miércoles, 28 de julio de 2010

DE LA COLECCIÓN DE MOMENTOS PATÉTICOS DE MI VIDA: una visita al doctor

¿Quién de ustedes no ha tenido un solo momento patético en su vida?... ¿quién no se preguntó en alguna situación "qué diablos estoy haciendo yo acá"??... ¿quién no se sorprendió alguna vez deseando desaparecer bajo el lema "tragame tierra!!"?
Una amiga licenciada (que siempre lee este blog, pero nunca participa porque cree que lo suyo son los números y no las letras ja ja) una vez me dijo que me pasan cosas tan insólitas que si no me conociera creería que las invento o las exagero.
Pero, haciendo honor al programa del canal  Infinito: yo "juro que es verdad".
De todos los episodios patéticos de mi vida, creo que éste llevaría el primer lugar seguramente, por lo delirante y sorprendente. Lo había olvidado hasta que ayer volvió a mi mente y me dije "tengo que escribirlo para no volver a olvidarlo jamás".
Así que aquí va el relato, especialmente dedicado a Fabi (la fan número 1 de mis aventuras), que en este momento está de paseo al otro lado de la cordillera.
Hace varios años (no recuerdo exactamente cuántos pero han de ser bastantes porque no tenía todavía bolsas debajo de los ojos, pero no demasiados porque ya era abogada) tuve algún tipo de indisposición (bueno, mi memoria no es tan buena y esa parte no la recuerdo... creería que alguna gripe o algo así, leve) que me llevó a buscar un médico clínico.
Hasta el momento no había necesitado recurrir a ninguno, por lo que desconocía el gremio y se ve que mis allegados también gozaban de muy buena salud porque nadie me supo dar un dato confiable.
Así, en lugar de ir al menos a una guardia médica, resolví buscar en las páginas amarillas de la guía telefónica y al azar elegí uno.
No recuerdo cuál fue el criterio de esta selección, porque no conocía al tipo, ni tenía referencia alguna, ni trabajaba en ninguna clínica conocida y ni siquiera me quedaba cerca el lugar!!
Al día siguiente partí para esos rumbos, a bordo de mi fiel barco (el falcon), dispuesta a tener mi consulta.
En principio no encontraba el lugar, porque convengamos que un consultorio médico generalmente tiene aspecto de consultorio. Es decir, alguna chapita en la entrada, tal vez una puerta de vidrio, una cruz roja o verde... no sé, algo que indicara que ahí efectivamente se atendían enfermedades. Pues no, no había señal alguna ni numeración.
Finalmente lo encontré. Era una casa común y corriente. Toqué timbre y esperé.
Salió una mujer (la secretaria, pensé) y me recibió mirándome de arriba a abajo y por poco me pide hasta que deje las huellas digitales antes de hacerme pasar.
Algo así como quién me había recomendado, cómo llegué ahí, por qué los elegí... conducta que me pareció al menos sospechosa...
Dijo que el médico estaba demorado y me sentó en una salita.
No era una sala como el resto de las salas de espera, sino un living normal. No había escritorio para la secretaria ni ningún otro rasgo de consultorio médico.
Ah, algo que no comenté... no atendía por obra social, así que aboné mi consulta y me senté.
Entonces la "secretaria" cerró con llave la puerta del frente y se llevó la llave. Ahí entré en pánico!!
Desapareció la mina y me encontré allí sola (porque no había otros pacientes) y encerrada con llave.
Todo comenzó a parecerme misterioso, desde la decoración hasta la conversación telefónica que alcanzaba a oír en la habitación contigua.
La "secretaria" hablaba medio en código del turno para la intervención y si estaba decidida... entonces se me iluminó la cabeza y pensé (algo que confirmé recién unos días después): "estoy metida en una clínica de abortos clandestina!!!"
Comencé a sudar, desde las manos hasta los dedos chiquitos de los pies, mientras planeaba cómo huir de aquella pesadilla!!
En ese momento, sentadita ahí, con el culo y las piernas fruncidas, me pregunté "¿qué miércoles hago yo acá?"... yo tenía una gripe!!!!!!!!!
Mi cabeza empezó a trabajar a mil porque la secretaria no volvía y tampoco llegaba el médico. Y si aparecía éste, ¿qué le iba a decir??... doctor, cúreme el resfrío???
Pasaron unos interminables 30 minutos y estaba por desmayarme del ataque de nervios cuando se oyó el timbre. Entonces salió la mujer y abrió la puerta de esa prisión.
Salté como si hubiera estado sentada sobre un resorte gigante y cruzando entre el visitante y la mujer afirmé "Me tengo que ir". Ella no me dejaba pasar argumentando que el doctor ya estaría listo, etc. etc., pero entré a empujar diciendo "olvidé que tenía un compromiso muuuuuy importante".
Cuando pisé la vereda entré a correr como un prófugo, subí al barco y pegué la acelerada de mi vida con el corazón que todavía me salía por la boca.
Supongo que la mina habría pensado que era una arrepentida más. Sí, arrepentida de ser tan imbécil!!!!
Pero esto no terminó ahí.
Seguí peregrinando para conseguir un médico clínico confiable, y finalmente me recomendaron a un tal Gastaldi.
Me sonaba el apellido, muy conocido en Santa Fe, y entonces busqué en la guía telefónica y llamé.
Me dieron turno para ese mismo día.
Como trabajaba de tarde, saldría de la oficina y marcharía directo a la consulta.
Cerca de la hora de salida recordé que no había buscado el domicilio y volví a mirar en la guía. Hacia allá partí.
No encontraba la dirección. Estuve mucho tiempo hasta que vi Gastaldi en una puerta y entré. No era el mismo número que aparecía en la guía pero evidentemente era un consultorio médico y había un dr. Gastaldi, así que fui hasta el escritorio de la secretaria y le dije con seguridad: "Tengo turno con el doctor a las 7; sé que es un poco tarde, pero no encontraba el consultorio". Y todavía agregué "porque no coincide con la numeración que aparece en la guía".
La mina me miró como si le estuviera hablando de física nuclear y me preguntó mi apellido. Cuando se lo dije buscó en la agenda pero no encontró mi turno.
Yo seguía afirmando que había llamado por teléfono ese mismo día y me habían dado el turno. Ella lo negaba, diciendo que era imposible que ese día hubieran dado un turno para la tarde.
Para hacerla corta les confesaré que al buscar la dirección, había mirado la calle de un Gastaldi con la numeración del otro. Y son tantos los Gastaldis que dio la casualidad que había encontrado otro y médico!!
Conclusión: el segundo Gastaldi se apiadó de mí y me hizo quedar para que finalmente alguien me viera, aunque en medio de todo ese sainete ya casi había olvidado qué era lo que me dolía...

