sábado, 19 de noviembre de 2011

CUATRO OCHENTOSAS EN CARILÓ: La difícil previa



Un año atrás nos reencontramos con amigas de la infancia y adolescencia y entre todas fundamos el Club de las ochentosas, que pasó de la nada a sesionar una vez al mes. Comenzamos siendo 5 y actualmente somos 8.
Teniendo la risa como mejor terapia de grupo, hicimos de esas reuniones un culto y a principios del 2011 comenzamos a hablar acerca de lo lindo que sería irnos de viaje todas juntas, cuando aún éramos cinco miembros del club.
Una de nosotras se bajó por cuestiones familiares y quedamos cuatro con la idea fija. 
Seleccionamos de todos los feriados disponibles y semana santa fue la elegida, no para orar precisamente.
¿El lugar elegido? Villa General Belgrano, que ya conozco tanto como para hacer de guía, no es muy lejos y también se prestaría para llevar a mis perros y no tener que dejarlos en pensión por ahí.
Imposible enumerar la serie de complicaciones que nos asaltaron en ese momento y conspiraron para que ese viaje no se realizara. Desde problemas de salud hasta inconvenientes de alojamiento, lo más surtido hizo que finalmente dos del grupo cancelaran el viaje y sólo dos lo pudiéramos concretar.
Pero la idea de ir las cuatro juntas seguía latente. 
En julio, navegando por una página de un apart hotel de Cariló en el que estuve en una oportunidad encontré unas promociones buenísimas para temporada baja y otra fecha se me cruzó por la cabeza: el 15 y 16 de noviembre, feriados locales. Comuniqué mi idea a las chicas, que no se hicieron rogar para decir que sí y en julio señamos el viaje.
Todo muy bonito hasta aquí, pero si leyeron más de dos posts de este blog sabrán que mi vida es tan pero tan complicada y retorcida que si llueve sopa tengo en la mano un tenedor!!!
El fin de semana largo iría desde el sábado 12 hasta el miércoles 16 en que pegaríamos la vuelta. Claro que quedaba allí un día sandwich, así que decidí crear mi propio feriado puente y pedir licencia el lunes 14, también en julio, por las dudas.
La licencia fue concedida y nos relajamos a esperar que llegara el ansiado día.
Entonces las cosas comenzaron a retorcerse.
Marina empezó con problemas de salud, llegando inclusive a estar internada por problemas ginecológicos,  mientras Silvia luchaba con un problema de alergia que la tenía brotada y yo, fiel a mi estilo, enganché la peor lumbalgia de mi vida.
Faltaban 15 días para nuestro viaje y yo no podía ni siquiera subir mis propios calzones. Mi espalda era casi un colador de tantas aplicaciones de terapia neural, mi estómago estaba hecho una lija gracias a los antiinflamatorios y no sabía si me dolía más la cintura o el culo, por las inyecciones.
Desde mi confinamiento que me dejó tirada en casa 10 días sin trabajar, sólo pensaba que el viaje no se llevaría a cabo.
Entretanto, la "medicina alternativa" también hacía su aporte: dos personas curándome los nervios, un "pai" alternando oraciones por los granitos de Silvia y mi ciático; más la reflexología de Omar.
Cuando pensé que nada peor podría pasar me cuentan (ya que aún no trabajaba) que había llegado a la oficina una circular de la Corte comunicando que sólo 2 licencias se concederían ese lunes 14... y en mi oficina había 4 pedidos!!
Ahí me atacó el pánico. Con el 50% de la estadía paga y las valijas casi hechas, la Corte tenía el don de la oportunidad para comunicar en la última semana previa al viaje, que no acordaba todas las licencias.
¿La razón? ninguna en particular, porque operativamente los 4 pertenecíamos a sectores distintos que podían funcionar perfectamente sin nuestra presencia. Sólo para joder, como de costumbre. Mientras en la Nación se promovían los feriados puente para que la gente consuma turismo, aquí recortaban licencias a las que -desde luego- teníamos derecho!!
