miércoles, 18 de noviembre de 2009

VOCACIONES: Una buena noticia con historia…


Hoy recibí una buena noticia: ayer en acuerdo de Ministros resolvieron acordarme la subrogancia del cargo de Jefe de Departamento.
Más allá de la “alegría monetaria” que representa haber saltado de un cuarto escalón al décimo y último del escalafón, siento una enorme satisfacción porque es la primera vez que logro un ascenso y reconocimiento profesional en un trabajo que realmente me gusta.
Y nadie me puede tildar de acomodada ni de paracaidista porque lo que tengo lo tengo bien ganado y creo que 18 años de tribunal, 16 de carrera y 9 en mi trabajo que (modestia aparte) hago muy bien, son razones más que suficientes para ser merecedora de este reconocimiento.
La cuestión es que haber alcanzado esta meta hizo que me detuviera a pensar en mis sueños, mi profesión y en todos los desvaríos vocacionales que he tenido a lo largo de los años.
Cuando era chica (ya lo saben!) sólo quería ser artista: cantar, bailar, actuar y recibir los aplausos y el cariño del público.
Más adelante, como toda nena, me convertí en una Susanita (de Mafalda) que sólo deseaba ser mamá, algo que entonces se creía profesión independiente, ya que necesariamente iba ligada al duro yugo de ser ama de casa (“puajjjj”, me permito expresar, cual nuestra pequeña amiguita cuando veía un plato de sopa)
Después llegó mi etapa docente. Me gustaban tanto los chicos (y tenía tantos para practicar en la familia!!) que pensaba que podría ser una excelente maestra jardinera. Claro está que con la habilidad manual que tengo con este par de manoplas enormes y torpes que Dios me dio, lo máximo que hubiera podido hacer para los chicos es un barquito de papel (con ayuda, ¡por supuesto!)
El tema de la docencia casi me lleva a hacer el secundario en el Colegio Nuestra Señora del Calvario… ¿pueden imaginarme en un colegio de monjas? Finalmente las amigas tiraron más y fui al comercial, terminando como perito mercantil (título pavote si los hay!)
Fiel a mis convicciones, durante los cinco años de la secundaria mantuve el sueño de ser maestra jardinera. Aún sin tener una sola materia del bachiller, yo iba a estudiar magisterio!!
En quinto año apareció una psicóloga a hacernos tests de orientación vocacional.
Lo recuerdo como si fuera hoy: entro, me siento, me mira y me pregunta “¿sabés qué vas a estudiar?” “Maestra jardinera”, respondo muy segura de mí misma. “¿Segura?” “Segura”, afirmo. “¿Segura, segura?”, repregunta. “Sí”, levanté la voz con fastidio. Y ahí terminó mi test vocacional… y la orientación me desorientó…
Ese último año habíamos comenzado a dar “derecho usual” con una abogada joven, linda, exitosa. Y más allá del derecho (que me apasionaba!!) yo quería ser como ella y defender la justicia por sobre todas las cosas.
Siempre había sido una defensora de pobres y ausentes. Todavía recuerdo cuando Chispita (la perra de mi tía Ada) había quedado preñada del perro de un vecino… hice todos los papeles para reclamar al padre la paternidad de sus tres cachorros!! Por supuesto que esa filiación nunca prosperó, pero eso es harina de otro costal…
En esos años adolescentes también había coqueteado con seguir estudiando piano (a los 16 ya me había recibido dos veces de profesora, por cambiar de instituto sobre la marcha), ser periodista o continuar mis estudios de inglés, pero no pasó de ser una locura temporal.
Lo cierto es que me encantaba el derecho pero me atemorizaban dos cosas: la duración de la carrera (6 años!!!) y tener que irme de casa.
Fue en un viaje casi al fin del año lectivo cuando Lito, un bioquímico santafesino con quien habíamos hecho buenas migas, me convenció de tomar ese riesgo y así comencé la facultad en Santa Fe. Y no volví más a casa!!
A los 19 comencé a trabajar ad honorem en tribunales en un juzgado penal y eso cambió mi vida!!
Me recibí a los 23, cuando ya llevaba dos años como empleada remunerada y un poco menos en la relatoría de la Corte.
Hasta ese momento creo que aún tenía la ilusión de ejercer la profesión y tal vez remotamente imaginaba la posibilidad de regresar a Gálvez y aceptar el ofrecimiento del suegro de mi hermano de entrar a su estudio. Pero el tiempo, la vida y definitivamente la Corte y sus personajes hicieron lo suyo y destruyeron mi vocación.
Entonces comencé a flirtear con la informática y me anoté en la carrera de Analista de sistemas. Me arrepentí a tiempo. No podía dejar de pensar en la lógica y la espantosa matemática que tantos dolores de cabeza me había dado!! A escasas semanas del comienzo de clases desistí y cambié mi matrícula y primera cuota por un curso de Windows.
El nuevo milenio me encontró forrada en plata (con una subrogancia de oficial de justicia) y ahogada en la desdicha de mi frustración. Así comencé a estudiar diseño de páginas web.
Terminé mis estudios (como todos los que iniciaba) pero la única página que diseñé fue aquélla con la que aprobé el examen. Continuaba buscando mi camino…
En el 2001 terminó el dulce amargor de mis días en la relatoría y decidí patear el tablero luchando por mi escape al lugar menos jurídico del tribunal: la Secretaría de Informática.
Una vez que estuve ahí me hundí en la depresión… ¿y ahora qué?
Al poco tiempo vi unos folletos sobre mediación en los relojes de la entrada. Sentí curiosidad y comencé a cursar.
La mediación me dio vueltas la cabeza!! Con dos profesoras de lujo y una forma desestructurada de aprendizaje, la mediación se transformó en una de las experiencias más positivas y enriquecedoras de mi vida.
Al cabo de un año me recibí y puse todas mis energías en esta nueva carrera. Pensaba que al menos para llegar hasta ahí habían valido tantos años de facultad.
Hice varios cursos, me aceptaron como mediadora judicial y comencé a hacer mediaciones… muy buenas experiencias pero escasísimas. Tema trabado en nuestra provincia si los hay y sinceramente, ya me sentía muy vieja como para ser precursora en un campo tan árido. Presenté mi renuncia (que dicho sea de paso, nunca aceptaron) y dejé el río correr.
En síntesis: era una abogada que no ejercía, una pianista que no tocaba el piano, una Senior in English que apenas hablaba inglés, una diseñadora de páginas que sólo las visitaba y una mediadora que no mediaba.
Mientras tanto, mi trabajo en Informática jurídica crecía cada día más y me iba haciendo casi experta como documentalista. Introduje ciertos cambios y una nueva forma de atención en el área.
Por supuesto que todo por el mismo precio. Allí nadie reconocía económicamente mi título ni mi experiencia.
A mí poco me importaba porque no hay mayor satisfacción que hacer lo que a uno le gusta (¡y amo mi trabajo!), pero nunca falta quien te hincha las pelotas con el tema de “merecés más” o “anotate para concursar una secretaría” o el famoso speech de la “mediocridad”.
El último manotazo de ahogado lo dí inscribiéndome en la carrera de fotografía. Confieso que también me asustaron los dos años de duración pero siempre había amado la fotografía y me pareció interesante.
La carrera resultó un fiasco pero ahí estoy firme, terminándola, con mis últimas fuerzas y mi último aliento. Y el año próximo será sabático: no más exámenes, trabajos prácticos ni fechas límites. He dicho!!
Estoy pronta a cumplir los 40 y más allá de que respeto y admiro a quienes tienen la valentía de ponerse a estudiar a esta edad, considero que ya pasé demasiado tiempo estudiando y buscando, como para parar un poco la pelota y afianzarme en algo. Más aún ahora que al fin me llega el reconocimiento y como plus, en un trabajo que me gusta tanto!!!
En fin, creo que he recorrido un largo camino hasta aquí, preparándome y sembrando. Hoy es tiempo de la cosecha. Por eso quiero compartir mi alegría con todos ustedes.

