad.
¡Te quiero mucho, rubia camorrera!... ¡Hasta la próxima sesión!

jueves, 14 de junio de 2012

LA MALDICIÓN DEL SIGLO XXI: los telemarketers y afines


El ciático volvió a atacar a traición y me obligó a estar parada durante dos días. Hasta que le ofrecí pelea al muy cretino y volví a trabajar a pesar del dolor.
Anoche tuve una noche pésima. De ésas en que dormir cuesta tanto que llegás a desear que al fin suene el despertador y termine esa agonía!
No encontraba posición; boca arriba sentía que me hundía en la cama, boca abajo imposible por mi delantera, de costado derecho pegaba tirones el desgraciáu y de costado izquierdo me dolían las cervicales. Al fin me levanté y fui al baño, en pata. Mala idea porque estaba orinando plácidamente cuando sentí algo más frío que el mosaico debajo de mis pies: líquido!!... buscando qué cañería perdía me doy cuenta que no era agua sino pis!!!!... Y bingo!! Con dolor de cintura y secador en mano, limpiando el piso a las 4 de la mañana!!!

De mal humor, con sueño y dolor fui a la oficina. Aguanté estoicamente las 6 horas de la mañana con una sola idea fija: descansar a la siesta!! y volver a trabajar por la tarde.
En principio mis planes marcharon bien: almorcé temprano, lavé platos y limpié la cocina y para las 2 de la tarde enfilaba para el dormitorio cuando veo un papelito en el buzón.
No pude resistir la curiosidad de saber qué era y abrí el compartimiento... la factura del teléfono!!!!
Podría haberla dejado cerrada y continuar con mis planes "gaturros", pero no... tenía que abrirla, justo para estallar al ver el importe: $314,85!!!!!
¿¿¿Cuánto me estaban cobrando el puto internet??? Revisé el detalle y con asombro vi que mi consumo telefónico no pasaba de los $27... el resto era internet!!!
Como para contribuir a mi ataque de hipertensión, alegremente acompañaban un folleto en el que se leía "Regalale a papá Arnet 6 Megas Wifi + Arnet Móvil... $110"!!!!!!
Mi velocidad es sólo de 3 megas y pago 280 pesos?????
Sentí que la mostaza me subía desde el último de los dedos del pie hasta la cabeza, echando humo por la nariz tipo toro embravecido!!!!
Marqué el 0800-555-LLAMAQUETECAGAMOS de Arnet y curiosamente al segundo ring me atendió un ser humano. "Éste es mi día", pensé y conté al Fulano que me atendió mi problemita. Muy amablemente me dijo "aguarde que verificaré unos datos".
Y ahí empezó esa música inmunda de quenas o algún instrumento pedorro de viento, medio tanguera, medio Lito Vitale, intercalada por momentos por una voz de mujer locutora de FM que decía alguna pelotudez del tipo: "Todos nuestros representantes están ocupados. Gracias por aguardar. Lo atenderemos a la brevedad".
Y ahí comenzó mi calvario...
13;40 hs.- Tras 10 minutos de espera, se cortó!!!!!!!
13:41 hs.- Vuelvo a marcar. Esta vez la perra comunicación no enganchó de inmediato y tuve que bancarme una rato las quenas hasta que una chica respondió. Vuelvo a explicar el tema. Me dice que va a ver qué promociones hay. Acto seguido, después de haberme pedido uno y mil datos, me indica otro número al que tengo que llamar por no sé qué poronga. Cuelgo.
