martes, 7 de diciembre de 2010

DICIEMBRE: el mes 13

Cada año me pasa lo mismo y a pesar de organizarme, hacer cosas hasta con 11 meses de anticipación, llega el mes 12 y parece que todo hubiera quedado pendiente para último momento y de verdad llego a sentir que diciembre vale por dos, que es el mes 13 (de yetaaaaaaa!!!)
No importa lo que hayas hecho el resto del año porque aún en los años más descansados, diciembre se hace sentir. Por ser el último tal vez, o bien porque tiene la carga doble de ser el que cierra el período anual y tiene la celebración de las fiestas de navidad y fin de año!!
Me pregunto por qué tenían que ubicar la navidad estratégicamente una semana antes del año nuevo, si ni siquiera Jesús nació en esa fecha... ¿quién fue el nabo que juntó dos celebraciones importantes en menos de 15 días?
Lo cierto es que a esta altura de mi vida diciembre me pesa, mucho...
Estoy tan agotada que hasta para el ocio tengo excusas.
Años atrás solía organizar despedida tras despedida: con compañeros de trabajo, con vecinos, con amigos y compañeros de estudio. Era maravilloso vivir de evento en evento y de brindis en brindis, con la casa llena de gente, música y color. Más adelante pasé a hacer fiestas multitudinarias... ah, ¿no se conocen?... ella es amiga de la infancia y él compañero de trabajo, aquella su esposa y el otro es mi profesor de gimnasia!... promoviendo la sociabilidad y procurando que se agote el festejo en UNA instancia.
Hoy por hoy creo que no tengo fuerzas ni para levantar la copa y brindar, aunque guste de la cervecita santafesina bien helada. Y menos aún de salir!!... no me saquen de mi cuevaaaaaaaa!!!!! Eso de prepararse, vestirse, maquillarse y abandonar mi aire fresco de split de casa para ir hacia ambientes de quién sabe qué temperaturas, no me seduce en absoluto.
Sí, tal vez eso también tenga que ver... vivir en el puto hemisferio sur hace que encima del agotamiento de fin de año, la carga laboral, las fiestas y las pre vacaciones, estemos comenzando el verano!!
Verano inmundo santafesino, que sólo puede gustarle a quien no transpira todo el tiempo cual catarata como yo, al que no se pone colorado (con tu permiso, Diego, voy a robarte el dicho) como bragueta de ladrillero y con esa "impresentabilidad" tiene que estar al frente de una oficina, como yo, bregando porque gente insensible abra de cuando en cuando una puerta para dejar entrar un poco de aire fresco de los acondicionadores de al lado.
En diciembre me pongo más intolerante que de costumbre (así que imaginen cómo estaré!!) y me muerdo la lengua para no dar respuestas como éstas:
* -Hola Cary, ¿cómo estás?
YO- Chorreando agua hasta por la raya del culo!!! ¿vos bien?
* - ¿Te puedo hacer un pedidito?
YO- La verdad no, no podés. Tenés computadora, clave y tiempo. ¿Por qué no te buscás las cosas vos????
* - Disculpá la hora pero sé que vos sos buenita y vas a buscarme...
YO- No, soy buena de enero a noviembre. Ahora soy malvada y no se me canta buscarte nada!!!!!!!
* - Sé que lo que te pido es difícil y casi imposible, pero vos siempre encontrás algo...
YO- Claro, a la boluda acuden cuando ya tienen causas perdidas... ¿nunca un pedido simpleeeeeeeeeee???
Los diálogos podrían trepar hasta alcanzar grados irreproducibles en este ámbito, pero opto por sonreír, decir a todo "sí, doctor".... "sí, doctora" y ponerme a laburar. Y ahora que lo pienso esos sentimientos reprimidos también consumen energía!!!!!!!!!
Diciembre es el mes en que parece que termina el mundo. TODO hay que hacerlo ahora, yaaa!!, o nunca más se podrá realizar... un verso gigante, porque después de diciembre llega enero... y febrero... y marzo!! Por cambiar el número de año en el almanaque no se terminan los días. Pero esa suerte de "perentoriedad" la tenemos tipo virus residente en nuestro disco rígido y así diciembre se transforma en el mes en que cuando sos estudiante tenés que rendir toooodo lo que te queda, como si en febrero no hubiera más turnos... hay que hacerse el chequeo anual!! porque si no lo hiciste en el resto de los meses, el cuerpo explota al sonar las campanadas del año nuevo!!!... hay que comprar los regalos navideños!! porque todos dicen "este año no compramos" y siempre terminan poniéndote en el compromiso de devolver la cortesía... y hay que concluir con los trámites pendientes, como la perra revisión técnica de mi auto que justo viene a vencer a fin de año...
Y así en este mes 13 se acumulan todos los restos de los meses anteriores y terminamos cerrando con un cansancio de antología, cosas pendientes (porque nunca se llega a hacer todo lo que planeamos) y -reitero- las fiestas...
Vuelvo a preguntarme... ¿¿¿por qué tuve que nacer en el hemisferio sur???
Yo quería navidad blanca, chimenea encendida y pinitos cubiertos de nieve... no un pobre gordo disfrazado de Papá Noel mientras chorrea transpiración por la barba postiza, ni estar comiendo frutas secas con 45 grados en una noche de verano.
Siempre me gustaron los festejos, pero los años (insisto) me están cambiando...
Este año sería feliz de pasar las fiestas en mi casa, sola con mis dos perros, a cara lavada, en solera y en pata, prendida a una cerveza helada y unos sandwiches en una mesa a medio poner. No estar pendiente de la hora para los saludos de ritual, no tener que recibir a nadie, ver tele desplomada en un sillón con las patas en alto y acostarme a dormir cuando se me plazca.
En lugar de eso tendremos el maratón festivo que mi madre se ha encargado de mantener vivo cual llama votiva: comida casera, todos a casa, toda la tarde corriendo mesas y enfriando bebidas, preparativos agotadores contra reloj y cuando todos lleguen arregladitos y pintaditos, yo hecha un estropajo iré a bañarme y comenzaré a cabecear del cansancio, contando los minutos para que lleguen las 12, nos saludemos y me pueda ir a dormir!!!!!!!!
Lo sé, diciembre me pone más ácida e irritable que nunca... hay que pasarlo, como a las fiestas. Como todos los años, me haré el firme propósito de no dejar todo para último momento y tomarlo... no sé... por ahí como agosto, o setiembre... pensando que todavía queda hilo en el carretel.
Por ahora estoy en la carrera y tengo que correr... así que los dejo, porque tengo que seguir preparando los regalos!!