¿Y ustedes?... ¿han vivido momentos como éste alguna vez?

lunes, 26 de julio de 2010

LAS DELICIAS DE LA CONSTRUCCIÓN: parte 12398784 recargada!!

En el año 2006 hice una gran fiesta de cumpleaños de la que no me arrepiento porque fue como si mi sexto sentido me hubiera estado advirtiendo que no iba a tener fiesta de 40 y tenía que invertir mucho en mis 36.
Pero la organización fue absolutamente desgastante. No me molestó contratar los distintos servicios (es más, lo disfruté!) sino el trato con las personas: la indecisión de los invitados, organizarles hasta el traslado, las confirmaciones... fue agotador!!
Como decía un tío de mi papá (que a los 2 años seguía tomando la teta y no había podido porque habían tenido visitas toda la tarde): "estoy stufio de la yent" (algo así como que estaba podrido de la gente!)
Así fue como pedí a mi amiga Monikit (la única con la firmeza suficiente para hacerlo) que si alguna vez se me ocurría nuevamente hacer una fiesta similar, me agarrara a golpes de puño estilo Boxitracio hasta dejarme inconsciente y hacerme desistir.
No volví a hacer fiestas multitudinarias pero sí me metí en un baile de película!!: la reforma de mi casa. Y apenas comencé me dí cuenta que eso no sería para mí y mi corazón no podría resistir tanto.
Lo positivo, que siempre está presente como contrapartida, es que esta vez no tendré que pedirle ayuda a Monikit, porque solita me daré cachetazos hasta reaccionar, si es que algún día llego a tener nuevamente la demente idea de construir o reformar mi casa.
Durante los tres meses que llevamos en obras tuve mis broncas, pero las superé tratando de sobrevivir y llegar al ansiado día en que hasta el último rastro del paso de albañiles por mi casa hubiera desaparecido.
Lloré, reí, pataleé y me embronqué, pero seguí adelante a pesar de todo:
A pesar de no disponer más de mi casa;
A pesar de no tener más lavarropas;
A pesar de tener que vivir amontonada en un dormitorio;
A pesar de no tener más patio para mis perros y tener que sacarlos a hacer pis a la vereda a las 11 de la noche;
A pesar de tener mis muebles apilados y mis cosas en cajas;
A pesar de verme obligada a lavar los platos en la pileta del baño;
A pesar de estar llena de moretones de todo lo que hay en el paso y llevo por delante;
A pesar de las ausencias de mi arquitecta;
A pesar de la borrada del arquitecto;
A pesar de la tardanza del plomero y el carpintero;
A pesar de las pishatas de los albañiles en mi jardín;
Y a pesar de todas las plantas que destruyeron...
Lo banqué estoicamente. Les consta que me lo banqué!!!

