domingo, 30 de mayo de 2010

UNA NOCHE DE TERROR

Llovía incesantemente en la capital santafesina y un viento tenebroso comenzaba a soplar.

Quien suscribe, ajena a las inclemencias del tiempo y habiendo ya aceptado la parte inconveniente que me tocaba (suspensión de la obra hasta tanto el clima seque), estaba encerrada en la cueva, calentita, junto a sus cachorros, viendo películas en dvd y a punto de cenar sandwichitos de Mami’s acompañados por una cervecita danesa que tenía en capilla desde hace un par de meses. El paraíso terrenal!

Lejos estaba yo de imaginar qué noche me esperaba…

No soy persona de asustarme. Vivo sola desde los 20 años y he tenido todo tipo de experiencias en estos… 20 años (buaaaaa!!!). Hasta ayer sólo en dos ocasiones había sentido miedo. Una fue mi primera noche en esta casa. Venía de vivir en un departamento ruidoso del centro y acá había tanto silencio!! Encima, con habitación al lado de la vereda, desconocía los ruidos y cada persona que pasaba por la calle parecía caminar dentro de mi dormitorio. De más está decir que no pegué un ojo!!!

La segunda fue cuando viajé sola a Villa General Belgrano en temporada baja y alquilé una cabaña enorme en el kilómetro 82 de la ruta 5 (para quienes no conocen, es lejísimo de la zona poblada, ya camino a Santa Rosa de Calamuchita). La cabaña estaba en un complejo en el que no quedaba personal por las noches y yo era la única huésped ese primer día… ubicada en medio de un bosque… ah, y otro detalle!!... las ventanas sólo tenían vidrio, ni postigos ni rejas. Esa noche el viento soplaba y los árboles del bosque hacían uhhhhhhhhhhh uhhhhhhhh. Juro que nunca sentí tanto miedo en mi vida!!!!

Ayer tuve mi tercera experiencia.

Todo comenzó cuando, estando instalada en mi dormitorio, oí un ruido en la casa de al lado. Frecuentemente escucho correr muebles. Es siempre el mismo ruido y repetidas veces. Siempre me pregunté qué hacen, ya que allí viven dos mujeres solas, tía y sobrina. Nunca me asustó ese ruido hasta que anoche lo escuché mientras oía que ambas estaban… en la vereda regresando de misa!!!!

No fue el ruido en sí, sino que siempre lo escucho. Por un momento pensé que podía ser el fantasma de la mamá, que murió ahí y su dormitorio daba con el mío. Y de verdad no me asustó que lo fuera porque me llevaba muy bien con ella y me apreciaba mucho. Lo supuse un fantasma inofensivo! Además no era la primera vez que oía ese ruido. Era conocido, familiar. Seguí con lo mío.

De ahí en más comencé a escuchar ruidos de todo tipo, pero esta vez en mi casa!!!!!! Los perros también los oían porque al menos Andy estaba con las orejitas levantadas, atento, mientras Mora sólo metía barullo ladrando como poseída.

Para completar el panorama, el idiota de los sándwiches cuando vio que mi timbre no funcionaba en lugar de golpear la puerta del living, fue hacia el portón de chapa (en la zona de la obra) y comenzó a azotarlo. Creo que ahí se detuvo mi corazón!!

Tomé los sándwiches y la cerveza y me encerré con llave en la parte de los dormitorios.

De más está decir que lo que comí me quedó atravesado. Más aún cuando oí el ruido de algo pesado que caía en el patio y los perros ladraron. Me repetí a mí misma “es en la calle, es en la calle, es el viento”… iba bien con mi autocontrol cuando suena el teléfono: mi vecina de al lado (la de la casa del fantasma) que me preguntaba si había oído ese ruido. Me contó que había encendido las luces del patio porque había sido en el mío. Ahí me paralicé, porque del patio a mi living sólo hay una puerta que apoya y una reja finita con un candadito de mierda!!!

Para “tranquilizarme” mi vecina me comenzó a hablar acerca de la cantidad de robos que habían ocurrido esta semana en el barrio, entrando por los techos, además de contarme que había presenciado esa misma tarde un asalto en el almacén de la otra cuadra.

