domingo, 30 de enero de 2011

QUÉ DURO ES EL REGRESO!!!... fin de vacaciones


Pasó enero, pasaron mis vacaciones, pasó la fiesta, tengo un año más (buaaaaaaaaggghhh) y llegó la triste hora de regresar a casa, al calor infernal de Santa Fe y a la oficina (basta!... ya me autodeprimí!!)
Y no iba a ser fácil... este día ya anunciaba ser una merde!!
Decidí salir tempranito (6:30 hs) para no comerme el sol (sí, no me digan nada, ya vi que está nublado!) ni el tráfico post vacaciones. Así que con paciencia hice todas mis valijitas (no sé por qué siempre tengo que tener una carga descomunal!!) y guardé todo en el auto por la noche, cosa de despertar hoy y salir!
Dormí como un oso hibernando.
Estaba yo soñando vaya a saber con qué, hasta que (en el sueño) fui al baño, cerré la puerta (cosa curiosa, ya que los baños que uso en mis sueños nunca tienen puerta) y me senté en el inodoro (también curiosamente sano) a hacer pis.
Ya casi terminaba cuando me puse a pensar en elementos del sueño y me dije "esto no puede estar pasando"... ahí me di cuenta de todo y horrorizada desperté.
Era tarde. Ya me había hecho pis encima!!!!!!!
La cumbre de la pateticidad, estar tan gagá como para mearse encima!!... me levanté de un salto, por suerte aún no había mojado el colchón, pero tuve que cambiarme completa... ups! pequeño detalle... chica organizada ya había cargado la valija en el auto! Por ende, no tenía ni siquiera un calzón para ponerme!! En bolas y cubierta con la única sábana que no había mojado, me volví a acostar... los 15 minutos que quedaban hasta que sonó el ingrato despertador!!
Me puse una solera y recién después de revolver en mi valija (sobre la cual había unas 10 bolsas) pude sacar la más roñosa de mis bombachas (como si lo hubiera hecho a propósito) y calzármela en el galpón. Mientras lo hacía me preguntaba a qué punto llegaba el sistema de seguridad recientemente instalado, ya que si tenía cámaras, flor de espectáculo estaba dando!!!!!
Después de sudar unos 5 litros, pude sacar a Carola, que estaba estacionada con calzador entre el auto de mi hermano (que no sé manejar porque es de la NASA) y la pared. Dejé un plastiquito en el intento, pero al menos no rayé nada.
En el viaje me relajé... después de todo llegar a casa es placentero... Gabi vendría a regar y limpiar así que todo estaría en orden, mi heladera enchufada con agüita helada esperando...
Apenas vi el frente de mi casa ya me encabroné. Una muestra de todos y cada uno de los desechos más olorosos y apestosos estaba diseminada en mi canasto de la basura. Todo suelto cayendo en la vereda.
Bajé con toda la furia!! y eso que no sabía lo que me esperaba adentro!!!
Con el disyuntor aún bajo (lo que significa que mi heladera no iba a estar enchufada), mi casa era un hoyo caliente y mugriento.
Elementos de limpieza desparramados por el comedor y el living, una escoba por allí, un plumero por acá, mugre a rolete, una manguera en medio del comedor junto a un bidón de insecticida vacío y un basurero lleno de tierra.
Sobre la mesada un recipiente de telgopor con un resto de helado pegado, grillos muertos de todos los tamaños y colores; y como guindita en la torta, las plantas de mi fuente boqueando sin una sola gota de agua!!!!!!!!!!!!!
A punto de estallar volví al auto e hice los 18 viajes restantes hasta bajar el resto del equipaje.
Conectar la heladera fue una verdadera obra de contorsionismo.
Los arquitectos hacen diseños divinos, pero carecen de practicidad. El enchufe de mi heladera quedó en el último tramo del cubículo en que la ubicaron. No sólo no entra mi brazo al costado, sino que tampoco podía (dada la corta extensión del cable) enchufarla una vez que la saqué del cubículo. Y ahí quedé, enchufe en mano, encerrada en ese cuadradito inmundo, sudando sin cesar mientras pensaba en los beneficios de la teletransportación.
Bien, tres horas después de mi llegada ya lavé ropa, organicé la heladera, desarmé las valijas y ordené mi ropa. Y aquí estoy, haciendo catarsis con mi escritura mientras disfruto de los dos splits como buena consumista antiecologista en que me convierto sin remordimientos en verano.
Ahora puedo anunciar con felicidad que HE ARRIBADO!!!!

viernes, 21 de enero de 2011

Feliz cumpleaños a mí... buaaaaahhhhhhhhh!!!!!


21 de enero:

Pelo: canas teñidas ok.

Piernas, axilas, bozo y cejas: depiladas ok.

Pies: pasados por lo de la pedicura ok.

Preparativos del cumpleaños: en marcha, con corridas varias, mucha $$$ gastada y rogando que no llueva.


