domingo, 20 de noviembre de 2011

CUATRO OCHENTOSAS EN CARILÓ: La llegada


Y así partimos, tempranito el sábado 12 apenas comenzaba el día a aclarar. Con la desconfianza de los maridos, que sentenciaron el clásico "cuidala bien" y hasta con bendiciones, como la de la mamá de Silvia quien al despedirse y creyendo que no la escuchaba murmuró "que Dios las bendiga"... y realmente Dios nos bendijo con un viaje espectacular y sin contratiempos como el que tuvimos!!!!
Sería imposible relatar todo lo que vivimos en esos intensos cuatro días de regreso a las locuras adolescentes, risas y momentos íntimos compartidos. Así que optamos por sentarnos cada noche a escribir notas relevantes de los hechos más divertidos de cada día, a modo de anecdotario para después poder revivir con ustedes y nunca olvidar los mejores momentos del viaje, los que criaron arrugas de tanto reírnos, los más desopilantes.
Así que este anecdotario comienza de esta manera:
* Cuando hay hambre!!!!: llegamos a Cariló temprano, pasadas las 2 de la tarde. La ruta había estado maravillosamente desierta, lo que nos hizo ahorrar muchísimo tiempo y así llegar temprano para poder aprovechar el almuerzo incluido.
El restaurante del complejo estaba a pocos metros de nuestro bungalow, por un caminito que no hacía otra cosa que llevarte directamente, orientándote además por los ruidos de platos y los aromas de la cocina. Pero Ale jamás se orientó.
Sabíamos de su despiste pero con el correr de los días descubriríamos que no podríamos volver a dejarla sola, o nunca más la encontraríamos!!!
Llegamos y comenzamos a servirnos el almuerzo buffet. Marina afirmó que sólo comería verduras. Pareja de un carnicero, declaró estar harta de la carne y se sirvió abundante rúcula y otras verduritas verdes hasta hacer una pila en el plato.
"Qué rico!!", exclamaba. Aunque tenía que comunicárselo a su cara que expresaba otra cosa. Hasta que al fin rompió el silencio y dijo "pero qué desabrido todo!!"
Indagando un poco más averiguamos por qué lo sentía así: nunca había condimentado su ensalada!!! Estaba comiendo las verduras sin sal, aceite ni vinagre, que recién descubrió que estaban en la mesa para el tercer plato de "pasto" que comía!!!
A Ale no le fue mucho mejor, ya que creyendo que se trataba de sal, roció con pimienta su ensalada tornándola incomible!! Pero igualmente la tragó: cuando hay hambre, cualquier comida vale!!
* Nos mata la tecnología: Al llegar al hotel nos entregaron una especie de bolsito con cuatro controles remotos, dos para los televisores, uno para el dvd y el restante para Direct TV, lo que me llevó a pensar por qué un televisor tenía dos controles y el otro uno, pero eso no me complicó la existencia entonces.
Después de almorzar nos pusimos a investigar cuál pertenecía a cada cosa. El del dvd fue fácil y quedó aparte, pero por más que apretaba el power de cada uno de los tres restantes frente al lcd de mi dormitorio ninguno encendía.
De tres no hacíamos una, hasta que Alejandra salió del baño y decidida dijo: "Dejen que yo entiendo el Direct TV". Aliviadas, le pasamos los controles. Así que dijo "Estos dos son de Direct TV", lo que era obvio porque  en la parte superior tenían una inscripción que lo decía. Los dejó sobre la cama y se fue.
Quedamos como cuando vinimos de Italia, mirándonos entre nosotras y aún sin saber cómo cornos funcionaban los aparatejos. Hasta que se me ocurrió prender el power del lcd desde el mismo aparato de televisor. Estaba apagado y por lo tanto, no preparado para el uso de controles remotos.
Sin palabras!... Ya vendrán viejos ustedes también!!!!!
* Con el termostato roto: Las chicas decidieron salir de caminata y yo, que había manejado casi 900 km, sólo quería acostarme un rato y relajarme.
Sabido es que sufro mucho el calor, pero en el bungalow  era francamente insoportable!!! Me preguntaba por qué, porque si bien afuera era un día de verano, estábamos debajo de frondosos árboles, con las ventanas abiertas y no tenía por qué haber esa temperatura. Pensé que debía estar afiebrada para sentirme así y encendí el ventilador de techo. Mas ni siquiera así se llegaba a enfriar el ambiente.
Me entredormí un momento y para cuando las chicas llegaron yo era "la mujer sopa", bañada en transpiración aún con el ventilador en su máximo nivel.
"No entiendo por qué hace tanto calor", les dije. Hasta que se me dio por apoyar una mano en uno de los calefactores y descubrí horrorizada que estaba encendido!!!!!!!!!!!!!!! Había uno en el dormitorio de las chicas, uno en el mío, otro en el baño y otro en el comedor... todos largaban calor!!!!!!!!!!
Después de varios intentos de bajarlo, llamé a recepción, donde me informaron que se trataba de calefacción central y la iban a bajar. ¿¿¿¿A quién se le ocurre tener encendida la calefacción en noviembre????
Esa noche casi no dormí a causa del calor. Recién al día siguiente se notó que habían bajado la caldera...
* Un GPS por aquí, por favor!!!: Por la tarde nos calzamos las mallas y fuimos a la pileta climatizada. Tampoco era difícil llegar, pero de más está decir que Ale nunca aprendió el camino. Por más que era siempre derecho, ella insistía en doblar y aparecer quién sabe dónde. A veces la "dejábamos ser"  para ver hasta donde llegaba y en otras ocasiones nos daba pena y la llevábamos de la mano para que no se nos pierda.
Por el camino admiramos los pavos reales, unas criaturas verdaderamente bellas que nos regaló la creación y no paramos de admirar sus plumas y su elegancia.
* Una difícil elección: Llevé tres mallas, lo que se puede considerar una exageración, pero ante cualquier eventualidad es sabido que no conseguiré comprar otra así nomás. Tenía que ser precavida...
