miércoles, 21 de diciembre de 2011

MEMORIAS DE UN DÍA DESCARTABLE: Shopping navideño de último momento


Por alguna estúpida razón cuanto más vieja me pongo más tardo en comprar los regalos navideños. Debo tener algún defecto en uno de mis cromosomas X porque como mujer detesto ir de shopping, mirar vidrieras y hacer compras. Especialmente zapatos!! (lo que me hace dudar de mi propia femineidad!!)
Lo cierto es que por más que me lo propongo año a año, siempre me quedan compras de último momento y termino saliendo a comprar incluso el mismo día de nochebuena!!! 
Eso no sería malo si no fuera porque el 80% de los argentinos somos iguales, lo que convierte a las calles en avisperos en víspera de las fiestas; algo que sumado a los 40 inmundos grados promedio de calor que están haciendo en Santa Fe en estos días, convierte al paseo de compras en algo más intolerable aún!!!!!!
Hice una prolija lista de los regalos faltantes y pensé de antemano en cuál podría ser el obsequio para cada uno, cuestión de ir directamente al lugar exacto y no estar deliberando en el momento qué comprar.
Entonces "la calor" me iluminó: ¿qué mejor que ir al shopping? Personalmente detesto los shoppings, la gente que hace shopping y particularmente la borregada que se apoderó de los shoppings. Pero como odio más el calor y recorrer un ambiente climatizado a temperatura agradable pintaba bastante mejor que caminar entre un mar de gente con el sol sobre la cabeza en la peatonal, opté por el shopping.
El plan era simple y hasta alentador. Saldría a la 1 de la oficina, almorzaría en el patio de comidas (venciendo así mi temor a ingerir algo contaminado por las ratas del puerto que -según dicen las malas lenguas- aún tienen descendientes vivos en el lugar); luego iría a tres negocios liquidando así todos los regalos pendientes; regresaría a la oficina y al terminar mi horario dormiría suculenta siesta acunada por el sonido del split.
Pero si ustedes leyeron alguno que otro post de este blog sabrán de sobra que no soy precisamente una persona a quien algo le salga redondito de una!
Recorrí el estacionamiento hasta conseguir un lugar relativamente cerca de la entrada... ¡bien!
Bajé en medio de ese calor abrazador de la 1 PM y respiré cuando entré a un ambiente más fresco.
Claro que yo recordaba un airecito más fresco que ése, pero seguramente sería una impresión por haber estado expuesta a tan altas temperaturas.
Recorrí los puestos de comida  porque no quería comer algo tan sustancioso. Pensé en pollo y ensalada, pero una vez más los roedores del puerto vinieron a mí y terminé eligiendo dos cosas cocinadas: pollo grillé y papas noisette.
Mientras esperaba comencé a transpirar un poco, pero siendo mi cabeza una catarata viviente (SOPA WOMAN) no me alarmé y aguardé pacientemente mi ración.
Busqué para sentarme el lugar en el que más aire tiraba, pero la tarea fue en vano, ya que no pude determinar para dónde soplaban los enormes aparatos de refrigeración.
Pensaba comer todo de un saque y seguir mi camino, pasando ese mal trago, pero no pudo ser.
No sé en qué momento dejamos de tener cosas duraderas y pasamos a vivir en medio de material descartable. Todo descartable: plato, tenedor, cuchillo, vaso, servilleta... toneladas de basura diaria en cosas que se podrían lavar y reutilizar!!!! La era descartable: de relaciones descartables, ideas descartables, personas descartables. Bastaba mirar a mi alrededor. Nadie conversaba. Familias enteras compartiendo una mesa, uno celular en mano, el otro con un videojuego, otro con una notebook aprovechando el wi fi...
Pero volviendo a mis utensilios descartables, qué porquerías de mierda!!! El tenedor no pinchaba y el cuchillo no cortaba. El pollo estaba medio doradito (digamos que se le había pasado la cocción) y las papas eran de las crocantes. Conclusión: no podía cortar el pollo ni pinchar las papas!!
Serruchaba y serruchaba el filet sin poder sacar un puto trozo! Encima sobre plato de telgopor!!! lo que no sólo hacía la tarea más difícil sino que también provocaba un chirrido agudo espantoso. ¡Traigan una motosierra, por favor!
