domingo, 15 de mayo de 2011

INGENUIDAD EN ESTADO PURO: Marche un sexólogo por aquí!!

El viernes tuve sesión de terapia ochentosa con mis compañeras cuarenteras (que suena mejor que cuarentonas) como yo y, entre tantos temas, hablamos acerca de lo ingenuas que éramos en nuestra infancia en lo que hace a la sexualidad.
Formamos parte de esa enorme masa de ignorantes sexuales que se criaron entre los 60's y 70's.
Los mayores responsables???... nuestros padres, por supuesto!! Claro que no se les podía exigir demasiado, teniendo en cuenta que venían de años de represión (sexual, me refiero) y absoluta desinformación.
Tampoco teníamos información a nuestro alcance, más que algún librito de la salud en que se pudieran ver dibujos del cuerpo humano, como para comprobar que efectivamente éramos distintos.
Nunca olvidaré un libro que había descubierto en casa de mi tía Ada. Mostraban un parto normal en unas diez fotos. Verdaderamente escalofriante... para mí fue como ver Pesadilla, el Proyecto Blair Witch y el Exorcista juntas! Pero eso fue mucho más adelante... volvamos a mi tierna infancia...
Quienes leyeron mi anecdotario familiar conocerán la historia de la primera vez que vi un testículo. Para aquéllos que no lo hicieron, aquí va: Mi madre me hacía dormir rigurosamente la siesta. Yo padecía ese castigo mientras mis primas adolescentes y sus amigas disfrutaban el solcito en mi pileta en el patio de casa!!!
Claro que las turritas eran muy silenciosas, para que la pesada niñita (o sea yo) no las escuchara ni empezara a lloriquear pidiendo meterse en la pileta con ellas.
Una de esas siestas de verano mi papá se fue a duchar y salió tan cansado y apurado por acostarse un rato, que se calzó mal el calzoncillo y le quedó un huevo afuera! Yo no podía creer lo que veían mis ojos!! Los hombres sí tenían huevos y yo estaba viendo uno en vivo!!
En lugar de quedarme callada conservando en secreto mi descubrimiento, empecé a correr por la casa gritando "se los vi... se los vi!!"
Mis primas quedaron mudas, escondidas contra una de las paredes de la pileta, creyendo que era a ellas que había visto. Mucho más tarde se enteraron que el hallazgo había sido otro!
No había televisión ni internet para curiosear y la información que se manejaba en los ambientes que frecuentábamos era muy confusa. 
Tenía unos 10 años cuando escuché por primera vez la palabra prohibida: coger. Y no tenía idea de qué significaba pero todos la pronunciaban entre susurros y poniéndose colorados.
Un día, queriéndome hacer la superada y la valiente dije "qué miércoles pasa con esta palabra" y la escribí en mayúsculas en el pizarrón. Todos se horrorizaron por mi atentado contra el pudor y la maestra (sin imaginar que la más mojigata de sus alumnas la había escrito) se apresuró a borrarla antes de tener que dar explicaciones.
Para entonces había abandonado mi primaria concepción acerca del nacimiento de los bebés: que salieran por el ombligo era bastante improbable, ¿no? Pero continuaba sin saber mucho acerca de los embarazos y la idea de una cigüeña cargando bebés en el pico tampoco me cerraba. En mi puta vida había visto una cigüeña en Gálvez y estaba lleno de críos!!
Allá por 1980 mi cuñada perdió un embarazo y yo era tan inocente que creía que era cuestión de perderlo o tenerlo. Es decir, si no lo perdía nacía ya, sin los 9 meses de embarazo!!! (Desconozco qué método podía hacer que un bebé naciera instantáneo como el café o tras un largo embarazo de nueve meses)
El colmo de la ignorancia llegó por sexto grado. Entonces una versión empezó a circular: coger era unir teta y pito. Así se hacían los bebés!!
Y si bien era muuuuy inocente, a mí no me cerraba la idea. Como que todo no podía surgir del simple roce!! Me faltaba algún orificio en la historia. Eso sí, era tan ingenua que ni se me ocurría pensar en los orificios que como mujer tenía!!! (o bien tenía conciencia de sólo dos que tenían otras utilidades)
Y por fin mis amigas las mellis me cantaron la justa. Tendría unos 11 años y la revelación fue una tarde de verano mientras estábamos en la pileta. Ellas estaban espantadas y yo quedé horrorizada!!! 
Encima mi prima Marcela andaba por el patio escuchando y no vaciló en reírse de nuestras confidencias... ¡fue humillante! 
Creo que no dormí durante días pensando en el tema. En lo único que pensaba era en llegar a adulta y adoptar hijos (porque entonces el sexo sólo se concebía con ese objetivo... CUÁNTA INGENUIDAD!!). De ninguna manera tendría sexo así!!!!!!
Crecimos, mis amigas comenzaron a desarrollarse y yo (siempre con el karma de ser la menor y por eso la más atrasada... ¡hoy lo celebro! ja ja) todavía esperaba paciente mi período sin saber demasiado del tema. Sólo me habían dicho que comenzaría a sangrar y tendría que usar toallitas. Lo que nadie me había advertido es que sería todos los meses!!!!!!!!! Pensaba que sería una vez, era señorita y ya!, ni en mis peores pesadillas imaginaba  que como mujer cargaría con este suplicio hasta la menopausia. En este caso no me sentí tan desinformada como estafada en mi buena fe!!!
Y así un día me desarrollé y, si bien me alegré porque ahora sí era como las demás,  con vergüenza viví esa  costumbre insana de las madres de contar hasta al barrendero que su hija ya era señorita (ajjjj, qué horror!! En mi vida me sentí tan expuesta!!)
No fui a un ginecólogo sino hasta que comencé la facultad y  la educación sexual brilló por su ausencia hasta una clase teórica con un médico... en quinto año del secundario!!! (un poco tarde para educar, pero eran las delicias de los 80's). 
Así, a los tumbos me hice mujer... medio intuitivamente, como quien dice.
Por eso no puedo comprender cómo hoy en día, con el bombardeo de imágenes que recibimos desde distintas fuentes y el cúmulo de información del que disponemos, aún se embaracen pendejas... es inaudito!!
Si tuviera una hija no sé cómo la educaría, pero creo que nunca le ocultaría información. Aunque nada es garantía... Yo fui una ingenua brutalidad desinformada y miren qué sanita salí!!!