Hablé con las chicas y aunque aparentaron tomarlo con calma sé que también trajo preocupación.
Entonces empezamos a barajar cambios de fecha. Y ahí comenzó mi calvario telefónico.
Llamé a Cariló y me dieron las fechas disponibles para nuestra promoción: 19 de noviembre y 2 de diciembre. El 19 todas podían. No así el 2, que ya era fecha de fiestitas escolares de fin de año y despedidas.
Cuando voy a confirmar el 19 me informan que el bungalow disponible estaba en planta alta.
Yo estuve en planta alta y la escalera era demasiado alta y empinada. Con mi nervio ciático en estado "mirame y no me toqués" no podía arriesgarme a eso. Por más que insistí no logré nada.
Volví a llamar. Esta vez ya dejé de lado la promoción y consulté por dos suites individuales. Nos cobraban 4 mil pesos más!!!!!!!!! No way!!
Otra alternativa: el fin de semana largo del 28 de noviembre. Unos pesos más. No importa: si yo arruiné el viaje, yo lo pagaría. Pero dos de las chicas tampoco podían en esa fecha.
Mis nervios estaban de punta y puedo imaginar que los de las chicas también... eran avances y retrocesos hasta llegar a un callejón sin salida: las opciones eran el viaje tal y como estaba programado, o bien salir unos días antes para regresar el dichoso lunes 14.
La incertidumbre tenía muy mal a las chicas. Hasta el lunes 7 que yo tendría mi dichosa reunión donde se discutirían las licencias, nadie sabía si tenía que tener el bolso listo para el 9 o para el 12; o bien deshacerlo y olvidarse del viaje y de la plata invertida.
Marina, Ale y Silvia, las tres con familia, comenzaron la semana cocinando a full para los que se quedaban y preparando todo lo necesario para que el resto se las arreglara durante la ausencia de mamá.
Para Silvia este viaje sería fundamental porque era la primera vez que saldría sola desde el viaje de estudios de 7mo. grado, lo que añadía mucha presión a sus días. Tal es así que hasta llegó a hacer simulacros de armado de bolso para ver si todo entraba!!
En todos los casos la ansiedad giraba en torno a ese lunes en que se definiría mi licencia.
El esoterismo estaba de nuestro lado, ya que la tarotista personal de Ale, el "maestro" galvense y mi masajista (que es muy perceptivo) coincidían en que haríamos el viaje (interiormente yo pensaba: ¿con qué se dieron para pensar así?)
Mi lumbalgia no estaba mucho mejor y creí que no sobreviviría a ese primer lunes en la oficina.
La pregunta del millón era ¿cómo haría para sobrevivir a 900 km de ida y 900 de vuelta conduciendo siempre yo?
El día D llegó y la reunión fue bastante desagradable, para llegar a la conclusión que se saca de toda reunión en una oficina pública: NINGUNA SOLUCIÓN.
Ese mismo lunes descubrí algo aterrador en casa.
Había notado el domingo que habían reventado unas losetas de la vereda (como si hubiera raíces debajo); el lunes por la noche, en la misma dirección cayó un buen pedazo de revoque de la pared de mi dormitorio.
Al salir contemplé con horror una enorme grieta que iba desde el techo hasta la vereda.
Hiper susceptible debido al derrumbe del edificio de calle Mitre con el que nos habían martillado los canales de noticias durante todo el fin de semana, pensé que esa misma noche mi casa se caería a pedazos. Otra señal de que debía quedarme. Algo nos retenía... ¿sería que no teníamos que hacer ese viaje?
Para el martes habíamos logrado que acordaran tres de las cuatro licencias, pero aún una seguía sobrando. Y era el último día para no perder totalmente la seña.
A las 8 y media me escapé de la oficina para recibir al albañil que iría a echar un vistazo a la grieta. 
Se trataba de un caño de desagüe pluvial, que roto o suelto estaba moviéndose y hacía que la pared trabaje. Había que picar todo, cambiar la malla (o en su caso el caño) y volver a revocar... ¿¿¿Justo ahora???