13 comentarios:

  1. FELICITACIONES!!!!!!!!!!!!!!!te lo mereces de verdad y acordate de lo que siempre te digo que la vida te sorprende dia a dia y si bien en el fondo vos lo esperabas ese reconocimiento, imagino la adrenalina al enterarte, mi abrazo sincero desde aca y ya te lo dare ni bien vengas a galvez.
    es asi...a mi la vida me encamino en la carrera de maestra jardinera jajaja ya que no tuve posibilidades de estudiar afuera..pero no pierdo las esperanzas y si tengo la oportunidad algun dia me gustaria incursionar en psicologia. tampoco ejerzo la docencia pero los cursos y enseñanzas a lo largo de nuestra corta vida son solo un poco de cultura y en su momento nos llenaba.
    ves que vale la pena luchar, ser honesta y perseverar...siempre llega..si sembras cosas buenas cosecharas triunfos aunque en el camino nos sintamos abatidos...
    la vida me compenso con una familia...que bueno el destino se encargo de cachetearme pero siempre se sale, ilesio si se aprende de los fracasos...me hubiese gustado una profesion que me diera la posibilidad de mantenerse sola a mi y a mis hijos y me sienta orgullosa pero es asi la vida,lo que a unos les quita, se los da a otro..todo es imposible tener sino seria todo aburrido y no tendriamos por que luchar no?
    y arriba los cuarenta!!!!!que empieza una nueva etapa de tu vida y acordate lo que te dice alguien que las paso feas pero la vida es linda y todo llega!!!!!!!!!!!
    un beso inmenso y disfruta este momento...que te lo reeeeemereces...besos