13:50 hs.- Llamo nuevamente. Después de un rato de musiquita me atiende otra mina (ahora comienzo a anotar nombres). Dice que no es el sector adecuado y señala que el camino correcto es opción 2 y luego opción 1.
14:00 hs.- Marco nuevamente el 0800-etc., luego opción 2 y después la 1 y... siguen las opciones!!!!!! Encima vieron que nunca se encuentra la opción buscada porque tienen un modo de denominar cada trámite que sólo ellos pueden adivinar qué gestiones se hacen en cada número. Elijo intuitivamente y doy con una mujer con voz de la empleada pública de Gasalla.
14:08 hs.- Todo marcha sobre ruedas y la mina dice que me va a cambiar mi viejo internet 3 megas por el 6 megas... hasta que le digo que quiero la promoción. Por promociones hay que llamar a otro interno!!!!!! (comienzo a calentarme)
La Sra. Gasalla me pasa con otro interno. Escucho las quenas hasta lo inevitable: se corta!
14:15 hs.- Vuelvo a llamar. Me atiende un hombre. Nuevamente explico todo. Me dice que no estoy comunicada con el interno indicado, que tengo que llamar al 112!! y elegir la opción 3.
14:20 hs.- Llamo al 112. La musiquita ya me está molestando... MUCHO!! Me atiende una mina. Vuelve a decirme que no es el número correcto y que me tiene que pasar con un interno. Le grito como poseída!!! Le pregunto por qué opción elegir por si acaso se corta. Me responde que no me puede dar ningún número porque sólo ellos me pueden pasar internamente. Comienza la musiquita otra vez... y el "gracias por esperar".
14:32 hs.- Desquiciada por la espera comienzo a insultar a la grabación: "síiiiii, no tengo nada que hacer, por eso estoy escuchando esta música de mierdaaaaaaaaa"... "esto es un abusoooo"... "la reputa madre que los parió!!"... "¡qué indefensión!"... "¡qué impotenciaaaaaaa!" Al fin me atiende una mujer. Cuando abro la boca para comenzar otra vez con mi disco rayado... se corta!!!!!!!!!!!!
14:40 hs.- Nueva llamada, llego hasta un ser humano y ahí me dice que no tengo que llamar al 112 sino al 0800-LACONDETUHERMANA de Arnet!!!!!!!!!!!
14:55 hs.- Llamo otra vez. Tras diez minutos de música pedorra, con 210-150 de presión y echando humo por las orejas, alguien atiende... y se termina la batería de mi teléfono inalámbrico!!!!!!!!!!!
Tengo ganas de salir en un arranque de locura, armada hasta los dientes y comenzar a disparar u..n ametralladora contra todas las amebas de Arnet y Telecom; y triturar sus pequeños boxes con mis propias manos!!!
Tras un rosario de insultos que abarcaron desde el turco que privatizó hasta el último ordenanza que barre una oficina de Arnet, miré el reloj: las 3 de la tarde. No sólo había logrado NADA con relación a mi servicio, sino que tampoco había podido descansar!!
LOS ODIO. Juro que odio a todo ser que atienda el teléfono en un box: llámese telemarketer, ameba de mesa de ayuda, servicio técnico o lo que sea.
En Finlandia seguramente las cosas son diferentes y ni siquiera hay espera... porque no hay reclamos!!
¿Ustedes no están hartos de hablar con aparatos?... ¿no les  darían martillazos a las teclas del teléfono cuando tienen que elegir opciones?... ¿no los repudre no tener un ser humano real en quien descargar nuestra frustración?... es así, la maldición del siglo XXI: la incomunicación en la era de la comunicación!