6 comentarios:

  1. EXCELENTE CARY!!!!!!!!!! NO LO PODIAS CONTAR MEJOR Y ME SIENTO IDENTIFICADA AL 100 POR CIENTO. RECUERDO ESA TARDE QUE TE DIMOS LA INFORMACION DE COMO SE HACIA EL AMOR...DE MAS ESTA DECIR QUE FUE A LOS 12 MAS O MENOS...IGNORANTES Y NI NOS ANIMABAMOS A PREGUNTAR...A QUIEN? RECUERDO QUE LA PALABRA HOMOSEXUALIDAD LA ESCUCHE CUANDO HABRE TENIDO 12 AÑOS Y ME LLEVO TIEMPO ENTENDER LO QUE SIGNIFICABA. HOY VEMOS TODO EN LA TELE Y EN LA COMPU Y ESTA BIEN QUE SE INFORMEN PERO QUE SAQUEN LO BUENO..LAS PENDEJAS DE HOY SE SIGUEN EMBARAZANDO NO POR IGNORANCIA SINO POR COMODIDAD
    O POR ERROR SUPONGO....
    EL TEMA HACERSE SEÑORITA ES UN TEMA QUE CUANDO TENEMOS UNA HIJA MUJER LO TENEMOS LATENTE HASTA QUE LLEGA LA HORA. ME PASO CON LUCI QUE SE LO HABLE MUCHO TIEMPO PERO SIN ASUSTARLA...QUE NO ES UNA ENFERMEDAD, COSA QUE NUESTRAS MADRES O ABUELAS NOS HACIAN CREER.
    YO POR INGENUA Y SIN EXPERIENCIA ME CASE CON UN HOMBRE QUE NO LO ERA DEL TODO.... PERO BUENO ESPEREMOS QUE LAS MUJERES DE HOY NO SE TOPEN CON ESA SORPRESA JAJJAJAJJA BESOS