Para ir a la pileta elegí la negra, mi preferida. Pero al sacarla de la valija descubrí que tenía toda la parte del trasero gastada y descosida, lo que me llevó a preguntarme si había estado así la última vez que la usé (qué vergüenza!!) o bien había sido descosida en el invierno por los "duendes del placard".
Elegí la segunda opción: la tostada y anaranjada. 
Llegamos a la pileta como diosas y estaba nadando cual Esther Williams cuando descubrí que tenía un redondo y gran agujero en medio de la panza!!!!!!!! En cuestión de minutos pasé de top model a Julio Iglesias sin escalas, ya que hasta que salí no dejé de tener la mano en la zapán ocultando el humillante agujero.
Afortunadamente quedaba mi malla turquesa, que si bien exhibe por demás mis lolas, estaba al menos entera!!!
* La fashonitud ante todo: Al llegar al spa nos encontramos con una novedad, que las mujeres éramos obligadas a colocarnos una apretada gorra de natación para usar la pileta.
Silvia y Marina la aceptaron.
Pensando en mi enorme cabezota y que seguramente ese implemento no me entraría, me negué afirmando que no metería mi cabeza debajo del agua.
Ale, pensando sólo en el aplastamiento que eso podía provocar en su pelo planchado, exclamó: "Ni dormida me ponen ese gorro!!" Y así fue...
* Y llegaron los muchachos: En la pileta había muchas personas... todas parejas!! Como únicas solteras del grupo, Ale y yo esperábamos recrear la vista con algo más que agüita climatizada y velas perfumadas. Y entonces llegaron los solteros del spa!!! Cinco amigos divertidos y dispuestos a pasarla bien, solos, evidentemente solteros o viudos... promedio de edad: 70!!!!
Se metieron un rato en el agua para después -a riesgo de ahogarse- salieran a jugar truco!!
Simplemente deprimentes nuestras expectativas...
* El culo que habla: Por más que intente taparse y no haga nada para llamar la atención, debemos convenir que Marina tiene una cualidad física que no pasa desapercibida ni siquiera para las mujeres: su culo!!
Fue entrar a la zona de la piscina y que todos voltearan para mirarla, lo que llevó a Silvia a afirmar que ese culo hablaba!! Por más que Marina no abriera la boca, él decía "mírameeeeeeee... mirameeeeeeeeee"
Y había un sujeto en particular que no dejaba de mirar a Ale y Marina en el jacuzzi. Silvia y yo estábamos en la pileta cuando lo notamos. Detrás de ellas, tirado en una reposera con las piernas abiertas, había puesto un toallón sobre sus partes para no mostrar ningún huevo que se escapara al azar, o bien que no vieran cierto elemento en franca ascensión.
Casi tenemos que meternos bajo el agua para dejar de reírnos ante la patética situación del fulano, que sólo estaba solo mientras la mujer se hacía un masaje, ya que en presencia de ésta lo tenía cagando!!!
* Competencias en la pileta: A la tardecita encendieron en la pileta un chorro de agua y nos turnábamos los presentes para disfrutar ese hidromasaje que hacía las veces de diez japoneses caminando por tu espalda.
Quedábamos tres en la pileta: Silvia, otra mujer y yo, mientras Marina y Alejandra disfrutaban del jacuzzi. En eso dije a Silvia: "voy para el chorro". Y fue instantáneo: mientras me trasladaba hacia allá, la otra mujer comenzó a nadar a toda velocidad, como chancho pá los choclos!! para llegar primera y ponerse debajo del agua.
Marina, que veía la escena atónita, exclamó: "Qué vergüenza, pero qué impresentable!!... detesto a la gente indeseable". Tal es así que la fulana se dio por aludida y no sólo se retiró del chorro sino que salió de la pileta.
El poder de sentirse aludido, le dicen...
* A jugar se ha dicho!!: Pasadas las 7 apareció un sujeto de rastas para invitarnos a la clase de aqua-relax que estaba a punto de comenzar. Como todavía nos quedaba un resto de energía, allá fuimos.
Yo miré de afuera, desde luego. Después de todo lo que había sufrido con la lumbalgia, más vale que me cuidara!!
Después de una agotadora clase de gimnasia en la que mucha gente pedía clemencia, arrepentida por haberse metido en ese baile, pero con el suficiente orgullo como para no retirarse antes que terminara, el chico de rastas anunció que harían un juego.
Dividió a los presentes en dos grupos, de 6 personas cada uno y los formó en trencito frente a uno de los participantes que los veía de frente.
La idea era que el del frente avanzara hasta tocar la cabeza del último de la fila. Y por supuesto que los de la fila tenían que evitar que lo hiciera, sin poder usar para impedirlo brazos ni piernas.
En el primer juego quedaron frente a los trencitos Silvia y Marina.
Silvia miró con desesperación su hilera y sólo se escuchó su vocecita que decía "Ah, qué vivos... a mí me tocaron todos los hombres!!"
No sé qué pensaba entonces, si acaso iba a ser manoseada por los señores en cuestión, pero creo que por un segundo preguntó "¿qué cornos estoy haciendo aquí?"
El juego fue todo un éxito, no tuvimos que lamentar moretones ni manoseos y de las tres, Marina fue quien logró el triunfo de llegar a la última cabeza.
* Silvia ecológica: Hermosos los pavos reales. Qué lindos animales, tan elegantes, mansitos, con esos colores tan brillantes... pero tan alzados!!!!!!!!!!!
No conozco mucho acerca de "pavología" pero puedo afirmar sin duda alguna que estaban en época de apareo porque andaban como locos!!
Cuando fui por primera vez a ese hotel en julio teníamos que perseguirlos para que abrieran su cola. Ahora se floreaban con la cola abierta y ¡cómo gritaban!
En principio parecían una "manada" de gatos en celo y después descubrimos que se trataba de los pavos, que gritaron la noche entera cortejando a la única pava que había en el complejo.
Por la mañana no faltaba persona que cruzara a estos animalitos y no le lanzara un "Anoche no me dejaste pegar un ojo!!". Silvia fue un poquito más cruel y sentenció al primero que encontró: "Si esta noche gritan otra vez, los hago en guiso!!!!!!!!"
Y gritaron esa noche, y la siguiente... y la última que pasamos en Cariló... ¡qué divinos los pavos reales!

