viernes, 24 de septiembre de 2010

MALA FAMA: Tres episodios que lo confirman


Eso de "hazte la fama y échate a la cama" ha de ser cierto, porque soy cabrona (lo reconozco!) y tengo pilas de defectos, pero por alguna razón me han catalogado en determinados ámbitos con ciertos rótulos que no merezco!! y he aquí tres casos que confirman que para muestra basta un botón:

CASO 1: MI ALMACENERA CREE QUE SOY LESBIANA
En mi calle hay un almacén de barrio atendido por sus propios dueños, un matrimonio joven.
Para darles una idea aproximada del lugar en el que vivo, es el típico barrio de pueblo, en el que los vecinos se sientan en las veredas en el verano y espían por las ventanas durante el invierno. Por ende, conocen vida y obra de una, así nunca hayas cruzado una palabra con ellos.
Por lo tanto, para comprender el razonamiento de esta mujer, tienen que tener en cuenta que soy una mujer que se mudó allí hace casi 10 años, vive sola con dos perros, tiene pilas de amigas y a quien nunca vieron "oficialmente" con un novio.
Ahora sí paso al relato que nos ocupa.
No sé si soy un dechado de simpatía, pero sí trato de saludar siempre con una sonrisa (excepto en mis tiempos de Corte, pero eso es otro cantar!), no con un "buen día" a secas, sino tal vez con un "hola, cómo estás" o algo por el estilo.
Por alguna razón siempre me atendía el esposo de la almacenera y de repente un día advertí que ella me miraba con cierta inquina cuando yo saludaba a este buen señor, por lo que (siendo también mujer) supuse que podía estar maquinando que yo quería levantarme al fulano!!!
Entonces, para calmar los ánimos y preservar una buena relación de vecindad, empecé a esforzarme en saludarla a ella con más efusividad que al marido. Allí fue peor!! porque supongo que ahora piensa que me la quiero curtir a ella!!! Si supiera que las mujeres me gustan tanto como las tortas dietéticas de arroz!!!!
Un día estaba comentando que por alguna razón nunca había visto el principio de la película Ghost, de onda (me salió sin pensarlo siquiera) se me ocurrió ofrecerle en préstamo una copia grabada. Cuando le dije que pasara en cualquier momento a buscarla pude leer el pánico en sus ojos... ahí tomé una decisión: "Buenos días" a secas para ambos y listo!
¡No se puede ser simpática!

CASO 2: LA GRITONA DE LA ESQUINA
Sí, soy jetona y suelo gritar más que Valeria Lynch. Más aún cuando se trata de mis perros, que son dos malcriados que no me hacen caso ni escupiendo mis cuerdas vocales al llamarlos cuando salen a la vereda.
Y cuando hago la escena completa, la bruja del 71 queda hecha un poroto al lado de esta loca... salgo en chancletas revoleando la fusta llamando a los susodichos primero por sus nombres y después ya paso a otras categorías: reventados... desgraciados... h de p!!... me van a matarrrrrrrr!!!
Sí, creo que en este caso la fama es ganada. Claro que (como dice Mirta Legrand) el público se renueva y siempre hay alguien por sorprender.
Como sabe la mayoría de ustedes, ayer y anteayer estuve con una difonía que me tuvo con una voz que oscilaba entre el Gallo Claudio y Adriana Varela. Pues a la tarde saqué a mis hijos caninos a veredear y por supuesto que no querían volver a entrar.
Regresé a mi living porque sonaba el teléfono y cuando salí nuevamente, abrí la puerta y simplemente dije: "Vengan para acaaaaaá". En eso pasaban dos chicas desprevenidas, que cuando oyeron mi voz de ultratumba creyeron que las iban a atacar y se pusieron a gritar como locas!!!!!!!
No pude menos que encerrar a las tres bestias lejos de la civilización. Sí, tres... mis perros y yo!!

