miércoles, 29 de septiembre de 2010

DE NUESTRAS EFEMÉRIDES: El primer año del blog!!!



Un año atrás comenzaba a escribir este blog, que surgió un poco por necesidad de exteriorizar lo que estaba experimentando ante la inminente llegada de mis 40 y otro poco para "obligarme" a escribir, porque si bien me encanta, a veces da pereza sentarse a hacerlo. Así, era un modo de mantenerme en contacto con las letras.
Ya transcurrió un año y por este blog han pasado todo tipo de posts: graciosos, cabrones, depres y sentimentales... momentos tan variados como la vida misma.
Considero exitoso este año en el que se contaron más de 2500 visitas al sitio y, a pesar de que la mayoría no se haya registrado como seguidor o no participe en los comentarios, sé que hay muchos fantasmitas que leen secretamente estas publicaciones.
A todos, visibles y ocultos, ¡¡gracias por acompañarme en este primer año!!  y los invito a seguirme un tiempito más... si pueden soportarlo!!!!!!!

viernes, 24 de septiembre de 2010

MALA FAMA: Tres episodios que lo confirman


Eso de "hazte la fama y échate a la cama" ha de ser cierto, porque soy cabrona (lo reconozco!) y tengo pilas de defectos, pero por alguna razón me han catalogado en determinados ámbitos con ciertos rótulos que no merezco!! y he aquí tres casos que confirman que para muestra basta un botón:

CASO 1: MI ALMACENERA CREE QUE SOY LESBIANA
En mi calle hay un almacén de barrio atendido por sus propios dueños, un matrimonio joven.
Para darles una idea aproximada del lugar en el que vivo, es el típico barrio de pueblo, en el que los vecinos se sientan en las veredas en el verano y espían por las ventanas durante el invierno. Por ende, conocen vida y obra de una, así nunca hayas cruzado una palabra con ellos.
Por lo tanto, para comprender el razonamiento de esta mujer, tienen que tener en cuenta que soy una mujer que se mudó allí hace casi 10 años, vive sola con dos perros, tiene pilas de amigas y a quien nunca vieron "oficialmente" con un novio.
Ahora sí paso al relato que nos ocupa.
No sé si soy un dechado de simpatía, pero sí trato de saludar siempre con una sonrisa (excepto en mis tiempos de Corte, pero eso es otro cantar!), no con un "buen día" a secas, sino tal vez con un "hola, cómo estás" o algo por el estilo.
Por alguna razón siempre me atendía el esposo de la almacenera y de repente un día advertí que ella me miraba con cierta inquina cuando yo saludaba a este buen señor, por lo que (siendo también mujer) supuse que podía estar maquinando que yo quería levantarme al fulano!!!
Entonces, para calmar los ánimos y preservar una buena relación de vecindad, empecé a esforzarme en saludarla a ella con más efusividad que al marido. Allí fue peor!! porque supongo que ahora piensa que me la quiero curtir a ella!!! Si supiera que las mujeres me gustan tanto como las tortas dietéticas de arroz!!!!
Un día estaba comentando que por alguna razón nunca había visto el principio de la película Ghost, de onda (me salió sin pensarlo siquiera) se me ocurrió ofrecerle en préstamo una copia grabada. Cuando le dije que pasara en cualquier momento a buscarla pude leer el pánico en sus ojos... ahí tomé una decisión: "Buenos días" a secas para ambos y listo!
¡No se puede ser simpática!

CASO 2: LA GRITONA DE LA ESQUINA
Sí, soy jetona y suelo gritar más que Valeria Lynch. Más aún cuando se trata de mis perros, que son dos malcriados que no me hacen caso ni escupiendo mis cuerdas vocales al llamarlos cuando salen a la vereda.
Y cuando hago la escena completa, la bruja del 71 queda hecha un poroto al lado de esta loca... salgo en chancletas revoleando la fusta llamando a los susodichos primero por sus nombres y después ya paso a otras categorías: reventados... desgraciados... h de p!!... me van a matarrrrrrrr!!!
Sí, creo que en este caso la fama es ganada. Claro que (como dice Mirta Legrand) el público se renueva y siempre hay alguien por sorprender.
Como sabe la mayoría de ustedes, ayer y anteayer estuve con una difonía que me tuvo con una voz que oscilaba entre el Gallo Claudio y Adriana Varela. Pues a la tarde saqué a mis hijos caninos a veredear y por supuesto que no querían volver a entrar.
Regresé a mi living porque sonaba el teléfono y cuando salí nuevamente, abrí la puerta y simplemente dije: "Vengan para acaaaaaá". En eso pasaban dos chicas desprevenidas, que cuando oyeron mi voz de ultratumba creyeron que las iban a atacar y se pusieron a gritar como locas!!!!!!!
No pude menos que encerrar a las tres bestias lejos de la civilización. Sí, tres... mis perros y yo!!