Ayer con alegría despejé el último ambiente a refaccionar, amontonando aún más los muebles y enseres de cocina, cubriendo lo que quedaba con sábanas y manteles por el polvillo, esperando la caída del último muro.
Lo vi con nostalgia, lo fotografié y hasta lo publiqué en mi facebook como despedida a tantos años de servicios prestados...
Hoy caería la última pared. Después de eso, pulido de pisos, colocación del amoblamiento y detalles. Pero el final se anunciaba...
Organicé todo. Cambié el día que va a limpiar Karina, llamé a la persona que iba a retirar las aberturas que sacaran, etc. etc.
Esta mañana recibo sms de mi arquitecta diciendo que las puertas tenían un problema y tenían que llevarlas.
¿¿¿Perdón???... ¿qué problema tenían las puertas que recién 5 días después de colocadas lo advierten?
Estaba montando en cólera cuando veo que el mensaje sigue: "¿Rompemos igual?"
A ver, pedazo de idiota... esta pared se dejó en pie para que se terminara con las aberturas, se colocaran rejas y así, cuando derrumbaran esta última no quedar expuesta al frío y la inseguridad. Si esperamos 3 meses a que todo estuviera listo para derrumbarla, ¿qué le hace pensar que ahora (que se tienen que sacar las puertas) sí pueden hacerlo?
Y como aún soy una pobre pelotuda ingenua, pregunto: "¿y para cuándo calculan arreglar las puertas?" Porque (optimista) pensé que tal vez en un día estuvieran a punto y entonces no se justificaba demorar la demolición.
Con su tono alegre y desprejuiciado me responde "y, no te quiero mentir, posiblemente para el viernes".
Ahí empecé a sentir vértigo, la tierra me daba vueltas y sentía que era una pava de agua en ebullición... ¿¿¿UNA SEMANA MÁS LA OBRA PARADA??? porque esto es una cadena: si no colocan las aberturas, no derriban la pared, no pulen los pisos, no construyen el tabique para la heladera, no  colocan los muebles y NO TERMINAN!!!
Manoteé un sobre y al mejor estilo "panic attack" comencé a respirar dentro como si se tratara de una bolsa de papel,  mientras dos amigas presentes trataban (en vano)  de tranquilizarme.
Envío un sms explosivo (todo esto porque si llamo no me atiende el teléfono) y como respuesta recibo una disculpa y al pie una preguntita: "¿Rompemos o no la pared?"
¿¿¿Me está jodiendo??? Esperamos 3 meses a que las aberturas estuvieran puestas y ahora que no están me pregunta si rompemos?? A esta altura ya soltaba espuma por la boca...
Yo la mato, la maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaatoooooooooooooooo!!!!!!!!!!
Mi respuesta fue categórica y al mejor estilo de mi hermano respondiendo sms: NO.
Así que, mis queridos lectores, seguimos en obras, con la pared en pie, con la ineptitud y lentitud de siempre.
Calcularon 1 mes y medio de obra y llevamos 3. Cuando se habló nuevamente de la tardanza, me dieron 3 semanas (aclarando que el trabajo era de 15 días pero por las dudas se tiraban a 20) y ya vamos por la cuarta semana, a la que seguirá una quinta y por qué no una sexta!!
Lo cierto es que NUNCA, NEVER DE LOS NÉVERES del reino del JAMÁS volveré a meterme en una empresa como ésta. Y me atrevo a jurarlo por lo más preciado. Ustedes son mis testigos.
Y como decía un juez ya jubilado: gracias por permitirme la "catártasis".
Será justicia!

martes, 20 de julio de 2010

¡¡¡ FELIZ DIA DEL AMIGO !!!

