viernes, 14 de mayo de 2010

UN GREMIO HORROROSO: Plomeros, gasistas y cía.


Sobreviví a la primera semana de construcción en casa y si los albañiles me habían parecido nefastos, mugrientos y despelotados, recibir a plomeros y gasistas fue casi casi una experiencia religiosa!!
Tal vez sean mis prejuicios contra estos sujetos, pero después de varios malos ratos que me han hecho pasar (lo que me llevó a crear una agenda negra de plomeros innombrables), puedo afirmar con plena certeza que puede llegar a ser más fácil encontrar un buen marido que un buen plomero y/o gasista!!!!!
Si los albañiles iban rápido con la destrucción, el gremio plomeril en cambio se formó en el culto del “slow down” a base de sopa de caracol.
Nada de trabajar 8 o 9 horas diarias; sólo unas 4 o 5 siendo muy generosos!, algo que no me molestaría en absoluto si no fuera porque atrasa el trabajo del resto.
Yo, que tomaba fotos del día a día y podían observarse cambios en el aspecto de mi casa y la verdadera evolución de la obra, me detuve porque no tenía sentido que en una foto se viera hoy un caño tirado en el piso y al día siguiente el mismo caño movido 2 centímetros más allá.
Ah, porque irán muy lento pero para desparramar cosas fueron mandados a hacer!!! Ya prácticamente no quedaba un espacio libre en el piso y mi pata 45 no podía esquivar tanta “plomería” desparramada!
Un día se le rompió un caño (claaaaaaaaro, así la felicidad era completa!) y quiso cerrar la llave de paso de la vereda. Pues estaba rota!! Entonces llamó a los dulces muchachos de Aguas Provinciales que se tomaron un día completito para venir y cambiarla… dejando un pozo inmundo en la vereda, que nunca cubrieron y que luce como cráter rodeado de cascotes y tierra cual hormiguero gigante.
Hoy llegaba de mi trabajo cuando veo a los pelotudones de mis vecinitos adolescentes, con la clásica risa “jo jo jo” de Tonto y retonto, arrojándose cascotes y tierra de la montañita.
No dije ni una palabra. Me acerqué, me detuve al lado del boludón mayor, me quité los anteojos y le lancé mi mirada aniquiladora.
Tampoco dijo nada. Tiró lo que tenía en la mano y se fue como perro que pateó la olla.
Entonces tuve la dicha de ver al señor plomero/gasista a quien nunca encuentro porque se las toma antes que yo llegue. Lo saludé y pregunté por el caos. Me respondió que terminarían hoy con la instalación de gas (¿puede eso ser verdad?) Acto seguido pregunté por mi calefón y respondió que aún permanecería en su antiguo lugar, funcionando. Y tranquila, fui a dormir la siesta.

Cuando desperté, entré a ducharme para ir a kinesiología y… agua fría, helada!! Extracto de iceberg salía por la ducha!!!!!!! En bolas y encabronada, me tiré la ropa que tenía encima y salí a la vereda… ah, sí, porque no puedo pasar a la cocina desde adentro!!
Al llegar al calefón, después de sortear todo tipo de obstáculos en el piso, y a oscuras porque ya eran pasadas las 6, observé que estaba apagado. Intenté encenderlo y nada.
Furiosa, abrí la reja y pasé al comedor para hablar con la arquitecta. Su número estaba en mi celular y sólo podía ver una pantallita azul. Sí, claro, anoche mi pequeño mamut (Mora) se llevó puesto el cable del cargador y mi pobre teléfono salió disparado como jabalina!
Después de varios intentos encendió y llamé.
Mi arquitecta, con su clásica parsimonia, dijo que el tipo estaba por ir al estudio así que le preguntaría en vivo. ¿Tanto le costaba llamarlo por teléfono???
Pasó media hora y tic tac, yo esperando.
En eso golpean la puerta (sí, estoy sin timbre!!) y cuando abro… un testigo de Jehová!!! Biblia en mano, con su clásica sonrisita de “llame ya”. Creo que ni llegó a decirme buenas tardes que ya lo había echado.
Tomé nuevamente mi averiado celular y con mucha dificultad logré enviar sms a la arquitecta intimándolos a responder. Entonces se acordó de llamarme para decirme alegremente que el gasista se había olvidado de abrirme la llave de paso del techo… un divino!! Pero era tan considerado que mañana sábado vendría “especialmente” a abrir la llave… un primor!
Le ladré al teléfono y marché al baño. Hice de tripas corazón y me metí bajo la ducha fría. Fue como meterme en la olla de La Cumbrecita en pleno invierno ayyyyyyy!!
Cuando salía a la calle para partir, se escapan los perros!! Fue tal el grito que les pegué, que ni siquiera lo dudaron y regresaron a casa sin chistar (o jadear, o ladrar…)
Con la lengua afuera llegué al consultorio de la kinesióloga, quien con esa súper onda sonriente y feliz que tienen todos los kinesiólogos, me preguntó qué tal había estado mi día. La miré y respondí “¿de verdad querés que te cuente?” Y claro, todos preguntan “cómo estás” pero pocos quieren esperar por la respuesta. No respondió, dio media vuelta y siguió con su sonrisa en “on” mientras cantaba y silbaba como para no alterar esa atmósfera artificial de consultorio.