Histérica, cuando corté fui hacia el otro dormitorio y me detuve a escuchar. Nada. Silencio absoluto y sólo el sonido del viento azotando todo.

Me puse a pensar que mi celular estaba roto (yo hablo y no me escuchan) y que de este lado sólo tenía un teléfono fijo inalámbrico, por lo que si cortaban la luz quedaba absolutamente incomunicada. Comencé a sentir paranoia y me faltaba el aire.

Le conté a dos amigas y reaccionaron fieles a su estilo. Una minimizando todo. La otra llamando por teléfono y ofreciéndose a venir. Por supuesto ninguna me pudo ayudar porque yo estaba psicótica!!!!

Y como guindita de la torta, otra de mis amigas (ignorando lo que me estaba pasando) me reenvía un mail intitulado “ola de asaltos”. Ni lo pude abrir!!

Pensé en llamar a la policía, pero después tendría que abrirles para que revisaran y no, definitivamente no saldría de mi zona segura!

Me acosté cerca de las 2 y por supuesto que no pegué un ojo. Oía ruidos de todo tipo, me asustaba hasta de mis propios ronquidos cuando quedaba entredormida y por momentos no sabía si soñaba o realmente escuchaba lo que me parecía escuchar.

Pensé en correr el lavarropas contra la insegura puerta de la cocina, pero para eso tenía que abandonar mi espacio seguro, así que de ninguna manera!!

Cómo me habré sentido que aún con el frío que hacía transpiré entera (me corría por el cuerpo ese sudor frío del terror!!)

Los perros, a causa de los nervios que yo les trasmitía, estaban intranquilos y, además de empujar la puerta para ir al living, tomaban agua sin parar. Agua que por supuesto en algún momento tenía que salir. Comenzaron a pedir pis a las 4 de la mañana y por más que les explicaba no entendían que no podíamos salir de ahí.

Usé unos diarios para improvisarles un bañito en el pasillo y cuando no aguantaron más hicieron ahí sus necesidades.

Eran las 6 pasadas cuando entredormida oí un portazo. Me pregunté de qué puerta se trataría, ya que no tengo más puertas!!!... excepto la del living! ¿Y si todo ese tiempo hubiera habido alguien en el living, que recién salía ahora?? Recordé que había dejado las llaves de Carola sobre un mueble y pensé que alguien podía armarse con eso, aunque entre todos los sonidos no había oído el del motor al encenderse.

Esperé pacientemente (¿por qué nunca pasa el tiempo cuando hay ansiedad???) y a las 7 y media cuando aclaró, decidí que era tiempo de abandonar el bunker.

Armada con un palo de escoba y un Glade toques (para tirar algo en los ojos al supuesto malhechor) abrí la puerta hacia el living y salí. ¿A qué no saben qué me encontré??... todo estaba tal cual lo había dejado la noche anterior.

Al levantar la persiana y ver la luz del día sentí la misma tranquilidad que el protagonista de una película de vampiros, al salir el sol.

La llave de la puerta del frente trabando la cerradura, la silla apoyando la puerta que va hacia la cocina… nadie había entrado en ese ambiente y tal vez tampoco haya habido nadie en el patio anoche… todavía estoy juntando coraje para ir a revisar!!


11 comentarios:

  1. Ciertamente esta noche es para el anecdotario!!!!!!!!!

    Imagine que no podrias dormir en toda la noche... yo tampoco hubiera podido... me ha pasado mas de una vez el escuchar ruidos de ese estilo... y no dormi! Estoy segura que con tu casa en ese estado y atrincherada es mucho mas alto el impacto del miedo! Mas con el viento que habia anoche y con la cantidad de cosas que tenes en el patio ahora...!!

    Seguro algo se cayo... algun balde, escoba, pala o palo... Yo saque las perras a la noche a hacer sus necesidades y Sol no queria salir por el ruido que hacia el viento (salio miedosa como la madre jeje). Ya saliste a revisar o aun lo estas meditando???

