martes, 5 de enero de 2010

MI VIDA ES UNA DIETA ETERNA: ¿El principio del vacío?


Quien me conoce sabe que soy una verdadera coleccionista: acopio todo, desde servilletitas de cada bar en el que tomé algo, hasta los jaboncitos de los hoteles. Una verdadera rata.
Habrán leído acerca del principio del vacío, que hay que hacer espacio y tirar lo viejo para poder recibir lo nuevo. Pues si de eso dependo, voy frita, porque mi casa es un museo de cosas viejas, decadentes y sin uso!
Es increíble como me expando (tal vez sea un reflejo de mi situación corporal!!). Vivía en un departamento y cuando vine a la casa parecía tan grande hasta que la llené. Si tengo un estante y me dan otro, estará completo al día siguiente. Tengo esa habilidad de ocupar lugar, nunca de crear espacio.
Bajo la consigna del principio del vacío, decidí encarar el 2010 haciendo espacio en mi casa. Tal vez sea contagioso y también pueda hacer lugar en mi vida para algo nuevo y mejor!!
Tengo dos placares con ropa. Llenos, ¡por supuesto! Y como si esto fuera poco, llenos de ropa que no me va!!!!!!
Un poco por rata, otro poco porque me da pena desprenderme de ciertas cosas y el resto por ilusa de pensar que volveré a entrar en esos modelitos, fui juntando y embolsando cosas que no me van. Trajecitos de mi época de Corte, pantalones, abrigos y conjuntos lucían colgados prolijitos de los barrales, sin haber sido tocados en años… hasta hoy.
Por alguna razón decidí que tenía que comenzar mi limpieza por allí. No sólo porque ya no tengo lugar para colgar la ropa que me va, sino también porque tengo que abandonar la utopía ridícula de que volveré a entrar en esos vestidos y si tengo la dicha de adelgazar, volveré a usar cosas de 10 años atrás.
Creo que es un modo de cortar el círculo vicioso en el que entré con relación a mi obesidad. Vaya tema!!!
Más de la mitad de mi vida la pasé haciendo dietas y la otra mitad comiendo culposamente. Porque un gordo no es feliz. Es infeliz haciendo dieta y es infeliz comiendo!! Ya que al placer le sigue la culpa, inevitablemente.
Pasa que nadie entiende que la obesidad es una adicción, como el alcoholismo, el cigarrillo o la drogadicción. Con el agravante que hay que seguir comiendo para vivir, en tanto ni el vino, el pucho o la droga son necesarios para alimentarse.
¿Cómo se puede abandonar una adicción si se está en contacto permanente con el objeto de la adicción?
Mi problema no pasa por el estómago (por ende no se soluciona haciendo un nudo o colocando un balón), mi tema es mental. En algún momento se rompió mi válvula de control de saciedad y no hay boya que me indique cuando estoy llena.
Siempre dije “odio a esas flacas que comen y comen y no engordan” y una amiga me hizo notar mi error. Es verdad, odio más a aquellos que pueden comer y decir basta a tiempo!!!! Yo no puedo parar.