lunes, 28 de mayo de 2012

EL INFIERNO EN LA TIERRA: las dietas!!!


Quien encima de ser mujer ligó en el reparto un metabolismo de porquería como el mío, es digno de compasión porque vivirá un verdadero infierno en la tierra luchando contra un imposible.
Así fue mi vida hasta ahora: un compendio de dietas inconclusas, un recorrido vertiginoso en la montaña rusa del sube y baja de la balanza, elemento de tortura peor que los cepos de la sagrada inquisición!!
Las probé de todo tipo: hipocalóricas, cetogénicas, ALCO, acupuntura, las semillitas en las orejas, magnetoterapia, ejercicios respiratorios, las infames pastillas, homeopáticas, macrobiótica, de las pastas, del astronauta, de la manzana y de la puta madre que las parió a todas!!!!
Sólo quien hizo alguna vez dieta (y tiene mucho por bajar) puede llegar a comprender cómo se siente.
Porque es fácil ser valiente con la adicción ajena. 
Cualquier gordo puede decir "¿cómo este tipo no puede dejar el alcohol?" o "¿cómo esta mina no deja el pucho?", al igual que un fumador no puede concebir que un obeso no pueda reemplazar los hidratos de carbono por el gluten, por ejemplo.
¿Acaso él puede reemplazar los cigarrillos de nicotina por cigarros de chocolate?
No es fácil, señores y créanme, no es una cuestión de voluntad porque soy una mina voluntariosa. De hecho toda mi vida ha sido un amplio triunfo de mi voluntad sobre las adversidades. Y aún en mi obesidad lo ha sido, porque vaya si se necesita voluntad para levantarme cada mañana de la cama, cuando además del sueño pesa el equipaje de kilos que llevo a cuestas, donde duele hasta el último músculo que tengo en mi cuerpo, donde todo cruje y pesa... mucho!!
Y hoy estoy a dieta porque tengo un propósito, pero no puedo asegurar que podré llevarla a cabo hasta el final. Hago todo lo posible, pero no puedo afirmar nada porque el tiempo y mi propia estadística me demostraron siempre otra cosa. Y no es pesimismo, sino evitar falsas expectativas.
En ese camino me pasan cosas locas dignas de contar, porque si hay algo que rescato de mi es la capacidad que siempre tuve de buscar el lado ácido y humorístico de las peores situaciones.
Tal vez no me salga en el momento y me lleve un poquito de tiempo, pero a la larga tengo esa mirada hacia aquello que me toca vivir.
Hacer dieta me ha enfrentado a muchos de los momentos más patéticos de mi vida.
Me considero una persona generosa, que no tiene problema alguno con la palabra "dar"... mientras no se trate de mi ración de dieta!!!!
No se atrevan a pedirme que los convide ni siquiera con un caldo light porque conocerán a la bestia!!!!!! Es mío, sólo mío y que nadie se atreva siquiera a mirar con codicia mi porción, o correrá riesgo de muerte!
Ni siquiera mis perros, que son mis hijos de cuatro patas... hasta que se atreven a pedirme algo de lo que estoy comiendo. Entonces no me conmueve el hambre que puedan tener ni sus ojitos que imploran "un pedacito". Soy una bruja malvada egoísta que no les dará ni un solo trocito del queso light que estoy comiendo y menos aún parte de la tostada de cartón que es lo único que reemplaza a las deseadas harinas!!
Pero si creen que eso es ser patética, imaginen otra opción peor: comer la comida de los perros!! No, no llegué al balanceado aún, pero sí les he cocinado arroz, por ejemplo, y mientras éstos se hacían los exquisitos por no tratarse de pollo o carne de vaca, yo -odiándolos profundamente- me podía sorprender rascando el colapastas en busca de algún granito que hubiera quedado pegado.
Y aún se puede caer más y más bajo... ¿nunca tiraron algo en la basura para no comerlo y luego fueron a buscarlo?... ¿Noooo? Entonces soy oficialmente un monstruo!!! El monstruo en que me convierto cuando hago dietas.
¿Qué mujer puede sonreír mientras come zanahorias, cuenta las hojas de escarola que ingiere y saborea un ácido yogurt light?... no mientan, publicistas!!!!! Las dietas alteran a las personas y cuando se trata de adictos como yo a los hidratos, enloquece estar en abstinencia!! ¿A quién quieren engañar?
Cuando dejo de ser yo y me transformo en una máquina que funciona a bajas calorías, soy el monstruo que come con los dedos y se los chupa para ver si quedó algún resto; el monstruo que toma el jugo del tomate bebiendo de la ensaladera; la que sueña con lo prohibido más que con el príncipe azul; y cuenta los días en que pueda darse algún gustito.
Yo propongo algo: la inducción a estado de coma del paciente obeso hasta tanto pierda el exceso de peso. El gordito bajará, estará contento durmiendo en su nube de pedos, no se alterará y tal vez cuando despierte un año más tarde, ni siquiera recuerde por qué comía tanto o qué gusto tenían los bizcochitos de grasa y las facturas con dulce de leche.
Total el tiempo en que se hace dieta es un tiempo perdido... o para perder. Un tiempo olvidable, de tensión y angustia constante, de presión por ver bajar los numeritos de la balanza. ¿Qué más da estar dormidos y despertar haciendo el sueño realidad??!!
Pero por el momento no hallé ningún inescrupuloso profesional que esté dispuesto a convertirme en la bella durmiente, así que tendré que utilizar las vías convencionales.
En fin, no queda alternativa más que matar a la bestia que vive en mí y de una vez por todas liberar a la mujer que está presa en esta fortaleza de pesada estructura.
Es hora de que el mundo vea a quien realmente soy!!!

domingo, 6 de mayo de 2012

VIAJE A LO INESPERADO: colectivos eran los de antes!!