    Tal vez esta noche sea una buena idea correr el lavarropas contra la puerta... aunque como te decia, estas super segura con la cerradura... pero una cosa es saberlo y otra creerlo!!!!

    Siempre con la luz del dia los temores se disipan... es una cosa bastante "magica"...

    De todos modos, esta noche lleva al bunker estas cosas: el clonax! las llaves de Carola, un telefono no inalambrico de emergencia y cuanta cosa hayas recordado anoche que habias dejado del otro lado de la muralla jaja

    Hoy ya no llueve y quiere salir el sol, y siendo de dia podes aprovechar a dormir una hermosa siesta reparadora!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Lau, espero poder dormir siesta porque creo que no llegué a la hora de sueño anoche!!!
    Ya estuve investigando y descubrí dos cosas: que lo que se cayó fueron las canaletas viejas que estaban amontonadas contra la pared del patio y que el ruido que tanto jodía era el calefactor de la cocina, que como lo sacaron, estaba apoyado contra la pared y por momentos se agitaba por el viento.
    Así que ya acomodé todo lo acomodable y buscaré el teléfono no eléctrico y definitivamente el clonax tendrá que quedar de este lado, al igual que las pastillas para la hipertensión que anoche quedaron en el living!!!
    Siempre tengo de este lado las llaves de Carola. Anoche ocurrió eso porque me atrincheré de emergencia post llegada del sandwichero.
    A propósito: ahí está otra vez el ruido del fantasmita de al lado. ¿Será?

    ResponderEliminar
  3. Me parecen buenas todas esas medidas a tomar! jeje

    Viste? eran esas cosas que habian quedado mal acomodadas... quien esperaba tanto viento despues de todo?? Esta noche no sentiras ruido alguno con todo lo acomodado, pero con una construccion siempre hay cosas flojas o sueltas...no volveras a repetir este susto! (ahora ya sabes que es!)

    Sabes que anoche no dejaba de pensar (claro que no te lo dije porque no queria morir joven jeje) en el sueño ese que tuve de los fantasmas! jajajajaja por las dudas no volvere a soñar cosas asi!!! Al sandwichero hay que colgarlo de los dedos del pie por ganso! Como no golpeo la puerta? que el timbre no ande no significa que deba irse a otra puerta!!!!!!!!!!! A quien se le ocurre?????

    Si es Maria, yo que vos le acerco un cafecito ahora... asi deja de mover los muebles!

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que a los 16 años yo era una perfecta inconsciente, porque tendrías que ver los MESES que vivimos a casa abierta por una puta obra en lo de mis viejos. Claro que a esa edad una tiende a pensar que cualquier problema lo van a resolver los padres, y que si ellos te mandan a dormir es porque estás segura, jajajajaja!!! También, en aquella época el único peligro era que te entraran los milicos, y esos no se detenían ante una puerta cerrada...
    Yo nunca tuve el tema "sobrenatural" para preocuparme. No creo en los fantasmas ni en los espíritus, ni nada de eso, pero sí pienso que la seguridad es directamente proporcional a la cantidad de rejas que una tenga en la casa, por lo menos en este país, y debido a causas enteramente "naturales", jeje. Me cuesta acostumbrarme a dormir con mononísimas puertas de vidrio que se abren de un empujoncito en lo de mi hermana, cuando voy cada año. Pero bueno, es lo que nos tocó.
    Pertrechate bien esta noche, y en todo caso tomate algo. Dudo que los canes dejen pasar un peligro real sin tirar la casa abajo a ladridos. Son buenitos pero no boludos.
    Mariana

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué susto Cary! Menos mal que sólo eran todas esas cosas sueltas que se cayeron e hicieron tanto ruido. Estás en una situación muy vulnerable teniendo la casa en ese estado. Está bueno que tomes precauciones de ahora en más. Parece que a nosotros nunca nos pasaría nada, pero efectivamente sí nos suceden...
    En mi barrio estamos viviendo una situación casi paranoica con un sujeto, que aparentemente además de loco mentalmente, suele manosear y golpear a las mujeres que encuentra en la calle e invadir casas ajenas.
    Hasta salió el comentario en la emisora de San Genaro. No pasa nada dicen muchos, ya hicieron varias denuncias pero el tipo sigue suelto. Lo veo a diario y creeme que es muy difícil estar encerrada todo el tiempo. Llega el momento de salir y hay que salir.
    Cuando tu casa esté lista ya gozarás de bellos momentos. ¡Ansiosa espero tus relatos de lo feliz que te sentirás en tu nuevo hogar! ¡Cuidate mucho! Besos