CASO 3: LA SUSCEPTIBILIDAD DEL OBESO
Como obesa he vivido los más variados episodios. Hay quienes se burlan del pobre gordo y otros que se cuidan en exceso por no herir los sentimientos de aquéllos a quienes consideran demasiado frágiles como para soportar cualquier embate.
Este último fue el caso de un cliente, que atendí hace muchos años.
En ese entonces no se habían informatizado todos los fallos y prestábamos las copias en papel para sacar fotocopias. Como garantía, pedíamos a cambio el DNI del solicitante.
Un día apareció en la oficina un señor mayor que se rehusaba a dejar el documento y comenzó toda una argumentación sobre la falta de potestad nuestra para retenerlo.
Harta de dar explicaciones, terminé por decirle que yo era una simple empleada y las órdenes eran superiores y nada podía hacer yo por cambiar las reglas porque no estaba a mi alcance.
Al fin se serenó y concluyó con un: "Y sí... el hilo siempre se corta por lo más delgado"
Yo continuaba con el trámite sin advertir lo que había dicho y se ve que él, pobre señor, sintió que al haberme tildado de "lo más delgado" estaba hiriendo mis sentimientos.
Al toque comenzó a disculparse... "no vaya a pensar que lo digo por usted... todos somos distintos... mi hija también es gordita..."
El pobre viejo iba embarrándola progresivamente y yo, que no podía más contener la risa, ya no sabía cómo hacerle entender que no me había ofendido en absoluto!! hasta que terminó toda su disquisición con un "... porque lo más importante en la vida, seas gordo o seas flaco, es... ser feliz!!"

En fin, la mala fama es como caer por una pendiente... después es difícil remontarla. Porque no es cierto que basta con ser bueno... también hay que parecerlo!!!!

martes, 21 de septiembre de 2010

¡¡¡ BIENVENIDA PRIMAVERA !!!


Siempre me gustó el invierno, pero francamente éste me pareció eterno...
Hizo frío, estuve con dos paredes menos, esa obra eterna (esa pesadilla que aún no terminó!!), la inseguridad,la bronquitis, el hastío... pero bueno, hoy 21 vuelve la primavera!!!!!! y esperemos que ella traiga también nuevos aires, un rebrote de ánimos y el florecimiento de buenos tiempos.
Cuando pienso en primavera, de inmediato vienen a mi mente los picnics del estudiante, que detestaba en su momento y que ahora recuerdo con cierta melancolía, y la tristeza de aquellas cosas que se pierden en el camino y no se vuelven a recuperar.