Es como el alcohólico. Soy una bebedora social y si bien me gusta mucho el chopp, sé que puedo tomarlo cuando salgo o en una fiesta y listo. Al alcohólico no le basta una fiesta para chupar. Después del primer vaso no puede detenerse. Así me siento yo.
Es muy fácil opinar acerca de las adicciones ajenas, pero quien tiene las propias sabe bien de qué estoy hablando.
Muchos señalaron a mi mamá con el dedo acusador porque no hizo nada por detener a esta bola de nieve que soy.
Pero, pobre vieja, ¿qué podía hacer si yo me escapaba y comía a escondidas? Me recuerdo comiendo alfajores Fantoche (comprados con la monedita que pudiera afanar de cualquier lado) y enjuagarme la boca en una canilla del jardín para que no me sintieran olor a chocolate!! (me da asco sólo pensarme haciendo eso a los 10 años)
Cuando nació mi sobrina Julia, tenía 11 años y sólo pensaba en hacer algo para que ella nunca tuviera que conocerme gorda. Así comencé con varios médicos, pero nunca pasé de la alegría de los kilos iniciales y Juli desgraciadamente me vio en todos los niveles de oso que atravesé, hasta llegar a hoy (mi punto cumbre de horror!)
Al ver que mi sobrina menor heredaba esta pesada carga genética, llegué a hacer pactos con el demonio, deseando permanecer gorda de por vida a cambio de que ella no pasara lo mismo que yo (debe haber resultado porque ella está cada día más delgada y yo más inflada!!)
Lo intenté todo: la dieta del astronauta, la cetogénica, la de las pastas, la disociada, acupuntura, las semillitas en la oreja, viandas, ALCO, reducidas en calorías, más subidas…
¿Saben qué pedí como regalo de mis 15 años? ¿Una fiesta?... ¿un viaje a Disney? Frío frío… pedí una internación!! Y así me encerré junto a mi vieja en un campo de concentración al que llamaban clínica, donde nos daban unas 400 calorías diarias, mucho ejercicio y actividad, que hacían que no tuviera fuerzas ni siquiera para respirar.
Ni siquiera el médico (que utilizaba su pinta como gancho para gorditas jóvenes y desesperadas como yo) logró retenerme los 15 días que habíamos contratado inicialmente. A los 8 días, con 8 kgs. y chirolas de menos, hicimos las valijas y abandonamos ese horroroso lugar.
También sobreviví una semana a líquidos y lechuguita en el oriental país vecino, mientras hacía respiraciones pedorras para controlar el hambre y la ansiedad y no ceder a las islas flotantes que devoraban mis compañeras de viaje.
Probando probando llegué a las anfetaminas. Bajé 45 kilos, sólo que estaba tan loca trepándome a las paredes por la medicación, que apenas registré lo que era una vida más liviana.
Y así pasé mi vida entera, con oscilaciones de peso que pasan los 10 kgs. Subo 20, bajo 10, subo 30, bajo 20 y subo 40… si hay algo que detesto es a las minas que dicen estar gordas porque con 2 kgs de más no les prende el pantalón!! Al menos que se callen delante de mí.
Es como si yo me quejara delante de un tipo de piernas amputadas, por tener las piernas blancas… vamos!!! Un poco de compasión!!!
A esta altura del campeonato y habiendo agotado recursos ni siquiera me dan ganas de retomar algo que sé de antemano que fracasará, ya que no lo puedo sostener en el tiempo. Por eso decidí desprenderme de aquello que pertenece a una vida anterior. Tal vez en unos meses sólo me pueda vestir con una sábana-poncho de agujero al medio; o quizás mucha de la ropa que hoy regalo me pueda llegar a entrar. Pero en este último caso, compraré todo nuevo!
Así que por lo pronto he comenzado, con la limpieza de los placares, a ejecutar el principio del vacío. ¿Será así o acaso habré interpretado mal y lo que hay que mantener vacío es sólo el estómago?

8 comentarios:

  1. cary..es la primera vez que escribis algo tan profundo sobre lo que sentis de la obesidad...el hablarlo y aceptarlo es un gran paso. es como dice el dicho..si no puedes con ello, unete a ello...y creo que haces bien en hacer limpieza de placares.. yo lo hice hace años cuando me di cuenta que usaba la ropa vieja y guardaba lo nuevo para salir..adonde? me pasaron los años y seguia en ese circulo.
    entiendo tu estado de ansiedad que contas..me pasa con leni, es cierto que las madres siempre son las culpables ante los medicos o ante su padre..como en mi caso jajaj...poco podemos hacer si noestamos las 24 horas pegadas a ellos y para que ?
    animo cary y preparate para la llegada de los 40 que son los mejores....besos

