miércoles, 28 de abril de 2010

A LOS MEJORES AMIGOS DEL HOMBRE EN SU DÍA




Hoy es el día del animal y de alguna manera quiero rendir homenaje a estos seres llenos de amor incondicional que –según dicen- fueron puestos sobre la tierra para servirnos.
Personalmente creo que eso es un error de concepto y uno de los defectos más grandes de la creación (algo en lo que me extenderé en otro post) fue no dotar a los animales del don de la palabra.
El amor que siento por los animales es genético. En la casa de mi mamá tenían un pequeño zoológico que incluía hasta avestruces!!
Cuentan que mi bisabuelo Botelli llegó a tener 22 perros en el campo cuando parió una de sus perras, Lola. Tal era el amor que sentía por los animales y el que ellos sentías por mi bisabuelo, que cuando falleció, lo acompañaron a la par del coche fúnebre hasta su último destino.
Para hablar de mi relación con los animales tengo que referir a aquéllos que tocaron mi vida, desde chiquita.


Mis primeros recuerdos se relacionan con conejos. Tuvimos uno que era casi una criatura. Se paraba al lado de la mesada cada vez que oía destapar la lata de las galletitas, implorando por un bocado!
Cuando se empachaba yo lo llevaba en brazos a casa de una vecina para que lo curara (tal como lo hacía conmigo) y mi mamá pasaba vergüenza por mi atrevimiento, pero el matrimonio de viejitos italianos se divertía mucho conmigo, así que me recibían de buena gana.
Me cuentan que Orestes, el tano, aún tenía problemas de pronunciación y le salía “coneco”. Yo lo corregía y le decía “pero mirá que sos boludo; se dice conejo!!” y él reía con ganas.

Siempre tuvimos pájaros, especialmente canarios; y hasta llegué a tener una tortuga de agua y un pez suicida (que terminó cumpliendo su cometido el día que saltó de la pecera y nadie lo vio a tiempo para devolverlo al agua)
Y después llegaron mis preferidos: los canes!!
Mi primera perra se llamó Puchi y era una pequinesa marrón de trompita negra. Poco recuerdo de ella porque era muy chica, pero nunca olvidaré el día de su muerte. Fundamentalmente porque fue mi culpa.
Nunca salía a la calle y un día yo (que habré tenido 4 años) la saqué con la correa y me dieron ganas de hacer pis. En lugar de volver a entrar a la casa con ella, la enganché de una débil rama de palmera y fui al baño. Ella se escapó y al cruzar la calle, la atropelló un auto. Era muy chica pero la culpa me devoró por mucho tiempo!!

A ella siguió otra Puchi, también pequinesa, preciosa! Era tan hermosa y codiciada que un día desapareció. Pusimos avisos, ofrecimos recompensa, hasta que apareció un dato: que la tenían en cierta casa. Fuimos para allá y por supuesto que negaron todo. Aseguraron que la perra había sido un regalo proveniente del sur, pero no la mostraron en ningún momento. La pobre Puchi escuchó hablar a mi mamá y salió como tiro de la casa. Mi vieja, ni lerda ni perezosa, la tomó en brazos y previa amenaza, se la llevó.
La rescatamos esa vez pero la volvieron a robar y nunca más supimos de ella…
No me dejaron más llevar un perro a casa. La perra de mi tía tuvo cría y me quedé con un cachorro, Jimmy. Raza PP (puro perro) nomás. Me insistieron y torturaron tanto que terminé regalándolo contra mi voluntad. Fue lo más horrible que me obligaron a hacer en mi vida. Y lloré mares!! Pero aún después de regalarlo seguía viéndolo, con un régimen de visitas como un padre separado.

Un día fui y me dijeron que Jimmy ya no vivía. Lo había matado un auto. Lloré una semana de punta!! Ni siquiera me quedó una sola foto del chiquitín.
Después de eso mi mamá no quiso más saber de perros, hasta que Pamela llegó a nuestras vidas. De raza pichichus, fue la perra más tierna y dulce que conocí. Una compañera incomparable. Lamentablemente nos dejó muy joven, a causa de una hepatitis.
Ahora sí que no habría más perros en casa...