Los picnics no eran picnics en sentido estricto, sino asados... y se hacían en el Club Sporting.
Había que llegar temprano para ocupar asador o todo se atiborraba de pendejos festejantes y no conseguías lugar ni por error!!
Y ¿por qué los muchachos insistían en hacer asado?... si no sabían!!!
La primera cuestión era que en cinco años de secundaria nadie, pero nunca nadie compraba carbón... así que tipo 1 de la tarde la clásica era salir por el club a juntar ramitas para encender el fuego. Ah, y después pedir prestado encendedor porque en esa época no se fumaba como ahora!
Los asados salían asquerosamente crudos por la falta de carbón, pero ¿a quién le importaba la comida? El tema estaba en ver quién había ido, si estaba el chico que te gustaba, los bailonguetes de la tarde... lo demás era circunstancial.
En mi escuela también había otro clásico, que era el asado del día de la primavera. Y esta vez hecho por profesionales!
Aquí había que ponerse para asistir porque lo recaudado estaba destinado al soñado viaje de estudios.
Y la tradición era elegir en esa fiesta a los reyes de la primavera. Eso a través de una votación semisecreta de todos los asistentes.
Aún recuerdo cuando mi familia entera votó por mí y al pasar a retirar los papelitos para llevarlos a la urna, alcancé a ver mi nombre y saqué esos votos de circulación. Podía imaginar el ataque de risa que tendría quien hiciera el recuento al ver MI nombre!!!!
Además de retirar los votos, los alumnos de tercer año (creo) éramos los encargados de servir las mesas.
Que siempre fui torpe lo reconozco, y después de leer varias de mis aventuras, ustedes también lo saben.
Lo cierto es que me ponía un poquito nerviosa el tema de servir... ¿Y si se me caía un trozo de asado en la falda de algún concurrente desprevenido?
Tratando de salvar la situación, en lugar de pinza, conseguí un tenedor de ésos que tienen una palanquita para bajar lo pinchado. Con algo así no podía hacer desastres.
Llegó el día de la fiesta y ansiosa recorrí la mesa que me había tocado, mirando a cada uno de los concurrentes. Para mi sorpresa (o fiel a mi karma), la novia del chico que me gustaba estaba ahí instalada, con sus padres. ¡Pero qué puntería!
Por un momento pensé en cambiar la mesa, pero orgullosa como era no iba a mostrar de ese modo la hilacha. Así que, muy resuelta, comencé a repartir el pan y hasta saludé a la Fulana, con una sonrisa de oreja a oreja aunque me estuviera hirviendo la sangre!!
Claro que mi buena onda me duró hasta la primera vuelta de asado. Pinché con tanta rabia el chorizo que le tocaba, que al bajarlo en su plato el esquivo chacinado voló para ir a parar a sus pechos sin escalas.
Estaba bien caliente, por lo que ella empezó a gritar mientras sacudía su (hasta ese momento) impecable blusita.
Tras el momento de "tragame tierra", pedí disculpas, ella me miró con odio y seguí mi recorrida.
Curiosamente a la Fulana se le quitó el apetito y de golpe se volvió vegetariana, ya que después del "chorizazo" sólo comió ensalada.
Y con respecto a mí... ahí terminé mi carrera como moza. Por suerte la vida me tenía reservadas otros modos de festejar la primavera!!!

lunes, 13 de septiembre de 2010

¡¡¡ FELIZ CUMPLE MI QUERIDA 34 !!!