    ResponderEliminar
  6. que susto!!!!! te entiendo cary de verdad..me paso hace unas semanas que en la madrugada en mi casa oi caminar por los techos pero parecia que bailaban mas que caminaban cuando senti la silla del patio que tengo en la mesa de piedra que se corria....ahhh si ahi me asuste y con coraje y con luci agarrada a mi...que por suerte leni no se entero.....prendi las luces del patio y ya no senti nada..obio que no sali al patio y lola que ladraba como loca.
    a la mañana sali pensando que ni las bicis del patio estarian y vi huellas de gatos por todos lados y me quede tranquila pensando que eran ellos los que andan pero el susto no me dejo dormir en casi toda la noche.
    pero hay que apechugar y ser fuerte jajaja y con respecto al fantasma de la vecina..es lo mas probable que lo tengas de visita...yo en la casa de la calle alem vi a mi suegro que nos visito la noche que nos mudamos...te lo puede garantizar mi ex...tomalo como que alguien te protege y no tengo para nada miedo a eso...al contrario me alegra saber que hay algo mas alla de la muerte y que tendremos la posibilidad de fastidiar a los que nos jodieron la vida jajajjaa bueno suerte esta semana con la obra y deci que tenes la guardia de esos niños divinos que ante el primer ruido son como lola se meten abajo mis cobijas...suerte...ale

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, Mariana, que a los 16 éramos más inconscientes y si estaban nuestros padres ni siquiera íbamos a tomarnos el trabajo de preocuparnos por nuestra seguridad. Confiábamos en que nada pasaría.
    Pero lo que es innegable es que estos tiempos no son los de nuestros 16 y hay muchísimo más peligro.
    En Gálvez solíamos dormir con las ventanas abiertas... abiertas al cielo!! Ahora pueden hablar mis amigas de Gálvez (que es una ciudad chica) para contarte en qué se convirtió.
    No sabía, Angélica, del personaje de tu barrio. ¿Lo tienen identificado? Entonces me pregunto por qué no hacen nada: si está enfermo que lo lleven al lugar que corresponda!! Qué peligro con los chicos!!
    Acaba de venir otro desubicado a golpear el portón con todas las ganas... pareciera a propósito!!!

    ResponderEliminar
  9. Ay Cari me hicicste reir mucho, porque cuando narras las situaciones me trasporto al lugar jajajaja.....te imagine con el palo de escoba y el Glade y mori..jajajaja. A mi tambien me paso una noche en Lujan , en casa de una amiga. ue interminable esa noche, asi como la contas vos.
    Bueno, un placer leer estas anecdotas que quedaran para la historia, como aquella que contaste de "la rata" jajaja. Un beso. Fabi

    ResponderEliminar
  10. Ale... no sabía que te había pasado eso... qué horrible!!!
    Y Lola al menos hace ruido como éstos. La primera vez que Andy ladró (era cachorrín) fue cuando oyó ruidos en el techo!!
    Como verás, Fabi, trato de sacar siempre la nota humorística hasta de los peores momentos. Así que seguirás teniendo anécdotas ácidas y divertidas por mucho tiempo!!
    Gracias a todas por participar!!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Este sujeto es un peligro para chicos y grandes! Ya hubo denuncias y tardó muy poco en salir cuando lo llevaron preso. Según la policía están tratando de devolverlo a Oliveros. Y no anda sólo por mi barrio, también por toda la ciudad. Está al pedo y se dedica a recorrer todas las calles... y si encuentra donde meterse, lo hace. Ya extremé todos los cuidados posibles y no dejo ninguna puerta sin llave!!!

    ResponderEliminar