domingo, 19 de diciembre de 2010

LA FIESTA OCHENTOSA: Ya no estoy pá esos trotes!!!

Con algunos contratiempos y apurones llegamos finalmente a la fiesta ochentosa. Y ya saben cuántas reservas tenía al respecto. Fundamentalmente por la cantidad de recuerdos de mi horrible adolescencia que me traería volver a entrar al boliche.
Fui a la peluquería tratando de lucir mejor, pero para la hora de irme mi cabeza era una completa sopa (benditas hormonas!!) y una ensalada de rulos mojados caía sobre mi cara.
Llegué y gracias al cielo pude estacionar a pocos metros de la entrada. Antes de bajar repetía mentalmente: "No será como antes... sos un adulto... sos un adulto... vas a ir desde otro lugar".
Respiré hondo y bajé. Efectivamente era así, ya no era una pendeja insegura que esperaba que la sacaran a bailar sino una mujer adulta que formaba parte de la organización del evento.
La primera decepción del día fue el clima. Llovía como si fuera la última vez. Sólo paró por unas pocas horas, pero el diluvio volvía una y otra vez.
La segunda decepción fue entrar al boliche. Creo que la última vez que había ido era en 1993 y todo se veía tan diferente!!! Poco que ver con las súper decoraciones que tenía en la época ochentosa, ni con los juegos de luces que nos deslumbraban... pensé que iba a morir de la emoción al traspasar la puerta de entrada. En cambio sólo vi un lugar extraño, como si nunca antes hubiera entrado.
Lo mismo me ocurrió con las personas. Eran los mismos que salían a bailar en la época que frecuentábamos el boliche, pero entre esas caras sólo veía extraños en la oscuridad. Recién los conocí al mirar detenidamente las fotos!!! (y aclaro que llevé los anteojos!!)
Y el calor... asfixiante!! Siempre ese boliche fue caliente, sólo que entonces no tenía las hormonas revoltosas como ahora y no sudaba como un camionero en un día de verano.
Del peinado de peluquería no quedaba nada y mi cabeza parecía un plumero mojado... impresentable!!
Y sordera total!!... adoro la música que pasaban pero no podía escuchar una palabra de la gente que me hablaba. Comencé a decir a todo que sí como esos perritos de cabeza móvil que solían ponerse en las lunetas traseras de los autos.
Como a mi maldita cámara Nikon nuevamente se le ocurrió descomponerse para un evento, tuve que pedir una prestada y no me hallaba con la maquinita.
Comencé tomando fotos a todos los presentes, hasta que tuve un "principio de asfixia" y me tuve que apoyar en una pared para no caer desmayada!!! El aire frío de la entrada me devolvió a la vida. Claro que a la vereda no podía salir porque seguía lloviendo como en tiempos de Noé.
Sobrevino un problema más: el dvd con las fotos de la página grabadas (sí, ése en el que había trabajado tanto, renombrando más de dos mil fotos) no podía ser leído!!! Lo había probado antes de entregarlo!!!!!!!!! No podía creer mi maldita suerte...
Finalmente llevaron un nuevo aparato y las fotos salieron en pantalla gigante. Pero ¿habrá sido impresión mía o siempre pasaban las mismas?... mejor ni averiguarlo!!
En un momento me sentí muy mal y entonces me di cuenta que... bingo!! había comenzado a menstruar nuevamente!... seguro a causa de tanta tensión nerviosa.
Ahí comencé a perder sensibilidad en mis pies. No uso tacos altos, pero todo el tiempo de pie era demasiado para mi peso y mis pobres várices.
Entonces me fui a la boletería, donde al menos tenía una butaca con un asiento de unos 20 cm. de diámetro donde sentarme. Al menos dejé de tener calor.
Comencé a ver las caras de las personas que se retiraban. Se los veía felices pero terminados... dos de cada tres mujeres aseguraban no sentir los pies y eso me hizo sentir reconfortada porque no era la única.
Para las 5 de la mañana se me ocurrió revisar mi celular y encontré dos llamadas perdidas de mi mamá. Me asusté muchísimo y nerviosa consulté el correo de voz.
Allí me decía desesperada que le hablara, que había escuchado tantas ambulancias... que por supuesto, "María catástrofe" como es, había imaginado que yo había tenido un accidente.
Entonces devuelvo el llamado con tanta precisión que justo cuando mi vieja atiende el teléfono comienza a sonar el tema "Pensé que se trataba de cieguitos" de los Twist, que comienza con el sonido de una sirena!!!!!
Pasado el susto inicial, por primera vez hice caso a mi pobre madre y le dije "ya voy!!".
Reuní el penúltimo aliento que me quedaba y con las últimas fuerzas que le quedaban a mi pobre y maltrecho cuerpo cuarentón, caminé hasta el auto. Por poco no llego!! Me dolían tanto los pies que apenas podía apoyarlos en los pedales!!!
Había perdido la sensibilidad en la planta de los pies. Los puse en remojo pero ni el agua podía percibir!
A las 6 caí rendida en la cama, pero estaba tan acelerada que no lograba conciliar el sueño. Ahí debí clavarme un clonazepam, pero pensar en levantarme nuevamente a buscarlo y ¡caminar! era demasiado para esta pseudo lisiada.
Sólo dormí un par de horas y a las 9 ya estaba en pie... cosas de viejo!!
Entonces sobrevino una "crisis intestinal", como tenía en mis peores épocas de facultad, por los nervios del examen.
Como dijo una vez mi profesor de filosofía del derecho: "Digamos, Carina, que llegó hasta ahí; al mínimo aceptable" (así me sentía ahora, con un "aprobado" a regañadientes)
A punto de cumplirse 24 horas de la fiesta ochentosa, sigo sin sentir mis pies, con pronóstico reservado. En el transcurso de la semana se dilucidará si recuperaré o no la motricidad.
Con respecto a una nueva fiesta, hago propias las palabras de un viejo entrerriano, quien había trabajado tanto para el centenario del pueblo, que exclamó agotado: "No me agarran más para otro centenario!!!"