Ayer, 12 de setiembre, fue un día de emociones fuertes y lo que aparentemente era un acontecimiento institucional se convirtió en un reencuentro con aquellas cosas que parecían perdidas allá lejos y hace tiempo.
Mi escuela primaria cumplió 100 años y lo celebró como se debe: con todas aquellas personas que pasamos por sus aulas, enseñando y aprendiendo no sólo matemáticas, sociales y lengua, sino también verdaderas lecciones de vida.
Ayer llegué a mi escuela como una mujer adulta, con toda una vida "hecha" y apenas atravesé la puerta de entrada volví a ser una niña. La gordita de guardapolvos blanco y dos colitas, la misma que dejó esos muros hace 29 años.
Si hubo malos momentos no han de haber sido tantos ni tan importantes, porque sólo volvieron a mi mente las alegrías compartidas, los buenos recuerdos y mucha, mucha nostalgia...
Cómo olvidar el sonido de la campana y el griterío del recreo al salir de las aulas hacia el patio techado; las corridas jugando a la mancha venenosa o al trencito... pasará pasará pero el último quedará... ¿rosa o clavel?... ¿helado de chocolate o frutilla?
Cómo olvidar el parquecito y los tubos que hacían las veces de túneles, el cantero arriñonado que ya no existe, el amplio patio de tierra...
Esos árboles añosos, los bancos de piedra, el pisadero violáceo que se hacía cuando maduraban las moras...
Cómo olvidar esas aulas pequeñas que entonces nos parecían gigantes, los pupitres enclenques, los pisos de madera que crujían al caminar... esos pozos que a veces teníamos que saltar para poder cruzar un aula.
Y las personas. Porque una escuela no sólo es un conjunto de muros, sino también las personas que la hacen día a día.
Esas maestras de vocación, que dejaban el alma en las aulas y que no sólo nos enseñaban contenidos que podíamos leer en los libros, sino también experiencias de vida. Verdaderas educadoras, que moldeaban nuestro carácter y nos formaban en todo el sentido de la palabra.
Inconcebible pensar en mi escuela sin recordar a Porota, Cuqui, Estela, la vice Tita... y esos tantos que nos dejaron antes de tiempo: la seño Reneé, Arfuch, Terisotto, el profe Giovaninni...
Las porteras Julia y Celia, compañeras y solidarias...
Y es imposible hablar de mi escuela sin mencionar al director Monti, un verdadero SEÑOR con mayúsculas, que dedicó su vida al servicio de la enseñanza y supo ganarse el cariño de todos.
Ayer domingo hubo un acto y muchísimos dijimos presente. Nadie nos obligó. No hicieron falta amenazas de aplazos ni amonestaciones para que asistiéramos, porque nos lo imponía el corazón.
Los que ayer presenciamos el acto o asistimos a la fiesta, lo hicimos porque sentimos la celebración de los 100 años de la 34 como algo propio y muy íntimo... como parte de nuestra historia.
Y por un día volvimos a ser esos chicos, recorriendo el enorme patio de tierra, reencontrándonos con nuestros compañeros y maestros como si el tiempo no hubiera pasado.
Gracias, escuelita 34, por todo lo que aportaste a mi vida. Gracias por haber sido el sólido sostén y la formadora de tantas generaciones de chicos que pasamos por tus aulas. Y gracias por haber sobrevivido a tantos tiempos difíciles para seguir cumpliendo ese objetivo con las generaciones presentes y venideras.

¡Feliz cumple, mi querida escuela!... y que cumplas muchos más!!!!!

miércoles, 8 de septiembre de 2010

DELIRIOS DE LOS 40: algunas anécdotas de mi rica vida onírica


Nobleza obliga, debo reconocer que los 40 no sólo me trajeron achaques, cabronez y nostalgia. Con los años he logrado enriquecer mi mundo onírico al punto de tener material para editar un libro!!
Siempre tuve sueños desopilantes, pero con el tiempo se han ido perfeccionando de tal manera que hoy por hoy son verdaderas obras cumbre del delirio mental nocturno.
Aquí va mi top ten de frecuentes, no necesariamente presentados por relevancia:

1. Uno de mis sueños tradicionales es volar... es que es mi sueño de verdad!! Pero no vuelo como los pajaritos ni como un avión, sino que para volar me empujo de las paredes con los pies y agarro envión. Como cuando hacemos un largo en la pileta... y salgo tipo Superman con el jopo al viento!! Qué placerrrrr!!!!
Como contrapartida, sueño con aviones que nunca levantan vuelo. Así, voy viajando en esas bestias aladas, carreteando todo el tiempo y generalmente por calles estrechas donde pienso que no pasarán las alas, pero siempre llego a mi destino sana y salva!

2. Descubrir habitaciones nuevas en mi casa. No sé qué signifique pero desde que me mudé me ocurrió eso: estar en casa y de repente ver que sigue la construcción, que tengo muuuucho lugar y entonces me pregunto por qué amontono tanto si tengo tanto espacio?? Es más, para qué llamé a la yeguaaaa arquitecta para crear ambientes más grandes si tenía tanto lugar??? Eso sí que fue una pesadilla...

3. Recorrer calles atravesando casas... es decir, nada de andar por la vereda o la calle para mí. Una REINA acorta caminos!! Así, entro en livings y comedores y hasta he cruzado dormitorios para llegar al otro lado. Lo bueno es que nadie me denuncia como intrusa ni me dice nada. Lo toman con total naturalidad.

4. Escaleras... siempre subiendo escaleras!! y todas desvencijadas, torcidas, empinadas... y nunca llego a la parte superior!!!! siempre me quedo en el camino (sí, ya sé lo que están pensando... sean piadosos, por favor!)