Uno de los regalos más lindos y emotivos de mi vida fue el que me hizo mi hermano para un día del niño.
Lo recuerdo como si fuera hoy. Apareció con un enorme paquete, alto como yo. Era un poster que tenía dibujadas dos nenas abrazadas, de espaldas, sentadas en un banco, con una leyenda: "La felicidad es tener amigos".
No sé si fue el dibujo, lo inesperado de tamaño regalo, o el significado en sí de esas palabras, pero me emocioné tanto que no pude contener las lágrimas.
Colgaron el poster detrás de mi cama y como frente a ella tenía una cómoda con un espejo, hasta de acostada podía leerlo. Lo miraba tanto tanto, que hasta lo leía al revés: "se dadicilef al / sogima renet" (estaba escrito en dos renglones)
El significado de esas palabras me marcó y comencé a aprender lo importante, maravilloso y estimulante que es tener un amigo.
En estos 40 años he tenido amigos de todo tipo:
Amigos de la infancia, con quienes recordar juegos y travesuras, las primeras palabras que aprendemos a escribir, los primeros maestros que guían nuestros pasos, la presencia o ausencia de nuestros padres;
Amigos de la familia, esos tíos confidentes, o los primos partícipes de fiestas y juegos, los únicos que pueden llegar a entender lo ploma que se pone nuestra madre pidiendo orden, o lo pesada que puede ser una fulana pariente a la que hay que ir a visitar;
Amigos de la adolescencia, los que compartieron las primeras rebeldías, las diferencias generacionales, el despertar del amor, las salidas y ese desconcierto tan particular que nos lleva a preguntarnos quiénes somos, para construir juntos nuestra identidad;
Amigos de la juventud, los de horas de mate y estudio, que comprenden lo que es la tensión de un examen, la presión de un trabajo a entregar o que justo te toque esa bolilla que más floja tenías, los que saben de bolsos y viajes, de las ansias de crecer y ser un adulto independiente;
Amigos del trabajo, de desayunos polémicos, críticas al jefe, comentarios de pasillo y quejas laborales;
Amigovios, esos que tanto nos gustan y no nos dan bolilla, con los que nos terminamos conformando con un "seamos amigos" con tal de tenerlos cerca;
Ciberamigos, ese puñado de letras sin rostro que conocimos a través de una pantalla y que en algún momento los sentimos más presentes que los que estaban físicamente a nuestro lado;
Amigos de la madurez, con quienes ya tocamos los temas trascendentales de la vida, los que nos acompañan en las buenas y en las malas, en una especie de matrimonio sin convivencia ni sexo de por medio.
Todos ellos han pasado por mi vida. Algunos para quedarse, otros por una temporada nomás, pero todos sin excepción aportaron algo a mi historia: experiencias, lágrimas y sonrisas.
Oscar Wilde decía que el amor es una curiosidad, pero la amistad lo es aún más. Y nada más cierto. El hecho de que personas tan distintas podamos comulgar en una relación tan estrecha como es la amistad, más allá del amor y la pasión que suelen enceguecernos, es asombroso!!
En este día quiero saludar a todos mis amigos, los que están siempre conmigo, los que disfrutan mis alegrías como si fueran propias, los que se bancan mis cabroneadas, los que me prestan su hombro para llorar y me sostienen cuando me estoy viniendo abajo. A todos... los quiero mucho!!!! y no podría concebir mi vida sin la presencia de ustedes.

¡¡¡FELIZ DÍA, AMIGOS!!!

