lunes, 1 de marzo de 2010

DONDE SEA QUE ESTÉS... feliz cumple, viejo!!!

Marzo es bastante complicado en lo afectivo, ya que es a la vez el mes del cumpleaños de mi papá y aniversario de su fallecimiento.
Mi viejo hoy cumpliría 84 años y parece mentira porque en mi mente y en mi corazón será siempre un hombre de jóvenes 57 años.
Falleció hace 27 años, pero cuando eso ocurrió llevaba 5 años muerto en vida, degradado a que su existencia transcurra sólo por la mitad izquierda de su cuerpo, atado a un sillón de ruedas.
Mi papá no era famoso, ni letrado, ni hizo lo que el común de la gente llamarían grandes cosas en su vida. Pero era un gran tipo, de ésos que tienden a todos una mano solidaria cuando cualquiera lo necesita, emprendedor y no temeroso del trabajo, de la cultura del esfuerzo como único medio para alcanzar objetivos.
Cuando pienso en mi viejo me da una enorme tristeza. En primer lugar, porque siento que nunca llegó a cosechar los frutos de todo aquello que sembró. Y también me da tristeza tener tan pocos recuerdos de él.
Es tan poco lo que viví con mi padre y sin embargo cuánto amor debió haberme dado en los ocho años que estuvo presente, que para mí sirvió como combustible inagotable por el resto del tiempo que pasé sin él.


Muchas cosas me contaron. Así sé, por ejemplo, que cuando nací iba a estar presente en el parto y lo impresionó tanto la sangre que tuvo que salir; que tenía tal chochera que en lugar de habanos repartió helados a todo el personal del sanatorio; que estaba loco por mí y podía hacerle lo que fuera porque su afecto no conocía límites.

Recuerdo sucesos como pantallazos aislados. Cuando me llevaba a cada circo que llegaba a la zona, mi primer día en la academia de inglés, los viajes que hacíamos para repartir helados, las canciones que cantábamos (marchas, generalmente) golpeándome las piernas con las palmas de las manos siguiente el ritmo, hasta que quedaran enrojecidas; o cómo se levantaba de la cama con resignación, cuando yo en medio de la noche me cruzaba a dormir con mi mamá... y la cantidad de regalos que me hacía!! desde muñecas de todo tamaño y color, hasta aquella marioneta que me había comprado en la carrera de motos de Santa Clara.

Tengo presente el día que me dijo que tendría que comenzar el cuarto grado por la mañana porque iban a hacer una sola división. ¡Cuánto me enojé! No quería levantarme temprano por nada del mundo!! El último recuerdo que tengo grabado es el día en que me dijo que no podía llevarme a la escuela porque le dolía la cabeza. Fue el principio de su enfermedad...



Los años sobrevinientes fueron tiempo suplementario, pero no cuentan. Me costó horrores aceptar que el desprecio de mi papá por mí en los últimos años porque no podía concebir que su cariño se hubiera convertido en intolerancia.

Nunca volvió a pronunciar mi nombre y fui Hugo hasta el último día. Cuando estaba por llegar la ambulancia para internarlo, el último momento en que lo vi con vida, me llamó Carina. Yo le tomé la mano enferma y podría jurar que apretó la mía.

Hoy hubiera sido su cumpleaños y como cada año me pregunto cómo hubiera sido mi vida junto a él (imaginándolo sano, desde luego). Cuántos viajes hubiéramos hecho, cómo hubiera disfrutado a sus nietos y bisnieta, la compañía que hubiera significado para mi mamá, la fiesta que hubiera hecho para celebrar mi graduación, o cómo compartiríamos juntos nuestro pasatiempo común: el cine y la fotografía.
No dejo de pensar que mi vida hubiera tenido un giro de 180 grados si él viviera...
Lo seguro es que definitivamente hoy no sería un día tan triste sino una celebración. Fiesta con chopp y baile, de ésas que (creo) nos gustaría organizar... en grande!!


8 comentarios:

  1. cary...solo puedo decirte que es duro la perdida del papa y mas para una hija mujer y mas en tu caso que eras una nenita.....te aseguro que todo lo que no pudiste vivir despues a su fallecimiento, te lo regalo antes, todos esos años que lo disfrutaste...si que recuerdo ese amor de el por vos y cuando nos llevaba a pasear en el fairlan que tenias...que de recuerdos...y esta con vos siempre acompañandote.....la vida a veces en injusta y debe haberte costado a tu edad esa ausencia...pero tambien te dio fuerzas para seguir adelante y valerte por vos misma en todo lo que haces y seguro en tu graduacion estuvo, en tus quince estuvo y en todos los viajes que haces tambien..de alguna manera te proteje.
    animo y la vida es asi...pero tambien tiene muchas cosas lindas...disfruta de tu vieja que la tenes que es una mujer maravillosa que te ama y te lo demuestra que es lo mas importante...besos..ale

    ResponderEliminar
  2. Hermosisimas palabras Cary!! Se que nada puedo decir que te quite este sabor amargo que hoy tenes ... cuando hemos perdido alguien tan amado, como en este caso tu papa, nada de lo que nos digan sirve ni alcanza...