Y las papas... necesitaba concentración para poder pinchar cada una!!! Recordaba a Fede en la mesa de sushi juntando los famosos palitos chinos para proceder a pinchar con furia el trozo de pescado y poder comer. "Tú puedes... tú puedes" y pin!... salía disparada una papita noisette debajo de la mesa contigua. "No me va a ganar una perra papa" y faaaaaaa!! saltaba otra bolita hasta darme en un ojo.
Retorcía los dedos para no agarrar todo con las manos de una buena vez y terminar esa agonía!!
Me alegré de haber desechado la idea de la ensaladita, porque no imagino cómo diablos hubiera podido pinchar con ese tenedor pedorro las hojitas de lechuga!!
De más está decir que tuve que invertir más tiempo del que pensé en el almuerzo, pero al fin terminé y contribuí a la acumulación de basura vaciando mi bandejita en el cesto.
Entonces emprendí el viaje hacia los negocios. Entré primero a la juguetería.
Todo Santa Fe estaba ahí!!! Qué odio!! Creo que tomé el primer juego que encontré y fui a la caja. 
Una sola cajera y una cola eterna!! Ahí empecé a sudar compulsivamente. Mares de agua cayendo de mi cabeza!!! La agobiada chica murmuró "el aire no anda". Estaba pálida del calor!!
La cola no terminaba nunca, todos se empujaban y chocaban con los paquetes, el posner no andaba y así por cada tarjeta había que hacer el trámite unas 4 o 5 veces. Creí que iba a estallar!!
Cuando al fin salí del negocio creí que iba a recibir una bocanada de aire fresco, pero entonces descubrí con horror que lo de "el aire no anda" no era por la juguetería... no andaba en todo el shopping!!!!!!!!!
Comencé a caminar más rápido para poder recibir más viento en la cara pero apenas me detenía volvía el calor inmundo. Empecé a sentirme mal y ver todo oscuro no ayudaba, así que decidí cambiar mis anteojos de sol por los comunes, "de leer". Pero qué mal estaba porque por más que lo intentaba no lograba calzar mis anteojos!!! 
Por ahí me miré en una vidriera: claro que no lograba colocármelos... aún tenía los de sol puestos!!!!!!!
Sólo llegué a un negocio más. Me faltaba comprar un solo regalo pero no podía continuar. 
Mientras pagaba, el mundo me empezó a dar vueltas mientras mi cabeza seguía lloviendo a cántaros. Y la empleada -parecía a propósito- no dejaba de decorar mis paquetes, mientras yo balbuceaba "dejalo así nomás... ya está lindo".
Finalmente la tortura terminó y caminé tambaleando hasta la entrada.
En ese momento hubiera deseado que Carola fuera el caballo del Zorro y fuera a buscarme con solo emitir un silbido. Pero no, caminé por ese inmenso desierto hasta la camioneta, agradecí a todos los santos poder depositar mi culo en el asiento y puse el aire acondicionado a todo trapo. Después de una hora al sol, la pobre Carola recién se refrigeró a las casi 10 cuadras.
No volví a la oficina sino a casa, donde después de tomar 48 litros de agua, me bañé con agua fría y me encerré con el split y el ventilador.
Definitivamente lo pensaré el año próximo antes de lanzarme a las compras de último momento. Creo que comenzaré en julio, para salir con suficiente fresco y libre de la muchedumbre. Mi espíritu navideño no funciona a altas temperaturas!!!! Jo jo joderrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!

4 comentarios:

  1. jajaa buenisimo tu relato cary!
    me hiciste reir mucho!
    pobre de ti, que lio se te armo!
    yo tambien soy de esas personas que hacen todo a ultimo momento... en eso estoy todavia tengo que ir a comprar los regalos navideños...
    Marina

    ResponderEliminar
  2. ¡La verdad es que los regalos deberían comprarse en días muy agradables...!!! ¡No quiero morirme sin pasar una Navidad Blanca, en algún lugar del hemisferio norte, para disfrutarla de verdad!!! Con este calor no hay ganas de hacer compras, de preparar comidas y organizar grandes reuniones...

    ResponderEliminar
  3. Angélica, cuando hagas el viaje hacia la navidad blanca no olvides invitarme porque es uno de los sueños de mi vida!!!!!!
    Marina, para el 2012 leamos este post con anticipación y hagamos las compras con tiempo!!!! jaja
    Besos a las dos!!

    ResponderEliminar
  4. Te tendré en cuenta Cary!!! JAJAJA Besos!!!

    ResponderEliminar