A los 16 años me enteré de una perra bretona que había tenido 10 cachorros mestizos. Y así, de prepo, adopté a Polidoro, a cambio de un kilo de dulce de leche y 10.000 australes.
Poli fue una institución, que merece su propio post (y lo tendrá el día de su cumpleaños) y nunca jamás lo olvidaré!!
Y así llegamos a mis bebés. Andy y Mora son mi vida, los que me hacen renegar a diario y me dan tanto trabajo, pero llenan mi tiempo de amor. El amor incondicional que hace que vuelvan a moverme la cola aún después de retarlos y castigarlos. El amor que los lleva a que cada regreso a casa sea una fiesta.

Mi amor también todo lo perdona… los pichines de Andy, los boquetes de Mora en la pared, los atropellos que cometen contra todo ser que camine por la vereda, las escapadas, los ladridos chillones, la ropa que me ensucian, los moretones… todo es poco comparado con lo que me brindan!!
Por eso este 29 de abril quiero rendir homenaje a los animales con los que compartí mi vida y a los que la comparten conmigo actualmente; a los que tienen cuna de oro y a los que luchan por sobrevivir; a los que corren libres en su hábitat y a los que cayeron atrapados por las jaulas del hombre; a los que sufren y los que nacieron para “servir” a los humanos; a todos ellos ¡feliz día! Y ojalá tomemos conciencia para brindar ayuda a los necesitados y reconocer que no son seres inferiores a nosotros, sino solamente distintos y como tal merecen respeto!


Me gustaría que participen mucho en este post, contando las “historias animales” que seguramente la mayoría de ustedes tiene.

14 comentarios:

  1. ¡Feliz día para todos los animalitos que habitan la Tierra! Justo ayer, a unas horas de este tan merecido día para ellos, con Cele nos pasó algo horrible. Íbamos con la moto por una calle, rumbo al gimnasio "Alas" y vi de lejos a unos perros que intentaban cruzar la calle. En mi intento de evitar un posible choque contra ellos, disminuí la velocidad porque era imposible esquivarlos porque venían autos detrás de nosotras. Y justo cuando pasamos al lado de ellos, uno alcanzó la pierna derecha de Cele y le dio un fuerte tarascón. ¡Fue tal el susto de mi hija que por momentos creí que nos caíamos de la moto y nos hacíamos golpes contra el pavimento! ¡Todavía no llego a entender cómo hice para mantenernos en equilibrio en medio de su ataque de pánico y llanto! ¡Salimos ilesas pero el susto de ella perdurará por varios días! La sorpresa me la llevé después cuando me contó que se trataba de un perro muy conocido, que frecuenta habitualmente el patio de la escuela y se pasea entre los chicos durante el recreo!!! ¡Cuánta negligencia de las autoridades! ¡Es un perro callejero, sin dueño, sin destino, sin cuidados, sin amor! Justo vos rendís homenaje a estos fieles amiguitos y yo me adhiero sensiblemente a ello!!! Pero no está en mis planes por el momento tener un perro!!! Nunca tuve animales en mi casa por mucho tiempo!!! Recuerdo haber convivido con un loro que finalmente logró escaparse en una de sus salidas transitorias de la jaula!!! Por ahora me dedico a mantener mi humilde huerta. Saludos a Mora y Andy!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Angélica por el saludito y muchas gracias mamá por el homenaje!!
    Aprovechamos la oportunidad para incluir en este saludo a todos nuestros amiguitos: Sol, Nube, Almita, Nina, Lola, Dixy, Blanca, Platón, Alejandro, Roci, Yoli, Tomás y a todo el Hogar de la Buena Pata!! (((disculpen si olvidamos a alguien... los queremos igual!!!)))

    ResponderEliminar
  3. Y muchos besos a mis novias Kika y Leah!!
    Andy

    ResponderEliminar
  4. ME ENCANTO TU HOMENAJE! YO SIEMPRE TUVE GATOS EN MI INFANCIA,NUNCA PERROS PORQUE NO ME GUSTABAN.HACE DOS AÑOS MI HIJO MENOR QUISO PARA NAVIDAD UN PERRO,ME OPUSE AL PRINCIPIO,Y COMO SIEMPRE TERMINE ACCEDIENDO(GRACIAS A DIOS)
    TENGO UN PERRO QUE ESTABA EN LA RESERVA CANINA.ES UN DULCE,LO ADORO(SERA PORQUE ME HACE MAS FIESTA EL QUE MIS HIJOS?)JAJA NO ENTIENDO PORQUE NO ME GUSTABAN LOS PERROS!!! SON LO MAS!!! TE ADORO ROKI!!!!

