sábado, 12 de junio de 2010

Y VIENEN LOS DÍAS PELOTUDOS…

Llegó junio y después de un recreíto de 4 años, volvemos a la locura mundialista y en los próximos días no existirá en nuestras vidas nada más que una pelota.



No sé si en los demás países ocurrirá lo mismo, pero en Argentina llevamos el fútbol bajo la piel. Aunque reneguemos de ese deporte, es un sentimiento indescriptible y los sentimientos no se pueden explicar.


Cada vez que comienza un mundial nos olvidamos de todos los problemas (aunque debo reconocer que los argentinos somos especialistas en ese rubro), las quejas y los reclamos; y nos aprestamos a disfrutar del espectáculo de ver a veintidós tipos corriendo en una cancha tras una pelota.


¿Pero acaso hay algo más emocionante? Palpitar cada resultado, putear a los árbitros, gritar con cada gol, odiar cada cuatro años un poquito más a los brasileños…


Soy una de las tantas personas que detesta el fútbol… más que el fútbol a los desagradables comentaristas que gritan tanto. Cuando era chica me descomponían las trasmisiones de los partidos. No estoy mintiendo!! Oír a los periodistas deportivos me daba náuseas!!


Eso sí: basta que llegue el mundial para que, al igual que el increíble Hulk, haga mi transformación y me convierta en una fanática apasionada!!! (se ve que lo mío es con el fútbol internacional y no con el de “cabotaje”)


Lo curioso es que el fanatismo no me ataca sólo para ver los partidos de Argentina, sino también con todos los que jueguen, así sean Ghana y Costa de Marfil.


Mi pasión nació con el mundial 78. Claro que tenía 8 años y ni siquiera podía sospechar lo que se escondía en este país tras la aparente fiesta popular.


Allí descubrí la magia del fútbol y disfrutaba cada partido.


Nunca olvidaré la fiesta inaugural, para mí la más linda de la historia, aún desprovista de toda la tecnología y los recursos con los que adornan los mundiales actualmente. Claro que tendría que volver a verla porque a veces las imágenes que quedan impregnadas en una mente infantil no se acercan ni remotamente a la realidad.


Tenía todos los muñecos plásticos del Mundialito y mi papá me había comprado el álbum de figuritas, donde descubrí equipos de países que despertaban en mí mucha curiosidad, como Tunez.


No tengo muy presente a España 1982 pero definitivamente sí a Mexico 86, porque éramos adolescentes y allí no sólo nos interesaba el fútbol sino también los jugadores!!


Qué lindos eran!! Giusti, Pumpido, Valdano, Islas… comprábamos El Gráfico sólo para verlos!!


Y el Diego… podremos decir lo que sea, pero qué jugador!!
Cuánta habilidad, qué escurridizo! Puede gustarnos o no su forma de ser, pero como futbolista fue insuperable. Y nos dio esa gran alegría de ganar a Inglaterra con la mano de Dios, algo que por más injusto que fuera no llegaba ni a la base del muro de injusticias que veníamos padeciendo de parte de los ingleses.


Recuerdo cuando viajé a Europa. En Italia ni siquiera nos pidieron pasaportes. En la frontera nos dijeron “¡Argentinos, Maradona!” y nos dejaron entrar!!!


¿Quién puede olvidar a esa revelación que fue Goycochea atajando penales?


Y los festejos… el único momento en que los argentinos nos sentimos argentinos y podemos disfrutar de una verdadera unión.


Uno de los más memorables fue el de Italia 1990, cuando quedamos en el segundo lugar pero igual salimos a celebrar. Fue una verdadera fiesta y creo que por primera vez siendo exitistas como somos, aceptábamos que ser subcampeones también era relevante.


Así es la pasión. No se la puede explicar. Y en este mundial rezongaremos por no poder ver en la tele algo distinto al fútbol, pero nuestro corazoncito palpitará con cada partido, cada vez que pasen la pelota a Messi, con cada puteada del Diego, o con cada sonrisa de Tevez.


Yo estaré atornillada en la silla disfrutando el espectáculo, con el corazón y hasta los perros teñidos de celeste y blanco, conteniendo la respiración hasta la final.






¡¡¡¡¡ Y VAMOS ARGENTINA TODAVÍA !!!!!

4 comentarios:

  1. cary...que lindos recuerdos los mundiales..te digo que personalmente no miro futbol pero el mundial es otra cosa es vivir un mes a pura adrenalina y tambien miro lo que sea...obio que argentina no me lo pierdo por nada...
    tambien mis recuerdos empiezan en el mundial 78..ibamos a cuarto..como olvidar ese mundial!!!! en nuestro paso por el secundario de España 82 recuerdo los jugadores jaja el despertar del amor..esos chicos que con solo mirarlos en un partido eramos felices y tambien compraba el grafico para tener las fotos..el 86...una etapa maravilosa..quinto año y viviendo un mundial inolvidable,,como olvidar las atajadas de goycochea del 90...imperdible y como sufrimos..en fin..es asi nuestra pasion..cada cuatro años los hombres solo piensan en fultbol y se olvidan de nosotras ajjaj y los que no los miran tanto tienen la escusa para safar un poco...
    hermosos relato cary..segui asi..ale

    ResponderEliminar
  2. ¡Por fin llegó el día de la apertura de Sudáfrica 2010!
    Más allá de otro nuevo campeonato mundial de fútbol, está el triunfo de una nación que renació hace 20 años y de un continente todo, que tuvo su primer certamen mundial en 1995 con el rugby!!! Me encanta el fútbol, me encanta las emociones que se viven en estos días, me encanta la euforia de la gente que a pesar de todo lo que padece puede festejar el triunfo de su selección de fútbol.
    En algo nos destacamos mundialmente y es justamente en la pelota en los pies de muchos cracks argentinos...
    ¡Vamos Argentina, que sólo nos falta ganar 6 partidos más para levantar la copa! Todos unidos, deseando lo mismo, lo podemos lograr!!!
    ¡Te felicito por tu transformación en este mes tan especial que viviremos todos de una manera u otra!

    ResponderEliminar
  3. Ya sé que soy una mala onda y todo lo demás, pero quiero ver qué decreto o boludez parecida van a sacar estos que tenemos en el gobierno (como muchos de los anteriores) aprovechando la adrenalina general. Nosotros no tenemos una buena historia con los mundiales. Y del 78 prefiero no acordarme.
    Me alegro muchísimo por Sudáfrica, y espero que les vaya lo mejor posible. Una cosa es usar un mundial para la unión nacional, como hizo Mandela en el 95 (y no se dedicó a tirar decretazos impresentables o a afanar durante ese mes) y otra es dejarnos narcotizar. Personalmente, AJJJJJJJJJJJJJJJ!!!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad lo que decís, Mariana, pero francamente este país no necesita la superproducción de una copa de fútbol internacional para embobarse por algo!!!
    Los decretazos aquí se pueden tapar con el bailecito de Tinelli, los chismes de los gatos de moda o las peleas de los Suller.
    Creo que hay que relajarse y disfrutar. Hay pantallas de todos los colores y lamentablemente hay gente que se distrae mucho, especialmente a la hora de meter su voto en la urna.
    No es mi caso, así que dejo de hacerme mala sangre por cosas que solita no puedo arreglar y me permito gozar de la fiesta!!

    ResponderEliminar