10 comentarios:

  1. Cary...te felicito por todo lo que hiciste!!!! es normal sentir todo el cansancio pasada la fiesta...te falto mencionar en el blog que el diario galvez hoy te escracho con la foto en la boleteria jajjaja bueno ya sos famosa igual ajjaja
    Me encanto la fiesta y todo lo previo y las ganas de ir no tienen comparacion. Mi experiencia al entrar al boliche fue como traspasar el tunel del tiempo y volver a estar en el año 1985. Me alegra haber ido y disfrutado de la musica..el encuentro con mis amigas....y sobre todo volver a tener las agallas de entrar al boliche con 41 años jajajja ...gracias cary por todo y si estamos viejas pero no tanto asi que animo...besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial la fiesta!!! A mí me pasaron varias cosas... Coincido contigo en que el boliche no se veía tan bello como en los ochenta... Los reservados, horribles... Ni un cómodo sillón donde expandirse a descansar un rato... Las luces, súper comunes... Las fotos eran siempre las mismas... Cada vez que ponía mis ojos en la pantalla, aparecía mi rostro de bebé o soplando las velitas junto a Ale y mi mamá en el jardín. La música me transportó a mi adolescencia... Faltaron algunas canciones puntuales y otras de Paul Young que lograran estremecerme aún más. Bailé durante tres horas y no sentí el cansancio en mis pies porque me calcé cómoda, con unos suecos "Picadilly" que son lo más... ¡Felicitaciones a todos porque hicieron realidad un sueño compartido entre muchos ochentosos! ¡Volvimos a bailar en un boliche, en nuestro querido boliche!!! En lo personal, es como haber insertado a Héctor en mi adolescencia, en una sola noche. Nos conocimos a mediados de los noventa y él no formaba parte de los ochenta. Ahora sí vivimos un momento verdaderamente ochentoso, juntos!!! Cuidate mucho Carina y tratá de recuperarte pronto para las vacaciones.
    ¡Mis más cálidos deseos de felicidad en estas fiestas para todos!!! Besos