    ResponderEliminar
  2. ¡Por lo menos vos usabas toallitas!!! JAJAJA Nosotras, las mellis, usábamos pedazos enormes de algodón de más de cuarenta cm de largo y hasta toallas blancas de tela para que absorban más...
    Para mí fue un poco más tarde esa charla en la pileta. Creo que estábamos en el secundario...
    Nunca tuvimos información de nuestros padres y poco de los demás adultos. Creo que aprendimos con la experiencia y las únicas palabras que recibimos fueron, por lo menos en mi caso: -Ojo con lo que van a hacer!!! Y qué podríamos hacer si no sabíamos las consecuencias. Por las dudas, no hacíamos nada por temor a no sabíamos qué...
    Todo un delirio, pensando ahora como madre de una niña de 10 años... Imposible ocultar información!!!

    ResponderEliminar
  3. Sí, toallitas de toalla!!!! ¿Se entiende? con algodón adentro! y había que lavarlas después!!! puajjjjjjjjjjjjjj
    Nooo, no fue en la secundaria esa charla de la pileta. Estábamos en la primaria y yo tenía 11 años cuando terminé.
    Es cierto que no se puede ocultar información, pero al menos se puede seleccionar y brindarles la información adecuada entre taaaanta!!!!
    Ale, tu matrimonio fue en parte falta de experiencia (que creo que ahora te sobra!! jajaja) pero (como yo con el tema de la menstruación) fuiste estafada en tu buena fe!

    ResponderEliminar
  4. ¡Información clara en el momento oportuno!!!
    ¡Estamos de acuerdo!!! ¡Ahora estamos en lugar de nuestras madres y haremos lo mejor que podamos!!!

    ResponderEliminar
  5. BUENIIIISSSSIIMOOOOO!!! LA VERDAD QUE ME DA VERGÜENZA HABER SIDO TAN IGNORANTE!!! QUE LASTIMA QUE ME PERDI ESA CHARLA EN LA PILETA,DEBE HABER SIDO ESPECTACULAR!!!JAJAJAJA YO RECUERDO EN MI INFANCIA (8 O 9 AÑOS)QUE MI MAMA COMPRABA LA REVISTA"VIVIR"(ALGO PARECIDO A LO QUE FUE AÑOS DESPUES "SER PADRES HOY")Y MI MAMA ME LAS ESCONDIA PARA QUE NO LAS VEA!!OBVIO,UN DIA LAS ENCONTRE,Y VI FOTOS DE UN PARTO!!!
    TAMBIEN RECUERDO QUE EN SEXTO GRADO,DE LA ESCUELA NOS LLEVARON AL TROPEZON A PASAR LA TARDE,Y MI COMPAÑERA,MONICA,ERA TODA UNA ADELANTADA PARA LA EPOCA...TENIA MUCHO BUSTO.HABIA UN COMPAÑERO,QUE LE DECIA "MONICA...VAMOS A COG...? Y TODOS SE REIAN;DE MAS ESTA DECIR QUE YO NO TENIA NI IDEA DE QUE HABLABAN.
    CUANDO LLEGUE A MI CASA LE PREGUNTE A MI MAMA QUE QUERIA DECIR COGER?? SE QUEDO HELADA!!! Y EMPEZO A DECIRME"QUIEN TE DIJO ESO","QUIEN TE DIJO ESO"?????..PERO NUNCA ME LO EXPLICO!!!
    ME LO HUBIESE EXPLICADO,SE HABRIA AHORRADO UN DOLOR DE CABEZA MAS GRANDE AÑOS DESPUES!!!

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste reír mucho, Silvia!! jajaja
    Cierto que siempre había una compañerita más desarrollada que ligaba ese tipo de comentarios y nosotras, las ingenuas, quedábamos con cara de pocker esperando una línea que nos ayudara a descifrar de qué estaban hablando!!
    Y sí, nuestras pobres madres apenas podían con su alma como para también exigirles que nos dieran explicaciones a nosotras.
    Siempre recuerdo que mi mamá me contaba de una conocida (un poco mayor que ella) a quien el marido corrió durante la noche de bodas porque nadie le había dicho nada. Y el pobre gil en cuestión tuvo que terminar devolviéndola a lo de los padres para que su mamá le explicara a la aterrorizada mujer qué era el "débito conyugal" jaja patético!!!

    ResponderEliminar