martes, 1 de marzo de 2011

SÓLO EN ARGENTINA: qué país!!!

Este país en el que vivo nunca deja de sorprenderme. Bah, es un país maravilloso, fantástico, lleno de riquezas... con una salvedad: está poblado de argentinos!!!
Y sí, somos terribles. Tremendos!! Como una vez dijo un profesor en la facultad: "Ustedes son como Caperucita Roja... siempre tomando el camino más largo!!"
Y no hablo por hablar... pasaré a enunciar tres simples casos de lo que estoy mencionando:

Caso 1) Trabajo en Tribunales, como todos saben. Y una vez al mes sale el mayordomo acompañado de toda la legión de inú... digo de personal de los distintos talleres (carpintería, electricidad, cerrajería, etc. etc.) a hacer una especie de revisión.
Van oficina por oficina con unas planillas, haciendo un relevamiento de todo lo que está roto o presenta desperfectos.
"Qué fantástico!", ustedes pensarán... cuánta eficiencia recabar la información de la fuente para poner manos en el asunto...
Lo cierto es que por más que reiteráramos los problemitas oir escrito, éstos nunca se solucionaban.
Un día, cuando vinieron a pedir firma en la planilla, harta de reiterar siempre los mismos temas, dije: "Vuelvo a declarar los enchufes rotos, como en las últimas cuatro planillas". A lo que el electricista (un cabrón de catálogo) me pregunta por qué no los llamo para arreglarlo. Le respondo "¿Qué sentido tiene completar siempre una planillita si después no toman en cuenta nada de lo que escribimos?"
Por supuesto eso bastó para ser crucificada por los "artesanos" por el resto de mi vida laboral.
Aparentemente la planillita sólo es parte de la burocracia mensual o el minitour mensual de la comitiva, pero nada de lo que allí se incluya tiene la menor operatividad. Si queremos que realmente vayan los Fulanos a arreglar algo, hay  que seguir el siguiente itinerario: llamar a un sujeto en la Corte, para que él se comunique con el mayordomo y éste derive el pedido a los obreros.
Una verdadera joyita de la buRRocracia argentina!!

Caso 2) Antes tener una tarjeta de crédito era sólo para privilegiados que podían demostrar tener fondos con los cuales responder a los resúmenes de cuenta. Hoy por poco vienen con los chupetines y los bancos pelean por presentar promociones con los mejores beneficios, con tal de captar adeptos.
Todo es gratis, pero ojo!! sólo hasta la renovación. Si por una de esas putas casualidades de la vida se te pasó la fecha para renunciar, ahí te sacuden con todo y quedás atrapado en condiciones que nunca negociaste ni aceptaste. El famoso "silencio como manifestación de la voluntad" del que tanto nos hablaban en Derecho Civil I.
Nada es gratuito, amigos. Por eso cuando me ofrecen este tipo de caballos regalados, le miro los dientes, las orejas y los genitales también!
El otro día me llamaron del HSBC para comunicarme que había sido "favorecida" con una tarjeta American Express Gold. Fahhhhhhhhh... y yo que decía no tener suerte en el azar!!!
Al toque le dije a la promotora que no la aceptaba.
Ella, con mucha amabilidad, me explicó todos los beneficios de tener esta tarjeta "gratis" y que sólo tendría que pagar el resumen si hacía algún consumo o si al cabo de un año quería renovarla.
Reiteré que no la quería.
Entonces me dijo esta señorita (que poco a poco iba subiendo el tonito) que dejara que me llegara a mi domicilio, total podía resolver nunca activarla y listo.
¿Qué sentido tenía todo ese trámite si yo NO QUERÍA la tarjeta?
Se me ocurrió decirle que yo no quería que se expidiera una tarjeta a mi nombre, ya que cualquiera podía recibirla y activarla por mi cuenta.
La respuesta fue rápida: "No, señora, porque para recibirla tiene que presentar fotocopia del DNI, de un servicio, recibo de sueldo y huella plantar del pie derecho".
Se las hago corta: la minita tan amable terminó casi gritándome que la aceptara igual aunque nunca fuera a usarla.
Yo le preguntaba qué sentido tenía emitir una tarjeta que jamás iba a ser activada... ni siquiera en el medio ambiente pueden pensar??
Me sacó tanto de las casillas las histérica señorita, que tuve que terminar cortando la comunicación para que me dejara en paz.
¿Patoterismo telefónico?... sí, amigos, sólo en Argentina!!!

