lunes, 12 de octubre de 2009

FECHA CÉLEBRE: Homenaje a mi sobrino Guillermo

Hoy es una fecha célebre, no por la celebración del genocidio indígena, sino porque es el cumpleaños de mi sobrino: 26 años!!!
Guille es el segundo de los hijos de mi hermano, el del medio entre las dos mujeres.
Lo adoré desde el primer día en que lo vi, pero nuestra relación distó de ser la ideal. Por alguna razón siempre estuvimos en pugna y hasta hace poco tiempo no podíamos cruzar más de dos palabras sin terminar ladrándonos, llegando incluso a irnos a las manos!!



El primer descubrimiento que hice cuando nació fue que evidentemente yo no tenía con los varones la misma onda que tenía con las nenas.
Hasta el día de su nacimiento, teníamos una mayoría de nenas en la familia. Yo tenía 11 años cuando Juli llegó al mundo y ella, junto a Luisina (hija de mi prima), eran mis dos muñequitas vivientes. Creí que con Guille todo sería igual, pero este bebé era diferente: lloraba todo el tiempo, era muy inquieto, te bañaba en vómito o pis cada vez que lo tenías en brazos y como guindita en la torta: ¡mamengo!
Nunca olvidaré el día en que sus padres lo dejaron en casa de mi mamá para ir a una fiesta. Quedó llorando, obviamente y la abuela confiada dijo "llorará hasta que se duerma". Lo paseamos, le leímos cuentos, le cantamos... aún puedo ver a mi mamá hamacándolo en una mecedora de esterilla. Se entredormía y al rato volvía a llorar. Así nos tuvo en el "baile" hasta las 3 de la mañana, cuando renunciamos y llamamos para que fueran a buscarlo.


Fue creciendo pero no existía cosa en el mundo que lo entretuviera por mucho tiempo. Había desarrollado una facilidad para crear peligro donde no existía, que era asombrosa!! Rompió juguetes y libros, ventilador, videocasetera y heladera, y hasta un día quedó atrapado en el horno cuando hamacándose en la puerta volteó la cocina.
Su cara de ángel y el hecho de ser único hijo varón hacían que todo el mundo fuera indulgente con él y eso me enfurecía más contra el pequeño demonio.
Tenía carta libre para hacer lo que quisiera sin límites y era un dictador que encima tenía el poder de decidir sobre las hermanas como si fuera un adulto.

Siempre recuerdo que cuando iba a casa de mi hermano, Julia (muy pegada a mí) quería irse conmigo. Cuando preguntaba si la madre la dejaba, mi cuñada consultaba a este “chichón del piso” a ver si concedía o no permiso. Entonces decía “Do” (sí, un no con vegetaciones en la nariz) y (desde luego) mi sobrina tenía que quedarse.
Así fui desarrollando más rechazo por este consentido, caprichoso y maleducado.
Recuerdo un fin de año en que todos estábamos reunidos en el patio de mi casa materna. El comenzó como siempre a molestar, tendría unos 7 años más o menos. No dejaba a sus hermanas en paz, arrojándoles rolitos de hielo seco. Cuando lo corrí de ahí encontró otra cosa peor para hacer (era su modus operandi: abandonar algo para comenzar algo peor!): prender fuego a los helechos de mi mamá!!
Los padres lo veían y no hacían nada. Así que decidí poner fin a tanto descaro, me transformé y empecé a correrlo tipo Godzilla arrasando todo lo que había a mi paso. Cuando estiré la mano para alcanzarlo le di un cachetazo a mano llena! Juro que fue un accidente pero allí sorevino una tragedia familiar. Mi hermano y mi cuñada se enojaron conmigo y decidieron abandonar la fiesta, mis sobrinas lloraban porque querían quedarse, mi mamá lloraba también… por supuesto YO era la culpable… y todo por un pendejo maleducado!!!!!!!!! Seguía acumulando puntos…
Sus privilegios continuaron en la adolescencia y luego en su breve paso por un instituto terciario. Tenía dos clases semanales y hacía cuatro viajes semanales a Rosario!!
Su irresponsabilidad hizo que un día, como escarmiento, le escondiera la moto y ante la amenaza de que me pinchara las cuatro cubiertas del auto, terminara cambiando cerraduras para evitar que entrara en el galpón donde estaban los vehículos.
Así, entre amores y odios, llegamos a la adultez. Y como el amor todo lo cura y nos hace esforzarnos por cambiar y ser mejores, tengo que estar infinitamente agradecida a Laura ya que recién recuperé a mi sobrino después que él la conoció.

Ahora puedo conversar con Guille, bromear con él y hasta hacer planes juntos que con las sobrinas con quienes tanta compatibilidad tenía, no puedo.
Este pequeño niño grande es quien siempre está pendiente de la familia, los eventos, los regalos. Dueño de un sentido del humor envidiable y delirante, nos divierte a todos cada vez que aparece en escena.
Además, en el peor momento de mi existencia, nos regaló ese solcito que ilumina nuestras vidas: Catalina, quien me recuerda lo vieja que estoy pero a la vez trae tanta alegría y esa sensación incomparable de que todo se renueva y todo vuelve a comenzar. EL CICLO DE LA VIDA, que es una rueda que nunca se detiene.

