martes, 20 de abril de 2010

CÓMO NOS “CANTARON” LA INFANCIA

Dicen que somos el reflejo de nuestra historia y que nuestra crianza nos condiciona aún más que la genética. Y es absolutamente cierto!!
Me detuve a pensar en las nenas y cómo los adultos se encargaron de adoctrinarnos desde chica a través de las canciones infantiles, por ejemplo.
Veamos algunos casos emblemáticos:


1) Recordarán esa canción “lunes antes de almorzar / una niña fue a jugar / pero no pudo jugar / porque tenía que barrer”… bajo la excusa de aprender los días de la semana, se sucedían las tareas domésticas (lavar, cocinar, planchar, etc. etc.) hasta llegar al domingo, único día permitido para pasear (por alguna cuestión religiosa, seguramente, y no porque se pensara en esparcimiento).
Así empezaban a inculcarnos nuestras madres que la mujer venía al mundo para ser ama de casa sin chistar, era algo inherente a nuestro género y era prioridad entre todas las actividades, incluyendo la de “jugar”.


2) Si acaso quedaba alguna duda, teníamos al “arroz con leche”, que básicamente nos enseñaba que para casarnos teníamos que saber coser, bordar y “abrir la puerta para ir a jugar”, una forma delicadita de decir a una niña que también tenía que ser buena en la cama!!


3) Claro que además de ser un set de electrodomésticos humano, las mujeres teníamos que producirnos para ellos. Recordemos “yo soy la marinerita la más bonita del regimiento… marinerita, niña bonita, yo quisiera ser tu amor!”… en fin, sólo los hombres se fijaban en la señorita en cuestión por ser la más linda!!
Sin embargo, la segunda parte de la canción da para otra interpretación: en realidad la marinerita apuntaba a los varoncitos!! “Una semana, con muchas ganas, a tu lado estaría yo” ¿¿¿Sólo una semana??? Claro, ésas fueron las raíces de la histeria actual, así se criaron los primeros machos cabríos que creen que después de pasada la primera semana se acaba la novedad y lo interesante en una relación. ¡La culpa era de la marinera de m…!

4) El patito presumido tampoco se quedaba atrás. Aunque más que educadora, yo diría que era una canción premonitoria, con visión de futuro. En primer lugar, el patito tan presumido… o era gay o era metrosexual!!
La patita que se ganaba al patito presumido era la que lo mataba con la indiferencia y hacía que este gil la siguiera y persiguiera. El concepto de “gran señor” estaba ligado a ser un baboso perseguidor de patitas indiferentes. Eso era un macho, señoras y señores!! Y por supuesto, se casaban por iglesia y por civil con la pata desfachatada que se había hecho la difícil. Pata que se durmió terminaba en la cacerola!!!


5) Para reconocer el valor del amor en la vida de una mujer, bastaba con cantar los “diez alpinos… que venían de la guerra”. ¿Lo recuerdan? El más joven traía una rosa y el muy turro sólo se la quiso regalar a la princesa a cambio de casamiento (en mi humilde opinión, por interés, porque llegaba de la guerra, ni conocía a la fulana… sólo quería pasar de alpino a príncipe… pero bueh, pensemos que era por amor!)
De ahí en más, con la negativa del rey se desataba una epidemia necrológica macabra: el alpino moría fusilado, la princesa moría de tristeza, el rey iba a morir a China, el perro moría de rabia y hasta el loro ligaba una psitacosis!!! Lectura para las niñas en cuestión: no se puede vivir sin pareja!!


6) La blanca paloma (que estaba sentada en un verde limón…) nos instruía acerca de cómo actuar con nuestra pareja: “me arrodillo a los pies de mi amante”… ¿¿¿de rodillas??? Primero muerta como el alpino y la aldea completa, antes que verme más abajo o detrás de un tipo!!!!!!!!


7) Por último (y aclaro que sólo para no extenderme demasiado y agotar a mis lectores) teníamos a la Catalina, que nos aleccionaba acerca de qué hacer cuando el hombre se va.
¿Tienen presente esa canción? “Estaba la Catalina / sentada bajo un laurel / escuchando la frescura / de las aguas al caer”
El soldado era el marido pero le hacía creer que este buen hombre había muerto en la guerra. Entonces Catalina, que ya había esperado 7 años el regreso del marido (una mártir esta mujer) amenazaba con esperar 7 años más!!! (vaya mensaje!... no vivan, niñas, sigan esperando!!) Como si fuera poco y no fuera suficiente haber perdido 14 gloriosos años de su vida, anunciaba que si a los 14 no volvía se iba a meter en un convento!!!
Y esta atrocidad no terminaba allí… también había lecciones de maternidad (de cómo cagar la vida de los hijos): no sólo se conformaba con recluirse en un convento a orar por su castidad el resto de sus días, sino que arrastraba en su desgracia a todos sus hijos: las mujeres al convento con ella (claro!... ¿qué otro destino podían tener dos minas?) y los hijos a la guerra! (para que palmen como el padre!)


En fin, haciendo un repaso de lo que nos hicieron cantar y aprender en la infancia, ahora comprendo por qué todas nos transformamos en unas neuróticas carne de diván y por qué las relaciones de pareja funcionan del modo en que funcionan. ¡Nada es casual!

Eso por no hablar de los cuentos infantiles… pero eso será material para el próximo post!!!