Porque celebremos juntos este día por muuuuchos años más!!!

lunes, 12 de julio de 2010

LA DEMOSTRACIÓN EMPÍRICA DE LAS LEYES DE MURPHY

Así me llama mi psicóloga, utilizando lo más ácido de su sarcasmo, mientras se divierte con mis "desgracias" en cada sesión.
Pero a veces creo que es cierto y soy la comprobación empírica de que las leyes de Murphy existen y se cumplen!! Especialmente ésa que dice que "todo lo que pueda salir mal, saldrá peor".
Hoy, por ejemplo, me desperté a las 7:45 (recordemos que estoy en vacaciones) y apenas pude salir de la cama del dolor de cintura que sentía. Sí porque, desde que me atrapó la vejez, no puedo dormir más de cinco horas seguidas que me ataca un lumbago horrible que no me puedo levantar.
Después de casi tener que llamar al 911 para que me levantaran del inodoro, me vestí lentamente (estuve casi 15 minutos tratando de atarme los cordones) y llegué hasta el comedor.
Tomé un antiinflamatorio y salí a la vereda para sacar el auto (sí, recordemos que ya mi casa perdió la comunicación interna así que hasta para ir al patio tengo que salir a la calle.
Abrí el portón y con mucha dificultad me metí en la camioneta. Cuando encendí a Carola para salir, veo que el puto portón traicionero se había cerrado!! A riesgo de repetir lo del festejo post Argentina-Mexico, volví a bajar con más dificultad de la que subí y lo abrí. Y salí.
La primera parada era la tintorería, para retirar una frazada.
El lugar es en pleno centro y no tiene estacionamiento propio, por lo que suelo dejar a Carola en el supermercado que está enfrente, compro alguna boludez y aprovecho el lugar.
Como hoy era temprano y no vi zorros a la vista (había unos 5 autos mal estacionados), puse la baliza y bajé.
Habré tardado dos minutos, porque no había gente y me entregaron la frazada de inmediato.
Pues cuando salgo, un amoroso inspector (que estaba escondido en la entrada del supermercado) ya estaba haciendo la infracción.
NUNCA dejo el auto mal estacionado, pero por qué basta que lo haga un día para que me pesquen.
Ustedes responderán "era un riesgo". Pero ¿por qué siempre tengo el número ganador???
Si me escapo del trabajo por algo (generalmente no salgo) seguro me cruzo con mi jefa por la calle.
Si se me da por tirar agua en la vereda un lunes, seguramente me harán una multa.
Si pago por un estacionamiento privado, seguro que ese día estaban de huelga los zorros y todos estacionaban gratis.
¿POR QUÉ TENGO QUE SER TAN YETAAAAAAAAAAAA????
Además, soy la que tiene su patente al día, su seguro pago, la tarjeta de estacionamiento vigente, respeto las normas de tránsito, hago la revisión técnica... y siempre me pescan a mí en infracción???
Los zorros me ven a mí, que estacioné con balizas a las 8 de la mañana durante 2 minutos, pero no ven las motos que estacionan en el lugar de los autos, los ciclistas que pasan semáforos en rojo o andan a contramano, ni los carros tirados por caballos que marchan en medio del centro de noche sin tener siquiera una señal luminosa.
¿¿¿Cómo no me voy a calentar???
Con mucha bronca (tanta que hasta el dolor de cintura se me pasó) subí a Carola y marché hasta el seguro para denunciar la rotura del vidrio de la cochera.
Llego y, como niña aplicada, paso mi tarjeta de estacionamiento por la ticketera.
De puro obsesiva miro en mi cartera buscando la factura de la vidriería. De obsesiva nomás porque recordaba haberla buscado en mi agenda... sí, la busqué pero no la guardé!!
Tuve que volver a casa!!!!!!!!!!!!
Cuando llego nuevamente a la agencia de seguros, factura en mano, busco al empleado con quien siempre hago estos trámites y justo hoy no iba a la oficina.
Les digo que previamente había enviado a él las fotos del siniestro vía mail y me responden que no hay problema, que ellos pueden consultar en la computadora del señor este.
Bueno, pensé, al fin algo que se resuelve!!
Cuando encienden la computadora, no andaba!... reinician, reinician y reinician... y no arrancó nunca!!!!!!!!!
GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR
Salí de ahí con furia y regresé a mi casa. Todo eso había pasado en sólo una hora de este lunes tan lunes.
Como para completarla, siendo las 10 los albañiles ni aparecieron aún.
Y voy a hacer algo que mi psicóloga detesta: hilar acontecimientos. Pero no puedo evitarlo!!!!
Porque nada de esto hubiera pasado si no hubiera hecho la reforma, ya que de haber estado habilitado el paso hacia la cochera desde el interior de mi casa el día del partido, tal vez subía más tranquila a los perros y luego me ocupaba de abrir el portón... completo!!
Y de no haber usado esa frazada para que los perros se suban a mi cama cuando estoy instalada en el dormitorio (ámbito al que se redujo mi vida en estos últimos meses), no la hubiera tenido que llevar a limpiar; o bien la hubiera lavado en mi lavarropas, que ahora tengo desconectado.
En fin... ¿de quién es la culpa?... DE LA ARQUITECTA!!!!!!!!!!!
Por lo pronto me quedaré el resto del día gaturreando. Total, qué puede pasar en la tranquilidad de mi hogar?? mmmmmm... por las dudas no levantemos la perdiz!!