¡¡Cuánto añoro los tiempos en que mi mamá me vestía y peinaba; y no tenía que preocuparme por nada más que recibir a mis amiguitos!!

martes, 18 de enero de 2011

Ay, qué poquito queda!!!!


El 2010 pasó volando y aunque me cueste creerlo, estoy a sólo tres días de cumplir los 41.
¿Cómo cazzo llegué a esto?... yo, que siempre fui la más chica de la familia, hoy soy una triste cuarentona!!!!!
Sonará patético pero en muchas cosas me sigo sintiendo chiquita, como si las cosas me superaran y aún tuviera la secreta esperanza de que alguien se haga cargo de mí y tome las decisiones que no me gustan; o bien enfrente las circunstancias que como adulta me tocan vivir.
Claro que eso dura lo que un pedo en una canasta, ya que basta ver esas bolsas abultadas debajo de los ojos marchitos de cuarentona para darme cuenta que el tiempo sí transcurrió y ya no soy lo que solía ser.
¿Qué me quedó pendiente en estos años?
Tantas cosas que no me alcanzaría la vida para escribirlas!!! Pero indudablemente hay sueños que tenía y ya no tengo, otros que cumplí y otros que sigo manteniendo y esperando algún día hacer realidad.
Entre los primeros está el sueño de casarme de blanco y por iglesia... varias utopías en las que ya no creo.
¿Me imaginan a mí vestida de merengue?... una especie de bahiana ebria, tratando de hacer equilibrio en inmaculados zapatitos blancos de raso, con florcitas en el pelo, mientras los invisibles que las sujetan resbalarían de tanto transpirar a causa de mis putas hormonas. No, no way!!
Y por iglesia!!! De sólo pensar en el cursillo me dan náuseas... con esas clases teóricas sobre la importancia del matrimonio, la procreación responsable, cómo sólo hay que tener sexo para procrear y en lo posible hacerlo de rodillas sobre granos de maíz!!... no vaya a ser que se nos ocurra gozar en el trámite y nos convirtamos en pecadores...
Y la ceremonia... larga, como todas las ceremonias religiosas... para terminar en el fatal asentimiento de aceptar al esposo en la enfermedad, en las malas y hasta que la muerte nos separe. Creo que ahí, aún con los zapatitos de raso, saldría huyendo por el pasillo principal hasta alcanzar la libertad.
No, el matrimonio no es para mí. Sólo pensar en un mismo hombre para toda la vida, con sus chinches, su mugre y su presencia por toda MI casa, me causa ataques de pánico!!
Otro de los sueños que tenía y prescribió era el de ser maestra jardinera.
A ver, aclaremos algo. Me gustan los chicos... propios!! eso de tener una manada de borregos caprichosos concentrados en un mismo lugar no es para mí. Pude pensar que lo era pero ya no. Definitivamente!! Y ni hablar de todas esas manualidades absurdas que las pobres maestras se ven obligadas a hacer. Si no sé cómo agarrar una tijera, ¿cómo diablos podría recortar, pegar y hacer algo con una forma decente que los niños comprendieran?
Pasando a la segunda categoría, tengo muchos sueños que realicé: varios amores, un ramillete de amigos, una carrera que terminé, viajes que concreté, una casa propia, un auto hecho a mi medida, un trabajo que me gusta...
Y por último los más penosos. Son los sueños que siempre tuve y no pude hacer realidad...
El más importante, el de ser mamá. Creo que es la causa número 1 de que me deprima tanto cumplir los 41. Porque sé que estoy a un paso de la fecha de vencimiento de mi capacidad maternal y eso me amarga la vida!!
Pero bueno, es un sueño que no he concretado AÚN. Tal vez en este año que decidí adoptar la filosofía "todo me chupa un egg" y quiera atacar a traición al 2011, lo sorprenda y pueda robarle una alegría y no quedarme con la ilusión.