5. Bebés que hablan con voz de adulto. ¿Saben lo traumático que puede llegar a ser ver una hermosa cosita de 3 o 4 meses hablando con voz de Jacobo Winograd??? Fea, bien fea la imagen...

6. Catástrofes acuáticas: inundaciones, tsunamis y lluvias torrenciales siempre están presentes en mis sueños. Lo gracioso es que por fuerte que sea el temporal, no me mojo!!
El otro día, por ejemplo, me agarró una ola de unos 10 metros de altura, me empujó arrastrándome unos 50 metros y ni me despeinó... sólo tenía los pies mojados pero el resto del cuerpo sequito, como si hubiera surfeado o caminado sobre el mar!!

7. Cementerios: ahora me pasó un poco, pero hubo un tiempo en que soñaba mucho con camposantos, pero lejos de ser sueños tétricos o tristes, tenían condimentos que los hacían únicos.
Generalmente se desarrollaban en Gálvez y siempre comenzaban conmigo recorriendo los pasillos hasta descubrir un sector destinado a artistas. Entonces, mientras miraba las placas de actores y celebridades (sepultadas en Gálvez!!!), oía música y descubría un bar que funcionaba dentro del cementerio. Así, a modo de puerta vaivén, unas tres lápidas de mármol daban paso a un ambiente tipo pub irlandés a pura joda! Estaría bueno proponer algo así en esos sitios...

8. Sueños ridículos: los que tenemos todos... estar en pata en el trabajo, o tener la remera más roñosa en una fiesta de gala, o tener que orinar frente a mucho público... Personalmente tengo este tipo de sueños porque mi vejiga, que está en vigilia permanente, trata de avisarme de cualquier modo que tengo que levantarme a hacer pis. Así entonces sueño que llego a un baño pero no tiene puerta, o bien es asqueroso y no puedo hacer, o está situado en medio de una calle... mi pobre organismo recurre a cualquier cosa para detenerme y controlar esfínteres!!! Claro que a veces se ve que también mi vejiga se cansa y se duerme conmigo, como hace un par de años que soñé que tenía que hacer pis en público y en rebeldía (y haciendo caso omiso a mis inhibiciones naturales), me bajé los calzones y terminé haciéndome pis encima!!! (como diría Gasalla, en la "real realidad"!!!)

9. Liberaciones de la mente: ¿nunca les ocurrió soñar con las cosas que no nos animamos a hacer despiertos? Tirar en un container al vecino que te tira basura, reventar a trompadas la cara de tu jefe, vengarte del ex que te cagó, o delinquir... es tan maravilloso pegar un balazo a alguien y saber que no vas a ir presa!!... o agarrar una topadora o una de esas camionetas con ruedas de camión y arrasar con todo! ahhhhhhhh qué placer!!!
No se asusten... todos tenemos nuestro instinto asesino escondido en algún lugar... el mío aflora más de una vez, pero tranquis que no concreto... tengo frenos inhibitorios a disco!

10. Mis producciones cinematográficas: no tienen desperdicio!
Sueño coreografías completas... no es que yo esté bailando con tutú (ay, qué impresión!) sino que se puede presentar de distintas maneras: 
Ver desde afuera, como si dirigiera, marcando todos los pasos y viendo todo el despliegue escenográfico y humano sobre el escenario. O bien bailando sin verme... ¿será que llevo el tutú puesto?... miren si por ahí todos se me cagan de risa y yo ni enterada!!!!
Pero lo mío no se agota en el baile y la música, también dirijo películas... casualmente el otro día soñé que dirigía un film que se desarrollaba en medio oriente. Una mujer estaba enamorada de un tipo pero éste le pedía que se  casara con el hermano, toda una cosa bien retorcida!! Podía ver la fiesta de casamiento, etc. etc. y finalmente había una especie de mítin de mujeres, todas con sus velos o sus burkas, planeando una rebelión (y sí, no podía faltar en una película mía algo de belicosidad !!)

