domingo, 27 de junio de 2010

NEURONAS EN PUNTO MUERTO: Pensar en celeste y blanco

Sí, señoras y señores... Argentina jugó los octavos de final, jugó bien y triunfó!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡¡Vamos por más a cuartos de finales!!!!!!!!!
Pido disculpas si en estos días no puedo hacer demasiados aportes en este blog pero entre mis malditos períodos (que serán tema de más de un post), mi casa medio invadida (todavía están los okupas y va pá largo!!!), el exceso de trabajo y los partidos del mundial, no puedo pensar!!!!
Y pensar en celeste y blanco tiene sus desventajas.
Hoy disfruté el partido desde mi cómodo desvencijado sillón, en el rinconcito al que me confinaron los albañiles, con mi tele 29 pulgadas a poco más de un metro de distancia (parecía que los jugadores se me venían encima!) y en compañía de mis dos fieles compañeros caninos.
Pobrecitos, ellos no saben de qué se trata todo esto y por qué de repente y estando sentada, su mamá comienza a putear como poseída o a gritar desaforadamente.
Andy opta por alejarse por aquello de "soldado que huye sirve para otra batalla", en tanto Mora, kamikaze como pocas, se me acerca y pone su cabeza sobre mi brazo mirándome con una mezcla de ternura y terror.
Apenas terminó el partido, celebrando que el chavo del 8 haya tenido que volver a su vecindad a meterse en su tonel (miren qué delicadito me salió!), salimos a la calle: yo bandera en mano y ellos con sus camisetas de la selección (algo que me gustaría usar, pero a menos que corte una sábana blanca y otra celeste, en mi talle no conseguiré nada por acá (tal vez en el extranjero pueda conseguir una remera de mi país... qué raro sonó eso, ¿no?)
La calle era una fiesta y hasta mis vecinas más viejitas salieron a celebrar. Fuimos a saltar un rato a la avenida pero al ver pasar los autos, me picó el bichito de la caravana y decidí sacar a Carola para unirme a los festejos.
Tan embalada y eufórica estaba, que puse la marcha atrás en la cochera sin advertir que sólo había abierto dos de las cuatro hojas del portón. Así que se oyó crashhhhhhh pam pum!!! Bajé y pude observar el desastre. Mi portón había quedado como un signo paréntesis, al tiempo que había roto uno de los vidrios.
¿¿¿Por qué todo tiene que pasarme a míiiiii???
Lo peor del caso es que ni siquiera podía abrirlo para salir.
Después de patearlo hasta que los dedos de los pies me quedaron morados, sin lograr que se enderezara, opté por ir hacia adelante nuevamente, correr la camioneta y volver a chocarlo en otro lugar. Ahí el paréntesis se transformó en un signo de admiración torcido y astillado pero al menos pude abrir.
Saqué velozmente a Carola (no quería perder el trencito de la alegría) y enorme fue mi sorpresa al ver que la puerta había quedado tan torcida que no cerraba al unirla con la parte no chocada.
No iba a desistir del festejo justo ahora que ya estaba en la calle!!!!!!!!
Así que regresé a los golpes karate kid con puños y pies (ante la perpleja mirada de una de mis vecinas que no entendía ese extraño modo de celebrar) hasta que de un portazo eché llave.
Ya a bordo de Carola vi cómo el portón me miraba con una mueca absurda como si me sonriera con la boca torcida.
Y ahí salimos, a disfrutar la pasión popular. Sólo mis perros y yo, pero parte del todo!
Así es el fútbol, así son los mundiales... nublan la razón! y de vez en cuando es lindo un día nublado!!!!!

2 comentarios:

  1. ¡En estos momentos de euforia y locura todos cometemos errores! ¡Pero tiene solución! ¡El herrero contento! JAJAJA
    Todo vale al momento de festejar. Nosotros también nos unimos a la caravana en el centro de Gálvez. Nunca vi tantos autos juntos!!! Ni cuando ganamos en México '86!!!
    ¡Espero puedas hacerlo reparar pronto y recuperar el estado normal de tu hogar!
    ¿Neuronas para qué? Si con la pasión sobra...
    ¡Vamos Argentina que volveremos a festejar el sábado! Es el máximo deseo de todos los compatriotas que ni nos acordamos de la gripe "A" o de la inflación.

    ResponderEliminar
  2. Después de ciertos desencuentros con el herrero (como que fue el lunes a arreglarlo SIN herramientas... ¿qué pensaba? ¿que iba a enderezarlo con los dientes?), ayer arregló el portón!!!
    Y por supuesto, Angélica, que la cura de la gripe A estaba en los partidos del mundial y no en la vacuna jajajaja
    El sábado estaré prendida a la tele, sufriendo como en los últimos encuentros que tuvimos con Alemania ayyyyyyyyyyyyyy!!!!

    ResponderEliminar