    ResponderEliminar
  2. Carina, aunque no lo creas pertenezco a las chicas de tu grupo, que guardan y guardan prendas del pasado que ya nunca me entrarán. Me pasó hace unos días atrás que me tomé el trabajo de revisar la ropa de los placares, también llenos, y encontrarme que sólo una mínima parte de ella podía ser utilizada en este momento. Comencé a probarme polleras y vestidos y ninguno de ellos me entraba. Comprendo tu situación y como la contás ahora, en este blog, parece un camino sin retorno, sin salida posible, sólo la de aceptar que siempre será así, cada vez peor, sin soluciones posibles. Recuerdo un artículo sobre la obesidad que me entregaste en mano, porque yo no tenía internet, que hablaba de ese tema como adicción. Uno no elige ser obeso!!! Siempre lo tengo presente, porque aunque parezca ridículo e irónico, mi vida también ha sido una continua dieta. Desde los 10 años nos decían que teníamos que perder esos kilitos de más, antes de desarrollarnos, porque sería más fácil mantenerse después. Y yo lo creía, sin interponer ninguna pregunta o cuestionamiento. Yo estoy entre esas chicas que odiás, porque vivo cuidándome en las comidas, para no subir de peso exageradamente. Soy la gordita de la casa y estoy rodeada de flacos que comen todo el tiempo y se mantienen ligeramente delgados. La excepción es Juan, porque come sólo no necesario y hasta menos que eso, y es muy flaco, aunque sanito.
    Yo también decidí de a poco desprenderme de aquellas pilchas que ya no usaré por cuestión de tamaño y gusto. En algunos casos la reciclo o la dono. Y también opté por tratar de asumir la pérdida de la figura deseada y de los años que fueron y no volverán. Soy una mujer de cuarenta años, con algún kilo de soprepeso y con necesidad de mantenerse saludable y no simplemente agradar la vista de los demás o mi propia imagen ante el espejo. Lejos está lo que contás vos y difícilmente pueda opinar al respecto. Recuerdo también a mi fallecido papá, que siempre estaba lidiando con la comida para no ser eternamente gordo y me retaba siempre porque yo me decía gorda y no quería comer.
    A mí me importa Carina, la persona, la amiga, la mujer que hoy está padeciendo esta adicción y que necesita ayuda urgente, para poder tener una calidad de vida aceptable!!!
    Tal vez será el año 2010, el que destine para aliviar o solucionar en parte este flagelo que te está afectando tan profundamente. Los que te queremos siempre lo haremos, gorda o flaca, linda o fea, pero personalmente quiero que tengas una linda vida, libre de adicciones y sobre todo saludable!!! ¡Te necesitamos por muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchos años! Yo sé que no aceptarás tu adicción porque sí, sin buscar ayuda profesional! VOs nos sos de las personas que se rinden así nomás. Seguro que algo se puede hacer. primer paso ya fue dado:hablar del tema, sacarlo, enfrentarlo, compartirlo...
    ¡Mucha fuerza! Por favor no dejes de intentarlo. Si necesitás más que ayuda profesional, podés contar conmigo. Yo estaré esperando para escucharte. Besos

    ResponderEliminar
  3. Aplaudo la decision que tomaste de manifestar lo que te pasa publicamente y con las palabras tal y como las sentis. Tal vez lo necesitabas asi para dar "EL paso"...

    Es totalmente cierto todo lo que decis respecto a que la comida es parte necesaria de la vida y asi se hace mas dificil resistir las tentaciones...

    Yo creo que a veces, uno queda paralizado y eso hace que no podamos hacer nada (aunque si podamos) para cambiar lo que tanto nos afecta...

    Pero en algun punto por algo se empieza ... el borron y cuenta nueva ... el desde hoy y para adelante, no?

    Creo que eso es lo que estas haciendo. Comenzando por los placares. Es una manera de tomar el toro por los cuernos ...

    Bien!!!!!!!! Por todo el espacio que ganaste!! Es muy bueno que hayas hecho espacio para que entren cosas nuevas!!!!!

    Que hayas sacado ropa que no te va mas no significa que jamas vuelvas a adelgazar ...
    Significa abrirse a lo nuevo ... Es de aca hacia adelante Cary ... y bienvenida sea toda la ropa nueva que compraras cuando la de ahora te quede grande ... porque siempre hay un detonante que nos sacude, que nos da ese impulso y cada uno sabe, intimamente, cual es el disparador del comienzo!!!!

    Asi que APLAUSOS para todo lo viejo que se va ... no solo la ropa sino tambien frustraciones y amarguras, porque lo vivido no desaparecera pero como vos siempre me decis, son vivencias y experiencias que nos hacen estar mas preparados para lo bueno que vendra.