Por nuestras diferencias, nuestras aventuras y nuestras rencillas es que hoy, Guille, quiero decirte que te quiero mucho mucho MUCHO y te deseo el mejor de los cumpleaños!!!!!!!!!



6 comentarios:

  1. Me encanto!!!!!!!!!!!!
    Es asi ... el ciclo de la vida ... por eso es que el paso de ser un mocoso insufrible y malcriado a ser un hombre adorable ... No es ciencia ... CRECIO ... y, si...! Es la vida!!!

    Una aclaracion teñida de reto: Vos no estas vieja, el es un padre precoz! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. que lindo lo que escribiste...puro amor cary.
    es cierto la vida sigue y los niños te hacen ver que estamos mas grandes ...no viejas....esa palabra prohibida en mi vocabulario, en todo caso guido comenzando a transitar un poco de responsabilidad y vos madurando y comenzando a vivir otra etapa de la vida, no tan alocada, pero la mejor, te lo digo porque lo compruebo dia a dia. nada es eterno cary...disfruta de la vida que cada dia te sorprende.................

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánto amor guardado en tu corazón! ¡Qué bueno que puedas demostrarlo en actos y diciéndolo! ¡Qué bueno que Guille pueda contar con una tía tan noble, valiente, generosa y muy JOVEN aún!
    Muchas veces somos nosotros mismos los que nos centramos en nuestro mundo encantado esperando la atención y el cariño de los demás y nos olvidamos que también podemos brindarnos a los demás y así recibir estos momentos mágicos que hoy nos contás!
    Tu relato me recuerda mucho a mi sobrino Leandro, el hijo de mi hermana melliza, mi primer hijito postizo, a quien adoré con el alma desde el primer día que lo vi y lo tuve en mis brazos. Y yo muchas veces también osé en darle más de un cachetazo para calmarlo un poco. Creo que en el fondo los varones de pequeños son más traviesos y corajudos y no miden ni sus fuerzas ni sus actos. A pesar que tratemos de encaminarlos de la mejor manera, ellos siempre se las ingenian para hacer daño y salir con algún chichón o perder alguno que otro diente!!!!. Mi nene, Juan, es un encanto de varón, educado y bastante ubicado, pero en cualquier oportunidad despierta y se lanza a alguna aventura con final cubierto de lágrimas... Lo que más importa es el amor y si está entre uds. es genial!!! Yo voto por las relaciones cordiales. Pasan los años y lo único que cuenta es el respeto y el afecto presentes. Lo demás son anécdotas que nos recuerdan que todos estos años vividos no fueron tan en vano, estamos acompañados de gente que nos ama. ¡A disfrutar de la familia y de Caty que es una belleza e imagino que te adorará también! Besos y feliz cumple Guille!!!

    ResponderEliminar
  4. marina a lo mejor no te acordas tu compañera de la secundaria realmente hermosisimo lo que escribiste tan real y tan sentido me hace acordar tanto a mi los a mores que nunca llegaron ser porque ni se enteraron pòr los cuales creiamos morir, te acordas las cartas que escribimos y guardaste las que algun dia de grande ibamos abrir,para ver si alguno de nuestros deseos de ese momento se habian cumplido. cuanto tiempo paso de eso que grandes estamos pero que tiempo maravilloso que volveria a vivir ahora tengo una nena adolescente pero con una diferencia yo era tan fea tan fea que quien me iba a mirar, ella es linda, y la sociedad en la que vivimos es discriminativa si no sos 90 60 90 y linda no funciona por lo menos a mi en mi epoca me pasaba eso yo me veia como un bicho canasto re fea ahora se que no es todo por que estoy feliz tengo alguien que me ama muchisimo y me dice siempre que soy hermosa, hace 10 años que estamos juntos . bueno cary me encanta tu blog lo que escribis me parece barbaro me siento identificada un besote .

    ResponderEliminar
  5. Hola Marina!! Bienvenida al blog!!!
    Claro que recuerdo las cartas. Al resto les cuento que cuando dejamos la secundaria, en el último año, escribimos una carta cada una, con nuestras metas y deseos para la vida que comenzaría a partir del año siguiente. Sólo que nadie sabe quién las guardó... íbamos a abrirlas 20 años más tarde y se perdieron!!!
    Me encantaría leer mi carta ahora. Ni siquiera recuerdo qué escribí...
    Lo tuyo no era fealdad sino exoticismo... además, tuviste muchas conquistas!! Y no olvidemos que causó sensación tu reaparición en el primer reencuentro de ex compañeros de escuela!!
    Yo en cambio no gustaba en la secundaria y menos gusto ahora ja ja Lo único que cambió es que dejó de interesarme!!
    Gracias por participar y espero que lo sigas haciendo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Ya tres años de esta publicación! ¡Cómo nos pasa el tiempo tan rápido!!! ¡Feliz 29, Guillermo!!!

    ResponderEliminar