sábado, 20 de febrero de 2010

MI PRIMER CONTACTO CON EL VIEJO MUNDO: Primera parte


El viaje más lejano y extenso de mi vida fue Europa 1986.
Tenía 16 años (una verdadera florecita!!) y muuuuchos kilos menos!!
El proyecto original era un viaje madre e hija. Mi vieja había viajado en 1984 y pagaba un círculo para volver a visitar el viejo mundo junto a mis tíos Tito y Chela.
En el 86 comenzó con sus problemas en las piernas y desistió. Yo quedé masticando mi bronca hasta que surgió la posibilidad de ir sola junto a mis tíos.
En medio de ese trámite también ellos se echaron hacia atrás por distintas circunstancias. Recuerdo el día que se lo estaban anunciando a mi mamá por teléfono. Tenía tanto odio encima que empecé a insultarlos ahí nomás, diciendo que siempre habían sido unos fallutos, que no esperaba otra cosa de ellos bla bla bla… pues resultó que me tuve que tragar mis palabras porque finalmente el viaje se hizo!!!
Puse mi mejor cara de pocker, me vestí con saquito de teflón para hacer que todo me resbale y me dispuse a pasar un mes junto a los tíos que había insultado.
En realidad éramos casi extraños porque nunca tuve con ellos la relación que tenía con mis otros tíos. Nos veíamos pocas veces al año y ahora teníamos que convivir 24 horas!! Sí, porque mi mamá no se había animado a mandar a su nenita de 16 años a una habitación sola y tenía que estar en una triple… con ellos!!
En fin, todo fuera por conocer Europa. Tragué mi orgullo, hice mi valija y allá me embarqué.
En Ezeiza ya me hubiera tomado el primer avión con otro destino, pero seguí adelante.
Cuando conocí al grupo me dieron ganas de huir. Todas parejas de “viejos”; el único guapísimo que me gustaba (igualito a Imanol Arias) estaba de viaje de bodas!!!
Claro que después me tuve que tomar con soda esa primera impresión porque fueron las personas más divertidas, hilarantes y ocurrentes que conocí en mi vida. Nunca volvió a tocarme gente tan macanuda en un tour.

El viaje fue glorioso, inolvidable!! Y agotador… 9 países en 30 días!!! Cada noche, cuando bajábamos a cenar los cartelitos en el ascensor indicaban algo así como 5 hs. llamada, 5:30 maletas afuera, 6 hs desayuno, 6:30 partida. Y luego kilómetros y kilómetros y caminatas y escaleras… bajé 10 kgs en ese viaje!! Un poco por el trajín y otro poco por la comida que no me gustaba.
Además dormía poco. Los hoteles eran de puta madre pero siempre la tercera cama en cuestión (o sea la mía) era una cucha. En París teníamos un hotel cuatro o cinco estrellas y mi cama era un catre. No, no lo digo en sentido figurativo. Era un catre de verdad!!, con patas cruzadas de madera y una lona en lugar de colchón! Por supuesto yo era bastante pollita para defender mis derechos y mis tíos nunca reclamaron. Claro, no tenían que dormir ellos ahí!!
Cada vez que visitábamos un palacio, mis compañeros se reían y me gritaban “una cama imperial, tirate Carina!” A mí no me hacía mucha gracia…
En Lourdes fuimos a un hotel chiquito, antiguo. Recuerdo que tenía un ascensor que parecía un pene enrejado y todavía oigo a Leticia (una de las más viejitas del grupo) gritar cuando estuvo a bordo: “me voy en la nave espacial!!”

Allí mi cama era un cajón. Literalmente un cajón. Salía de debajo de las camas como una marinera, pero tenía bordes, de modo que parecía un féretro. Yo moría de cansancio pero me planté y dije “ni loca duermo ahí adentro” y me quedé sentada como el cacique Toro sentado mientras hacía mi protesta. Por supuesto nadie me dio bola y en algún momento el sueño me tiene que haber vencido porque amanecí acostadita como Dios manda.
Como antes dije, no me gustaba ni medio la comida europea, así que esperaba con ansias los lugares que no incluían almuerzo y cena, para escapar a un Wendy o Mc. Donalds y comer algo parecido a nuestra comida. Mis tíos me miraban con desdén y me preguntaban “¿vas a comer todo eso?” al tiempo que ellos comían una ensalada entre dos. Claro que sólo hacían dieta cuando la comida no estaba incluida… dieta a medias porque también picoteaban mis papas fritas.
En un momento me atacó una crisis de compañía que lo único que quería al menos por una sola noche era estar sola. Estaba harta de eructos, pedos y ronquidos. Una noche pensé “sólo falta que mi tío vomite”… y esa noche vomitó!!! Había comido seis paltas rellenas (incluidas) que nadie más quiso y ésas eran las consecuencias.
En Amsterdam mi sueño se hizo realidad y como era un hotel nuevo y no tenían habitaciones triples, dormí en una single!!!!!!! Recuerdo cada detalle de esa hermosa habitación, el olor a muros recién pintados, los plumones blancos como la nieve, la decoración en color marfil… maravilloso!! Dormí como hacía tiempo que no lo hacía.
A la mañana siguiente partíamos a otro país. Después de desayunar mi tía se acercó a mí y me preguntó: “no viste esa película tan asquerosa anoche”. No, respondí, no sabía de qué me hablaba. Había hecho zapping por todos los canales y nada de lo que vi me había parecido “asqueroso”. En eso sube al micro el coordinador y pregunta por mi tío, reclamando una cuentita que había quedado pendiente de pago en el hotel. El respondió que no había tomado nada del frigobar… lo cierto es que había visto una película porno por un canal codificado!!! Yo era la que siempre investigaba botones, funciones y curiosidades (mi tío me llamaba “la ingeniera”) y como esa noche había faltado ya había hecho cagadas.