    El primer paso esta dado y me pone muy feliz!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. QUERIDA AMIGA: YO HACE VARIOS AÑOS QUE LIMPIO MIS ROPEROS TIRANDO LO VIEJO QUE NO SIRVE Y REGALANDO LO DE LOS CHICOS. GENERALMENTE ODIO GUARDAR COSAS. PERO NO ME MOLESTA GUARDAR LIBROS, FOTOS, CASETTES QUE HOY TODAVIA ESCUCHO CUANDO SALGO A CAMINAR, DIBUJOS DE LOS CHICOS, Y PELICULAS TRUCHAS,CD DE MÚSICA ODIO QUE LAS PRESTEN Y NO SE LAS DEVUELVAN Y NI HABLAR SI ESTÁN RAYADAS, SE ME DESPIERTA EL DEMONIO DE TAZMANIA QUE BIEN GUARDADO LO TENGO. CON RESPECTO A TU COMENTARIO TE COMPRENDO PORQUE ESTOY COMPARTIENDO MI VIDA CON UNA PERSONA OBESA QUE COMO VOS DECÍS LO HACE FELÍZ COMER Y ES UN PROBLEMA A LA HORA DE COMPRAR ROPA ACÁ EN GÁLVEZ. LAS ÚLTIMAS CHOMBAS SE LAS CONSEGUÍ EN SANTA FE Y AHORA LE QUEDAN DE PUPERAS, ACEPTA TODAS LAS CARGADAS QUE LE PUEDAN HACER O LES PODAMOS HACER... NO SE OFENDE NI SE ENOJA DE LO QUE LE ESTÁ PASANDO. NO SE CUANDO TOCARÁ TIERRA QUIZÁS CUANDO NO PUEDA MÁS CON LAS RODILLAS O EL CORAZÓN LE EXPLOTE. UNA CONFIDENCIA DORMIR CON EL YA ES UN SUPLICIO, NADA POR EL LADO DE LO SEXUAL, SI NO EL TEMA DE LOS RONQUIDOS Y LAS APNEAS QUE TIENE, ME DESPIERTAN Y QUEDO CONSENTRADA EN SU RESPIRACIÓN Y MÁS DE UNA VEZ LO SACUDO PARA QUE VUELVA A RESPIRAR, EN ESTE MOMENTO MI MIEDO ES QUE AGARRE UN ATAQUE Y MUERA... QUE VOY A HACER YO, NO SE ME VA A TERMINAR EL MUNDO PORQUE LA VIDA CONTINÚA, PERO MIS HIJOS QUIERO QUE ÉL PIENSE EN ELLOS . EN LOS ÚLTIMOS ANÁLISIS QUE SE HIZO LE DIÓ TODO PERFECTO Y LA QUE ESTÁ PODRIDA EN VIDA SOY YO CADA VEZ QUE VOY AL MÉDICO ME ENCUENTRAN ALGO NUEVO Y SIEMPRE PIENSO EN LA QUE NO VA A VIVIR MUCHO SOY YO. BUENO LA REALIDAD ES ASÍ Y HAY QUE TOMARLA CON PACIENCIA Y CON HUMOR POR QUE NO QUEDA OTRA,YO SIEMPRE LE PIDO A DIÓS QUE NO PERMITA QUE YO SOBREVIVA A MIS HIJOS ESO ES LO PEOR QUE PUEDE PASARLE A UNA MADRE. BUENO LA CORTO ACÁ POR QUE CON ESTE TEMA ME ESTÁ HACIENDO LAGRIMIAR Y NO QUIERO BAJAR LOS BRAZOS LA VIDA ES LINDA CON TODOS SUS ALTIBAJOS. TE QUIERO MUCHO

