domingo, 22 de mayo de 2011

ELECCIONES 2011: casi una experiencia religiosa!!


Si hay algo que me encabrona cada día más y pasados los 40 ya ni me preocupo en disimular, son los políticos.
(Al menos en Argentina) esa raza infame de personajes que se hacen los populistas y no piensan más que en sí mismos, me producen un revoltijo de tripas como pocas cosas llegan a provocar.
Debuté votando en las elecciones del 89 y ahí ya se anticipaba lo que iba a ser mi vida política: una "frígida electoral".
¿A qué me refiero con esto? A que nunca jamás votaría a alguien que ganara, así que siempre quedaría con la insatisfacción de no saber qué hubiera hecho el candidato que yo había elegido.
Recuerdo la emoción de votar a mis 19 años. Claro que las opciones no eran demasiado potables (¿acaso las fueron alguna vez?) pero al menos tenía claro que al turco no lo iba a votar.
¡¡¡Qué de veneno acumulé cuando tres de mis mejores amigas confesaron que lo votarían!!! Por entonces ya se comentaban las fechorías de este personaje en su Rioja natal, pero una de ellas me decía con tono compasivo: "A él no lo quieren porque conserva su look original (se refería a las patillas y esa cara de caudillo provinciano, supongo), pero es una gran persona". Y a mí se me reventaba la yugular!!!!!
Creo que si no me peleé con estas amigas (cuyos nombres elijo no revelar), es porque nos teníamos afecto genuino y era más fuerte que cualquier diferencia política, que si no...
Por supuesto que apenas asumido como Presidente, las patillas volaron a la mierda, se rodeó de gente bien chic, mandó sus ahorros al exterior y lo picó una que otra abejita... miren que somos ingenuos los argentinos!!
A un ex Presidente de la Corte debo la gentileza de haber puesto a todo el tribunal como Presidente de mesa en unas elecciones nacionales.
Me tocó en Gálvez, desde luego, aún tenía el domicilio en mi casa paterna. Y fue toda una experiencia... agotadora!
Afortunadamente, además de una fiscal que todo el tiempo dijo que me conocía de chiquita y que yo era una apestosa criatura consentida y caprichosa, me tocó gente muy macanuda, lo que contribuyó a vivir esta convivencia forzada del mejor modo posible y hacerlo a mi modo je je.
En mi mesa no iban a haber colas: la primera decisión que tomé. Y así lo mantuve durante todo el día, de modo tal que la Fiscal General de la Escuela casi interviene la mesa porque nunca veía gente agolpada.
Y sí, eso sólo pasa en mi país... cuando algo se hace bien, es sospechoso!!!!
Lo bueno de ser frígida electoral es que al menos no me llevaba malas sorpresas como en la última elección. Allí perdí mi virginidad política y salieron dos de los candidatos que elegí! Uno en la gobernación de mi provincia y el otro en la intendencia!!!
Claro que al menos con este último, no me alcanzaron los días hasta la siguiente elección, para arrepentirme... más de lo mismo!! ¿Será que la "chantitud" es inherente a los cargos por los que se postulan?
Así llegamos a 2011 y debo confesar que toda esa emoción que tenía en los 80's para ir a depositar mi voto, ya no existe. En su lugar hay fastidio y cansancio.
La política (como bien decía un amigo) es una calesita. Siempre son las mismas caras, sólo que están una vuelta en el caballito, después en el avioncito y más tarde en el autito... la cuestión es nunca bajarse de la calesita!!!
Ningún cargo político representa un fin en sí mismo, sino que sólo es un medio para subir a otro lugar, como los peldaños de una escalera. Así, nadie se preocupa por hacer nada en el lugar donde esté (excepto llenarse los bolsillos en la medida de lo posible y sacar el mayor rédito posible de las conexiones que pueda hacer en ejercicio de su cargo) porque sólo será temporal. Sus aspiraciones siempre van más arriba.
Ahora resulta que votamos PREcandidatos. O sea que recién estamos en el principio de los principios, haciendo algo que normalmente se hacía dentro de cada partido, pero ahora -como todos los partidos políticos son un nido de gatos- el pueblo tiene que decidir. Y a partir de ahí se crearán las alianzas que sean necesarias para levantar votos a rolete... muy sucio... están más sucios que una papa!!
Así que no sólo esta elección no servirá para elegir a quien ocupe los cargos que están en la lotería política de la provincia, sino que será un inútil gasto de recursos, de tiempo, de papel... de ideas (que faltan!!).
Eso ya me encabronaba bastante como para ir de mala gana a las urnas... y también debutamos con la (cha chan cha chan...) BOLETA ÚNICA!!
Para empezar, hombres y mujeres en un mismo lugar. En realidad nunca comprendí por qué nos tenían que poner nenes con nenes y nenas con nenas, como si tuvieran temor a una orgía electoral en medio del centro educativo!! por lo que lo consideré una buena idea.
Lo cierto es que tuve la suerte de votar en la misma escuela que siempre lo hice, porque a la mayoría de las personas la cambiaron de lugar... y la enviaron al culo del mundo!!
Ahora bien, se suponía que el sistema de boleta única sería más fácil, económico y ecológico para la elección de candidatos. Una sola boleta, marcar con una cruz y listo! 
Pues las boletas eran 5: gobernador, diputados, senadores, intendente y concejales. Cinco de cinco colores y no boletas chiquitas... las de legisladores eran tamaño poster de Radiolandia!!
Cuando llegué y vi esto no lo podía creer!... me dieron esos 5 papelones (en todo el sentido de la palabra) y empecé a divisar los famosos boxes.
Mi mente infantil pensó en algo organizadito y más o menos estable. Nada más lejano a la realidad. 
En un mismo aula, frente a las autoridades de mesa, habían dispuesto unas cinco mesitas con unos cartones doblados, como cuando jugábamos a la casita y nos metíamos adentro. Ésos eran los boxes o mini cuartos oscuros del nuevo sistema.
De más está decir que encima que soy grandota y el aula que me tocó no era de las más amplias, cuando intenté pasar de costadito entre dos de estos putos boxes, me enganché uno con una teta mientras al otro casi lo tumbo con el culo!!!
Mirando para otro lado tratando de disimular, me senté y empecé a ver ese collage de caritas, colores y casilleros.
Si a mí -que soy una mente bastante lúcida y joven aún- me costó encontrar a los candidatos (los menos peores, se entiende??), imaginen a una persona mayor!!!
Y no sólo eso... después había que doblar esta sábana (de dos plazas y media) en los lugares indicados!!!
Ahí me desesperé, porque el bricolage nunca fue lo mío.
Por supuesto que me quedaron todas las hojas torcidas, pero salí airosa y contuve el aire nuevamente para pasar entre los infames boxes de cartón.
Entonces llegué a la urna, que era tan roñosa como las que usábamos antes (de cartón rasca nomás), pero habían engordado. Anchas, con cinco divisiones y cinco colores. Lo peor es que  había colores similares!!!
Me pregunto: ¿habiendo colores muy distintos entre sí, había necesidad de poner un rojo rosadito y un naranja?
Lo cierto es que fui a las 2 de la tarde a votar y a esa hora ya no entraban los papeles en los diminutos compartimientos. Me pregunto cómo habrá votado la gente que pasó después... ¿habrá habido otra urna?... por más cuidado que se pusiera en doblar la parte de diputados y senadores, las papeletas eran gigantes y con unas 30 supongo que colapsaban las urnas!!!!
En fin, cacé mi DNI y me fui. No había demorado tanto tiempo como supuse, pero sin duda alguna había sido un martirio. Ya había cumplido con mis deberes cívicos... ahora sólo resta esperar quién será el que gane un pasaporte a la calesita, que más adelante tendremos que volver a sortear entre estos fulanos.
Por supuesto que la sortija nunca quedará para el pueblo...