    ResponderEliminar
  2. te diste cuenta que soy alejandra jajaja siempre me olvido de firmar

    ResponderEliminar
  3. FELICITACIONES Caryyyyy por (creo que) decimoquinta vez!!!!!!!!!!!!!!! jajajaja

    Creo que si, es como decis ... recorriste muchos caminos y no podias tener premio mejor que el reconocimiento que tanto te mereces!!! Personalmente pienso que vos sos excelente en lo que sea que decidas hacer; te destacas!!! Definitivamente, la palabra mediocre ni siquiera te roza!

    Sos una persona brillante, noble y honesta ... te ganaste ese ascenso a fuerza de trabajo y paciencia (mira que hay que tener paciencia en ese lugar!!!)

    Asi que, una vez mas, felicitaciones de parte de las 4B!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Y es mi amiga! canejo..........

    Cary, te dije que alguien me compartio la frase "el año aun no termino" y esta es LA noticia a tu fidelidad y constancia en el trabajo. Mas alla del dinero (trabajaste ad honorem), mas alla de la chapa (dejaste ese madeja de la relatoria), mas alla de las compañias y soledades de equipo y SIEMPRE, dejando tu marca y estilo. Porque, sabes Cary, eso sos: una persona que deja estela porque es sui generis. Tu presencia no pasa inadvertida aunque lo hayas pensado, siempre hubo alguien mirando y la cosecha comienza, no digo comenzo porque falta aun. Esto y mas es lo que mereces por tu coherencia entre lo que haces, decis y actuas; por tu rectitud y honestidad y, siempre, por tu poder empatico.
    Los que siempre estamos, con gusto y amor, de este lado, hoy nos ponemos de pie para aplaudirte porque en TODO, querida hermana de la vida, pusiste la cara para ganar un espacio. NUNCA llenaste vacios sino que ocupaste los espacios que supiste ganar.
    Enhorabuena Cary querida, brindo por vos y por la querida Irmita. Ya brindaremos en persona.
    Dejame decirte lo que quizas suene cursi: te quiero y te admiro, gracias por tu tiempo incondicional.

    Sandy

    ResponderEliminar
  5. FELICITACIONESSSS!! Aunque no se qué cornos es una subrogancia, suena importante... :-)
    Muy interesante la descripción de tus estudios y vocaciones diversas... Cuando seas una viejita jubilada, podés dedicarte a escribir, porque tenés talento para ello...
    Un abrazote.
    Rita (la countess)

    ResponderEliminar
  6. ¡Mis sinceras felicitaciones mi querida amiga!
    Ya compartiremos la noticia personalmente como la ocasión se merece. Saltaremos de alegría, nos permitiremos gritar una y mil veces más qué buena fue la cosecha 2009! No todo es malo en la vida. Sólo resta agradecer quien lo hizo posible: sólo vos y nadie más que vos, con tu esfuerzo, dedicación y responsabilidad! Es una gran noticia para mí también, porque siento que por fin te sentís bendecida y no sólo por esta parte laboral, sino por muchas otras cosas más, que los años te irán enseñando. No siempre tenemos lo que pedimos!!! Seguramente no es inesperada la noticia para vos, pero igualmente vivila con gran felicidad!!! Además de feliz por vos, soy curiosa: ¿Por cuánto tiempo es la subrogancia?
    Este es tu gran momento y no quiero aburrirte con mis propios relatos.
    ¡CONGRATULATIONS MY SWEET FRIEND!