CASO 3: LA SUSCEPTIBILIDAD DEL OBESO
Como obesa he vivido los más variados episodios. Hay quienes se burlan del pobre gordo y otros que se cuidan en exceso por no herir los sentimientos de aquéllos a quienes consideran demasiado frágiles como para soportar cualquier embate.
Este último fue el caso de un cliente, que atendí hace muchos años.
En ese entonces no se habían informatizado todos los fallos y prestábamos las copias en papel para sacar fotocopias. Como garantía, pedíamos a cambio el DNI del solicitante.
Un día apareció en la oficina un señor mayor que se rehusaba a dejar el documento y comenzó toda una argumentación sobre la falta de potestad nuestra para retenerlo.
Harta de dar explicaciones, terminé por decirle que yo era una simple empleada y las órdenes eran superiores y nada podía hacer yo por cambiar las reglas porque no estaba a mi alcance.
Al fin se serenó y concluyó con un: "Y sí... el hilo siempre se corta por lo más delgado"
Yo continuaba con el trámite sin advertir lo que había dicho y se ve que él, pobre señor, sintió que al haberme tildado de "lo más delgado" estaba hiriendo mis sentimientos.
Al toque comenzó a disculparse... "no vaya a pensar que lo digo por usted... todos somos distintos... mi hija también es gordita..."
El pobre viejo iba embarrándola progresivamente y yo, que no podía más contener la risa, ya no sabía cómo hacerle entender que no me había ofendido en absoluto!! hasta que terminó toda su disquisición con un "... porque lo más importante en la vida, seas gordo o seas flaco, es... ser feliz!!"

En fin, la mala fama es como caer por una pendiente... después es difícil remontarla. Porque no es cierto que basta con ser bueno... también hay que parecerlo!!!!

2 comentarios:

  1. CARY QUE RAZON TENES EN TODO LO QUE EXPRESAS TAN BIEN!!!! ES CIERTO QUE LA GENTE TILDA COMO SOS SIN CONOCERTE Y TAMBIEN NOSOTRAS LO HABREMOS COMETIDO.
    A MI ME PASA TAMBIEN EN VARIOS LUGARES SOBRE TODO EN EL GIMNASIO CUANDO HABLAN DE LOS GAYS...Y NI HABLAR EN LA ETAPA DE LA SANCION DEL MATRIMONIO GAY.....CUANDO DICEN COMENTARIOS SOBRE EL TEMA Y SIEMPRE A BROMA..ME MIRAN COMO SI ME HUBIESEN PEGADO JAJAJJA Y ES UN TEMA ASUMIDO QUE NO ME CAUSA NADA Y TAMBIEN HAGO BROMAS SOBRE EL TEMA...
    TAMBIEN ME PASA QUE CUANDO LE HABLO A UN HOMBRE COMO AMIGA O SOLICITO AMISTAD AL FACEBOOK.... PARECE COMO QUE ES CON DOBLE INTENCION JAJAJAJ SERA QUE NO SE PUEDE ESTAR SOLA EN ESTE MUNDO Y MENOS VIVIR SOLA...ME INVENTARON YA TANTOS ROMANCES QUE NI ALCANZE A CONOCER LOS PROTAGONISTAS. LO IMPORTANTE ES COMO DECIS..ES SER FELIZ COMO QUERRAMOS O COMO PODAMOS....

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial el relato sobre la fama que uno puede alcanzar, justamente o no!!! Me encantó todo lo que escribiste y rescato el final para recordarlo en la vida cotidiana: no basta con parecer una buena persona, hay que serlo y demostrarlo!!!
    A mí me hicieron fama de mala y seria. Y la tengo desde el secundario. Cuando las personas comienzan a tratarme se dan cuenta que no muerdo ni infundo miedo. En el fondo, soy medio malita. JAJAJA Pido disculpas públicamente a Silvi, Marina, Ale y a vos, porque anoche, en tu casa, por momentos parecía el mismo Satanás...
    También me hicieron fama de materialista y tacaña. Muy lejos estoy de serlo, pero me cuesta demostrar lo contrario porque llevo una vida más bien austera y humilde.
    Y la fama nos la inventan y muchas veces nosotros mismos la creamos... JAJAJA

    ResponderEliminar