    Yo no tengo duda... seguramente te apreto la mano ese dia y fue su manera de despedirse... que bueno que alcanzo a reconocerte y llamarte por tu nombre!

    Se nota que eras la luz de sus ojos y aunque ahora no esta con vos para celebrar su cumpleaños, esta presente en cada cosa que haces, en los gustos compartidos, en esa pasion por el cine y la fotografia... y en miles de cosas mas... y alla donde esta, seguramente no entra en si de orgullo viendo que clase de hija tiene!!!

    ResponderEliminar
  3. Cary
    el recuerdo de tu nombre y apreton de manos sintetiza ese amor que, sin dudas, tuvo hasta el final. Rescato, en todo el relato, el esfuerzo de todos por mantener viva su presencia en la familia. Eso es admirable! El no esta pero, sigue siendo "compartido" por todos.
    Un beso enorme y dejame apretar tu mano, Carina!

    Sandy

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay, mi querida amiga!
    ¡Recién en estos momentos puedo percibir lo que sentís en esta fecha tan especial!
    ¡Cómo no recordar a Aldo! La primera vez que visité Gessler fue con Uds. dos. Nunca se fue de mi mente tal bello recuerdo. Me sentí muy importante poder compartir ese viaje con Uds. y fuera de Gálvez!!! Siempre te estaba esperando a la salida de la escuela. Es duro haberlo perdido tan pequeña y verlo sufrir tantos años. En algún lugar te está cuidando y tenés que afianzarte a esa idea y tener fe que siempre te estará protegiendo a vos y a toda tu familia!!! La presencia de tu papá fue muy fuerte en nuestra infancia. Siempre estaba entre nosotras, limitado por su enfermedad, compartiendo nuestros juegos en tu casa!!! Él siempre estaba allí, rodeado de afecto y cuidados. Tu mami es una gran mujer también porque siempre fue su gran compañera con todas las letras. De grandes padres, grandes hijos!!!
    El último y triste recuerdo de mi papá fue su reclamo casi inconciente, creo, hacia todos los que estábamos en el sanatorio por la falta de sinceridad hacia él. Replicó varias veces: "Cuándo me van a decir la verdad????" Esas fueron sus últimas palabras antes de caer en un largo sueño que terminaría en su deceso. No hubo apretón de manos, todo lo contrario, el avance de su enfermedad lo hicieron agresivo y hostil.
    ¡Mucha fuerza y a seguir adelante, porque la vida nos va apartando por un tiempo de nuestros seres queridos! Cariñso

    ResponderEliminar
  5. Cari, si te digo que me identifica tu historia con tu papa?...mañana 3 de marzo es el aniversario de mi mama, 32 años que no esta conmigo....y solo te digo que lo siento como si hubiera sido ayer.
    Un abrazo!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, chicas, por sus palabras. Pasaron veintipico años y sigo recordando el mes de marzo con mucha tristeza. Por eso puedo entender tus sentimientos, Fabi.
    Lamento que la despedida de tu papá, Angélica, haya sido tan triste. Vale lo que dije con relación al desprecio de mi viejo hacia mí los últimos años de su vida: estaban enfermos, ya no eran ellos y si puede caber esa afirmación, en ocasiones no sabían lo que hacían ni qué decían.
    Creo que tenemos que quedarnos con otra imagen de nuestros padres: la mejor, cuando éramos para ellos "las niñitas de sus ojos".

    ResponderEliminar
  7. Gracias a vos por tus palabras, Cary!!!
    Creeme que es la única imagen que quiero recordar de mi papá, la mejor de todas, cuando éramos sus dos palomitas blancas que volvíamos de la escuela!!!
    Mañana 4 de marzo, el papá de Héctor cumpliría 71 años!!! En casa también nos da mucha tristeza el mes de marzo y ni hablar de abril que ya se llevó a dos seres queridos: mi papá y mi sobrina política con sólo 13 años!!!

    ResponderEliminar
  8. No puedo ser reiterativa y sigo pensando lo mismo que en mis comentarios anteriores... Recordaremos siempre a nuestros papás como aquellos hombres que vivían para vernos siempre felices y protegidas. Hoy fui a llevarle flores a sus restos, como lo hago periódicamente y es una manera de sentirlo un poquito más cerca!!! Pero donde quiera que su alma estuviera, nos sigue protegiendo y guiando en nuestras vidas aquí en la Tierra. Un abrazo!!! ♥

    ResponderEliminar