    ResponderEliminar
  7. No entiendo de leyes, pero me pone muy contento la noticia, ya que te hace felíz a vos, un beso grande y te recuerdo que te quiero mucho. Mauri (roña)

    ResponderEliminar
  8. TÍA-MADRINA, FELICITACIONES!!!!! Como ya te lo han dicho todos, bien ganado lo tenés!
    Además me gustaría decirte algo que para mí es muy importante: siempre admiré tu esfuerzo, la dedicación y responsabilidad que ponés en aquello que emprendés pero por sobre todo, siempre quise tener un poco de esa pasión que sentís por lo que hacés y que te mantiene siempre en movimiento. Siempre quise ser alguien como vos, alquien que genera fuerza y energía para ver realizado sus deseos. Alguien difícil de desalentar, alguien fuerte a la hora de sortear obstáculos. Una persona decidida, segura y batalladora.
    Siempre me pregunté cómo hacés para llevar adelante TODO lo que hacés: trabajás, cuidás de tu casa y de tu hijos canincs, estudiás fotografía, estás al tanto diariamente de lo que le ocurre a toooodos tus amigos y le dedicás tiempo a cada uno de ellos, llevás adelante una investigación minuciosa sobre nuestros antepasados, y hasta tenés un blog!!! ¿Cuántas horas tiene tu día? O sos como Neustadt, que se levanta a las 4 am??...
    Creo que el secreto está en la combinación de la pasión por lo que hacés y el empeño que ponés en alcarzarlo. Gracias a eso hoy podés enumerar tantos logros en tu vida. Y este es uno más: Felicitaciones!! Y te repito, ojalá pudiera ser cada día un poquito más parecida a vos!
    Te quiero muuuuucho!
    Juli

    ResponderEliminar
  9. Bueno, pensé que había quedado publicado mi mensaje, pero se ve que apreté algún botón que no era, o hice alguna otra cosa mal.
    Carina, te decía que ya te felicité pero acá va el replay. Aprovechá la guita extra para empezar a ahorrar para el viaje a Europa :-D
    Acabo de recibir tu mail. ¿15 horas más??? ¿Qué clase de "ascenso" es ese? ¿Entrás antes o salís más tarde?
    Besos,
    Mariana

    ResponderEliminar
  10. AMIGA:
    Qué alegría tan inmensa fue saber que ¡¡POR FIN!! se te reconoció TODO TU ESFUERZO, sacrificio, pasión, responsabilidad, EXCELENCIA, en el trabajo, sentí la subrogancia como mía, fue tanta la alegría que no paré de contarla a quienes se me cruzaban ¡TE LO MERECES!
    Sos una persona especial, con un gran corazón, sin límites para dar, te brindás sin pedir nada a cambio y como te lo dije en más de una oportunidad: mientras viva no me va a alcanzar la vida para agradecerte todo lo que hiciste por Lorena y por mí cuando en el 2003 perdimos todo por la inundación del Salado ¡¡GRACIAS!!, ¡¡¡cómo no me voy a alegrar por esto!!!!!!!!
    Te quiero mucho, te lo tenés ganado, nadie te regaló nada, era tiempo que en la justicia se hiciera JUSTICIA ja ja ja.
    Gracias por permitirme ser tu amiga.
    Gladis (Aguila).

    ResponderEliminar
  11. TE FELICITOOOO!!! Aunque ya queda un poco repetitivo igual te digo que te merecés ese reconocimiento y mucho más. Tu dedicación y competencia en lo que hacés no podían pasar desapercibidos. Sos un ejemplo de persona que ha luchado por lo que tiene y esta noticia es un hecho más que avala lo que digo (aunque no sólo lo digo yo...). Y qué agradable es ese sabor de haber alcanzado un puesto cuando fue producto de tu desarrollo tanto profesional como personal.
    Bueno, te mando un beso grande y a disfrutar de esta nueva etapa!
    Marce (tu otra sobrina)

    ResponderEliminar
  12. Gracias, gracias, graaaacias a todos por compartir mi alegría del modo en que lo hicieron!!
    Sus palabras me emocionaron mucho, de verdad...
    Confieso que leo los comentarios y me pregunto ¿de quién cazzo están hablando?... ¿de mí?? No es falsa modestia sino tal vez un cóctel entre una pobre autoestima y mucha exageración de parte de ustedes!! ja ja
    Respondiendo a las dudas, les comento que subrogar es sustituir. La subrogancia en el poder judicial es similar a la provisoriedad, significa que el cargo no es efectivo.
    En este caso reemplazo a alguien que acaba de ascender y tiene su efectividad, así que mi subrogancia puede ser eterna, concursarse o que me efectivicen sin concurso. Veremos qué opción es la winner!
    Por último, sí Mariana, este tipo de ascensos vienen con más horas (por lo que están lejos de ser ascensos propiamente dichos) así que tendré que cumplir 15 horas semanales más!
    Pero nada me quitará la alegría!! no no...

    ResponderEliminar
  13. Yo te felicité el mismo día, pero te vuelvo a felicitar porque no sabía que lo habías colgado en el blog...FELICITACIONES!!!!!!!!!!! Te lo re-merecés!!!!!!!!!!! (ya te llevo los DVD)
    Wendy

    ResponderEliminar