4 comentarios:

  1. ayyy cary....cuida la presion!!!!! te aclaro que no es mas facil conseguir marido que plomero jajaja al menos que valga la pena y al final son todos hombres...no ven la cosas como nosotras....paciencia que ya falta menos....terminan unos y empiezan otros..espero un blog de los pintores que seguro te daran letra de sobra...excelente como siempre!!!!! ale

    ResponderEliminar
  2. Uy uy uy, a pesar de que solte un par de carcajadas al leer este post (por la manera desopliante en que lo relatas), no dire "genial!!" como siempre, porque en tu lugar querria asesinar a la infame que diga eso! jajaja

    Te dire que si, el gremio de la plomeria no es el ideal... coincido con Ale: son todos hombres al fin y creo que encontrar un buen plomero es dificil en igual proporcion a encontrar un buen marido! Con suerte hallas uno que te resulte satisfactorio durante 3 o 4 años y luego zaz! la crisis! (y el divorcio!!)

    Recordaras que mi plomero estrella resulto genial hasta que un dia, luego de 3 años de trabajo impecable, empezo con las macanas (y avivadas tarifarias)... primer desastre: con la tapa de su caja metalica de herramientas destrozo dos copas de cristal (del bueno) para vino que tenia en la mesada... valor de cada una en aquel año: aproximadamente $90... eso si, con su mejor cara de "yonofui" de mis perras dijo uy! se rompieron! a lo que respondi y si... metal contra cristal... metal gana!.

    Acto seguido procedio a cobrarme $95 por el cambio de dos cueritos de las canillas de la cocina.... ((Y mis copas rotas???????????????????))

    Obviamente, a eso le sumo la cantidad de juguetes caninos que rompio (si, los rompio el!!) jugando con mi perra Sol... no los rompe la perra y los rompe el con su fuerza bruta... eso si, su tarifa siguio firme, a pesar de que los juguetes que rompio eran caros! ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyy

    Asi que TE ENTIENDO! Como si fuera un marido, nuestra relacion (laboral) llego a su fin...

    Aclaracion: situacion ideal? conseguir un marido plomero!!!! jejeje

    Es terrible lo del calefon... ayyyyy el otro dia sin ir mas lejos, recordaras que se me corto el agua caliente (agua fria ese dia no salia en la ducha) y tuve que terminar de bañarme con agua fria en el patio... bueno, este alma en pena se compadece y te brinda todo su apoyo... ayyyyyy creo que en 5 mins que demore en enjuagarme mi cuerpo se puso duro como si hubiera hecho 1.000 abdominales, pero de frio!!!!!!!!

    Yo admiro a los arquitectos... tienen la sangre fria necesaria como para que un cliente se quede sin gas, lo llame para decirle incendios y con toda la paz del mundo responder (veladamente): mañana te hara el favor el gasista/plomero de ir (en su dia de descanso) a revertir el error que cometio (si, porque es un error negligente y lo cometio el)... eso si: no olvides agradecerle, ehhhh...! no sea que se ofenda y te deje todo el finde sin agua caliente! jajajajajaja

    Yo me pregunto: por que construir/refaccionar una casa debe resultar un martirio? POr que debemos someternos a los caprichos (de horarios y afines) de los trabajadores a los que les pagamos?... despues de todo, en su mayoria cobran por dia de laburo (no se los tuyos, pero lso mios asi cobraban)...emprender un proyecto implica consagrarse a todos los santos (y a los demonios tambien, por las dudas) aunque yo pienso que en tu caso, todo viene saliendo de maravillas... has tenido contratiempos menores si se quiere, pero tenes que armarte de paciencia, hacer catartasissssssssssss (mucha) y pensar en el resultado final: tu hermosa casa renovada!!!!!!!!!!!!! ☺

    ResponderEliminar
  3. Creo, Ale, para aclarar toda duda, que encontrar plomero es tan fácil como encontrar marido, pero de ahí a que te salga bueno, hay un largo trecho!!!!
    Ay, Lau, había olvidado todo lo que padeciste con el gracioso de tu plomero... ¿por qué no se hacen cargo de lo que destruyen???
    A mí me han tocado todo tipo de alimañas. Incluso uno que, cuando vivía en el departamento, comenzó a increparme por mi peso!! diciéndome que no podía entender cómo las personas desperdiciaban de esa manera su salud, etc. etc. Cómo explicar al cavernícola que la obesidad es una enfermedad!! porque seguro que a un paralítico o un enfermo de cáncer no le decía nada... aghhhh!!!!
    Esta historia hoy tuvo final feliz y eran apenas pasadas las 8 cuando apareció este buen señor a "hacerme el favor", deshaciéndose en disculpas. A mí ya me había pasado la bronca, porque así como me encabrono, pego dos gritos, tiro algo, doy algunas patadas y ya está: hice "catártasis" (como decía un bruto juez que ya se jubiló)
    Lo bueno es que este finde tendré gas!! y al menos podré bañarme decentemente...

    ResponderEliminar
  4. ¡Una buena para el fin de semana! Yo todavía no sé si cuando intenté encender mi calefón logre un buen resultado! Hace meses que estoy esperando al gasista para que le haga el service al calefón y siempre tiene excusas para su ausencia. ¿Y por qué no llamar a otro? Todos están en la misma situación. Como yo no tengo gas natural aún por la falta de solidaridad de los vecinos que no lo quieren pagar, me conformo apenas con que encienda el calefón y salga agüita bien caliente!!! Más de una vez herví agua en cacerolas y pavas y me metí como pude en la vieja bañera de los chicos!!!
    Lindo relato, lindas fotos, pero coincido con Ale, cuidá ante todo tu salud!!!!
    Besos

    ResponderEliminar