    ResponderEliminar
  3. Quiero aclarar que las fotos que seleccionaste estuvieron buenísimas... Las volvían a recargar una y otra vez, pero igualmente hiciste un trabajo genial. Y estaba segura que habías sido tú quien lo hizo porque tu sello personal estaba muy presente. Tus amigas estábamos una y otra vez en la selección y eso me hizo muy feliz. ¡Gracias por todo!!! Para nada quise hacerlo crítico. Simplemente afirmé tu parecer acerca de las fotos. Besos

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente, Angélica, las fotos que salieron no son las que yo elegí.
    Armé un dvd con TODAS las fotos y para eso tuve que renombrar 2010 fotos, pero por algún capricho de la tecnología, sólo pasaban las primeras (que tenían un número delante: como 34centenario o 35centenario, 15cumpleaños, o BB-las de los chicos-) y no las demás.
    Todavía estoy brotada del odioooooooo porque laburé como una idiota para que todo saliera bien y quedó como que sólo había grabado unas 100 fotos.
    GRRRRRRRRRRRRRRRRR no estoy de humorrrrrrrrrr... y me dura la resacaaaaaaaaa!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡No te disculpes Carina!!! Estuvieron bien... No es fácil organizar semejante fiesta y reunir a tantas personas. Todo sirve de experiencia. No siempre el trabajo planificado resulta como lo esperamos. En esta vida debemos enfrentarnos a más de una frustración. La intención fue buena y eso es lo que cuenta. ¡Te felicito y no te desanimes!!!

    ResponderEliminar
  6. En este momento estoy tan cansada que ni desánimo siento jajajaja
    Yo creo que la fiesta fue un EXITO TOTAL y los asistentes se fueron muy contentos, así que eso es lo que vale. Lo demás es el folklore de "la crisis de los 40". Besos!!

    ResponderEliminar
  7. HOLA CHICAS!!! LAMENTO MUCHISIMO NO HABER IDO A LA FIESTA,TUVE MI MARIDO CON GRIPE Y ESE DIA ESTABA A FULL CON EL MAL DE GARGANTA Y TOS,POR ESO NO FUI...PERO JODIO TODA LA NOCHE CON LA TOS Y PIDIENDOME REMEDIO A LAS 2, A LAS 3 DE LA MAÑANA,QUE ME LA PASE DANDO VUELTAS Y DESPIERTA TODA LA NOCHE,COMO SI HUBIESE IDO!!!! ME ALEGRO QUE TODO HAYA SALIDO BIEN,ESPERO QUE EL AÑO QUE VIENE SE ORGANICE OTRA Y PUEDA IR.Y SI A MI MARIO LE PASA ALGO... LO LLEVO AL GERIATRICO,Y LISTO!!!

    ResponderEliminar
  8. Te felicito Cary por todo!!!!!la organización impecable, y tus comentarios no tienen desperdicio, me siento identificada cada vez que los leo!!!!con respecto a las fotos, nos cargaban a mariela y a mi pensando que estabamos acomodadas porque a cada rato exponian las nuestras, y nosotras chochas jajaj besos y nuevamente ¡felicitaciones!!!!

    ResponderEliminar
  9. Una pena, Silvia!!... para la próxima dopá al señor y andate con un dosmiloso, que se quedaron con las ganas de entrar!! jajajaja
    Fuera de broma, no sabés cuántos pendex quisieron entrar y les echamos flit!
    Los que se salían de la vaina por bailar en la pista ochentosa eran los de seguridad del boliche, que coincidían en decir "al fin música buena!!" (y no la basura que tendrán que escuchar cada sábado, ¿se entiende?)
    Gracias Haydeé!! La próxima saldrá mejor (yo la monitorearé desde mi casa, en solera y ojotas jajajaja)

    ResponderEliminar
  10. ¡Cierto, Silvia, una pena que se la perdieron!!! Yo estaba con la resaca de la angina que tuve en la semana, pero no podía faltar. Logré llevar a mi marido a DJANGO, para que conociera parte de mi pasado, en los ochenta. Ayer cumplimos 11 años de casados y lo festejamos bailando toda la noche, el sábado!!! Te felicito por tu matrimonio y me alegra que sean tan compañeros!!! Besos y felicidades!!!

    ResponderEliminar