Caso 3: esto me sucedió hoy, con los amigos del cable.
En diciembre me compré un LCD y lo instalé en un lugar donde no tengo entrada de cable.
Llamé a tres electricistas y todos se rehusaron a instalarlo, con el cuento de que eso lo hacía la empresa por sólo $50.
Yo no pensaba en el costo, sino que desde el principio supuse que sería un calvario el trámite.
No me equivoqué.
Llamé en diciembre y me dijeron que estaban dando turnos para dentro de 20 o 25 días de la fecha. Como intenté con un nuevo electricista y también se negó, a principios de enero llamé y pedí turno para los primeros días de febrero.
Estoy tan poco en casa, que quise precisar bien el horario y día de la instalación. Aseguraron que previamente me llamarían por teléfono.
Hoy es 1ro. de marzo y ni noticias de los sujetos del cable!!
Cuando llamo para preguntar, alegremente me dicen que me telefonearon el 18 de enero y como no respondió nadie (estaba de vacaciones) dieron por sentado que declinaba el reclamo y lo archivaron.
¿Perdón?... otra vez el silencio como manifestación de voluntad???
Al parecer yo tenía que volver a solicitarlo, esperar nuevamente los 20/25 días y así sucesivamente. Y ni siquiera fueron capaces de dejar un mensaje en el contestador. ¿¿¿Cómo diablos me iba a enterar que llamaron???
¿No pueden simplemente llevar una agenda y decirme (como en un país serio): "su fecha de instalación es el día tal a tal hora"??... y CUMPLIR!!??
No, las cosas no funcionan así aquí...

Me pregunto cuál sería la solución final para nuestra informalidad, dejadez, impuntualidad y burocracia. Creo que cada uno tendría que hacer su pequeño aporte desde el lugar en el que esté.
Al menos yo trato que en mi oficina, con mi trabajo, las cosas funcionen diferente. Todavía causa asombro que en un organismo público te atiendan con diligencia y rapidez. Me gusta recibir halagos pero confieso que sueño con el día en que en Argentina la eficiencia deje de sorprender.

5 comentarios:

  1. ¡Excelente el post!!! ¡A mí ya nada me sorprende!!! Leyéndolo, me vino a la mente rápidamente el caso del robo de identidad que le hicieron a Héctor en la instalación de una línea telefónica, en la cárcel de Coronda!!! Después de 7 años siguen reclamando la deuda que otró generó y por supuesto, él nunca firmó ningún papel para solicitar ese teléfono...

    ResponderEliminar
  2. Angélica, tenés que contar esa anécdota!!... aunque sea breve, porque no tiene desperdicio!!!
    ÚLTIMO MOMENTO: acaba de pasar la patota del relevamiento. Seis personas (cada una en un área) comandadas por el Mayordomo. Entraron a la oficina a las 7:58 y a las 8 ya estaban afuera.
    Las maravillas de las oficinas públicas!!

    ResponderEliminar
  3. UPDATE: cuando hoy regresé del trabajo encontré un aviso de visita del servicio técnico de cablevideo... a las 10:30 hs!!!!
    Me pregunto: ¿será que hablo chino mandarín y no me di cuenta?? Les dije claramente que me llamaran para coordinar un horario entre las 7 y las 16 horas A MI OFICINA! No sólo no llamaron sino que mandan los técnicos a las 10 de la mañana que saben que no estoy!!!!
    ¿Será tan difícil llevar una agenda y programar las visitas como lo hace un médico con sus consultas? GRRRRRRRRRRRRR
    Ahora dicen que llamarán a las 8 de la noche. Estoy firme al lado del teléfono, pero no sé por qué dudo que cumplan!

    ResponderEliminar
  4. Me llaman "pesimista", pero pasaron 50 horas de la hora a la que tenían que llamar los del cable y ¿a ustedes los telefonearon? porque por aquí ni asomaron!!!!

    ResponderEliminar
  5. Actualizo: hoy es 14 de marzo. A 11 días del llamado que prometieron hacer para coordinar horario y recordándoselos a diario, Cablevideo continúa sin dar señales de vida.
    ¡¡¡Quiero vivir en un país en serio!!!

    ResponderEliminar