Como muchos saben, el viernes pasado viajé a Buenos Aires en ómnibus y, a pesar de haber elegido el mejor servicio (Ejecutivo en coche cama), debo confesar mi decepción.
No es que sea delicada, porque he viajado en cada troncomóvil!!!
Recuerdo el Oldani que hacía Santa Fe - Gálvez por la ruta 11. ¡Qué martirio sin fin!... mugriento, con asientos descuajeringados y olor a nafta mezclado con la tierra de las cortinas y el "chivo" de los  pasajeros. En invierno había que viajar tanto o más abrigada que si el viaje fuera en moto sin casco. En verano era agobiante!! Y paraba en todos y cada uno de los kilómetros de la ruta... le llevaba más de 2 horas hacer los 80 km. del recorrido!!
Una vez me tocó viajar en nochebuena (eran tiempos no kristinescos y por ende no había asuetos ni siquiera ese día) a las 6 y media de la tarde. Se me ocurrió la brillante idea de ir en el primer asiento, para evitar tener rozamientos impúdicos con todo el pasaje que iba de pie en el pasillo. Pero no contaba con que el espacio que había delante de los primeros asientos sería utilizado como bodega. Así me depositaron bolsos con botellas, pan dulces, pollos y turrones, hasta que perdí la sensibilidad de mis piernas de las rodillas hacia abajo.
Así que no crean que soy pretenciosa; en esas condiciones viajé durante todos los años de mi carrera universitaria y algunos más hasta tomar confianza y comenzar a ir y venir en auto.
Pero volviendo a mi ómnibus... ya nada es como antes...
Ahora los coches son de dos pisos. Generalmente voy en el piso superior, pero esta vez -primero, para evitar la escalera y además porque arriba era semicama (sí, ahora la onda es "mix"... no pierden ni un centavo!!)- viajé en la planta baja.
Por alguna razón los asientos estaban sobre un alto escalón. Casi necesito una escalera para poder trepar!!! y eso que tengo piernas largas... un petiso tendría que saltar para alcanzar su butaca! Pero las piernas largas no son precisamente un beneficio al momento de viajar porque sea en ómnibus, tren o avión (bah, ya no recuerdo lo que era viajar en tren), los asientos están demasiado juntos como para poder estirar las piernas (ante todo que entren más pasajeros sin importar en qué condiciones vayan!!) Y el coche cama no es la excepción. Esa "bandeja" que tienen donde depositar las piernas son demasiado largas para petisos (que quedan con las patitas colgando) y demasiado cortas para nosotros los altos, que nos vemos obligados a enrollar nuestras piernitas por tener un tope al fondo. 
Así que con las piernas encogidas y el culo encastrado en la butaca, el viaje se hizo interminable. No pasaba el tiempo allí sentada!!!
¿Qué se puede hacer cuando se viaja? Ver por la ventanilla!!!... siempre era ameno cuando era chica mirar por la ventana los distintos paisajes, la gente, jugar con lo que se iba presentando... pero oh sorpresa!! Un delicado blackout a lunarcitos negros cubría el 80% de las ventanillas, por lo que comencé a sentir claustrofobia. Estaba en una pecera sucia!!!!!!!!
Al menos el aire acondicionado parecía estar bien regulado, porque vieron cómo es: en invierno hay que viajar semidesnuda para bancar la calefacción y en verano con abrigos por el frío helado que sale de las bocas que están sobre las cabezas. Recuerdo un viaje a Mar del Plata en el que hacía tanto frío que terminamos cubriéndonos con las fundas de los asientos!!!!
Sí, porque en los colectivos modernos tampoco hay comunicación con los choferes. Ellos van en su habitáculo de adelante mientras el pasaje puede tener cualquier problema y no se los puede comunicar.