viernes, 14 de enero de 2011

Hoy me ganó la nostalgia

Desconozco si será a causa de las vacaciones (y una mente más desocupada), el calor, el principio de año o la proximidad de mi cumpleaños, pero hoy me puse muy melancólica...
No sé si a ustedes les pasa lo mismo, pero hay cosas que me llenan de tristeza. Lo peor es que siempre reí de la melancolía, pensando que era "cosa de viejos" y ahora yo estoy en ese lugar!!
De repente por ejemplo veo en Gálvez lugares que ya no son lo que solían ser y eso me da muchísima pena.
La quinta de Tojo hoy es un loteo espectacular, pero ya no se siente el perfume de azahar al pasar por la calle... esa avenida República de tierra y zanjones a los costados. Tan peligrosos y tan vistosos a la vez, donde corría el arroyo que los galvenses nunca tuvimos... y la calle de tierra también tenía su gracia. Allí paseaba en bicicleta con mi sobrina Juli, que iba desparramando carcajadas mientras saltaba en su asientito. Para ella, toda un aventura; y para mí un desafío de conducir bien por camino con obstáculos.
Ni hablar de los terrenos de Frola... sigo soñando con la magia de esos viveros y ese camino que antes de ser calle, terminaba perdiéndose en una espesa arboleda, donde íbamos con mi tío Berto a cortar la rama que oficiaría de arbolito natural de navidad.
¿Y recuerdan los galvenses la canchita de River?... ¿la placita de Balcarce y 1ra. Junta?... hoy totalmente edificados con bellas construcciones, pero sin la gracia de lo inhóspito, lo salvaje...
Ayer también vi construir en la esquina de José Ingenieros y 1ra. Junta. ¿En qué momento desaparecieron los enormes paraísos que había en ese lote?... éramos chicas y juntábamos esas flores tan perfumadas para hacer collares... con qué poca cosa nos entreteníamos!!!
¿Qué fue de la preciosa fuente que había en la plaza de la Cooperativa Eléctrica?... la reemplazaron por un engendro modernista que ni siquiera suelta agua.
Todo es avance y progreso; y no estoy en contra, pero ¿no estaría bueno también cuidar un poquito los pulmones y el patrimonio histórico de la ciudad? ¿No sería buena idea también dejar algunos árboles junto a las nuevas construcciones?... ¿lotear pero guardar algún rinconcito para alguna plaza?... ¿no insistir en acorralarnos de tanto cemento?
Recién vi que un amigo publicó fotos de Mar del Plata y al ver el mar, la plaza Colón, sierra de la Ventana, recordé mucho a un gran amor con quien compartí esos paisajes... y definitivamente me ganó la nostalgia.
Entonces entendí todo. Tal vez no es el lugar en sí lo que se extraña, sino las vivencias y los sentimientos que teníamos cuando estábamos allí.
Así, quizás no extrañe la plancha del parquecito de El Tropezón, sino a la nena que se hamacaba en ella; tal vez no extrañe el ombú que quitaron del patio de mi escuela sino nuestros recreos corriendo por ese patio levantando polvo con los pies; o posiblemente no añore mi infancia sino que no quiera darme cuenta que en una semana mis nuevos dígitos serán 41...

domingo, 9 de enero de 2011

2011... ¿la historia cambiará?



Bueno, retomamos el blog tras los festejos de fin de año y afines.
Tanto esfuerzo para atravesar el mes 13 y finalmente en menos de lo que lleva un suspiro, pasan navidad, año nuevo y cuando acordamos, también (en mi caso) las vacaciones de enero.
Todos los preparativos, los regalos, el arbolito, parece que llevaran más tiempo del que insume consumirlo... y después queda la resaca alcohólica, el hígado en el bolsillo de tanto comer lechón y dulces no permitidos, más el fastidio de desarmar el arbolito y guardar las bolas para la próxima festividad... ¡cuánto trabajo al pedo!
Así llegamos a enero, cansados y por ahí hasta medio deprimidos.
Mis "eneros" han sido tradicionalmente meses de mierda, lo que en mi caso representa una verdadera catástrofe porque cumplo años en este mes! (qué puntería mi madre!!)
Nunca disfruto mis vacaciones porque siempre en enero pasa algo... algo malo, por supuesto!
Para muestra basta releer lo que fue enero de 2010!!!!
Pero este año parece diferente... será que por primera vez en mi vida estoy tomando las cosas de manera diferente. La filosofía "me chupa un egg" parece dar sus frutos y tal vez bajar un poco la intensidad con la que vivo mi vida, me reporte beneficios en salud y fundamentalmente paz.
Así arranqué 2011 sin saber si me iba a ir de vacaciones, me iba a quedar en Gálvez o en Santa Fe. Y es más, todavía no lo sé!!! Por ahora decidí no viajar y festejar mi cumpleaños a full.
Estoy harta de deprimirme y ponerme insoportable el día de mi cumpleaños. Quienes vienen a saludar merecen más que una cara de orto a cambio!!
Cumplo 41... (ay, ya 41!!) y me la banco!!! Nada puedo hacer ante lo inevitable. Y cumplir años lo es. Lo único que me falta es pelear contra el tiempo!! Soy cabrona, pero no a ese extremo...

Y por lo demás, trataré de resolver sobre la marcha. No anticipar tanto los planes, sino sorprender al 2011 para no darle tiempo a conocer de antemano lo que quiero hacer. Tal vez así me cague igual, pero al menos no serán cagadas tan sofisticadas porque no le daré margen a la planificación.
Mi único plan: sorprender a este año haciendo cosas lo más inesperadas posible. Sólo así siento que la historia cambiará.
Como dicen en programación neurolingüística: para lograr resultados nunca obtenidos hay que probar caminos nunca antes andados.
No se extrañen entonces si por ahí les llega mi participación matrimonial este año... bueh, tampoco es para tanto!! Si sucede eso, pidan de inmediato un cambio de DNI porque definitivamente no seré yo!!!!!