    ResponderEliminar
  5. Ante todo, gracias chicas por sus comentarios, porque fueron hechos con altura y respeto y eso lo valoro muchísimo.
    Respondiendo a Ale, no es la primera vez que escribo acerca de mi problema. Lo hice varias veces, en páginas de gordos, de discriminación, entrevistas, etc. Sólo que no lo leíste porque no lo difundí demasiado...
    Muchas cosas me quedaron fuera del tintero, cosas locas que intenté como Herbalife, fajas de calor reductoras, pastillas en venta en revistas, fajas con gel criógeno, etc. etc. Creo que sólo me faltó el producto de Jorge Hané y estoy completita en el rubro!!
    Con relación a lo que contás, Lili, lo único que me permito decirte es que diciendo "cuidate" y "hacé dieta" no es como vas a ayudar a Enzo. Demasiado mortificado se siente un gordo por el problema que tiene como para que se lo digan todo el tiempo.
    La única forma de ayudarlo es comprender su enfermedad, comprender cómo se siente y por qué no puede salir del pozo.
    Estoy 100% segura que él es absolutamente consciente de su problema de obesidad y que al igual que yo no le encuentra la vuelta.
    Mirá si va a "descuidarse" a propósito!!
    Sucede que lo que la mayoría de ustedes, "los normales", no comprenden es que la voluntad también está enferma. Es como cuando vemos un depresivo y decimos "cómo puede estar así, si lo tiene todo y no se puede levantar". Es porque su voluntad está enferma y simplemente no puede. Es fácil opinar sobre cualquier tema desde afuera...
    Morir moriremos todos; flacos, gordos, lindos y feos. Tal vez somos sanísimos y un día se nos viene un colectivo encima y nos aplasta en la vereda de nuestra casa. Quién puede saberlo... no te psicotices con ese tema!!
    A todas, gracias por sus palabras!

    ResponderEliminar
  6. Solo agrego que mi cariño siempre esta con vos. Se muy bien que la voluntad se enferma y que hay pelotudos dicien "pone voluntad". A pesar de ellos, pongamos esperanza porque vi ejemplos in cre i bles con respecto a adicciones de todo tipo. En ellos me baso para creer que es posible, con tropiezos, etc.

    ResponderEliminar
  7. Querida Carina,
    Entre la montaña de "cosas" que hiciste para "dejar de ser gorda" mencionás muchas que conozco porque yo también soy gorda.
    Como bien decís la comida es una "adicción" y es muy dificil aceptar que uno está enfermo. Y como vos también muy bien decís "la cosa no pasa sólo por el estómago" o algo así.
    La obesidad empieza por nuestra mente, entonces quizás lo que hay que hacer es tratar de "sanar" nuestra mente. el deshacernos de las cosas del pasado es un excelente primer paso. Es aceptar lo que ya no se es (y quizás nunca se vuelva a ser) pero por sobre todas las cosas es aceptar lo que soy y reconocerme en ello. De aquí en adelante, es decidir si al aceptarme tal como soy decido seguir siendo tal cual soy o si verdaderamente quiero cambiar. No porque mamá lo diga, lo digan mis amigas, lo diga el médico, uno cambia cuando la voz que lleva dentro dice "BASTA PARA MI".
    Uno cambia cuando se mira al espejo y se dice "sino comienzo ahora, cuando?"

    ResponderEliminar
  8. Obviamente mi Reina , este texto tan veraz, sincero y muy fuerte de leer, te digo que me identifica en un montos de aspectos q describis, sobre todo en la parte "mental"...todo lo maneja nuestra cabeza y es muy dificil de manejarlo. En mi caso casualmente al cumplir los 40, y quedandome sin la empresa q me dejo Fabian, hice un quiebre y quede maso como me ves ahora. Subi 25 kilos y en estos ultimos hice muy poco por mi, diria nada. Siempre proyectando en el otro y viviendo para el otro. ERROR...pero lo acepto, es una limitacion y una marca que traigo desde niña. Hoy hablaba con una amiga de que se y soy conciente que tengo "un vacio" en mi vida muy dificil de llenar (y menos con comida); pero Cari lo q no comparto es cuando decis "que no tenes ganas de retomar, porque sabes de ante mano que fracasaras...." ahi amiga mia, no, porque a pesar de ser una mina muy basica y limitada NUNCA pierdo las esperanzas de salir adelante y por sobre todas las cosas tengo una Fe infinita en Dios, que el solo el, me dara las herramientas (Fortaleza emocional....)para llenar ese VACIO, que llevo conmigo.
    Cari, tu publicacion es impresionante, asi como me emocione, tambien me rei. Una vez mas te digo que sos Brillante y una persona que escribe y se expresa de esta manera lo unico que le falta para ser completa, es tener un poco de Fe y no perder jamas, jamas, jamas, las esperanzas. Te lo digo con mucho respeto y con una sensibilidad a flor de piel.
    Te quiero
    Fabi "La Condesa de la Corte del Rio Salado)...ufffq largo mi cargo jajajaja.

    ResponderEliminar