    ResponderEliminar
  5. Que lindo Cari, me encabto lo q pusiste,,,"el amor todo lo perdona" y realmente es asi. Feliz Dia a los animalitos del mundo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Silvia!!
    Son innumerables las historias similares a la tuya, de personas que en un principio no querían saber nada con un perro hasta que se enfrentaron a ese bombardeo de amor y lealtad que sólo los animales son capaces de dar.
    Me alegro doblemente, porque incorporaste a Roki como miembro de la familia y porque elegiste adoptarlo de la reserva canina.
    Hoy también el homenaje tendría que ser extensivo a aquéllos que lo dan todo en sitios para rescatar animalitos. Yo contribuyo con cuatro de esos lugares pero siento que los verdaderos héroes son los que ponen todo de sí para procurar a los animales una vida mejor.
    Fabi, sé que también sos una gran "animalera" como yo y podrás coincidir conmigo y con Silvia que no hay mejor bienvenida que la que dan los animales!!!
    Una preguntita para Angélica: ¿te acordás cuando eras chica y estabas loca por tener un mono? No recuerdo de dónde vino ese enamoramiento loco, pero me parece oírte: no querías perro, ni gato, ni pájaros, sólo un mono!!

    ResponderEliminar
  7. cary..uno de los mejores....me hiciste emocionar!!!! recuerdo a pamela, compañera de nuestros juegos Y como disfrutaba de ella..no tuve oportunidad de tener mascota en mi niñez pero la vida me regalo a lola...mi caniche...ella es una de las elecciones de mi vida que nunca me arrepentire...el amor que nos regala y el que recibe es incondicional...compañera y dulce conmigo acompañandome en mis malos momentos...porque no hablan?..porque no les hace falta...con solo una mirada te dice lo que siente....
    recuerdo a polidoro...vago como pocos...tengo una foto de mi hijo con el ....y de andy y mora..que puedo decirte....divinos..tus compañeros de la vida...esos que no fallan....FELIZ DIA PARA TODOS LOS ANIMALITOS!!!!! Ale

    ResponderEliminar
  8. Que lindoooooooooo!!! Me encanto!!!!!!!!!!!!
    Uy si me pongo a escribir sobre todos los animales que tuve y sus historias me vas a expulsar como comentarista del blog! jajaja

    Pero no puedo dejar de mencionar (por orden de aparicion) a:

    Buqui, mi primer perro, o mejor dicho el perro (raza perro)que tenia mi mama cuando yo naci; el me dejaba que con mi misero año de vida le tirara de la cola y me subiera a caballito... un santo!

    A mi chivo, del cual viste foto... lo tuve poco tiempo y jamas quisieron decirme que paso con el... lo imagino a la estaca :(...

    Despues tuve: Agnetta (Anni): la perra manto negro de mi tio, pajaritos, pollitos, una tortuga, un pececito, un hamster, algunos gatitos transitorios y mas pececitos hasta que llego mi primer perro (mio, todo mio jaja): Jovi, el Fox Terrier que me regalo mi amigo Daniel para mis 17 años..

    Luego llego Felipe Anselmo "Cachu", que es el perro de la flia. y un par de años mas tarde llego Cachita "Cachas" para unirse a Felipe... ambos rescatados de la calle y que hoy en dia viven con mi mama.

    POr ultimo y no por eso menos importantes, los amores de mi vida: Sol, Nube Y Almita...

    Que decir de ellas que no haya dicho o no se note? jajajaja Las amo... son las que estan conmigo dia a dia, a quienes -al igual que vos a Andy y Mora- les perdono cada una de sus travesuras porque nada se compara al amor que me dan dia a dia... son quienes me reciben a los brincos cuando llego acasa y quienes se tiran de cabeza para darme los buenos dias cada mañana...

    Coincido con tus palabras... En este Dia del Animal solo puedo pensar en la suerte que tienen todos esos animalitos que tienen un hogar amoroso, comida y cuidados y en lo que sufren todo esos que no lo tienen. Que pasan frio, desamor, hambre y abusos...

    Trato (como tantas personas) de ayudar lo mas que puedo, pero a veces escapa a nuestras posibilidades y muchas veces triunfa la indiferencia de muchos sobre el esfuerzo de pocos respecto del padecimiento de estos animalitos...

