viernes, 14 de enero de 2011

Hoy me ganó la nostalgia

Desconozco si será a causa de las vacaciones (y una mente más desocupada), el calor, el principio de año o la proximidad de mi cumpleaños, pero hoy me puse muy melancólica...
No sé si a ustedes les pasa lo mismo, pero hay cosas que me llenan de tristeza. Lo peor es que siempre reí de la melancolía, pensando que era "cosa de viejos" y ahora yo estoy en ese lugar!!
De repente por ejemplo veo en Gálvez lugares que ya no son lo que solían ser y eso me da muchísima pena.
La quinta de Tojo hoy es un loteo espectacular, pero ya no se siente el perfume de azahar al pasar por la calle... esa avenida República de tierra y zanjones a los costados. Tan peligrosos y tan vistosos a la vez, donde corría el arroyo que los galvenses nunca tuvimos... y la calle de tierra también tenía su gracia. Allí paseaba en bicicleta con mi sobrina Juli, que iba desparramando carcajadas mientras saltaba en su asientito. Para ella, toda un aventura; y para mí un desafío de conducir bien por camino con obstáculos.
Ni hablar de los terrenos de Frola... sigo soñando con la magia de esos viveros y ese camino que antes de ser calle, terminaba perdiéndose en una espesa arboleda, donde íbamos con mi tío Berto a cortar la rama que oficiaría de arbolito natural de navidad.
¿Y recuerdan los galvenses la canchita de River?... ¿la placita de Balcarce y 1ra. Junta?... hoy totalmente edificados con bellas construcciones, pero sin la gracia de lo inhóspito, lo salvaje...
Ayer también vi construir en la esquina de José Ingenieros y 1ra. Junta. ¿En qué momento desaparecieron los enormes paraísos que había en ese lote?... éramos chicas y juntábamos esas flores tan perfumadas para hacer collares... con qué poca cosa nos entreteníamos!!!
¿Qué fue de la preciosa fuente que había en la plaza de la Cooperativa Eléctrica?... la reemplazaron por un engendro modernista que ni siquiera suelta agua.
Todo es avance y progreso; y no estoy en contra, pero ¿no estaría bueno también cuidar un poquito los pulmones y el patrimonio histórico de la ciudad? ¿No sería buena idea también dejar algunos árboles junto a las nuevas construcciones?... ¿lotear pero guardar algún rinconcito para alguna plaza?... ¿no insistir en acorralarnos de tanto cemento?
Recién vi que un amigo publicó fotos de Mar del Plata y al ver el mar, la plaza Colón, sierra de la Ventana, recordé mucho a un gran amor con quien compartí esos paisajes... y definitivamente me ganó la nostalgia.
Entonces entendí todo. Tal vez no es el lugar en sí lo que se extraña, sino las vivencias y los sentimientos que teníamos cuando estábamos allí.
Así, quizás no extrañe la plancha del parquecito de El Tropezón, sino a la nena que se hamacaba en ella; tal vez no extrañe el ombú que quitaron del patio de mi escuela sino nuestros recreos corriendo por ese patio levantando polvo con los pies; o posiblemente no añore mi infancia sino que no quiera darme cuenta que en una semana mis nuevos dígitos serán 41...

3 comentarios:

  1. ¡Cuánta nostalgia!!! ¡Me encantó!!! Justo, en estos días, en los que hice varios km en mi bici, Violeta, JAJAJA, pensaba en ti, paseando por las calles galvenses y descubriendo nuevas construcciones y añorando otras...
    ¿La placita que estaba en Alberti y Avenida 20 de junio?
    Justo el miércoles, cuando volvía de Marina, transité por la Avda. República recientemente pavimentada y vino a mi mente todos los recuerdos de esa calle de tierra, tan ancha y con árboles en el este.
    ¡Cuántos años pasaron y algunas cosas siguen iguales!!! ¡La placita de las Banderas! ¡La placita en Jorge Newbery y Silvio Arcas!!!
    En estos últimos años, el pavimento le ganó al polvo y al barro. ¡Muchos árboles se han plantado!!! ¡Tenemos una bella localidad!!! ¡Los mejores Bomberos voluntarios!!! ¡Faltan muchas cosas aún, pero después de haber frecuentado otras, me quedo con mi querida ciudad!!!

    ResponderEliminar
  2. Cary, me pusiste melancolica!!!!!! seguramente lo que te trae nostalgia es recordar momentos vividos de nuestra infancia y no tanto los lugares donde sucedian. estamos hechas unas viejas jajajjaj y el cumplir años, los dias previos producen balance de lo vivido....lo importante es seguir recordando esos momentos especiales y no olvidarlos jamas. Se aproximan lo 41 y deja irse los 40....disfruta de la fiesta divina que vas a regalarnos a todos y arriba que recien empezamos a vivir!!!!!!! besos

    ResponderEliminar
  3. Cierto... yo creo que los años nos ponen nostalgicos de por si y mas aun el ver que cosas que quisieramos conservar como son, van modificandose.... las cosas cambian y nosotros cambiamos, tampoco somos como hace unos años atras!

    Estoy de acuerdo con tu parte del final.... como nostalgica te digo que es verdad, si nos ponemos a pensar, lo que extrañamos son las cosas vividas que ya no volveran y que pasaron a ser recuerdos atesorados bien dentro de nuestro corazon... olores, lugares, voces, personas que ya no estan, lugares que dejaron de ser lo que en algun momento amamos y disfrutamos para ser algo que seguramente, cuando cambie dentro de 30 años, generara en alguien lo mismo que estas sintiendo vos en este momento por aquello que recordas de otra manera....

    Aun no he encontrado como lidiar con la nostalgia, que me asalta bastante seguido jejeje... Estoy totalmente de acuerdo con los cambios y la evolucion, no pretendo vivir en un museo... pero sí!

    Me encantaria poder conservar algunas (aunque sea) de las cosas que me generan esos lindos recuerdos, donde poder volver a sentir esas emociones que senti antes... una de ellas? saltearme al terreno baldio de al lado (con mi abuelo haciendome de campana) a sacar naranjas del arbol que estaba justo donde ahora esta la cochera del edificio que construyeron... :)

    ResponderEliminar