Al día siguiente, si tenía gente disponible, iniciaría la obra.
Recién el martes al mediodía se supo la gran noticia de que una de mis compañeras voluntariamente se había "bajado" de la licencia del 14 y tres podríamos viajar.
Después de la 1 envié el sms con la buena noticia y allí comenzó la cuenta regresiva.
Por supuesto que miércoles y jueves llovió y los albañiles no pudieron comenzar... sin obstáculos no sería mi vida, ¿no?
El viernes previo no fue nada fácil para las cuatro.
En mi caso, salí de trabajar a la 1 y cargué las valijas (ya armadas desde el día anterior) para dormir un par de horitas hasta emprender el viaje a Gálvez.
Mas cuando llegué, oh sorpresa!! los albañiles habían ido a casa a trabajar.
Por supuesto que no pude pegar un ojo y menos aún acostarme con ellos trabajando en mi dormitorio, y a las 5 emprendía el viaje a Gálvez.
Fue llegar, bajar bolsos y entrar a bañarme para ir a la peluquería a teñirme el pelo!!
Pero en la ducha el agua hervía!! y no salía agua fría!!!!!!! Terminé de bañarme con el agua del lavabo y una esponja y marché a colorear mi pelo (que nunca asomen las canas porque es un pecado capital!!)
No fui la única que no durmió siesta. Para Ale también el viernes fue un día agotador, Desde temprano yendo al negocio y con los nervios previos a la aventura a flor de piel!! Tuvo que preparar los bolsos de su hija para ir a lo del papá por cuatro días, ordenar la casa y dejar comidas preparadas para su hijo mayor.
Silvia, por su parte, llevaba unos días con el bolso preparado, gracias a los "simulacros pre viaje". Esa última semana tampoco había sido fácil para ella ya que acostumbrada a estar siempre en casa, había tenido que trabajar más días restando así tiempo para dejar todo preparado para que marido y cuatro varones no notaran su ausencia. Limpiar, dejar ropa limpia, comida freezada... cuántas cosas que los hombres no hacen cuando se ausentan!!!!
Cuando salí de la peluquería tuve que ir de la pedicura porque una uña encarnada del dedo del pie colapsó y estaba a "punto reviente"!!! Por suerte ella me atendió a esa hora que si no era para arruinar el viaje!!
Luego pasé por cada casa a buscar el equipaje y me encontré con la sorpresa de que no entraba todo en el baúl!!!!!!!!! Es sabido que el espacio de "almacenaje" no es la característica más fuerte de Carola, pero ¿cómo haríamos?
Nerviosa como un perro rabioso llegué a casa de mi mamá como a las 9 y media de la noche. Había al fin logrado cargar nafta tras dos intentos y varios minutos de cola en una YPF. Grité a ella, a mis perros y a todo el que se cruzara en mi camino.
Finalmente y no sé cómo acomodé el equipaje de las cuatro y regresé para actualizar la página subochentosa y dejar algo previsto para la actualización del sábado.
La cabeza me chorreaba agua!! y tenía tal hambre y cansancio que no se podía creer!!!
Así que yo, que pensaba acostarme temprano, fui a la cama casi a medianoche. Quise tomar un "San clonazepam" que me descomprimiera la cabeza pero entre los 35 millones de medicamentos que llevaba (inyecciones incluidas) no había puesto los amansa locos, así que tuve que relajarme por mí misma.
Por su parte, después de ordenar y planchar lo que quedaba dando vueltas, Ale también pudo conciliar el sueño cerca de la 1. 
Para Silvia la tranquilidad era sólo aparente, ya que toda la procesión y tensión por este viaje iba muy por dentro.
A las 4:45 sonó el despertador del nuevo día y desde el momento en que las cuatro posamos nuestros traseros en Carola la suerte comenzó a cambiar. El espíritu "Thelma & Louise" flotaba en el aire y todos los contratiempos habían valido la pena porque comenzaríamos un viaje ideal y maravilloso, que pronto se convertiría en inolvidable para las cuatro.