viernes, 9 de julio de 2010

¡¡¡FELIZ CUMPLE, ARGENTINA!!!

Mi querida Argentina,

Hoy cumplís 194 años de edad y eso para una Nación es estar recién en la adolescencia. Sin embargo, vos que tendrías que ser una linda pendeja, que despertaras admiración y pasiones arrebatadoras, lucís avejentada y abatida.
Vos tendrías que arrasar con lo que encontraras a tu paso, porque naciste con fuerza, coraje y esperanza. Los pueblos del mundo tendrían que voltear para verte!!
¿Qué te hicieron, mi Argentina?... ¿qué te hicimos?
Este 9 de Julio me gustaría regalarte una renovación completa. Algo así como una visita a un spa, que comprenda:
* Una mascarilla facial, para limpiar las impurezas que enlodaron tu nombre.
* Un drenaje linfático, a fin de erradicar a todas aquellas larvas que se encargaron de dejarte hecha harapos.
* Un tratamiento de eliminación de la celulitis, que borre para siempre las marcas del hambre, la enfermedad y el analfabetismo de tu pueblo.
* Una depilación definitiva, para asegurarse que esos "pelos" oportunistas, coimeros, ladrones y mafiosos no asomen nunca más en tu suave piel.
* Una exfoliación completa, que desintoxique tu tierra de tanto veneno, plaguicida y dinamita que han utilizado para robar tu riqueza.
* Un peeling para arrancar las malezas y curar las cicatrices, cubriendo algunas heridas que no dejan de sangrar.
* La aplicación de cremas de tratamiento cosmético, con el objeto de fertilizar y reforestar tantas zonas perdidas.
* Mucha crema antiarrugas, para evitar que los delincuentes del mundo vuelvan a utilizar los pliegues de tu territorio para esconderse.
* Y finalmente unas uñas esculpidas, para que sepas sacar tus garras a tiempo cuando nuevamente atenten contra tu integridad.


Mi querida Argentina, hoy tendrías que estar entre los mejores países del mundo, brillando con luz propia, libre de ataduras económicas y compromisos fiscales.
¡Cuánto atorrante pasó por tu vida!... ¡cuánto farsante se aprovechó de tu ingenuidad!
Pero aún hay partes recuperables, aún quedamos los que te queremos de verdad, los honestos, los trabajadores, los educadores, los idealistas, los ecologistas, los que luchan día a día por construir un mundo mejor.
Todos nosotros, hoy unidos, te cantamos un feliz cumpleaños al ritmo del himno nacional, deseando que los próximos años compensen tu sufrimiento y te espere un futuro mejor.

jueves, 8 de julio de 2010

BIENVENIDOS SEAN LOS DÍAS GATURROS!!!