4 comentarios:

  1. AYYYY CARY COMO HICISTE REIR!!!!!! MI EXPERIENCIA DE HOY EN LAS URNAS FUE BUENA Y VOTE SIN MAYORES PROBLEMAS A NO SER QUE TUVE UNA DEMORA EN LA MESA DE UNA HORA PARA PODER VOTAR POR LA INEFICIENCIA DE LA PRESIDENTA DE MESA QUE ESPERABA QUE VOTEN TODOS LOS CINCO Y DESPUES ENTRABAN LOS OTROS CINCO Y EXPLICABA COMO CHICOS DE PRIMER GRADO COMO HACER Y DOBLAR LOS PAPELES. YO ME PREGUNTO SI CADA UNO SE INSTRUYO COMO VOTAR O AL MENOS LA MAYORIA NO ERA NECESARIO ESA PERDIDA DE TIEMPO. LA UNICA COLA LARGA DE ESPERA..QUE VERGUENZA JAJAJA YA PASO. MI HIJO VOTABA POR PRIMERA VEZ Y SE LE HIZO IMPOSIBLE PORQUE EN EL PADRON ELECTORAL FIGURABA MAL EL APELLIDO ASI QUE YA SABIA QUE NO PODIA VOTAR Y CUANDO SE DISPUSO A IR A LA POLICIA A HACER EL CERTIFICADO, EL MUY PIOLA SE DIO CUENTA QUE SE OLVIDO EL DOCUMENTO EN SANTA FE .....NO HAY PALABRAS PARA ESO JAJAJJA Y BUENO SERA ALGO QUE NO OLVIDARA Y NO VOLVERA A COMETER, LO QUE SI PUEDO PERCIBIR EN LOS JOVENES ES EL DESINTERES EN VOTAR. A PREPARARSE QUE EN JULIO VOTAMOS DE NUEVO Y YA CON EXPERIENCIA EN ESTO JAJAJA