4 comentarios:

  1. Carina, creo que con tiempo y tranquilidad esto va a ser otro tema a ver en terapia. Si a tu mamá le gustan las megafiestas, todo bien, que te invite, pero eso no debería implicar necesariamente que vos tengas que ir a prepararlas. Mamá arma flor de cenas, pero las arma ella, o le paga a alguien para que las arme. Cuando ellos se fueron de viaje el año pasado, mi hermano, cuñada (actual) y yo nos arreglamos perfectamente con comida comprada, porque todas las partes preferían descansar e ir a la pileta antes que matarse cocinando. Comprar comida o salir a comer afuera ES una opción. Y a veces las maratones que una se mandaba alegremente a los veinte o a los treinta ya no son tan agradables a los 40 (y no te cuento a los 50!).
    Las fiestas deberían ser para disfrutar, no para trabajar como esclava.
    Besos
    Mariana

    ResponderEliminar
  2. JAJAJJAJJA TODAVIA ME ESTOY RIENDO CON TU BLOG CARY!!! EXCELENTE COMO TODOS PERO ESTE ME IDENTIFICA BASTANTE. ES CIERTO QUE LAS FIESTAS SON HORROROSAS Y CREO QUE SOLO LOS NIÑOS LAS VEN CON BUENOS OJOS. DICIEMBRE PARA MI NUNCA FUE BUENO..SUCEDIERON LA MAYORIA DE LOS ACONTECIMIENTOS NEFASTOS DE MI VIDA..EXCEPTO EL CASAMIENTO JAJJAJ EN DICIEMBRE ME MUDE SIN QUERER HACERLO..MI EX SE FUE DE CASA...MI EX NOVIO ME DEJO HACE DOS AÑOS...PERDI UN BEBE...NOS MUDAMOS PARA IR A ESPAÑA..Y LALALALA QUE MAS DECIRTE QUE ES UN MES DE BALANCE Y NI ME PONGO A PENSAR EN ESO. EN EL NEGOCIO UN MES DE LOCOS QUE HASTA EL 24 DE DICIEMBRE A LA NOCHE ESTAMOS VENDIENDO Y SERIA BUENO PASARLA SOLA EN MI CASA....POR SUERTE NO ORGANIZO NUNCA EN MI CASA...CUANDO LA FAMILIA SE ROMPE ARRASTRA TODO FESTEJO TAMBIEN..BUENO PERO A SER POSITIVAS QUE EL 2011 NOS TRAERA UN NOVIO A RELACION ABIERTA JAJJA Y PORQUE NO PARA NOSOTRAS SOLAS JAJA SUERTE CARY Y BESOS.