En otros tiempos de gloria de la línea que tomé había una azafata, que te ofrecía caramelos, desayuno, almuerzo y gaseosas varias, cafecitos por la tarde y hasta whisky después de las comidas!!!
Esta vez nos dieron dos sandwichitos de pan (sí, porque olvidaron entregar las lupas para encontrar el fiambre) y dos pepas a la idea; y dos alfajorcitos pedorros a la vuelta. ¿Líquido?... el del baño solamente. Agua fría o agua caliente (sí, no café... agua caliente!! a los saquitos hay que llevarlos desde casa)
Pensar que llegué a viajar cenando comida caliente en un ómnibus... qué épocas, parezco un fósil comentándolo!!
Antes en los viajes largos había paradas. Ahora ponen menos tiempo en llegar, gracias a los baños... qué buen invento!! pero qué estrechos son!!!!!!!! Podrían hacerlos más grandes, pero para eso tendrían que eliminar dos asientos y perder dinerooooooooo!!!
Nunca creí a aquéllos que dicen haber tenido sexo en el baño de un avión (que son como los de los colectivos). Imposible introducir nada en ese espacio tan reducido!! Eso sí, que parece un telo ambulante, parece. Al menos los toilettes de los colectivos tienen espejos en dos de los lados, lo que arquitectónicamente no hace que se vean más amplios, sino que dan una sensación más tétrica. Verte en culo tratando de apuntar a ese inodoro minúsculo en un espacio diminuto y en movimiento, además de patético,  no es precisamente una experiencia religiosa.
Lo bueno en mi caso es que por más movimiento que registrara el coche, nunca me podía llegar a caer porque hubiera quedado trabada de ancas entre las paredes. Afortunadamente la puerta traba de tal manera que el impulso para salir de esa tortura lleva a que puedas sortear esa trampa mortal.
Para la vuelta hice control mental y pude soportar las seis horas sin orinar. Claro que permanecer quieta en el asiento fue todo un desafío. ¿Por qué razón ninguna de las posiciones de la butaca hace que te sientas cómoda? Pero al menos pude acomodar los pies. Uno colgando del escalón en el pasillo y para el del lado de la ventanilla hallé un curioso huequito detrás de la bacha de la canilla frente al primer asiento. Allí mi empanada gallega que tengo por pie calzaba perfectamente, así que por largos períodos pude tener la pierna estirada en ese sector... hasta que no la pude sacar!!!!!
Ya podía imaginar al cuerpo de bomberos voluntarios cortando los hierros del ómnibus para rescatar mi empanada!! ya que necesitaba un giro de 90 grados para sacar mi zapato de ese hueco, pero no fue necesario. Primero me saqué la sandalia y recuperé mi pie... se complicó un poco más el rescate de la chola (podía verme bajando calzada de un solo lado) pero finalmente y con esfuerzo lo logré!!!!!!
Y si hay algo que diferencia a los coches actuales de los anteriores, eso es el reproductor de cd. Claro que la elección de qué película proyectar no siempre es afortunada. Generalmente se trata de películas de ciencia ficción o de acción donde hay que atajar las balas si vas en el primer asiento!!
Esta vez nos tocó un chofer romántico que puso dos de amor. Claro que eran más truchas que los sandwichitos del desayuno!! y por momentos la imagen iba y volvía como cosa e mandinga. En un momento me entredormí porque ya había visto la romántica y al despertar vi en la pantalla unos monstruos amorfos pixelados. Me pregunté si acaso habían cambiado la película... no, de tan pirateada perdía la imagen o se congelaba y los actores aparecían como debajo del agua... del río Salado!!
En fin, con nivel mucho más bajo que de costumbre, con o sin decepción, el vehículo siniestro en ambos casos me llevó a destino. Lo cierto es que pasará un cierto tiempo antes que quiera repetir esta aventura... 