Continuará...

2 comentarios:

  1. QUE PUEDO DECIR CARY SIMPLEMNENTE GENIAL REVIVI PARTE DE NUESTRO VIAJE , GENIAL , QUE BIEN LO CONTAS , ME PARECIO REVIVIRLO , ESPERO LA OTRA PARTE , TE QUIERO MUCHO
    MARINA

    ResponderEliminar
  2. LA VERDAD ES QUE ME HE REIDO TANTO DE SUS SITUACIONES PELIGROSAS, QUE LAS IMAGINÉ A CADA UNA DE USTEDES, LA DIETA, EL EJERCICIO, EL JUEGO, EL DESPISTE, LA MODA, EL LEVANTE...DE ÉL SOBRE TODO. PERO ASÍ ES LA VIDA Y TODO ES LA PIMIENTA... SOBRE TODO LA DE ANGÉLICA. ME ALEGRO MUCHO POR LAS 4 Y SE HABRÁN DADO CUENTA QUE EN SUS CASAS SE LAS HAN ARREGLADO IGUAL SIN LA PRESENCIA DE MAMÁ... AUNQUE TODAVÍA ESTEN LAVANDO ROPA, LIMPIANDO Y ORDENANDO. EL LA REUNIÓN QUIERO ENTERARME LA PARTE II DE ESTE RELATO LLAMADO... mujeres al borde de un ataque de nervios. LILI

    ResponderEliminar