    Me gustaria que no fuera asi y que hoy todos pudieramos decir que dia a dia honramos a los animales, porque son los seres mas puros de la tierra...

    Desde aca, agradecemos los saluditos de Andy y Mora y queremos mandarles unos besos muy grandessssssssssssss y Feliz Dia!!! De parte de Sol, Nube y Almita!!!!

    ResponderEliminar
  9. A los mejores amigos de los amigos, a esos seres incondicionales que nunca fallan, a ellos, LOS ANIMALES, mi amor, reconocimiento y respeto por las crueldades que sufren.
    Gladis

    ResponderEliminar
  10. Laura, qué zoológico!!!!
    Evidentemente el modo en que te criaste, rodeada de animales (lo digo en el mejor sentido de la palabra ja ja) incidió en el tipo de persona que sos.
    Las demás no lo saben, pero yo les voy a contar las cosas que llegó a hacer Lau por los animales: desde pagar con mucho sacrificio la manutención de un perrito callejero (Pomelito) para que alguien se lo quedara (ya que ella no tenía más espacio para adoptarlo); ocuparse de un perrito atropellado en la calle y como finalmente no sobrevivió, encargarse hasta de su cremación; y su última aventura: rescatar una garza de la peatonal, llevarla al veterinario, para terminar devolviéndola a su hábitat.
    Esa es Laura, me enorgullece ser su amiga tanto como ser amiga de Gladis, quien es capaz de enfrentarse a cirujas por el maltrato que le dan a los pobres caballos, o defender a una iguana a la que unos chicos estaban apedreando, hacer colectas mensuales para comprar alimento para un hogar, o irse de vacaciones con una bolsa de balanceado, para alimentar a los perros callejeros.
    Este homenaje también es para ellas y tantos seres anónimos que protegen a los animales de la parte malvada de la humanidad.

    ResponderEliminar
  11. Cary
    en mi casa siempre hubo animales ya que mi abuelo tenia casi una granja pero yo no valoraba mucho a los bichos. Mis hnas. siempre fueron bicheras pero yo, no.
    Hace un tiempo pense en tener una mascota por mis sobrinos y asi llego Nina, hija de madre pequinesa y padre desconocido. No saco nada de nadie, ella es ella. Patas largas, orejas de miercielago........ no se cuantas cosas mas me dijeron de ella. La pobre no tiene mucha salud y renegamos con fiebre cronica y problemas de piel pero todo el mundo la quiere. Tiene un regimen compartido de vivienda jajajajja. Un poco conmigo y otro poco con su amiga Rocio y su tia Fabiana que disponen de mas tiempo en la semana. LOs fines de semana vuelve a casa y se muestra siempre feliz. Aun volando de fiebre no deja de jugar y estar alegra. Es un fenomeno que hasta los veterinarios le muestras a los residentes.
    Es cierto que no piden nada a cambio y estan siempre atentos.
    Recuerdo a Poli y sus escapadas por ahi jajjajaja, que institucion fue ese perro.
    Un homenaje a todos y un beso a los primos de Nina.
    Sandy

    ResponderEliminar
  12. ¡Sí, recuerdo mi devoción por los monos, hasta que un día apareció un mono en el barrio y nunca más deseé tener uno en "cautiverio". Trepaba por todos los techos de los vecinos hasta caer en mi patio deslizándose por la escalera que ascendía hasta la terraza de mi casa. ¡Ni hablar cuando hacía poses eróticas y orinaba la ropa recién tendida! Un buen día terminó como todos los monos que tristemente adopta la gente como "mascota", electrocutado, colgado entre los cables. Nunca digo nunca y creo que tal vez algún día adopte algún animalito. ¡Las felicito a uds. que puedan compartir sus vidas con alguno de ellos! Es una decisión muy laudable la de uds. porque un animal merece todo el cariño, el cuidado y el respeto que cualquier otro integrante de la familia!!!

    ResponderEliminar
  13. Nooooooooo... no quiero imaginar al mono orinando la ropa!! Ya acá tengo un pichinero y es un vicio horrible que no le puedo quitar!!
    Y sí, definitivamente son bichos que tienen que estar en su habitat y en libertad...
    Hacés bien en nunca decir nunca porque no se sabe lo que el destino pueda deparar!!

    ResponderEliminar
  14. ♥♥♥ Gracias por tus palabras Cary!!!! ♥♥♥

    ResponderEliminar