Bueno, ya estoy oficialmente en vacaciones y por segunda vez en el año lo pasaré en casita, sin mayores proyectos.
Yo!!!... que en una época era chica de viajes ezquizofrénicos, de esos de recorrer 9 países en 15 días, levantándome a las 5 para poder recorrer 500 kilómetros mínimos para llegar al próximo punto, con escasos días libres y mucha caminata por delante... o al menos me tomaba mis días porteños, disfrutando los sociales con mis amigos de allá y viendo la mayor cantidad de obras de teatro posibles... francamente me desconozco!
Lo cierto es que los 40, además de traer cierto agobio a mi vida, me aplastaron y me hicieron más caserita.
"Ya está, ya lo hice" es mi lema.
Ya fui todos los sábados a bailar al boliche y tratar de sostener una conversación en medio de ese ruido ensordecedor, esforzándome por respirar en esa nube de humo y "olores a humanidad".
Ya viajé, de esos viajes que son una carrera contra el tiempo, para conocer la mayor cantidad de sitios posibles en pocos días.
Ya salí en bicicleta y a caminar los domingos, respirando el aire puro y tomando el solcito tibio de la tarde.
Ya concurrí a fiestas, muestras, eventos sociales, debiéndome producir para estar a la altura de los acontecimientos.
Ya hice visitas sociales, por compromiso o por cualquier otra razón, quemando días y noches de mi vida.
Ahora quiero otra cosa. Ahora reclamo mi derecho al gaturreo!!!
Ustedes conocerán a Gaturro, ese simpático gatito dibujado por Nik, que hace las delicias de grandes y chicos.
Ese gato, más turro que gato, la tiene clarísima en la vida y hace lo que quiere sin importar a quién le moleste su actitud.
Yo quiero eso a esta altura de mi vida!!!!
Ya estudié (de más), trabajé (y trabajo mucho), levanté todo lo que tengo con esfuerzo, cumplí obligaciones sociales y obedecí fielmente ciertos mandatos familiares. Ahora el tiempo es MÍO y hago con él lo que quiera.
No más boliches ruidosos, ni reuniones fastidiosas, ni salidas por compromiso.
Mis fines de semana y vacaciones son míos y a mí nada me hace más feliz que estar en mi casa!!
Me encanta levantarme sin horario (confieso que no duermo demasiado, pero me gusta al menos despertar sin el puto radio reloj llamando), desayunar mirando TN, leer algo que me interese (y no tenga que estudiar para un examen), disfrutar mi casa, mi patio, ver mucho cine, boludear por internet, comer a la hora que quiera (sin que nadie me presione) y si está lloviendo, ver el día gris a través de la ventana, o hacer fiaca con la frazada hasta la nariz.
Pueden llamarme aburrida si quieren, pero ¿por qué tiene que divertirme lo mismo que divierte a los demás?
¿Por qué la gente ve el sol y ya se obliga a salir en una carrera contra reloj para "disfrutar el día"?
¿Por qué esperar un día nublado para justificar las ganas de quedarse en casa?
Yo llegué a los 40 con esta postura y no tener marido ni nene que me llore, por supuesto que también contribuye.

Así que cuando me pregunten qué voy a hacer estas vacaciones, responderé: Voy a gaturrear!!!!!!!!


Casi todo en esta vida tiene un valor económico, pero hacer lo que te gusta... eso no tiene precio!!!!!!!!!

(Este Post está dedicado especialmente a Monikit,
quien siempre lee pero no se anima a comentar)

viernes, 2 de julio de 2010

LO QUE MATA ES LA HUMEDÁ: a alguien hay que culpar!!