10 comentarios:

  1. excelente!!!!!!! todavia me rio..que memoria yo no recuerdo las letras como vos..aunque la de catalina la tenia en el inconciente jajajaj vos sabes por que...uno espera como una boluda...que lo unico que esperamos es recibirnos de boluda ...en fin....si es cierto que te inculcaban de chica que te cases y seas feliz..de otra manera no existias..te olvidaste de soy la viudita del conde manuel que busca casarse y no encuentra con quien.... flo de tonta esa viudita que ya se quemo una vez y quiere volver a equivocarse....en fin ...seguiremos tratando de creer que el amor verdadero existe..y en los cuentos infantiles tenes letra para un libro..besos cary

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Ale!! La viuda del conde Manuel no aprendió nada en la vida ja ja ja
    Ya hablaremos de los cuentos infantiles que también tuvieron su aporte al lavado de tantos cerebros femeninos!! pero por el momento ¿recuerdan alguna otra canción que haya "contribuido" a nuestra "formación"?

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajaaja Genial!!!!!!!!!!!!!

    Debo decir que solo conozco el arroz con leche, el de la paloma y los 10 alpinos... pero jamas se me habia ocurrido analizarlos de esta manera!!!!! jajajajajajaa

    Es verdad!!! Juro que leyendo lo que escribiste me alegro de no haber analizado antes esas letras y de que no hayan entrado en mi subconsciente de esa forma (debo haber sido una niña totalmente superficial porque jamas preste atencion a esas letras)! jajajajajajaja

    Es increible como estas "inocentes" canciones dejan traslucir que es preferible la frustracion como persona y mujer antes (el caso de Catalina)que una vida feliz... y todo porque el hombre se fue!

    Yo no se, pero... antes los hombres se iban menos de su casa o bien ahora se van por cualquier cosa, pero te imaginas la cantidad de monjas frustradas que tendriamos hoy si aplicaramos ese concepto???

    Yo ya seria Madre Superiora........ jaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy ocurrente interpretar las letras de las canciones de este modo! ¡Yo recuerdo muchas de esas, pero coincido con Lau, nunca las analicé desde esa perspectiva! ¡Es que la inocencia durante la niñez te permite disfrutar sin demasiados prejuicios! Recuerdo a "La Farolera al tropezón", "Don Pirulero", y la del "Huevo Podrido" medianamente, creo que empezaba así como "Al tun tun de la cara, carabela, el que se duerme se come una vela..."

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que no las analizábamos porque éramos muy chicas!! Pero hoy en la madurez hay que pensar que la música y la repetición constituyen un modo de meter muchísima información en el subconsciente!!
    Así que por favor cambiemos de disco con nuestros niños y cantemos un arroz con leche en el que la gente se case por amor, amor que vaya más allá de que la marinerita sea o no bonita o se arrodille o no a los pies del amante (ahora mi mente podrida piensa también que había algún toque sexual por ahí je je) y enseñémosles que si la Catalina enviudaba o se divorciaba, no iba a dejar de ser mujer por eso!!! A lo sumo iba a llorar un poquito y retomaría su vida, sin apegar sus hijos a su desgracia...
    Y yo definitivamente también sería Sor Carina después de tantas decepciones amorosas!! ja ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de caer en tu blog...porq m lo pasó mi viejo después de recordarle mis canciones infantiles...y una de ellas era la de la marinerita!!jaja. También recuerdo un juego de ronda q decía con mucha incoherencia:" Zanahoria rallada...m quieren fusilar...somos chicas marineras q venimos de altamar"... y su estribillo muy español:" ay toro, q te pilla el toro...". El análisis podría centrarse en q el fusilamiento se producía a raiz de lo mala q estaba lazanahoria...mujeres q no sabían cocinar...imagino. Un texto muy elaborado, sin duda.. Coincido plenamente en el poder q han ejercido las canciones de este tipo...así como los cuentos folclóricos y moralizantes. Hace años estuve haciendo un grupo de trabajo sobre los mensajes perversos de lis cuentos populares...Muy interesante. Un saludo y me he reído mucho con tus analisis cancionero.

      Eliminar
    2. No recuerdo la canción de la zanahoria, pero estamos con una amiga que la cantaba mientras le leía tu comentario así que indudablemente nos han marcado estos temitas del cancionero popular setentoso/ochentoso.
      No pongo en duda que los cuentos populares contengan mensajes subliminales, como casi todo lo que nos pasan por las narices.
      Gracias por tu comentario, Gaby y te invito a seguir leyendo el blog. Besos!

      Eliminar
  6. Carina, esta generación creció viendo Rebelde Way y Casi Angeles. No necesitan que les cantemos nada. Yo veo a las "nenas" (por llamarlas de alguna manera) todos los días en el colegio, y salvo algunas marmotas de familia ultracatólica, tienen más calle que cualquiera de los adultos que trabajamos allí, y andan soñando con irse a Australia o con ganar mucha plata trabajando poco, no me da la sensación de que les interese esperar a ningún soldado, jajajaja!!!
    Mariana

    ResponderEliminar
  7. Ay Mani, tenés razón... Rebelde Way y Casi ángeles... qué bajo hemos caído!!... ya me deprimí!!!!

    ResponderEliminar
  8. Lo he encontrado por casualidad,y que verdad,yo tampoco las analice ,pero ahora de mayor comprendo que estas canciones eran puro machismo.Estaba buscando la canción de la Marinerita ,

    ResponderEliminar