No tengo un género definido. Pueden ser románticas, comedias, suspenso o dramas sin final... soy como la peor pesadilla de Spielberg! (verse haciendo las películas que yo sueño!!)
Para culminar con esta lista y como bonus track están los sueños eróticos y/o pornos, que suelo tener con las personas menos esperadas!! como ocurrió hace unos días, cuando el hot channel de mi cabeza loca me proyectó enredada con conocido varón (de quien no revelaré nombre) que (dicho sea de paso) ni siquiera me gusta!, practicando "sexo duro" con una cuerdita en el cogote (no, no sean malvados, no me quería matar)... ajjj no es mi fantasía ni ahí!! ¿Por qué nuestra mente será tan perversa como para jugarnos esa mala pasada?

En fin, no quiero extenderme de más... en definitiva los sueños son una liberación de la mente. Evidentemente la mía está muy cargada y por eso mis noches se pueden convertir en una feria de fenómenos!!!!
A ver quién de ustedes se atreve a contar su sueño más delirante...

viernes, 3 de septiembre de 2010

UN AÑO SABÁTICO: qué buen chiste!!

Con la lengua afuera y los pelos erizados llegué a fines del 2009. Entonces sólo tenía un sueño: un año sabático. Bah, sabático a medias, porque trabajar tengo que seguir trabajando para sostenerme, pero al menos pensé por un año dejar las actividades extracurriculares para dedicarme sólo a hacer lo que me guste.
No más cursos, conferencias, congresos para mí en el 2010.
Lo que no imaginé es que me esperaba un año tan difícil y desgastante como éste!!!!!!!
Tuve la mala pata de meterme con lo que mi psicóloga llama "la maldición gitana" ("que te entren albañiles en tu casa") y no salí de ahí desde enero.
Broncas, decepciones, temores, inseguridades, fueron la moneda corriente de este año "sabático".
Tal es así que llegué a añorar el horroroso 2009 y mi paso por la "locademia" de fotografía!!
El instituto trucho... los desacuerdos... las promesas incumplidas... algunos compañeros bien forritos... las clases de práctica de las 3 de la tarde en los veranos santafesinos... la asfixiante salita de revelado... los kilométricos trabajos prácticos y ese hartazgo sin fin!!!!
Pero también viví episodios muy divertidos...
Como aquel día que una de las chicas hablaba con el auricular y el manos libres del celular y el mayor de mis compañeritos le respondía como si estuviera hablando con él... así, diez minutos, hasta que ella le dijo que no estaba hablando con él!!!
O el susto que me di en el parque Sud cuando había olvidado dónde había dejado a Carola y no la podía encontrar!!! Creí que me la habían robado!
Pero sin duda el momento top de mis estudios de fotografía fue cuando salí a hacer fotos nocturnas. Una de mis paradas era la Costanera Este y, si bien el lugar era muy pintoresco, estaba bastante desolado y no me hacía mucha gracia estar ahí sola con mi cámara y trípode prestados.
Recorrí la Costanera de punta a punta y elegí detenerme detrás de un auto. La presencia de otro ser humano me garantizaba seguridad. Así que apagué el motor y las luces y después de tomar mis bártulos comencé a bajar del auto, cuando se me ocurrió echar un vistazo al auto estacionado.
Una minita levantó la cabeza al verse descubierta... ahí caí en la cuenta de que había interrumpido tremendo pete en pleno paseo de la Costanera!!!!!!!!
Decidí volver al auto cuando cierto cliente (un funcionario besuquero) apareció de la nada (como siempre aparece) y me saludó... con un beso, por supuesto!
Yo sólo quería irme y él me daba charla... que el curso, que las fotos, que los prácticos, que el tribunal. Quería que la tierra se abriera y me tragara ahí mismo!!! Caminaba hacia el auto y él me seguía mientras continuaba hablando.
Al fin logré subir a bordo y huir de ahí, pegando la acelerada del siglo!! (creo que hasta dejé marcadas las huellas de los neumáticos en el pavimento)
Lo que me lleva a la conclusión de que todo, absolutamente todo puede verse cómico cuando se toma distancia. Hay humor en cada hecho de la vida. Y sé que hasta este horroroso "año sabático" será glorioso y gracioso cuando lo recuerde el año próximo.
¿Y ustedes qué me dicen?... ¿hubo en sus vidas episodios dolorosos o insoportables que a la distancia perdieron su dramatismo?