Continuará...

6 comentarios:

  1. EXCELENTE CARY!!!! NO PODIAS CONTARLO MEJOR!!!!!
    ES VERDAD QUE PARA LAS CUATRO NO FUERON FACILES LOS DIAS PREVIOS AL VIAJE, ES CIERTO EL DICHO QUE LO QUE VALE LA PENA SE HACE ROGAR.
    TENGO QUE AGRADECER TODA TU GENEROSIDAD PARA LAS TRES, PORQUE VOS FUISTE EL CORAZON DE ESTE VIAJE, SIN VOS NOSOTRAS JAMAS LO HUBIESEMOS HECHO Y JAMAS LO OLVIDAREMOS, DESDE LAS LLAMADAS, EL MANEJO DE CAROLA, TU INVITACION Y TODA TU AMISTAD.
    A PARTIR DE SALIR DE GALVEZ, COMENZO UN VIAJE LLENO DE ALEGRIAS, RISAS, Y BUENA ONDA DONDE TODO SE DIO DESDE LOS DIAS LINDOS, TODAS ESTUVIMOS BIEN, CAROLA SE PORTO DE DIEZ Y NADIE NOS ASALTO JAJAJ PARECE POCO PERO ES MUCHO!!!!
    GRACIAS CARY A SEGUIR CON EL BLOG QUE SE VIENE LO MEJOR!!!!BESOS!!!

    ResponderEliminar
  2. Y IRMA RESPIRÓ....JAJA. LA VERDAD ES QUE TODO AL FIN TENÍA QUE SALIR BIEN. LILI

    ResponderEliminar
  3. CAry
    como siempre narrar pasa a ser vivir junto a vos algo..... esta vez, eran 4 y fue geniallllll. Iba aumentando mi ansiedad al leerlo jajajja, me imaginaba como era el simulacro de armar bolsos, mujeres cocinando, vos gritando Moooooooooooorrrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaaa aaaaaannnnnnnnnnnnndddyyyyyyyyyyy jajajjaja.

    Las fotos demuestran que este fue un enorme regalo para Uds. Pero, dejame agregar que, desde el videito de entrada a Carilo pense: no llevaron equipaje? ahi no entra nada! jajajajja

    Espera la continuacion y, me imagino esos encuentros mensuales mmmmmm. Hay que sacar turno para hablar??????

    Sandy

    ResponderEliminar
  4. ¿Y Andy y Mora? ¿Dónde quedaron?

    ResponderEliminar
  5. COMO SIEMPRE GENIAL FABULOSO , EL RELATO NUNCA MEJOR CONTADO , FALTA LA SEGUNDA PARTE POR FAVOR IMPERDIBLE , PARA ALQUILAR BALCONES VA HACER LA SEGUNDA PARTE ,JJAJJAAJAJAJ, SINOS HABREMOS REIDO, REALMENTE FUE EL MEJOR VIAJE DE MI VIDA NUNCA , LO PASE TAN LINDO , REIRME DISFRUTAR CADA MOMENTO INOLVIDBLE , ESPERO LA SEGUNDA PARTE , GRACIAS CARY

    MARINA

    ResponderEliminar
  6. ME LO DEVORE!!!!!!!!!!!!!! ESPECTACULAR!!!
    ME HABIA OLVIDADO QUE ME HABIA SALIDO ESA ASQUEROSA ERUPSION!!!! COMPARTO TODO LO QUE DICE ALE,SIN VOS NADA DE ESTO HUBIERA SIDO POSIBLE. HASTA EL ULTIMO DIA DE MI VIDA VOY A AGRADECERTE ESTE VIAJE. FUE PERFECTO!!!!! Y ME PASA ALGO QUE NO PENSE QUE ME IBA A PASAR...LAS EXTRAÑO!!!!! BESOS!!!

    ResponderEliminar