Continuará…

5 comentarios:

  1. que linda experiencia cary conocer europa!!!!! espero la vida me de esa oportunidad. no recuerdo cuando fuiste y no sabia que con la compania de tus tios jja debe haber sido duro..mira si irias ahora con ellos jajaj
    en ese entonces estabas en quinto..no recuerdo si fuiste en epoca de clases o vacaciones.
    mira si el facebook hubiese estado en ese entonces...veriamos las fotos seguro...que atraso habia en el 86...te acordas que tuvimos compu en quinto recien.
    segui asi con tus historias que me encanta leerlas y seguro sere el fan numero uno cuando publiques tu libro jajaj besos..ale

    ResponderEliminar
  2. Uydió! Los 16 son una edad jodida para viajar. Dos años más y podrías haber ido sola y ahorrarte a tus tíos. Yo conseguí viajar sola a los 16 porque iba con una amiga a casa de otra, y porque además mis viejos siempre fueron de dejarnos ir adonde quisiéramos. Ni se enteraron de que en ese primer viaje a Perú hicimos unas cuántas boludeces, entre las cuales se cuentan habernos ido a un minitour de cuatro días por Cuzco, Machu Picchu y Arequipa con casi cero plata (el cambio que llevábamos encima), y tener que hacer semi-ayuno porque no teníamos nada "incluido". Pero una aprende.
    El tema de la "tercera cama" es lamentable, cualquiera sea el lugar. Los cuartos están hechos para dos personas, salvo en Estados Unidos tal vez. Yo zafé (o mejor dicho, mi hermano zafó, porque era el más chico y le habría tocado) una vez que fuimos a Sudáfrica los cinco, porque mi viaje se decidió a ültimo momento (tenía que dar el examen de ingreso a la facultad y después de pensarlo un poco juzgué que el viaje era más importante que entrar ese año, y jamás me arrepentí), entonces a mamá no le quedó otra que pedir una habitación single para el nene, que durmió cual rey las tres semanas.
    Creo que esas vacaciones fueron las últimas que hice con mis viejos. En adelante salimos todos por separado. Ellos fueron a Europa un par de veces (en tour, como les gusta), yo fui con mochila y carnet de albergues, y SOLA, que es desde mi punto de vista la mejor manera de viajar, mi hermana se fue a vivir a USA, y al nene lo "cazaron" cuando apenas había salido del secundario, lo cual desde el punto de vista turístico (entre otros) fue un verdadero desastre :-D
    A ver cuándo hacemos los putos parques juntas. En Disney hasta puedo negociar, porque me lo conozco de memoria, te puedo oficiar de guía.
    Mariana

    ResponderEliminar
  3. ¡Yo sí recuerdo tu viaje a Europa mientras nosotros estábamos en clases! ¡Qué guacha, como terminaste el secundario!!! De más está aclarar que siempre fuiste muy buena alumna y nadie podía cuestionarlo a la hora de completar la libreta!!!
    ¡Se nota que fue un viaje inolvidable porque tu relato así lo demuestra!
    Mi gran duda existencial y siempre perversa: ¿Cómo hacían el amor tus tíos con vos en la misma pieza? Seguro aprovecharon esa noche después de la película porno.
    Seguí contándonos más, que el viaje se puso interesante. ¿Cuál fue el lugar que más te impactó? Y los hombres, cuáles eran los más lindos?

    ResponderEliminar
  4. Cary me encanto! jajajajajaja Imagino si este viaje en esas condiciones fuera en este año que ya nada tenes de pollita! jajaja

    Es increible como uno aprende con los años a no tragarse cosas! Es obvio que si vos pagaste tu viaje con las estadias, por mas que sea tercera cama, debian darte una cama! Ni un catre, ni un cajon... a pesar de eso es un viaje maravilloso el que hiciste y ciertamente yo me hubiera recostado en esa cama imperial! jajajajajaja
    Este post me resulto muy cortito y quede con ganas de mas (siempre quiero mas! jaja), asi que espero la continuacion con ansias!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Viajar sola hubiera sido glorioso, pero teniendo la madre que tengo que sólo le faltaba cambiar de religión para ser una idishe mame hecha y derecha, dudo que me hubiera dejado.
    ¡No sabía lo de Perú!! qué aventura!!!
    Ahora, a mí me gusta viajar sola pero en ciertos sitios en un tour. Nunca hubiera ido a albergues en Europa. Me gustan los tours, claro que con ciertos días libres para recorrer sin presiones. Pero también aprecio mucho los guías, las historias, etc. Me gusta que me muestren cosas que si fuera sola pasaría por alto.
    Ya vendrá la segunda parte. Calma... calma...
    Con relación a la vida sexual de mis tíos, dudo que la tuvieran en ese viaje ja ja ja... lo único que me faltaba era escuchar camas crujiendo mientras yo trataba de conciliar el sueño en mi "cucha"!!!!!

    ResponderEliminar