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial como siempre!!! ¡Me sentí un poquito mejor después de leerlo!!! ¡A mí me pasaron varias hoy y no fue el mejor debut con la boleta única!!!
    Salimos de misa con Cele, a eso de las 11:20!!! Sí, terminó temprano y entonces, como no llovía más, nos fuimos las dos para la escuela de Comercio. Orgullosa le enseñé nuestro mural de egresados a ella y me dispuse a hacer la larga cola en la que ocupaba el décimo quinto lugar...
    Pensé, pasan de a cinco votantes a saufragar, así que en un ratito me desocupaba y nos volvíamos a casa, a cocinar...
    Llegaba gente, se metían por todos lados, aduciendo que eran de otras mesas y finalmente salían airosos con documento sellado en mano...
    Por fin un gendarme, avivado por los primeros de la cola, comenzó a organizar las filas y después de unos quince minutos pasamos a otra segunda cola en espera, al lado del cuarto donde votaríamos... A todo esto, Cele esperaba cómodamente sentada...
    Cuando por fin entramos al cuarto, nos explicaron cómo doblar las boletas y volvimos a hacer una fila para constatar los datos de los D.N.I. con los del padrón. Yo era la última de los cinco que entramos. Por fin me dieron los papeles, todos juntos, y fui al box que quedaba, justo con agua en los pies, porque según eso, pareció que llovió adentro por la ventana. Era nuestro salón de primer año!!! ¡Qué emoción y qué chiquito lo veía!!! No había sillas. Todo de parados, divisando fotos diminutas... Cuando doble todas las boletas, me percaté que sólo había cuatro y que no había votado a ningún concejal...

    ResponderEliminar
  3. Y la historia continúa cuando fui a reclamarla a la presidenta de mesa... No quería entregarme la de color amarillo porque decía que la tenía yo, que era imposible que no me la hubiera entregado... Estoy medio loquita, pero aún sé contar y percibir los colores... Después de idas y venidas y con testigos del lado de afuera esperando para votar, no podía permitir no votar por los concejales...
    Finalmente empezaron a controlar la numeración y advirtieron que la boleta faltante había quedado en el talonario. Un garrón y justo a mí, y menos mal, porque se les hubiera armado un "bardo"!!!
    Volví al box para hacer la cruz en el concejal elegido y como no estaba firmada esa boleta, pasaron algunos minutos más. Con los nervios de la situación, creo que hasta erré el lugar de una de ellas...
    Verifiqué el sello en el documento y advertí que faltaba el mismo, justo en el último lugar que me quedaba para votar... Aclaro que los de nuestra clase, votamos desde el año 1987, dos veces más que ti, Cary... Ilusionada con tener el nuevo D.N.I, fui a votar para llenar el único espacio posible... Otro error, de la presidenta... No quiso sacar el cubre documento y selló en otra hoja, mientras yo terminaba mi votación. Ni pude sugerirle nada... Finalmente, después de una hora allí, emprendimos el regreso a casa, a cocinar, con el sabor amargo de haberme equivocado y con la esperanza que la próxima vez actuaría según los errores cometidos...

    ResponderEliminar
  4. tal cual!! gracias a Dios y no se a que santo estaba de turno. safe!!! no me toco estar en las mesas!!! y a la mayoria de mis compañeras docentes de la escuela si! que pena por ellas. yo disfrute de un hermoso domingo. el peor papelón(con respecto a las elecciones) lo cometi en la escuela de Casalegno, ya siendo maestra sugerí a mis alumnos "menos mal que ganó el candidato que tenía dos hijos y no el otro que tenía 6" que error garrafal cometí! que utópica era por esa época!

    ResponderEliminar