Santa Fe hoy amaneció apestosa, con las paredes chorreando agua, humedad del 92% y un sol que rajaba la tierra. Y es inevitable que ese clima tan espantoso condicione un poquito nuestro comportamiento... o al menos dejen que crea eso como atenuante a mi conducta en lo que va del día!!
Pensaba escribir acerca de otros temas, pero como mi vida es una fuente inagotable de anécdotas cabronas, me incliné por contarles las peripecias de una mujer al borde de un ataque de nervios.
Debo reconocer que si bien ayer no fue lo que se llamaría un MAL DÍA, mi buen humor fue decayendo hasta llegar a la visita de mi arquitecta, donde terminé en colapso nervioso con incidentes agravados!
Sí, para hacerla corta, los albañiles presentaron nuevo presupuesto, también lo hizo el herrero y el carpintero va por la misma senda. Los gastos iniciales se están incrementando peligrosamente y ya rozan el doble de lo previsto. Tengo para tres semanas más de obra y como si fuera poco, estiman que no podré pintar hasta octubre/noviembre. Eso sí, al menos por el enorme hueco que quedó en la pared de mi comedor podrá entrar tranquilamente Papá Noel sin tener que deslizarse por la chimenea...
Y todo esto me lo dice con cara de pocker yo-no-fui mientras yo luchaba por lo saltar arriba de la mesa y prendérmele del cogote!!!!!!!!
Y no sólo eso, sino que me dejó hablando sola haciendo reclamos como un loco predicando en el desierto, mientras se colgaba la carterita con las 6 lucas que acababa de pagarle y se iba silbando bajito...
Decidí refugiarme en la calma de mi hogar. En eso se escucha un ruido y aparece mi can mayor enroscado en el cable del módem mientras arrastraba el aparatito por toda la casa, sacudiéndose para quitárselo de encima.
Ah noooooooo... sin conexión a internet no me dejan!!! Mientras probaba lo que antes había sido un módem y ahora parecía las dos tapas de un sandwich sin fiambre al medio, sentencié a mi pobre hijito Andy a que si no andaba dormiría afuera... en la vereda!
Él me miró con esa cara de yonofui que tan bien le sale y se limitó a esbozar unos llantitos cortos hasta que comprobé que el engendro electrónico -pese a todo-  continuaba funcionando.
Ahí tomé un amansa locos pro salud mental de Cary y dormí cual angelito.
Y hoy no sé por qué me levanté cabrona... tal vez hubo alguna que otra neurona loca a la que no le llegó la paz del clonazepam y en rebeldía enfureció a las demás.
Lo cierto es que tras atender un par de clientes jodidos, me agarró nuevamente el mal de la vaca loca y me broté.
Aclaremos... yo busco jurisprudencia, doctrina y legislación para magistrados, funcionarios y público en general. Pero a ver, ¿cómo puede ser que hagan pedidos de este tipo?
* Conversación 1: Ella, jueza: -Mandame más jurisprudencia de familia (yo hago envíos de temas relevantes, una vez por semana en cada materia)
- ¿Qué tema?
- Familia en general, todo lo nuevo que salga.
O sea que yo perpetuamente tengo que estar atenta a tooooodo lo que saquen los tribunales de tooodo el país porque una turra haragana no quiere leer los diarios... No, no way!! No tengo un usuario, tengo cientos!!!! No puedo hacer eso por cada uno! no por perezosa sino porque me resultaría imposible!!!!
* Conversación 2 (en realidad fue un mail): mandame el caso "González" de Corte.
¿¿¿Perdón??? ¿Qué González? Debe haber unos 213912809328 con ese apellido!!
Respuesta: "Una queja"
Unos 32132938 González eran recursos de queja...
* Conversación 3: Mandame fallos de las fechas 16/10/1985, 5/4/1986 y 7/8/1990.
Mi pregunta (OBVIA) ¿De qué tribunal y cuáles son las partes (apellidos!!)?
Del otro lado: cric cric
Se ve que solamente tenía curiosidad por ver qué se cruzó por la cabeza de todos los jueces de este país en esos días...
Salgo del Tribunal hecha una furia y tomo un taxi para hacer un trámite en el centro.
A medida que nos acercábamos se ponía denso el tráfico... Yo, furiosa, no paraba de despotricar con el clima, la policía, el tránsito, los baches, lo que escuchaba por radio sobre el matrimonio gay y hasta la ligaron los bomberos zapadores!!!!!!!
Pero díganme si no tengo razón... hay 7 días en  la semana, con horas más transitadas y otras menos, días laborables y días no laborables... ¿tienen que elegir un viernes a las 10 de la mañana para cortar el tránsito de una de las calles más céntricas para hacer un simulacro de incendio?????
Los señores festejaban el aniversario de la creación del cuartel!!!!!
Y lo celebro y los felicito, de verdad, pero ¿por qué no un fin de semana o a la hora de la siesta? Fue la mecha que me faltaba para encender toda la pólvora que venía cargando desde temprano. Casi casi me tiro abajo del chorro de agua para ver si se me iba la mufa!!!!!
Después de casi media hora de estar detenida protestando con el chofer, le dije "me bajo" y creo que al tipo le faltó tenderme una alfombra roja y abrirme la puerta para que me tirara abajo y dejara de atormentarlo!
Volví a la oficina tarde, con todo el trabajo pendiente, agotada y empapada a causa de este calor y esta humedad inmunda. Sólo una noticia me alegró esta negra mañana: Brasil está fuera del mundial.

No me pasa lo mismo con Uruguay ni Paraguay. Sólo con estos brasileños agrandados se despierta el maligno monstruo mundialero que vive en mí.
Ya no me importa perder mañana... saber que las caras verdes y amarillas que se regodean en ser "o pentacampeón", se están guardando calladitas me hace sentir mejor.
Hoy mi malvado corazón es naranja (como estas letras) y está con la familia política de Máxima Zorreguieta!!!!