domingo, 15 de abril de 2012

MI EXCLUSIVO CAJERO AUTOMÁTICO: estaciones de servicio!!


No sé si en las ciudades de ustedes ocurrirá lo mismo, pero al menos en Santa Fe cargar nafta se volvió toda una odisea, lo que me ha llevado a esperar mi mejor día (generalmente a la salida de terapia, que tengo renovadas esperanzas en la humanidad) para enfrentar lo que me espera: paseo por todas las YPF de la ciudad, largas colas cuando hay Super, poner unos pesos más si sólo hay Premium; o bien terminar el periplo en alguna Shell o Esso que te cuesta mucho más.
Evidentemente estaba tan descerebrada cuando llegué a concretar la carga de combustible que me ocurrió lo que nunca: firmar un cupón de la tarjeta de crédito sin mirar.

Diez días después, ordenando mis papeles, encuentro un ticket de la estación de servicio por la suma de $2100. Por si acaso no leyeron bien: PESOS DOS MIL CIEN!!!!!!!
No podía creer mi estupidez como para firmar un cupón al que habían puesto un cero de más!!! porque sólo con un tanque de guerra podría haber hecho semejante carga de combustible!!!!!!!!!
Enojada, más conmigo misma que con el empleado que me cobró, esperé al día siguiente (eran las 11 de la noche y hubiera sido una locura ir en ese estado de alteración y a esa hora) y fui antes de entrar a la oficina.
Los empleados no podían creer el absurdo error y menos aún (supongo) la imbecilidad de una mina que firma en una estación de servicio una cuenta de 2100 pesos. Menos mal que me estoy tiñendo de un tono más claro porque me hubieran tildado de rubia tarada!!
Lo cierto es que después de hablar con el contador, terminó devolviéndome en efectivo la diferencia de $1890 que había a mi favor, con las disculpas del caso y no sin antes recomendarme (para no decirme "señora, no sea tan pelotuda la próxima vez") que lea antes de firmar.
Cómo podía convencer a este señor de que SIEMPRE miro antes de firmar y era la primera vez que no lo hacía??? 
En fin, olvidé el incidente y traté de evitar esa estación de servicio al menos por un tiempito, hasta que el incidente quedara en el pasado.
Pero Santa Fe es un pueblo grande y en el siguiente periplo de "búsqueda del tesoro" terminé cayendo nuevamente allí.
Un empleado se me acercó y bromeó con el incidente (no, no se habían olvidado), recomendándome que mirara bien el ticket.
Acto seguido se puso serio y me pidió que no pensara mal de ellos, que no lo habían hecho a propósito, se les había escapado un cero pero que no se quedaron con la plata y prueba de ello es que la diferencia aparecía en la caja de ese día (que me había mostrado el contador)
Yo le respondí que jamás había pensado en eso, que estaba todo bien... pero mientras tanto les faltaba ofrecerme un refrigerio mientras esperaba. Uno me cargaba nafta, el otro limpiaba mi parabrisa y un tercero cepillaba mis luces delanteras.
Cuando entregué la tarjeta de crédito relojeé el expendedor de nafta: $215.
Al instante regresó el empleado con mi cupón para firmar y me obligué a mirarlo detenidamente: estaba hecho por $250!!!!!
No pude evitar reírme con ganas, al tiempo que le hacía notar el error.
El pobre muchacho, que realmente se había esforzado por no meter la pata, no sabía qué explicación darme!!
"Juro que no lo hice a propósito", repetía mientras yo me reía por lo delirante de la situación. 
Así que peló la billetera y me dio $35 en efectivo, por la diferencia.
Guardé el dinero en mi cartera mientras seguía pensando en lo ridículo de la situación. Mientras todo el mundo deja plata en una estación de servicio, se me estaba haciendo costumbre irme con más efectivo del que llevaba antes de cargar nafta.
Soy tan top que tengo un cajero automático exclusivo: la Shell!!!!
Todavía no volví a cargar combustible... en la próxima visita, les cuento cuánta plata me llevé!!!!

miércoles, 11 de abril de 2012

Nada el pájaro y vuela el pez


Hoy no sé si debería escribir porque mi grado de alteración por ahí se apodera de mí y de mi teclado. Pero también sé que para mí escribir es una liberación, un cable a tierra, una forma barata y honesta de hacer catarsis en lugar de llegar a otros medios de expresión que me harían terminar privada de la libertad o como Michael Douglas en "Día de furia".
Hoy Nik (de quien me confieso fan total) publicó en su muro de facebook: "Éste es el único país en el que se remueven a los denunciantes y se salvan a los denunciados".
Sólo María Elena Walsh supo describirlo con más poesía, claro que sin hacer mención a la Argentina, al escribir: "en el Reino del Revés nada el pájaro y vuela el pez".
Este país definitivamente es el Reino del Revés, la cúspide de la mediocridad, el colmo de los colmos.

Sólo en Argentina quien trabaja tiene menos recursos que el que no.
Sólo en Argentina vivimos encerrados entre rejas, alarmas y temores, mientras los delincuentes están sueltos.
Sólo en Argentina se premia al alumno repetidor, en tanto las inteligencias destacadas no reciben becas.
Sólo en Argentina es más fácil demostrar indigencia y conseguir la vivienda de un plan, en vez de trabajar y con un sueldo digno poder acceder a un crédito hipotecario con el cual lograr un techo.
Sólo en Argentina ser puntero político es más redituable que trabajar dignamente.
Solo en Argentina agachar la cabeza y decir a todo que sí, obsecuente, vale más que tener ideas propias.
Sólo en Argentina se pagan más caros los impuestos y servicios en término, que acogiéndose a una moratoria.
Sólo en Argentina se busca unificar para abajo y no superarse.
Sólo en Argentina se abollan las ideas y se premia la mediocridad.

No contaré qué me pasó hoy, sólo que en el Reino del Revés me comí un garrón por estar comprometida con mi trabajo y querer brindar más de lo pedido; mientras aquéllos que hacen lo justo y necesario nunca se equivocan porque no se arriesgan más allá de lo estrictamente necesario... o incluso menos de lo justo y necesario (total sólo en Argentina donde es habitual redondear para abajo, todo pasa desapercibido)
Mi psicóloga sigue repitiendo: "Ubíquese, usted vive en Argentina, no en Finlandia!!"
Tal vez sea tiempo de hacerle caso, relajarme, hacer lo justo diciendo a todo que sí y convertirme en una más de la manada, bailando ciega en el corso de la mediocridad.