    ResponderEliminar
  3. ¡Coincido plenamente con Mariana!!! ¡Uno debiera hacer lo que puede y ponerse límites!!!
    Te faltó agregar entre otras cosas, que en diciembre termina el año escolar y todos esperamos ansiosos ese momento para disfrutar de unas merecidas vacaciones, aunque sólo sea de tareas escolares.
    Además de Navidad y Año Nuevo, Héctor y yo agregamos otra celebración en nuestra familia: nos casamos un día 20 de diciembre. Pasamos Navidad en familia y nos tomamos la libertad de realizar el viaje de bodas, en Brasil, y recibir al nuevo siglo, los dos solitos, en medio de la lluvia, cerca del mar...
    ¿Por qué no intentar un cambio, por lo menos una vez? Sí, es muy fácil decirlo y proponerlo, pero en los hechos no es tan simple. Muchas veces quisiera obviar viajar todos las Noches Buenas a San Jerónimo, pero en realidad no tengo un plan mejor. Para evitar más conflictos, seguimos la tradición familiar y pasadas esas horas, disfrutamos en nuestro hogar la Navidad...
    Piénsalo de otra forma y sólo empieza a contar los días que restan para llegar a enero y gozar de tus tan merecidas vacaciones!!!
    Y hablando de festejos tan justos: Cómo se les ocurrió hacer la fiesta ochentosa justo una semana antes de Navidad? JAJAJA Es una joda, no se ofendan los organizadores. ¡Me alegro que alguien tenga la iniciativa de hacer algo por los demás!!!
    Y sí, diciembre es el último mes del año y parece que vale por dos... Pero antes, el calendario romano lo consideraba el décimo mes y de ahí deriva su nombre... No importa el orden del mes. Creo que todos los meses se traen cosas buenas y malas, alegres y felices. Aún no entregaron las libretas escolares y ya nos están pidiendo materiales para el próximo año!!! También está en nosotros darle a cada cosa el lugar y tiempo que sea necesario y tratar de disfrutar aquélla que nos da un momento de felicidad. ¡Qué pases unos lindos días, sea cuando fuere!!! ¡Felices vacaciones!!!

    ResponderEliminar
  4. Tenés toda la razón, Mariana. A veces me resulta muy difícil conciliar mi derecho a la "autonomía" y los mandatos familiares.
    Mi vieja solía preparar grandes comilonas, cocinaba durante días, armaba centros de mesa y adornaba todo procurando un ambiente festivo y navideño. Ahora ya no puede hacer la décima parte de lo que podía hacer y por ahí me da mucha pena y por eso me presto a estos bailes. Pero lo cierto es que también yo tengo derecho a estar tranquila y pasar las fiestas en paz!!
    Yo también adoraba decorar todo para navidad. Nada importante, pero detalles como colocar lucecitas en el patio, o armar el pesebre. Y en este 2010 me siento culpable porque me agarra tan agotada este fin de año que ni siquiera tengo ganas de pensar (ahora que tengo el hogar ocupado) adónde armar mi arbolito de 40 cm de altura!!!!
    Y coincido también con Angélica... yo no participé en la decisión acerca de la fecha de la fiesta porque NUNCA, NEVER, JAMÁS DE LOS JAMASES hubiera elegido diciembre. NO WAY!!! pero es otra de las cosas pendientes que quedan para este fin de año.
    Y Ale... sí que tenés razones para odiar diciembre!!!!!! La única relación abierta que quiero para el 2011 es aquélla que me deje la puerta abierta para escapar cuando me sienta muy invadida!! jajajajaja y la que tenga la puerta siempre abierta para que vuelva a su casa después de visitarme... ABAJO LA CONVIVENCIA!!! ARRIBA EL AMOR!! jaaaaaaa

    ResponderEliminar