domingo, 30 de enero de 2011

QUÉ DURO ES EL REGRESO!!!... fin de vacaciones


Pasó enero, pasaron mis vacaciones, pasó la fiesta, tengo un año más (buaaaaaaaaggghhh) y llegó la triste hora de regresar a casa, al calor infernal de Santa Fe y a la oficina (basta!... ya me autodeprimí!!)
Y no iba a ser fácil... este día ya anunciaba ser una merde!!
Decidí salir tempranito (6:30 hs) para no comerme el sol (sí, no me digan nada, ya vi que está nublado!) ni el tráfico post vacaciones. Así que con paciencia hice todas mis valijitas (no sé por qué siempre tengo que tener una carga descomunal!!) y guardé todo en el auto por la noche, cosa de despertar hoy y salir!
Dormí como un oso hibernando.
Estaba yo soñando vaya a saber con qué, hasta que (en el sueño) fui al baño, cerré la puerta (cosa curiosa, ya que los baños que uso en mis sueños nunca tienen puerta) y me senté en el inodoro (también curiosamente sano) a hacer pis.
Ya casi terminaba cuando me puse a pensar en elementos del sueño y me dije "esto no puede estar pasando"... ahí me di cuenta de todo y horrorizada desperté.
Era tarde. Ya me había hecho pis encima!!!!!!!
La cumbre de la pateticidad, estar tan gagá como para mearse encima!!... me levanté de un salto, por suerte aún no había mojado el colchón, pero tuve que cambiarme completa... ups! pequeño detalle... chica organizada ya había cargado la valija en el auto! Por ende, no tenía ni siquiera un calzón para ponerme!! En bolas y cubierta con la única sábana que no había mojado, me volví a acostar... los 15 minutos que quedaban hasta que sonó el ingrato despertador!!
Me puse una solera y recién después de revolver en mi valija (sobre la cual había unas 10 bolsas) pude sacar la más roñosa de mis bombachas (como si lo hubiera hecho a propósito) y calzármela en el galpón. Mientras lo hacía me preguntaba a qué punto llegaba el sistema de seguridad recientemente instalado, ya que si tenía cámaras, flor de espectáculo estaba dando!!!!!
Después de sudar unos 5 litros, pude sacar a Carola, que estaba estacionada con calzador entre el auto de mi hermano (que no sé manejar porque es de la NASA) y la pared. Dejé un plastiquito en el intento, pero al menos no rayé nada.
En el viaje me relajé... después de todo llegar a casa es placentero... Gabi vendría a regar y limpiar así que todo estaría en orden, mi heladera enchufada con agüita helada esperando...
Apenas vi el frente de mi casa ya me encabroné. Una muestra de todos y cada uno de los desechos más olorosos y apestosos estaba diseminada en mi canasto de la basura. Todo suelto cayendo en la vereda.
Bajé con toda la furia!! y eso que no sabía lo que me esperaba adentro!!!
Con el disyuntor aún bajo (lo que significa que mi heladera no iba a estar enchufada), mi casa era un hoyo caliente y mugriento.
Elementos de limpieza desparramados por el comedor y el living, una escoba por allí, un plumero por acá, mugre a rolete, una manguera en medio del comedor junto a un bidón de insecticida vacío y un basurero lleno de tierra.
Sobre la mesada un recipiente de telgopor con un resto de helado pegado, grillos muertos de todos los tamaños y colores; y como guindita en la torta, las plantas de mi fuente boqueando sin una sola gota de agua!!!!!!!!!!!!!
A punto de estallar volví al auto e hice los 18 viajes restantes hasta bajar el resto del equipaje.
Conectar la heladera fue una verdadera obra de contorsionismo.
Los arquitectos hacen diseños divinos, pero carecen de practicidad. El enchufe de mi heladera quedó en el último tramo del cubículo en que la ubicaron. No sólo no entra mi brazo al costado, sino que tampoco podía (dada la corta extensión del cable) enchufarla una vez que la saqué del cubículo. Y ahí quedé, enchufe en mano, encerrada en ese cuadradito inmundo, sudando sin cesar mientras pensaba en los beneficios de la teletransportación.
Bien, tres horas después de mi llegada ya lavé ropa, organicé la heladera, desarmé las valijas y ordené mi ropa. Y aquí estoy, haciendo catarsis con mi escritura mientras disfruto de los dos splits como buena consumista antiecologista en que me convierto sin remordimientos en verano.
Ahora puedo anunciar con felicidad que HE ARRIBADO!!!!

3 comentarios:

  1. ¡Qué bueno que ya estés instalada en tu hogar!!! Sorpresivamente regresé al mío después de una semana más en Sta. Fe y me encontré que un buen vecino me cortó los yuyos de la vereda!!! Pero ya viernes y aún no logré ponerme al día con las cosas atrasadas y el trajín y toda la familia a pleno en casa. ¡Qué lindo es volver a casa!!! ¡Muchos éxitos durante este nuevo año laboral!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Tuviste un comienzo de año MUY DIFÍCIL, Angélica. Pero aún cuando una se va de vacaciones, siempre es bueno regresar a casa por duro que sea el regreso.
    Espero que tu año mejore y puedas volver a la normalidad.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Seguro que el año mejorará y todo volverá a la normalidad: mucho trabajo, compromisos, responsabilidades, etc. Pero prefiero la rutina antes que los imprevistos relacionados con la salud!!! Gracias por tus deseos y espero que puedas solucionar tus problemas en las piernas. Besos

    ResponderEliminar